BRUCE DICKINSON: Albums Ranked

Por Santino G. Barbas

Luego de una breve experiencia con la banda de Heavy Metal Samson, proveniente del movimiento NWOBHM, a fines de los años setenta y principios de los ochenta, Bruce Dickinson fue presentado (a fines de 1981) como el nuevo vocalista de la legendaria banda Iron Maiden.
Durante más de una década, Dickinson fue recibido y agasajado por los fans desde el día uno, y éste respondió a todo ese afecto dándole a la banda sus años más exitosos y memorables, dejando un legado marcado a fuego en la rica historia del Heavy Metal con su voz.
Para inicios de los años noventa, Bruce era mucho más que solo un vocalista: navegaba en las áreas de la literatura, la radio y televisión, e incluso se destacaba como un importante competidor de esgrima a nivel profesional. Ahora, incluso en lo que concierne a la música, el aspiraba a mucho más.
La decisión de alejarse de la banda no significó una sorpresa para el resto de los integrantes; teniendo en cuenta las crecientes tenciones creativas internas, sumadas al desarrollo de la carrera solista de Bruce, éstas daban claros signos de su eventual retiro de Iron Maiden.

Ahora bien, pondremos toda su rica (pero fluctuante) discografía en perspectiva, en un ranking tan divisorio como el mismo material que el artista nos ha ofrecido por más de tres décadas. Ya sea que estés emparentado con la carrera de Iron Maiden, y quieras ahondar en el material discográfico de Bruce Dickinson, este ranking servirá como una posible guía para dicha aventura. Scream for me, Bruce!

Anteriores Albums Ranked


#7. Skunkworks (1996)

Bruce Dickinson tenía la intención de que «Skunkworks» fuera el álbum debut de una banda con el mismo nombre, sin embargo, su sello no publicaría el disco con ningún nombre que no fuera el de “Bruce Dickinson” en su portada. El álbum pasó del estilo Heavy Metal de Iron Maiden a un sonido de Rock alternativo, por momentos bordeando el Grunge, similar al de bandas como R.E.M. o Soundgarden. Éste fue producido por el ingeniero norteamericano Jack Endino, oriundo de Seattle, mejor conocido por haber producido el álbum debut de Nirvana, «Bleach».

Es el primer y único álbum de estudio grabado con los músicos que Dickinson reunió para la gira de promoción del álbum «Balls to Picasso». Las ventas no acompañaron el éxito que el artista anhelaba, por lo que la banda no duró, y más allá de momentos destacados como los encontrados en ‘Back From the Edge’, ‘Inertia’ o ‘Innerspace’, para su siguiente proyecto en solitario Bruce se volvió a reunir con el guitarrista y productor Roy Z, con claras intenciones de redimir su inestable y divisoria carrera.

Calificación: 6.6 / 10

#6. Tattooed Millionaire (1990)

El proyecto del álbum comenzó cuando le pidieron a Dickinson que grabara una canción para la banda sonora de la película ‘A Nightmare on Elm Street 5: The Dream Child’, por lo que escribió la canción ‘Bring Your Daughter… to the Slaughter’, en colaboración con el futuro guitarrista de Iron Maiden, Janick Gers. A partir de ello, la discográfica le ofreció un contrato a Dickinson para comenzar a crear un álbum completo en solitario, que era drásticamente diferente de sus trabajos con Iron Maiden en términos estilísticos, con un sonido de Hard Rock claramente menos progresivo o intrincado a lo acostumbrado.

Más allá del acercamiento a una corriente musical mucho más rockera y minimalista que lo acostumbrado con sus colegas en Iron Maiden, «Tattooed Millionaire» goza de varios temas que se volverían reconocibles en la carrera del vocalista: ‘Son of a Gun’, la canción título, ‘Born in ‘58’ y ‘Hell on Wheels’ son entretenidas y bien logradas, pero se mantienen a la sombra de todo lo producido en la década anterior por la banda liderada por Steve Harris.

Calificación: 7.2 / 10

#5. Balls To Picasso (1994)

«Balls to Picasso» es el primer álbum en la carrera en solitario de Dickinson que se lanzó después de haber dejado oficialmente Iron Maiden, editado en junio de 1994. Estilísticamente se aleja de «Tattooed Millionaire», pero aún suena más tradicional que el sucesor álbum, «Skunkworks», lanzado en 1996. Este disco marcó el comienzo de las colaboraciones de Dickinson con el guitarrista/productor Roy Z, quien trabajaría en muchos de los álbumes posteriores de Bruce. Es ahí cuando éste decidió asociarse con el guitarrista y su banda recurrente Tribe of Gypsies, para escribir y grabar «Balls to Picasso».

Si bien más adelante el frontman reconocería que él y el propio Roy concordaron que el álbum terminó teniendo un perfil menos Heavy del que debería haber tenido, de éste se desprenden grandes clásicos que se convertirían en claras estampas en la carrera del cantautor. ‘Laughing in the Hiding Bush’, ‘Hell No’, y la hermosa balada ‘Tears of the Dragon’ son puntos altos en la carrera de Dickinson y se mantienen vigentes hasta el día de hoy.

Calificación: 7.5 / 10

#4. The Mandrake Project (2024)

Luego de una larga espera y la expectación que había generado un nuevo álbum de Bruce Dickinson, tras 19 años desde su predecesor («Tyranny Of Souls», 2005), en marzo de 2024 veíamos salir a la luz «The Mandrake Project»: contando nuevamente con su estimado amigo, productor y guitarrista recurrente Roy Z, el ya conocido baterista Dave Moreno, y el teclista italiano Maestro Mistheria. «The Mandrake Project» es una obra que no busca halagar a su público dotando de estructuras predecibles, sino que representa, quizás, las múltiples facetas de un artista que puede permitirse la libertad más total y absoluta.

Bruce aquí navega por diversas aguas artísticas, en un viaje que se presenta como una declaración de principios del artista, y una necesidad por despuntar su vicio por la composición y la narración. Desde el fuerte inicio con el primer corte de difusión, ‘Afterglow of Ragnarok’, pasando por pistas directas como ‘Many Doors to Hell’ o ‘Mistress of Mercy’, además del refrito de ‘Eternity Has Failed’ o las piezas más emotivas o experimentales como ‘Fingers in the Wounds’ o ‘Shadow of the Gods’, todo hacía de esto un más que sólido regreso.

Calificación: 8.4 / 10

#3. Tyranny Of Souls (2005)

«Tyranny of Souls» es el primer álbum en solitario de Bruce Dickinson desde que se reincorporó a Iron Maiden en 1999 y su conformación se dividió entre Roy Z y Dickinson. Durante la composición, Roy envió grabaciones de riffs a Dickinson, quien estaba de gira con Iron Maiden, para que, posteriormente, Dickinson escribiese las letras y melodías correspondientes. Roy también se desempeñó como productor del álbum y tocó todas las partes de guitarra, así como algunas partes suplementarias de bajo y piano. Los otros músicos del álbum estaban todos conectados con Roy a través de diferentes proyectos.

Más allá de no haber gozado de una alta rotación en los diferentes medios de comunicación ni haber lanzado parte del material a modo de adelanto en formato de singles o si quiera haber girado el material en cuestión como forma de promoción, «Tyranny of Souls» se destaca por su solidez, destacándose temas como ‘Abduction’, ‘Soul Intruders’, o ‘Devil on a Hog’, y se entrelaza como un álbum de Heavy Metal más directo y potente que lo hecho en aquellos años por la principal ocupación del vocalista: Iron Maiden.

Calificación: 8.8 / 10

#2. Accident Of Birth (1997)

La segunda colaboración de Dickinson con el guitarrista y productor Roy Z tiene un estilo marcadamente diferente de su esfuerzo anterior, «Skunkworks», evocando un sonido de Heavy Metal más tradicional, con una producción claramente más moderna. Además de Roy y el resto del grupo Tribe of Gypsies, a Dickinson se le unió para el álbum el ex miembro de Iron Maiden, Adrian Smith. La química bien conocida y aceitada de la dupla Dickinson/Smith dice presente en un álbum repleto de puntos altos y destacados. Roy y Adrian cumplen con creces ese característico sonido de “guitarras gemelas” que tanto éxito acuñaron en el Heavy Metal y tanto nivel derrochan en un álbum que evoca un nivel alto de fan service, pero que a su vez, desprende una frescura en su sonido y composición.

Musicalmente hablando, «Accident of Birth» navega por aguas de Heavy clásico, inspiraciones más intrincadas, y las típicas composiciones heroicas de Iron Maiden. Si tenemos que destacar los momentos más memorables tendríamos que hablar de toda la obra en cuestión, aunque ‘Darkside of Aquarius’ se lleva el primer lugar. Por otro lado, ‘Starchildren’, ‘Road to Hell’ y el tema que comparte nombre con el álbum son ya clásicos de una agrupación que veía sus años más fructíferos, tanto en ventas de discos como en los directos.

Calificación: 9.3 / 10

#1. The Chemical Wedding (1998)

Escrito y grabado tan profesional como gratificantemente, Bruce Dickinson vuelve a poner su alma en su música, y el resultado es espectacular en uno de los mejores álbumes de Metal de finales de los años noventa. Dickinson encuentra fuentes creativas que parecen ilimitadas, maravillosas y literarias a la vez al editar un álbum de Heavy Metal sobresaliente, tradicional, sombrío y atemporal. El disco se inspira en parte en las obras de William Blake, presentando extractos cantados y hablados de sus obras proféticas y poesía (en particular en la canción ‘Jerusalem’).

En cuanto al lado musical, «The Chemical Wedding» no se aleja demasiado de su predecesor («Accident of Birth»), aunque éste explore aristas más pesadas y oscuras que el álbum lanzado tan solo un año antes. Con una selección de pistas que hacen al disco una obra casi perfecta, no podemos dejar pasar cortes como ‘The Tower’, ‘Killing Floor’, ‘King in Crimson’, o el tema que más se eleva épicamente, ‘Book of Thel’, convirtiendo al álbum de 1998 en un clásico inmediato, permitiendo girar a los comandados por Dickinson por todo el mundo y dejando un tanto en jaque a una versión de Iron Maiden muy vilipendiada, ahora liderada vocalmente por el joven Blaze Bayley.

La reunión de Bruce Dickinson y Adrian Smith con el resto de la pandilla era inminente…

Calificación: 9.4 / 10

Santino G. Barbas

Aficionado a la música, sobre todo a géneros dentro de la ramificación del Rock n' Roll, ya sea Heavy Metal o Hard Rock. Coleccionista de álbumes y misceláneas relacionadas a lo mismo. Seguidor y simpatizante de la cultura pop en lo que respecta a películas clásicas, series y animaciones.