BRUCE DICKINSON – The Mandrake Project (Album Review)

  • 🎸 Heavy Metal
  • 🌎 Reino Unido
  • 💿 BMG
  • 📆 01 de Marzo, 2024

Por Santino G. Barbas

A diferencia de Iron Maiden, cuya carrera, para bien o para mal, es siempre armoniosa, en continuidad con un camino bien definido, la historia discográfica de Bruce Dickinson es un archipiélago de episodios autónomos, que sólo en algunas ocasiones se encuentran. Al escuchar «Balls To Picasso» (1994), luego «Skunkworks» (1995) y nuevamente «The Chemical Wedding» (1998), la sensación es la de tener que lidiar con proyectos muy diferentes, que no sorprende que vean formaciones, estilos, influencias y sonidos muy diferentes entre sí, en una poco cohesiva carrera solista.

Por supuesto, dos álbumes como «Accident Of Birth» (1997) y el mencionado «The Chemical Wedding» representan casi un milagro para un artista que sólo unos años antes había negado completamente su pasado, pero también sería un error esperar un nuevo resurgimiento de Bruce Dickinson de esa fórmula ya pre establecida. «The Mandrake Project» llega casi veinte años después de «Tyranny Of Souls» (2005) y este largo paréntesis ha hecho que la música de Bruce tome caminos diferentes y, en ciertas ocasiones, inesperados.

El primero de marzo de 2024, se lanza mundialmente, vía BMG, el séptimo trabajo discográfico en solitario de Dickinson, «The Mandrake Project», y el quinto contando con la colaboración de su estimado amigo, productor y guitarrista, Roy Z.

‘Afterglow Of Ragnarok’ fue elegido como el primer sencillo de Bruce Dickinson y, considerando todo, no nos cuesta entender por qué. El riff principal de Roy Z es poderoso y moderno y la línea vocal del verso queda incrustada en el cerebro del oyente después de algunas escuchas, y permanece allí con mucha persistencia. Lo mismo puede decirse del estribillo, complaciente y melódico en el punto justo, mientras que el puente nos parece un poco confuso, al igual que la sección ralentizada tras el segundo estribillo, y un acotado pero efectivo solo de guitarra. Una pieza de hard rock clásico metalizada, con las típicas estructuras compositivas para hacerla fácilmente digerible, pero aún así, pesada y contundente a la misma vez.
Como anticipábamos en la introducción, sería imposible elegir una canción que fuera representativa de todo el álbum, pero ‘Afterglow Of Ragnarok’ aún logra dar un gran puntapié inicial, antes de numerosas sorpresas que nos esperan. El video clip que acompaña el tema de apertura entre laza su musicalidad con el concepto que podrán hallar en la novela gráfica que el mismo artista ha producido y editado. Brillante forma de comenzar esta nueva y flamante aventura.

Después de un comienzo tan oscuro, ‘Many Doors To Hell’ nos hace entender que este será un álbum muy diferente a «Tyranny Of Souls». Los primeros segundos de la canción nos transportan en el tiempo a la época hardrockera de «Tattooed Millionaire», con un riff más aireado y un bonito uso del órgano Hammond como apoyo. Dickinson canta una línea melódica muy clásica, sin exacerbaciones ni complicaciones, y cuando esto se convierte en coro, la progresión inmediatamente parece natural: un estribillo directo y preciso. El ritmo siempre sigue siendo bastante minimalista, aunque esencial y adecuado, y Roy Z tampoco diversifica demasiado las cosas, confiando más en la melodía que en los riffs atenuantes.

El segundo single presentado por Dickinson y compañía es un homenaje influenciado por el rock más oscuro (similar a Ozzy Osbourne) y al cine de terror de comienzos del siglo veinte: sin las pesadas guitarras de Roy Z, la línea vocal del verso de ‘Rain On The Graves’, puntuada por el golpe del bombo y las notas del bajo, podría haber sido escrita fácilmente por el propio Osbourne (¿o Bob Daisley?). Incluso ese órgano que nos introduce en el estribillo y las atmósferas cinematográficas en blanco y negro (acertadamente mantenidas también en el videoclip) nos hace recordar inmediatamente a Deep Purple, que en una canción como ‘Vincent Price’ ya había experimentado con temas muy similares. El canto continuo del título de la canción en el estribillo es excesivamente repetitivo, pero pareciese estar pensado para el efecto en vivo.

En ‘Resurrection Man’ nos encontramos catapultados a una auténtica película del oeste: ritmo a caballo, guitarra acústica dictando el ritmo y, encima de eso, una línea solista de Roy con sabor a la leyenda Ennio Morricone. Después de aproximadamente un minuto la acústica se hace a un lado y el mismo ritmo pasa a la guitarra eléctrica, que se acompaña de una línea vocal bastante anómala de Dickison; el coro es muy efectivo y este extraño giro del desierto nos parece extrañamente intrigante.
De una manera casi inquietante el ritmo se detiene, la canción se vuelve mucho más cadenciosa y el guitarrista lanza un riff doom metal, sumado a las entonaciones disonantes del bajo (muy al estilo de Geezer Butler), lo que hace que todo tome dimensiones tan similares a Black Sabbath que parece salido directamente de la mano de Tony Iommi. La canción recupera el ritmo inicial, para terminar de nuevo con ese estribillo magnético. Una canción decididamente inusual y, al mismo tiempo, una de las mejores del lote.

Los teclados de Mistheria caracterizan el comienzo de ‘Fingers In The Wounds’, un acompañamiento enfático pero nunca vulgar que se acompaña de un enérgico pero melancólico ataque de la guitarra limpia de Roy Z. Cuando comienza la estrofa, cambiamos al piano y la guitarra acústica y nos preguntamos si ha llegado el momento de una balada. En realidad, no es exactamente así: el estribillo abre las puertas a la distorsión, pero la contribución de los teclados ayuda a darle una textura más suave a la canción.
Hacia la mitad, la canción despega de una manera completamente repentina: la batería se transforma en un acompañamiento de percusión, las orquestaciones dibujan melodías de estilo árabe y, cuando se une Roy con un solo precioso, parece estar a medio camino entre ‘The Gates Of Babylon’ de Rainbow y ‘Kashmir’ de Led Zeppelin. Todo esto dura poco más de un minuto, pero nos hubiera encantado escuchar una canción entera construida así; en cambio, este espléndido paréntesis nos lleva de regreso al estribillo y a la coda final.

Inicialmente esperábamos que pudiera ser algún tipo de continuación de la canción de Iron Maiden, pero en realidad ‘Eternity Has Failed’ es exactamente la misma canción, presentada aquí en su forma original: la introducción en esta versión parece ser más efectiva, el sonido de los teclados es menos sintético y en general los primeros noventa segundos tienen una atmósfera más cinematográfica, manteniendo la misma línea melódica y vocal, acompañada de exóticos instrumentos, como flautas y maracas, que dan una sensación de culturización maya a la pista.
Habiendo entrado en el corazón de la canción con versos y estribillos con mayor dramatismo que la versión “original”, notamos un ritmo ligeramente más lento, en el que, por un lado, falta el bajo de Steve Harris, pero sin embargo se compensa con una distorsión más pronunciada de las guitarras. En los versos hay cortes, con un texto parcialmente reelaborado, lo que en definitiva hace que esta versión sea más concisa y efectiva, con una duración total de alrededor de un minuto y medio menos que la hallada en «The Book Of Souls».

‘Mistress Of Mercy’ se encarga de recuperar los sonidos de «Accident of Birth»: tanto la línea vocal de Dickinson como la guitarra de Roy Z nos transportan inmediatamente al renacimiento del cantante inglés a finales de los años noventa. Un poco de ‘Road To Hell’, un poco de ‘Freak’, una cucharada del tema principal; cocinar todo a fuego alto en un alambique alquímico y al final agregar un bonito y muy clásico solo del Sr. Ramírez. Cinco minutos que harán felices a los más nostálgicos de aquellos años, sin andarse con rodeos ni otras pretensiones. Otro de los puntos álgidos de toda la obra, y un claro gancho hacia el pasado de los fans más nostálgicos.

‘Face In The Mirror’ es la primera balada real del álbum; melancólica, emotiva, con una estructura muy tradicional y sin embargo plenamente enfocada. El comienzo es totalmente acústico, con guitarra, piano y una sección rítmica esencial para acompañar la hermosa interpretación de Bruce. Estrofa, estribillo, estrofa, estribillo: sin estorbos, sin pasajes abstrusos, sólo una bonita canción lenta hecha correctamente. Cuando decides aumentar la intensidad, te apoyas más en el piano y el hammond, con una atmósfera cercana a la de ‘Navigate The Seas Of The Sun’ que nos conquistó en su momento con «Tyranny Of Souls».

Otro de los puntos más excelsos de esta nueva obra se encuentra en ‘Shadow Of The Gods’. Esta canción también comienza como si fuera una balada: da inicio con el piano, mientras que la voz de Dickinson se vuelve particularmente dramática. Si la melancolía de ‘Face In The Mirror’ era más íntima y confidencial, la de la primera parte de ‘Shadow Of The Gods’ es solemne y majestuosa, llena de fragilidad y emotividad; gracias a un excelente uso de las orquestaciones.
La música crece en intensidad y Bruce a su vez sigue su avance subiendo el tono, pero sin exagerar o desacoplar con la pista. El trabajo vocal aquí se presenta como uno de los momentos de mayor alcance del álbum, tanto por lo que transmite como por el alcance en el registro del cantautor. Al filo del cuarto minuto, Roy Z toca sobre un riff esencial de puro metal clásico, que parece salir de la pluma de Adrian Smith, mientras Bruce aporta una serie de cánticos de mayor crudeza, volviendo a la sutileza que nos guiará hasta el final.

Llega la clausura del álbum, y ‘Sonata (Immortal Beloved)’ huye por completo de la estructura típica a la que estamos acostumbrados, transformándose en una especie de viaje onírico, en el que la narración prima sobre los arreglos. Básicamente el marco sigue proporcionando una base musical que alterna momentos más oníricos con otros más eléctricos y robustos, pero el canto de Bruce pierde cualquier forma de coherencia formal: es como si estuviera improvisando partes cantadas sobre un texto, una especie de trabajo en progreso al que aún no se le ha dado una forma terminada, en el que el cantante simplemente parece seguir la inspiración del momento para encontrarla. Una extraña y peculiar forma de concluir un álbum repleto de variaciones y escapatorias a los lugares comunes de un álbum de heavy metal.

Miembros de la banda:

  • Bruce Dickinson – Voz.
  • Roy Z – Guitarras y bajo.
  • Dave Moreno – Batería.
  • Maestro Mistheria – Teclados.

BRUCE DICKINSON - The Mandrake Project

Tal vez sea precisamente este carácter elusivo la esencia de "The Mandrake Project", una obra que no busca halagar a su público dotando de estructuras predecibles, sino que representa, quizás, más que cualquier otra obra publicada hasta ahora por Dickinson, las múltiples facetas de un artista que puede permitirse la libertad más total y absoluta. Pudiendo alejarse del lado de Harris y compañía por un lapso, Bruce aquí navega por diversas aguas artísticas, en un viaje que se presenta como una declaración de principios del artista, y una necesidad por despuntar su vicio por la composición, la narración y la actuación. Un triunfo de pared a pared para una obra que había generado tanta expectación.
8.6

Producción

8.5/10

Composición

8.6/10

Replay Value

8.5/10

Valoración Personal

8.7/10

Pros

  • Producción correcta, con justos equilibrios instrumentales.
  • Atinada conceptualización narrativa y musical.
  • Admirable labor vocal por parte de su vocalista.

Cons

  • El cambio de formación en la banda puede generar cierta escepticismo.
  • La misma diversificación de estilos puede generar división en sus seguidores.

Summary

 

 

 

Santino G. Barbas

Aficionado a la música, sobre todo a géneros dentro de la ramificación del Rock n' Roll, ya sea Heavy Metal o Hard Rock. Coleccionista de álbumes y misceláneas relacionadas a lo mismo. Seguidor y simpatizante de la cultura pop en lo que respecta a películas clásicas, series y animaciones.

2 comentarios en «BRUCE DICKINSON – The Mandrake Project (Album Review)»

  • el marzo 1, 2024 a las 4:24 pm
    Enlace permanente

    Un gran disco, en el que coincido en líneas generales con tu crítica.

    • el marzo 6, 2024 a las 4:34 pm
      Enlace permanente

      Excelente álbum! Gracias por leer!!

Los comentarios están cerrados.