MÄGO DE OZ: Albums Ranked

Por Michael Prado

En un lugar de Madrid, España, de cuyo nombre la verdad no tengo ni idea, hubo una vez un joven bilbaíno que anhelaba llegar a ser guardameta del poderoso Real Madrid Club de Futbol.  Pero la vida dictó para él otro destino, y tras ser operado de sus 2 codos a tan temprana edad, decidió tomar otro rumbo basado en la otra de sus grandes pasiones, la cual era la música.  Junto a 3 amigos más, inició una banda de nombre Transylvania en el ya lejano año de 1989, misma que con el tiempo se convertiría en ese fenómeno que hoy día atrae multitudes (especialmente en América Latina y su natal España), además de ser caldo de cultivo de muchos críticos acérrimos que no le perdonan muchas cosas que han sido en buena medida motores que los han impulsado al estrellato.  Nos referimos a la tan popular y controvertida banda de Celtic Rock y Metal, MÄGO DE OZ.

Larga ha sido la travesía para que este grupo lograse cosechar el éxito que hoy los mantiene tan alto en el gusto de mucha gente.  Y sí, se puede decir sobre ellos que son un dechado tanto de virtudes, así como de defectos.  Tal podemos decir que su música es realmente enganchante, adictiva y disfrutable, a como podemos criticarles haber caído presa de los facilismos que da el volverse tan “mainstream”, las acusaciones de plagios que han pesado en su contra casi con cada disco nuevo que lanzan al mercado, el nivel tan cuestionable a las baquetas de su sempiterno líder Jesús María Hernández Gil, cuyo alias artístico es “Txus di Fellatio”.  Pero -al menos en mi caso-, logran imponerse sus virtudes por encima de cualquier defecto que posean en su arte.

En mi caso puedo decir que fueron la banda que (allá a finales del 2005) me despertaron el interés por adentrarme más en el mundo del rock y el metal, más allá de grupos que se acostumbraba ver en las televisoras de mi país.  Y creo que esta es otra circunstancia por la cual muchas veces los he defendido de tanta tiradera que les ha caído encima, puesto que son (y siguen siendo) un punto de partida más que apropiado para que los novatos en esto de la música más pesada inicien su peregrinar en este sendero de guitarras candentes, baterías a velocidades desenfrenadas y voces de tonos casi imposibles para el humano estándar.  Más allá de que en estos 16 años que tengo de andar “por los caminos del sonido poderoso del metal” (diría la mítica canción “Aquí Estaré” de Avalanch, cuyo Albums Ranked está disponible CLICANDO ACÁ) he conocido bandas que los superan montones en calidad, todavía suelo darme de vez en cuando el gusto de poner algunas de las canciones que más me gustan de ellos, que siguen teniendo un valor sentimental muy grande para mí.  Y como tal, pues también tengo mi propio escalafón de álbumes que estos madrileños han creado en sus ya 33 años en el quehacer musical.  Ven conmigo para recorrer juntos este camino de baldosas amarillas donde te mostraré mi listado personal de álbumes según mi gusto personal.  Te invito así mismo a compartirnos el tuyo propio.  ¡En marcha, pues!

ACLARACIÓN PREVIA: no incluiré discos como el EP intitulado “La Bruja”, el recopilatorio “Love and Oz” o el “Finisterra Opera Rock”


#14. MÄGO DE OZ (1994)

Como suele suceder en estos nuestros listados que se refieren a álbumes de las bandas que tanto amamos, el hecho de que álbumes ocupen las últimas posiciones no los hace malos per sé, simplemente su calidad queda por detrás de lanzamientos que les aventajan en nuestro gusto personal.  Y en mi caso respectivo, al hablar del primer álbum que lanzó Mägo hace ya 27 años, pues es un disco que sin dudas tiene todo lo que uno esperaría de un debut para una banda que apenas da sus primeros pasos en esto de la música.

Un sonido realmente “raw” (comparado con lo que se vendría después), una tendencia más al Hard Rock y el AOR con violín de acompañamiento (todavía no era muy evidente el lado celta que se

volvería estándar del grupo en años posteriores), participaciones de saxofón por parte de Tony del Corral (hoy miembro de AmigOz), y teniendo como vocalista y guitarra rítmico a Juanma Lobón (también integrante de AmigOz), el grupo iniciaba su andadura artística que la verdad no presagiaba algo que fuera a marcar la diferencia sinceramente de haber seguido en ese rumbo. Aunque no todo es malo sin dudas, y en él tenemos canciones que se convertirían en himnos del grupo, como la recordadísima “El Lago” (compuesta por Salvador García “Salva”, antiguo bajista del grupo hasta el año 2000, hoy líder fundador de AmigOz -para variar-), “Hijo del Blues” y sobre todo, esa tremenda canción de 10 minutos que da nombre al álbum y al grupo: “Mägo de Oz”, originalmente llamada con el mismo nombre que el de la maqueta grabada en 1990, “Canción De Cuna Para Un Bohemio”.

Cabe destacar que 5 de sus canciones más populares fueron regrabadas en 1997 para el EP llamado igual que este álbum, pero que popularmente se le ha conocido también como “La Bruja”, debido a la portada del mismo, elaborada por el gran artista gráfico de seudónimo Gaboni.

Calificación: 7,5 / 10 (8 / 10 para el EP)

La emblemática portada del EP lanzado en 1997, que se convertiría en todo un sello de identificación para esta banda y sus fans.

#13. LA CIUDAD DE LOS ÁRBOLES (2007)

Tras el agobio que dejó a estos madrileños la extensa y exitosísima gira de “Gaia II: La Voz Dormida” (conocida como Gaia La Boca Tour), el grupo anunció, además de la incorporación a la formación en ese momento de la cantante Patricia Tapia (ex cantante de Nexx y actualmente también miembro de KHY), que su próximo lanzamiento no sería tan épico como la continuación de la trilogía “Gaia”, sino que iría más por derroteros de porte relajado y fiestero.  Así las cosas, hace 14 años vio la luz “La Ciudad de los Árboles”.

Con este álbum, la banda argumentaba darse un “descanso artístico”, y vaya que decidieron descansar, pues este disco, de no ser por la calidad un tanto más inferior del debut, sería el menos

glorioso de esta agrupación (que en ese momento tenía la friolera de 10 integrantes).  Fue el primer disco de varios en donde hallé canciones que eran más prescindibles que otra cosa (inclusive a mayor escala que en el álbum de versiones “Belfast”).

De igual forma que el caso anterior, este disco también tiene canciones rescatables afortunadamente, y tenemos el caso de la inicial “La Ciudad de los Árboles” (todavía quedo fascinado con la agilidad y coordinación que tienen las 3 guitarras -en manos de Juan Carlos “Carlitos” Marín, Francisco Javier “Frank” Gómez y Jorge Salán-, el violín -a cargo de Carlos “Mohamed” Prieto– y la flauta -responsabilidad de Fernando Ponce– durante la melodía inicial de la parte instrumental), “Deja de Llorar (Y Vuélvete A Levantar)”, “Y Ahora Voy A Salir (Ranxeira)” (que sí, dirán que fue intencionalmente hecha para buscar éxito en México, pero me gustó ese mix de música celta, muñeira y mariachi), el hermoso instrumental “Runa Llena” y “No Queda Sino Batirnos” (originalmente creada para el grupo Ars Amandi en su álbum “En Tierra Firme” (2004)).

Calificación: 7,8 / 10


#12. ILUSSIA (2014)

Vi esta portada en el 2014 y dije: ¡QUIERO DE VUELTA A MIS MÄGO CON TODO Y SU LOGO ORIGINAL! (por dicha fue algo temporal ese logo circense, jejeje)

Dios, este disco fue con el que quizás mi decepción con Mägo de Oz durante la década de los 2010 tocó su fondo más profundo.  Lo sentí realmente falto de inspiración y como que me dejaba la impresión de que ahora sí, Mägo de Oz se estaba convirtiendo (con el respeto más sincero a los fans de estas agrupaciones que mencionaré a continuación) en una banda con una intención musical tan repelible como las que notaba en los casos de Tokyo Hotel o Evanescence.

Y es que debemos ser sinceros: desde esa portada que dejaba atrás la tipografía tan icónica que el grupo siempre había manejado en su logo, se veía que todo estaba tomando un cauce bastante alarmante en cuanto a lo que el buenazo de Txus quería lograr (más allá de que siga poniendo lo que a mí me parece una verdadera pantalla de humo, al excusarse de que Queen hizo algo parecido con su música y vean el éxito que logró).

Pero, en fin, también “Ilussia” tiene canciones que lo redimen como álbum, entre las cuales destaco casos como la inicial “Pensatorium” (con Mägo JAMÁS vamos a tener una canción de arranque que sea mala, ténganlo por seguro, y esta es la más melodiosa en su tipo), “Melodian”, “Abracadabra”, la pícara “La Viuda de O’Brian” (cantada por Txus), la imponente “Ilussia” y la linda balada “Moriré Siendo De Ti”.  No obstante, también me llega el recuerdo del desagrado que me dejaron canciones como “Cadaveria” o “Salvaje” y eso empuja tan bajo a este disco en el presente ranking.

Calificación: 8 / 10


#11. BELFAST (2004)

Vaya que Mägo de Oz tuvo la tendencia de darse “descansos” tras sacar partes de su ambiciosa trilogía “Gaia”.  Y tras el primero de esos 3, se vino un interesante álbum de versiones, que la verdad está tan abajo en la lista precisamente por eso, “por ser un álbum de versiones”.

Y no es que las interpretaciones sean malas ni mucho menos, simplemente no es lo que uno espera de estos chicos.  Aparte de que nos dieron cosas tan cuestionables como esa “versión orquestada” de “Hasta Que Tu Muerte Nos Separe” que la verdad desluce tanto al intento de orquestarla como a la canción original en sí.

Sin embargo, como siempre, hay una de cal por las que vienen de arena, y de este disco podemos extraer canciones que no dejo de escuchar cuando puedo, como lo son la tremenda versión más metalera de “La Rosa De Los Vientos” teniendo como invitado de lujo al “león australiano-asturiano” Víctor García, “Dama Negra” (versión de la canción “Lady in Black” de Uriah Heep) que tuvo como invitados a José Luis “Sherpa” Campuzano (ex cantante de Barón Rojo) y Julio Castejón (líder y voz de Asfalto), el hermoso cover de “Mujer Amante” de Rata Blanca, la versión orquestal de “Alma” (esta sí les salió MUY BIEN), la acertada versión del piezón “Más Que Una Intención” creada por Asfalto, y la linda interpretación del clásico “Somewhere Over The Rainbow” (más allá de que la pronunciación del inglés por parte de José Andrëa sea tan lamentable, jeje).

Calificación: 8,1 / 10


#10. GAIA III: ATLANTIA (2010)

Si bien perdoné el bajón en la calidad por parte de Mägo en “La Ciudad De Los Árboles” bajo el argumento de que “era un descanso artístico”, ya lo que representó para mí la conclusión de esta tan aclamada trilogía me dejó un sabor realmente amargo de boca y un estado de perplejidad del que todavía no me recupero, mismo que fue crucial para dejar de lado durante unos años a esta agrupación.

Claro está que la banda había dejado el listón compositivo e interpretativo sumamente encumbrado con “Gaia II: La Voz Dormida”, por lo cual yo y todos los fans (o al menos es lo que quiero pensar) esperábamos que el cierre fuera realmente apoteósico y que superara a ese grandioso álbum doble del 2005.  Mas el resultado fue muy lejano de ello, y cuando escuché por vez primera el resultado final hace 11 años, sentí más que era un producto sacado a la venta por presión de la discográfica que por intención artística.  Es que desde el INSÍPIDO intro “El Latido De Gaia” ya uno empezaba a ver que había varios pasos atrás respecto a su antecesor.  Anhelaba un intro más grandilocuente que el tremendo “Volaverunt Opus 666” que me voló la cabeza en el 2005, pero esos soniditos electrónicos y ese “Gaiaaa” que no era tan glorioso como el intro de 6 años atrás, me decepcionaron como no tienen idea.  Quizás una de las desilusiones más grandes que he tenido en la música al día de hoy, es lo que ha sido este álbum doble.

Ahora bien, tampoco es que el cuadro sea del todo decepcionante ni mucho menos.  Si el disco está en la posición 10 por encima ya de otros 4 álbumes, es porque tiene canciones de gran valía para su servidor, y en mi caso admito que soy ferviente amante de obras como “Dies Irae” (otra gran abredisco, quizás no tan veloz como “La Voz Dormida”, pero de calidad innegable, sobre todo el MARAVILLOSO solo de teclados por parte de DON Sergio “Kiskilla” Cisneros), “Für Immer” (tan cargada de elementos Industrial que la hacían sentir como un mix de Mägo con Rammstein -hasta el nombre está en alemán-), la hermosísima “El Violín Del Diablo” (primera canción interpretada por completo en la voz de Patricia Tapia), el piratesco single “Que El Viento Sople A Tu Favor”, la melodiosa “Sueños Dormidos”, la furibunda “La Ira De Gaia” y el acto final “Atlantia” (con la que tengo una dicotomía bizarra en cierta forma, y es que a como sé que es grandiosa, es decepcionante a la vez, puesto que, comparada a “La Cantata Del diablo (Missit Me Dominus)”, palidece tremendamente, por más que tenga como invitados a figuras clave del metal español como Silver Solórzano (legendario cantante de Muro y Silver Fist), Tete Novoa (cantante de Saratoga) y Leo “La Bestia” Jiménez (ex vocalista de Saratoga y 037, además de cantante de Stravaganzza y de su proyecto solista)).

Calificación: 8,4 / 10


#9. GAIA: EPÍLOGO (2010)

¡Quién diría que un disco de “leftovers” o sobrantes de lo que fue esta trilogía, terminaría gustándome más que la tan cacareada y ambiciosa, pero a la vez frustrante tercera parte!  Pues así es mi caso con este “Gaia: Epílogo”, el cual contiene canciones que realmente disfruté más que el entero de “Gaia III: Atlantia”.

Claro está, tampoco es que fuera el boom en la discografía de estos chicos (y bueno, por eso está en el puesto #9, ¿no creen?), pero de igual forma es un álbum que contiene material digno de haber tenido cabida en alguno de los 3 “Gaia”.  Piezas como “El Líder” y su potencia tan frontal, la conmovedora “In Memorian”, y otras que ya habíamos visto en singles u otros materiales liberados de otras formas como

“Y Serás Canción” (el tan famoso homenaje al recordado productor musical Simón Echeverría “BigSimon”), “Puedes Contar Conmigo” (que apareció como bonus del frustrante live “Barakaldo DF”) y “Adiós, Dulcinea” (la cual conocimos en el disco que acompañaba al libro de poemas de Txus, “El Cementerio De Los Versos Perdidos”) le dan una valía muy importante en mi corazón a este álbum.

Calificación: 8,6 / 10


#8. HECHIZOS, PÓCIMAS Y BRUJERÍA (2012)

Vaya que fue un duro golpe en la historia de estos madrileños cuando se dio la salida abrupta de José Andrëa como su cantante principal.  Posteriormente a esto, la banda se lanzó a la búsqueda de quién sería su nuevo vocalista (se rumoró de que podría llegar a ser el gran Leo Jiménez, pero al final todo quedó en eso, rumores).  Tras buscar exhaustivamente en infinidad de demos que les llegaron (entre ellos inclusive estuvo Pacho Brea de Ankhara e Hybris -quien colaboró mucho con ellos a inicios de los 2000- buscando hacerse un cupo en el grupo), se eligió finalmente a un cantante de 36 años, que cantaba en una banda de Heavy Melódico llamada Al Otro Lado.  Dicho cantante se llamaba Javier Domínguez, quien, a su llegada a Mägo, tomó el seudónimo artístico de “Zeta”.

Mucho criticismo ha crecido en torno a su figura e interpretaciones vocales, hasta inclusive por lo rígido que suele ser en el escenario con respecto a su antecesor, pero lo que nadie puede discutir es que “Hechizos, Pócimas y Brujería” es un disco con el que Mägo buscó darle el grito al mundo de que seguían vivos, activos y con ganas de seguir adelante.  De esa década tan decepcionante que tuve con ellos, creo que éste es el disco más digerible que nos legaron, con canciones que son realmente disfrutables como “El Libro de las Sombras” (para variar, otro número de apertura destacable), “A Marcha Das Meigas” (precioso instrumental, sin dudas estos chicos nacieron para regalarnos obras bellísimas de este porte), la hermosa y apasionada “Quiero Morirme En Ti”, la pícara “Brujas” y ese gran cierre que fue la homónima “Hechizos, Pócimas y Brujería”.  No obstante, también tuvo sus grandes falencias en esos 3 singles (“Xanandra” algo tan comercial que de viaje me hizo temer lo peor sobre este álbum a primera escucha, “Satanael” reciclando de mala forma ideas del pasado, y la mala intención que Txus tuvo hacia José Andrëa tanto en la canción como el videoclip de “H2Oz”).

Calificación: 8,7 / 10


#7. BANDERA NEGRA (2021)

Con este álbum sí siento que podría tener más subjetividad que en cualquier otro caso en esta presente lista, pero es que ¡Dios, lo amé más de lo que esperaba!  Probablemente como la banda adujo que se darían un “descanso musical” en esta ocasión, entonces tuve la expectativa de que sería algo nuevamente en la senda de “La Ciudad de los Árboles”, pero por fortuna fue más que eso (con todo y que temí cuando sacaron el HORROROSO single “Tu Madre Es Una Cabra” con la colaboración del grupo de ska/flamenco catalán La Pegatina).

El disco retoma la temática pirata que (al menos a nivel de vestuario) el grupo manejó en el primer “Gaia”, y la extiende todavía más a nivel lírico en canciones como “Al Abordaje”, “La Dama Del Mar”

(que nos cuenta sobre el romance entre una sirena y una chica pirata), “La Vida Pirata” (corta pero muy pegadiza, y con tremenda similaridad a la propuesta de Alestorm) y “Bandera Negra” (de lo mejor que han hecho en más de 15 años a nivel musical).  De igual manera tiene otras canciones de muy alto disfrute como la fiestera “Resacosix en Pandemia” (la de risas que me dio desde la primera escucha), ese número tan heavy que es “El Aplauso Herido” (donde Paty nos cuenta sobre las peripecias que ha pasado para llegar hasta donde está como artista), “Guerra y Paz” (algo tiene Mägo que cuando colaboran con Carlos Escobedo TODO SALE BIEN) y la tiernísima “Quiero Que Apagues Mi Luz”.   Álbum sorpresivamente destacado (al menos para mí, pues sé que otros no les llegó tanto).

Calificación: 8,8 / 10

Reseña Completa – Bandera Negra


#6. JESÚS DE CHAMBERÍ (1996)

Mägo de Oz pasó su momento más apremiante como agrupación cuando el grupo sufrió las bajas de su guitarra José María “Chema” Alonso y su cantante y guitarrista rítmico Juanma Lobón.  Pero Txus no quiso bajar los brazos en seguir en su camino de baldosas amarillas, por lo cual se puso a la búsqueda de quienes ocuparan esas plazas dentro de la banda.  Temporalmente estuvo el cantante Auri Lozano, quien no permaneció por mucho tiempo (y cuyo breve legado consta en un par de maquetas que salieron a la luz gracias al recopilatorio “The Best Oz” del año 2006).  Tras esto, Txus conoció a un profesor de canto en un conservatorio madrileño, le pidió ayuda para que le recomendara alguno de sus estudiantes, pero al enterarse José (nombre del profesor en cuestión) de

la vacante en Mägo de Oz, le dijo al líder de dicho grupo: “Yo seré el cantante de Mägo de Oz”.

A partir de este momento y de este disco, fue que empezó a labrarse a pasos agigantados el tremendo éxito que le esperaría a Mägo de manera mediática.  Y es que no es para menos.  El performance vocal de José desde el potentísimo grito al iniciar la canción “Jesús de Chamberí” denotaba que su rango estaba a otro nivel respecto al más tirado al AOR del buen Juanma (que, dicho sea de paso, es un cantante que José admira mucho).  Y eso nos permitió tener joyas tan memorables como la pieza anteriormente mencionada, la traviesa “El Ángel Caído”, esa letra tan directa y sin ambages de “Hasta Que Tu Muerte Nos Separe”, el encanto tan particular que tiene “El Cantar De La Luna Oscura”, “Judas” y su acercamiento tan genial al AOR, y otro gran cierre con “El Fin Del Camino”.

Calificación: 9 / 10


#5. IRA DEI (2019)

Como he dicho a lo largo de este especial, Mägo de Oz me tuvo decepcionado durante prácticamente 13 años (y ojo, no es nada personal contra Zeta ni mucho menos, de hecho, lo considero el cantante con el timbre de voz más cercano al de José Andrëa -con todo y sus limitaciones al compararlos a ambos-).  Afortunadamente esa mala racha con ellos llegó a su final cuando llegó el lanzamiento de “Ira Dei”, álbum doble que es una especie de secuela espiritual tanto para la trilogía “Gaia” como para el álbum “Jesús de Chamberí”.

Con esta propuesta discográfica, como que la banda recuperó su capacidad de hacer derroteros de corte realmente épico, algo que desde los “Gaia” habían dejado archivado y engavetado.  Hay que aceptar,

eso sí, que la propuesta en este disco es casi que retomar la fórmula exitosa que tuvieron en el “Gaia II: La Voz Dormida”, pero es que “si algo no está roto, mejor no arreglarlo”.  ¿No creen?  Así las cosas, tuvimos nuevamente una pieza inicial de casi 9 minutos y calidad a borbotones en “In Eternum”, otra pieza franca y sin pelos en la lengua como “Tu Funeral”, un número lleno de mucho humor como “Jimmy, Tiro En El Pie”, Patricia demostrando un nivel de soprano lírico que no le habíamos visto comúnmente en “Opera Mortis”, la ambivalencia de un single precioso en “Te Traeré El Horizonte” y otro la verdad mediocre como lo es “La Cantiga de las Brujas”, y nuevamente cerrar el álbum con una pieza de larga duración como lo es “Ira Dei”, que si bien no tuvo apariciones invitadas en esta oportunidad, no deja de ser memorable.

Calificación: 9,1 / 10


#4. LA LEYENDA DE LA MANCHA (1998)

Mucho se dice en el argot musical sobre el hecho de que “a partir de su tercer disco, las bandas empiezan a demostrar de qué están hechos, si llegan a subsistir y hacerse de un nombre, o se estancan y mueren”.  Pues en el caso de Mägo de Oz, Txus tuvo la muy acertada idea de rendir tributo en este tercer disco del grupo a una de las obras literarias cumbre, no solamente de la lengua española, sino de la historia de la humanidad, como lo es aquella que inició el célebre Miguel de Cervantes y Saavedra en 1605, y que concluyó con su segunda parte en 1615, obra bajo el nombre de “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha”.

Creo que todos los fans de Mägo estaremos de acuerdo de que, inclusive con el tremendo plus de

homenajear tan tremenda obra literaria, el álbum se vale por sí mismo, brindándonos tremendas canciones que todavía permanecen incólumes en el top 10 de canciones preferidas para muchos de sus fans, como lo son la arrolladora “Santo Grial”, la homónima “La Leyenda De La Mancha”, “Molinos de Viento” que no puede faltar cuando terminan sus directos, esa simpática “Maritormes”, “El Pacto” y su letra que nos habla de nada a la vez que nos habla de mucho, otro número instrumental de gran belleza como lo es “La Ínsula De Barataria”, tremendo cover de Rainbow en “El Templo Del Adiós” (versión de “Temple Of The King”), y el maravilloso final con la épica “Requiem” (donde participan los hermanos de Castro -famosos por ser la dupla ganadora en Barón Rojo-) y la hermosa balada “Ancha Es Castilla”.

Calificación: 9,1 / 10


#3. GAIA II: LA VOZ DORMIDA (2005)

La trilogía “Gaia” le ha dejado toda clase de reacciones a estos madrileños, tanto para bien como para mal.  A partir de este momento el grupo empezó a entrar por senderos no habituales para las bandas de rock y metal, lo que a la vez que les trajo mayor reconocimiento mediático y de nuevos fans, también les suscitó críticas y repudio por parte de quienes consideraban que “se habían vendido”.  Y dicho estigma se hizo más evidente cuando se masificó de una manera impresionante el primer single de este “Gaia II: La Voz Dormida”, de nombre “La Posada De Los Muertos”.

“Gaia II” es uno de esos ejemplos donde tristemente una obra musical entera es juzgada de forma tristemente sesgada debido al éxito tremendo de

uno de sus singles.  Y es que, si sacamos a los singles (incluyendo la melodiosa “Hoy Toca Ser Feliz” y la más lúgubre “Diabulus In Musica”), tenemos un álbum que tiene piezas de un calibre espectacular como lo son el intro “Volaverunt Opus 666” (hasta la fecha mi opening de discos favorito de toda la historia), “La Voz Dormida” (durante mucho tiempo fue mi pieza favorita de toda la música en general), “Hazme Un Sitio Entre Tu Piel” (más mainstream de lo usual, pero igualmente con una calidad indiscutible), “El Poema De La Lluvia Triste” (donde la banda pisó terrenos afines al Gothic Metal de manera exitosa), el potente instrumental “El Callejón Del Infierno” (de las mejores contribuciones artísticas por parte de Carlitos en su historial dentro del grupo), “El Paseo De Los Tristes” (con quizás los mejores momentos de Kiskilla como teclista de la banda), “Desde Mi Cielo” (la balada que más conmueve mi corazón dentro de toda la música), “Aquelarre” (la pieza más atrevida en cuanto a tocar temáticas de corte oscuro y perverso, que le pararían los pelos de punta a tu abuelita la que reza el rosario todas las tardes) y la que a mi criterio es la glorificación de Mägo como artistas: “La Cantata Del diablo (Missit Me Dominus)” (gargantuesca obra de 21 minutos, que tiene como invitados a 2 de los cantantes más exitosos del metal español en ese momento, como lo son Leo “La Bestia” Jiménez y Víctor García, además de la cantante Aurora Beltrán de Tahúres Zurdos, y una recitación final por parte de un insigne Ricardo O Pazo llamada “El Salmo De Los Desheredados (El Dios De Los Tristes)”).

En el caso de esta obra bien podríamos decir que “no debes juzgar a un álbum musical por sus singles”, pues seríamos injustos y pecaríamos de perdernos todo lo que la banda creó como un producto íntegro.

Calificación: 9,2 / 10

Reseña Completa – Gaia II: La Voz Dormida


#2. FINISTERRA (2000)

Las portadas original (hecha por Gaboni) y de la regrabación de 2015 (elaborada por Marcos Rodríguez)

Para los inicios del nuevo milenio (o albores del mismo, si tomamos al 2001 como inicio milenial), no podía estar más elevada la fama de Mägo de Oz, que vivía por mérito propio de lo que habían labrado con sus 3 primeros álbumes, y al mostrar por primera vez al mundo el sencillo “Fiesta Pagana”, fue el inicio de un auge que les abriría la senda inclusive para tener un éxito que llegaría inclusive a atravesar el Océano Atlántico, pues se podría decir que a partir de este momento (y también muy ayudado por el auge del internet -en especial de esos tan queridos programas de descarga P2P, ¡no podemos negarlo muchos de sus fans!-) que el fenómeno Mägo de Oz vivió un incremento sobresaliente en su fanaticada.

Si bien el álbum trata sobre el peregrinar de un ser misterioso entre sombras que atraviesa junto a un insigne espadachín de nombre Diego Cortés el célebre “Camino de Santiago”, esto queda en segundo plano al recorrer la senda musical que los 2 discos que componen este álbum nos brindan a través de canciones inolvidables como la poderosa “Satania” que nos abre la senda, la también incansable “La Cruz De Santiago”, “La Danza Del Fuego” que fue el punto de partida en mi amorío hacia este grupo, esa maravillosa “Hasta Que El Cuerpo Aguante”, la de risas que se pega uno con esos 2 números atrevidillos que son “El Señor De Los Gramillos” y “Polla Dura No Cree En Dios”, un momento de emotividad y picardía en “Maite Zaitut”, los cantos a la libertad que son “Fiesta Pagana” y “El

Que Quiera Entender… Que Entienda”, el poder heavy en “Los Renglones Torcidos De Dios” (favorita de muchos, e inexplicablemente una pieza que no le gusta a José Andrëa), el hermoso cover de la canción “Kelpie” (originalmente de Jethro Tull), esa marcha de los muertos tan bien representada en “Santa Compaña”, un primer coqueteo serio de Txus con la oscuridad en “Astaroth” y para concluir de forma grandilocuente, la homónima de 15 minutos de duración “Finisterra” (donde aparecieron como artistas invitados José Luis Campuzano “Sherpa”, Juan Gallardo -cantante de Ángeles del Infierno– y Cecilio Sánchez -guitarra de Ankhara-).  Nuevamente harían mal los puristas en condenar a Mägo y a este álbum nada más por el éxito mediático de su primer sencillo.

Cabe destacar también que este álbum fue regrabado en el 2015 bajo el nombre de “Finisterra Opera Rock” para conmemorar sus 15 años, pero a pesar de los nombres presentes en las colaboraciones que tuvo (Israel Ramos de Amadeüs y Alquimia de Alberto Rionda, Jorge Berceo de Zenobia, Carlos Escobedo de Savia y Söber, Ailyn de Trail of Tears -y ex cantante de Sirenia-, Cristian Bertoncelli de Renacer -con pasado en Imperio-, Leo Jiménez, Toni Menguiano, Pilar Jurado, José Luis “Sherpa” Campuzano, Diana Navarro, entre otros), no tuvo el mismo impacto emocional que nos dejó su versión del 2000.

Calificación: 9,4 / 10

La versión original del álbum…
…y su versión “Opera Rock” lanzada en 2015 para conmemorar sus 15 años. Pese al vasto número de importantes colaboraciones que tuvo, siento que está varios pasos atrás del original.

#1. GAIA (2003)

Toda montaña tiene su cima, y al llegar al final de esta escalada donde hemos repasado diversos álbumes de Mägo según el impacto que me han dejado respecto a su calidad musical y legado, nos encontramos con el inicio de esta trilogía ambiciosa, donde Txus quiso narrarnos una serie de historias entrelazadas donde conjugó ideas como el amor y respeto a la naturaleza, los desvalidos, el no dejarnos engatusar por fanatismos que han hecho más daño que beneficio a nuestra especie, entre otras cosas más que buscó a lo largo de estos 4 discos que fueron la saga “Gaia”, siendo éste del 2003 el que inició todo.

Algunos le reprochan el ser más melódico que “enfocado a las guitarras” en comparación a los

trabajos anteriores, y sí, podría ser cierto, pero de igual forma hay que reconocer que la calidad en el álbum es algo constante y que no baja por ningún momento, pues nos encontramos con canciones que cada una brilla por su propia cuenta, desde que inicia el álbum con la fantástica “Gaia” (que no deja de ser tomada en cuenta para conciertos, tanto de Mágo como de José Andrëa Uroboros, proyecto solista del ex cantante de la agrupación) hasta la todavía más maravillosa “La Venganza De Gaia” (que injustamente no ha llegado al directo en más oportunidades, siendo mejor pieza).  Eso sí, nuevamente el dedo purista y conservador de muchos “tr00” se vio apuntando de manera condenadora hacia Txus y su batallón, acusándolos de “venderse” con su sencillo “La Costa Del Silencio” (vamos, que esa cantaleta ya me la conozco que “esta banda se vendió” en ciertos tramos de su historia, y el eco me parece venir del Bay Area, y eso desde el 1984 no más por UNA BALADA, ¡POR DIOS!).  Pero eso es lo de menos cuando cuentas con un arsenal musical repleto de joyas como “La Conquista”, “Alma” (para mi gusto personal de los momentos más épicos en su discografía), “El Árbol De La Noche Triste” (una de las letras más desinhibidas de Txus), “La Rosa De Los Vientos” (preciosa balada con un hermoso mensaje), “La Leyenda De La Llorona” (mi instrumental favorito creado por estos chicos), “Van A Rodar Cabezas” (monumental pieza llena de energía incontenible), “El Atrapasueños” (José en uno de sus momentos más álgidos como cantante), “Si Te Vas” (el que no llore con ésta, no tiene corazón o es una gárgola)…  Eso me recuerda que debo pedirle al Gordito Pascuero que me traiga el “Gaia” en su saco de regalos para este año, jejeje.

Calificación: 9,7 / 10

Michael Prado

De Costa Rica para el mundo. Fan de la música DE VERDAD, hecha con sentimiento y verdadero amor al arte, sin importar el género, aunque debo admitir que doy amplia preferencia a lo que ha sido creado en Metal, Rock, música Celta, Clásica, soundtracks de Videojuegos, Electrónica y demás. Un abrazo y bendiciones para tod@s.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.