STEVEN WILSON: Albums Ranked

Por Alejandro Melgar

Nuevo especial de Albums Ranked, donde vamos a revisar por completo la discografía de estudio de un artista insignia del rock progresivo, ahora incursionando en otros territorios: Steven Wilson. ¿Estás de acuerdo con el ranking? Al final del artículo encontrarán una encuesta donde podrán votar por su disco favorito.


#6. The Future Bites (2021)

No hay que ser un científico nuclear progresivo para darse cuenta que el último puesto corresponde al próximo “The Future Bites”. Ya tuvimos el ¿gusto? de escucharlo, y déjenme decirles que aún evaluándolo desde una óptica de pop electrónico este disco no deja de ser uno del montón, uno que no trascenderá ninguna barrera musical y quedará olvidado en la intrascendencia poco después de su edición. A fin de año nadie recordará que Steven Wilson editó un disco en 2021, y que se convierte indefectiblemente en el eslabón más débil de su carrera solista. Una placa que se torna inversamente proporcional en alcance, memorabilidad y composición, si la comparamos con otras obras atemporales que verán en este mismo listado.

Calificación: 6 / 10


#5. To the Bone (2017)

El penúltimo disco de Steven lo encuentra abandonando paulatinamente el terreno progresivo para concentrarse en composiciones más directas y rockeras, buscando la inmediatez mainstream del éxito instantáneo, apostando cada vez más a shows enormes y excelentemente producidos. Es clara la ambición del músico inglés, que sacrifica complejidad musical en pos de un mañana más fructífero y que colme estadios y arenas. “To the Bone” es un disco sólido y lleno de joyitas pero que no causa el impacto de sus predecesores, manteniendo viva una llama que definitivamente se apagaría en el próximo lanzamiento. Aún así hay mucho para disfrutar aquí, con algunas canciones muy inspiradas que se ubican dentro de lo mejor del catálogo.

Calificación: 8.4 / 10


#4. Insurgentes (2008)

Con Porcupine Tree aún muy activa y habiendo lanzado recientemente esa obra maestra titulada “Fear of a Blank Planet” (2007), Steven Wilson se embarca en su carrera solista y edita un debut que es recordado con mucho cariño por toda la comunidad, que se basa en un rock progresivo y alternativo con muchos matices y variaciones memorables. El disco fue el puntapié inicial para que Steven continuara una exquisita racha de álbumes solistas que se tornarían indispensables, y además es cuna para grandes clásicos que aún hoy resuenan todavía en nuestras mentes y corazones.

Calificación: 8.6 / 10


#3. Grace for Drowning (2011)

Luego de la disolución de Porcupine Tree, el maestro decidió dedicarse de lleno a su carrera solista. El sucesor de ‘Insurgentes’ (2008) significó un cambio enorme en el sonido y alcance de la propuesta de Wilson, avocándose a composiciones más experimentales e intrincadas, con mucha influencia de jazz fusión y obviamente también del rock progresivo de antaño al que Steven rinde un retorcido homenaje. Un disco doble que en su totalidad supera los 80 minutos de duración en el que encontraremos varias de las grandes canciones que se convertirían en clásicos.

Fue también mi puerta de entrada a la música del inglés, quien no hizo otra cosa que dejarme maravillado. Canciones como ‘Sectarian’ muestran esa proeza instrumental que nos deja extasiados, ‘Index’ muestra el lado más macabro y experimental del británico, ‘Postcard’ apuesta a la sensibilidad intimista siendo una balada preciosa y desnuda, y el sentimiento épico y la experimentación al máximo llega con ‘Raider II’, esa increíble suite de 23 minutos que maneja a la perfección tanto los silencios como el caos sonoro. Una joyita del gran Steven, aunque lo mejor todavía estaba por llegar.

Calificación: 9.2 / 10


#2. Hand.Cannot.Erase (2015)

Al maestro no le gusta repetirse en cada trabajo nuevo, por lo que si ‘The Raven that Refused To Sing” (2013) se enfocó en homenajear a la época dorada del prog con muchas referencias setenteras y predominancia jazzera en las composiciones, ‘Hand. Cannot. Erase.’ pega un giro importante y se centra en incorporar muchos sonidos más modernos, logrando convertirse en un estándar para el sonido contemporáneo progresivo de ese entonces. Estos elementos electrónicos y hasta poperos que se encuentran en menor medida a lo largo de este álbum, probarían ser fundamentales en incursiones futuras y no tan bien recibidas de nuestro artista favorito. Pero sin adelantarse y manteniéndonos en este álbum, muchos podrían decir que ‘Hand. Cannot. Erase.’ es el último gran disco de Steven Wilson (y la realidad es que la opinión es prácticamente unánime, el maestro no se ha podido superar luego). Una verdadera obra maestra del rock progresivo moderno.

Calificación: 9.5 / 10

Review Completo


#1. The Raven that Refused to Sing (and Other Stories) (2013)

The Raven…’ no es sólo el mejor disco de 2013 para mi, sino que lo terminé declarandocomoel mejor disco de la década pasada. Uno de los galardones máximos en mi escala de puntuación. Y razones sobran para declarar este disco como la obra máxima de Steven Wilson hasta la fecha (y dadas sus recientes incursiones, puede que nunca llegue a superarse). El álbum es una carta de amor a la época dorada del rock progresivo, homenajeando debidamente a los mejores exponentes de los años ‘70, pero adoptando de personalidad propia y un aire lúgubre y macabro a cada composición.

Steven se rodea de los mejores talentos de la escena y reúne a grosos como Marco Minnemann, Guthrie Govan, Adam Holzman y Nick Beggs para dar vida a siete composiciones indispensables en toda discoteca. ‘Luminol’ arranca la travesía y nos lleva de lleno al éxtasis musical con sus miles de idas y vueltas; ‘Drive Home’ se pone en plan intimista y describe un tristísimo relato lleno de melancolía; ‘The Holy Drinker’ es la expresión máxima de locura jazz fusión, llevando las progresiones al máximo; ‘The Pin Drop’ representa cinco minutos de locura insospechada dado su arranque minimalista; ‘The Watchmaker’ muestra el lado más desnudo y a la vez el frenetismo metálico de Wilson, en uno de sus más lúgubres relatos; y el tema título ‘The Raven that Refused to Sing’, es simplemente una de las canciones más bellas y tristes que se hayan compuesto.

Calificación: 10 / 10


[ays_poll id=30]


Serie “Albums Ranked”

Alejandro Melgar

Absoluto entusiasta del Metal en casi todas sus variantes y sub-géneros. Melómano, coleccionista de discos y experto en armar documentos, listas y rankings. La estructura me garantiza paz y organización. Amo las series, películas y estoy muy arraigado en la cultura pop, además de disfrutar la naturaleza y el aire libre. Y a pesar de todo esto, soy muy sensible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.