SLIPKNOT : Albums Ranked

Por Josias

No hay banda más amada y odiada que Slpknot, quienes se han ganado seguidores y fans a la par de los detractores y oponentes a su estilo de música. Pero déjenme decirles que Slipknot tiene tanto metal y actitud en su propuesta como los grandes exponentes del metal tradicional, y se han convertido en una de las bandas más importantes del siglo XXI. 

Con un sonido que se basa en el Death Metal, Thrash Metal y Heavy Metal, han sabido amalgamarlo con sonidos modernos del Nu Metal, Metal Alternativo, pero con un enfoque muy personal, siniestro y de terror; dónde las percusiones, el scratching y el gutural rapeado son fundamentales. Logrando una imagen de impacto gracias a su presentación teatral de terror y la brutalidad de su música, es así que la banda no tardó mucho en capturar los oídos y los corazones de los oyentes de todo el mundo. Desde el lanzamiento de su álbum homónimo de 1999, los merodeadores enmascarados han seguido poniendo a prueba sus músculos creativos y expandiendo su marca de pesadez.

Desde el principio, Slipknot siempre ha sido una banda que nació como una familia; antes de que el grupo conquistara el mundo, había nueve tipos de Des Moines, Iowa, que buscaban tocar juntos para apaciguar sus demonios. Y sufrieron desgracias desafortunadas cómo el fallecimiento del bajista Paul Gray y del baterista Joey Jordison, así como la salida del percusionista Chris Fehn. Sin embargo, la formación de Slipknot ha tratado de mantenerse a lo largo de los años.

Dicho esto, en cada uno de sus lanzamientos, la banda siempre ha traído algo fascinante a la mesa. Si bien no todos los lanzamientos son perfectos, hay algo que apreciar en todo el material de la banda.  Entonces, no esperemos más, y veamos cómo clasificamos los álbumes de Slipknot de peor a mejor.

Anteriores Albums Ranked



#7. Mate. Feed. Kill. Repeat. (1996) Demo.

Lanzado apropiadamente en Halloween de 1996, el primer largometraje de Slipknot, “Mate. Feed. Kill. Repeat.”  apenas insinúa las superestrellas con ventas de platino en las que se convertiría la banda. De hecho, Slipknot ni siquiera lo considera su primer álbum, llamándolo demo. Altamente experimental y poco ortodoxo, la marca del álbum de Death y Nu Metal que dobla el género es tan abierta y sin refinar.

Este Slipknot aún embrionario contó con el bajista fallecido Paul Gray y el ex baterista Joey Jordison, pero hoy casi no comparte miembros con la banda: Mick Thompson y Craig Jones están acreditados, pero no actuaron en el disco, lo que convierte a Shawn “Clown” Crahan en el único miembro actual de la banda que participó en la grabación. Fragmentos de estas canciones terminaron reciclados en los siguientes dos discos de la banda.

El disco le debe gran parte de su sonido al guitarrista Josh Brainard, quien aparentemente imaginó un Slipknot con un Death metal mucho más brutal en la mezcla. Su tono de guitarra bordeó el sonido de la motosierra de Entombed a veces, y especialmente al principio del disco se acerca al territorio del Slam y Grindcore. Como era típico en ese momento, esa influencia del Grindcore incluía coqueteos con otros géneros como el jazz y el funk.

Esta versión de Slipknot nunca iba a tener éxito, ya que en su mayoría produjo experimentos fallidos, gracias en gran parte al vocalista Anders Colsefini, quien simplemente no estaba a la altura de la tarea de vender esta música. Reemplazarlo con Corey Taylor es uno de los mejores intercambios del metal. 

Calificación: 7.5 / 10


#6. .5 – The Gray Chapter (2014)

“5 The Grey Chapter” ve a Slipknot en un raro momento de estancamiento artístico, reciclándose a lo largo de su carrera en busca de tropos sónicos e imágenes en lugar de avanzar e incursionar en los confines de sus tendencias de metal extremo. El álbum resultante es una mezcolanza de ideas que se sienten y suenan como Slipknot, pero sin la energía y exploración de grabaciones anteriores. El álbum de ninguna manera es un fracaso (no me mal entiendan) de hecho es bastante bueno, pero no llego a los estándares que la banda manejaba desde sus inicios.

Cuando se compara con la discografía relativamente hermética de la banda, “.5 The Grey Chapter” simplemente no es tan memorable; sin embargo, contiene un poco de sentimentalismo conmovedor en sus muchas referencias al bajista fundador Paul Gray, quien falleció en 2010 antes de escribir y grabar el álbum Su título es una referencia directa a Gray, y los temas de pérdida (“Goodbye”, “If Rain Is What You Want”) recorren todo el álbum.

Así encontramos piezas fundamentales como “The Devil in I”, el sencillo importante del álbum, un valioso punto álgido del disco. Una pieza dualista, donde el ritmo equilibrado de la pista y las suaves transiciones alto-suave se ejecutan con buen gusto, convirtiéndose en un fragmento fluido de heavy metal melódico y una de las canciones más accesibles de Slipknot.

Además de la pérdida de Gray, el baterista fundador Joey Jordison también está ausente del álbum luego de ser separado de la banda en 2013 (los motivos en ese momento se desconocían). El disco ahora también se destaca por ser la última aparición del percusionista Chris Fehn, quien fue expulsado de la banda. a principios de 2019. En el gran esquema de la discografía de Slipknot y considerando los diversos cambios de personal antes y después, “.5 The Grey Chapter” ahora puede verse como un punto de inflexión en la historia de la banda.

Calificación: 8.0 / 10



#5. We Are Not Your Kind (2019)

El último trabajo de Slipknot, “We Are Not Your Kind” , es un fantástico álbum de metal moderno. Los fanáticos acérrimos, conocidos cariñosamente como Maggots, esperaron cinco años desde “.5: The Grey Chapter” de 2014 para un nuevo álbum, y la espera ciertamente valió la pena. El mismo Shawn “Clown” Crahan ha descrito el álbum como una “obra maestra”, pero claro, todo es cuestión de gustos.

Es evidente que la música de Slipknot ha evolucionado desde su formación en 1995, donde ya no se les puede llamar una banda de Nu Metal. Este disco tiene todo lo que le encantaría a un fanático de Slipknot y al fanático del heavy metal en general; riffs chirriantes, estribillos pegadizos para cantar, cadencias militaristas de percusión de marcha, muestras sónicas y scratches, letras oscuras pero edificantes y las dualidades vocales únicas, agresivas y melódicas de la banda..

Hay un montón de momentos memorables, como los coros eclesiásticos de “Orphan” y “Unsainted”, las inquietantes voces melódicas en la pista de más de un minuto “Death Because of Death” y la melodía tintineante del piano de la innovadora “Spiders“. La maestría musical de toda la banda es fantástica, especialmente los guitarristas Jim Root y Mick Thomson, ya que tocan algunos de los mejores riffs y solos de guitarra de Slipknot. Además, la producción de Greg Fidelman es de primera.

El sonido general del álbum es denso y robusto, pero melódico y prístino cuando se requiere. El contenido de las letras también es uno de los más oscuros que Taylor haya escrito jamás, lo que nos deja preguntándonos hacia quién está canalizando el vocalista/compositor su mordaz virulencia en “Nero Forte”.

Este es un álbum que potencialmente puede ascender en el ranking a su debido tiempo, una vez que estas canciones se conviertan en elementos básicos del canon de Slipknot.

Calificación: 8.5 / 10


#4. Slipknot (1999)

Era el año 1999 y la comunidad del metal ya estaba esperando la evolución musical del nuevo milenio mientras se acercaban los años 2000. Pero de varias áreas de Estados Unidos llegaba un sonido que la mayoría no había escuchado antes, combinando fuertes influencias pesadas de Nu-Metal, mezclando con versos rapeados y demasiado agresivos de contenido provocativo. Sus efectos de sonido tienen un corte espeluznante, creando una dinámica que a veces puede ser pegadiza y accesible, mientras que en otras ocasiones motiva a la furia y el desahogo violento.

El esfuerzo homónimo de Slipknot puede verse, hasta cierto punto, como un segundo debut de la banda, debido a que ya contaban con un Demo poco memorable. Y sus oyentes quedaban anonadados a medida que se presentaban nuevos elementos, gracias al cambio de vocalista principal y la inclusión de más miembros a esta nueva ecuación. “Slipknot” usa la textura para animar y atraer la atención de los oyentes, que es en su mayor parte un elemento principal en su sonido.

El estilo principal del álbum puede verse fácilmente como de ritmo rápido y agresivo. Esto se ve reforzado por la mayoría de las pistas que utilizan las siempre presentes líneas vocales gritadas de la famosa (y a veces infame) voz de Corey Taylor, combinados con los riffs de guitarra afinados y de alta ganancia. La mayoría de las veces el trabajo de percusión de ritmo rápido aporta a una sensación de empoderamiento.

Con una introduccion bestial, llega el potente tema “(sic)” te demuestra lo que hallaras en este disco, seguidos de desgarradores venenosos como “Spit It Out”, “Eyeless” y “No Life” proporcionaron un nivel de rebote y trueno para que la banda se construyera, incorporando elementos pegadizos de hip-hop con una pesadez innegable. El sencillo principal “Wait and Bleed” vería a la banda alcanzar el puesto 34 en las principales listas de rock de Billboard.

En conclusión, “Slipknot” cautivo a las masas del metal gracias a su sonido grueso, crudo y crujiente, mientras se te presentan usando máscaras de terror y mamelucos logrando una imagen siniestra. Una combinación única e innovadora. El puntapié inicial y perfecto que toda banda desea en su carrera.

Calificación: 8.7 / 10


#3. All Hope Is Gone (2008)

Slipknot vivía tiempos difíciles. El difunto bajista y compositor de la banda, Paul Gray, estaba luchando contra la adicción a la heroína, el vocalista Corey Taylor estaba luchando contra un matrimonio disfuncional y el alcohol, el baterista Joey Jordison estaba festejando demasiado y todos los demás en la banda estaban lidiando con sus propios demonios personales y muriendo anímicamente. Sin embargo, cuando Slipknot comenzó a poner las piezas en su lugar para su cuarto álbum de estudio “All Hope Is Gone”, entraron en un nuevo espacio mental creativo que era a la vez terapéutico y productivo.

“All Hope Is Gone” ve a la banda inclinándose aún más hacia una atmósfera melancólica.  En general, el álbum presenta un estado de ánimo sombrío; ya sea por el ritmo lúgubre (pero atractivo) de “Dead Memories” o el aire escalofriante que está presente en “Snuff”, el disco ofrece algunos tonos emocionales intrigantes. Si hablamos más de este último tema, impacta desde el uso de la guitarra acústica, el canto de Corey y la presencia atronadora de otros instrumentos, “Snuff” lo convierte en una experiencia fascinante y desgarradora. 

Al igual que los álbumes anteriores, “All Hope Is Gone” proyecta un aura que impregna cada pista de principio a fin.  La sensación de tensión del disco se siente en algunas de sus pistas más pesadas; en particular, “Gematria (The Killing Name)”, lo convierte en un corte asesino lleno de palizas implacables.  La canción que da título al álbum también es una canción deliciosamente siniestra, que ofrece una explosión de instrumentación desenfrenada junto con voces guturales.

Dicho todo esto, lo que mantiene a “All Hope Is Gone” de una clasificación más alta es cuán “limpia” se siente la presentación.  Incluso por sus toques de emoción, el disco elimina gran parte de la determinación y la ira por las que Slipknot es tan famoso; y este no es solo el caso en lo que respecta al sonido, sino que mucho del material aquí se siente restringido en comparación con trabajos anteriores. 

En general, no hay nada malo con un borde más limpio, pero para Slipknot, este disco simplemente no se siente como ellos.  El ambiente general amigable con la radio termina eliminando el impulso que tiene el disco, sin llegar nunca a toda velocidad a la agresión. Sin embargo, lo colóco bien arriba en este conteo por la nostalgia personal que significa para este cronista, pues fue con este disco que me adentre a su discografía.

Calificación: 8.8 / 10


#2. Vol 3. The Subliminal Verses (2004)

Tratar de seguir a Iowa siempre iba a ser desalentador, pero el tercer álbum de larga duración de la banda, “Vol.  3: The Subliminal Verses” llega con gran éxito.  Este álbum es uno de los lanzamientos más accesibles de Slipknot con una buena combinación de agresividad y melodía, que representa la fórmula probada y verdadera de Slipknot.

Slipknot demuestra de una vez por todas que son mucho más que la pandilla de metal experimental promedio con mamelucos y máscaras de terror. Este álbum es más versátil, más melódico y más pensado que cualquier otro en su carrera hasta ahora. El nivel de composición e incluso la maestría musical en términos de versatilidad están muy por delante de Iowa y los registros anteriores. No estoy diciendo que a todo el mundo le guste  Slipknot por esto, depende de cada individuo descubrirlo por sí mismo, si no que poco a poco se van orientando a una extraña forma de hacer música comercial, bajo muchos decibeles de intensa bestialidad, que por momentos se torna melódico y por otros pesados.

Una vez que los patrones retumbantes, los riffs desafinados y la percusión atronadora de la primera canción propiamente dicha, “The Blister Exists”, desata su furia en los oídos del oyente, sabes que Slipknot va en serio, y lanzan explosiones iguales de martilleo de metal en sus siguientes pistas.  Las 14 pistas que adornan el álbum de 60 minutos consisten en thrashers (“The Blister Exists”, “Pulse of The Maggots”, “Three Nil”, “Before I Forget”), composiciones melódicas cautivadoras (“Duality”, ”  Vermilion”, “Danger — Keep Away”), segmentos acústicos melancólicos (“Prelude 3.0”, “Vermilion Pt. 2”, “Circle”) y asaltos cargados de ritmo (“Three Nil”, “Welcome”).

Aunque “Iowa” es mucho más pesado, vol.  3 permitió a la banda progresar y evolucionar hasta convertirse en la banda de metal extremo moderno y compacto que son hoy.

Calificación: 9.0 / 10


#1. Iowa (2001)

“Iowa” es un disco que definió el sonido a Slipknot. Si bien amamos la gran creatividad que se encuentra en discos como “All Hope Is Gone” y “Vol 3. The Subliminal Verses”, “Iowa” tiene una gran profundidad. La artesanía de cada pista, la tensión extenuante en cada actuación y el aire denso de emoción que emana la banda. Todo es tan escalofriante y brillante, que asusta.

Mientras que ese álbum homónimo de 1999 ofrece una tremenda cantidad de caos sonoro y casi bestial, hay un elemento profundamente espeluznante, casi de terror, en “Iowa” . La historia detrás de la creación de este disco promueve un concepto poco saludable de la banda: donde los artistas en uno de sus peores momentos hacen el mejor arte. Ningún artista necesita estar jodido para hacer buen arte; y, sin embargo, cuando lees sobre las brutales dificultades y el sufrimiento que supuso hacer este álbum de Slipknot, realmente sientes un aura de miseria que emana de la música. Como dijo el difunto Joey Jordison en una promoción anterior de este álbum: “ Iowa vivirá para siempre. Es el mejor y más pesado disco de metal de todos los tiempos”

Comenzando con canciones terroríficas escritas por Jordison y Paul Gray, “Iowa” amplió la plantilla establecida por el esfuerzo homónimo del grupo, incorporando aún más las contribuciones del guitarrista Jim Root y llenando cada espacio sonoro con pequeños detalles. Slipknot recibe muchas críticas por sus llamados miembros extraños, pero la percusión sobreexplotada, los elementos modernos, las líneas del teclado y los scratching del disco aquí se sienten necesarios de la misma manera que las imperfecciones en un negativo de película antiguo son tan importantes como el contenido de la imagen.

El álbum también está repleto de éxito tras éxito, aunque totalmente indiferentes a la aceptación de la radio, la banda se permitió escribir parte de su material más vicioso y convincente en canciones como “People = S ** t”, “Left Behind”, “The Heretic Anthem” y “My Plague” que se convierten en clásicos instantáneos. “My Plague” también fue la pista destacada en la película Resident Evil de 2002. 

El Nu Metal puede haber desaparecido a mediados de la década de 2000, pero Slipknot se mantuvo y trascendió el género, convirtiéndose en una de las bandas más grandes del mundo, con un éxito comparable al de leyendas del metal como Metallica. Hay muy pocos discos de heavy metal que puedan igualar la ira y la naturaleza brutal de este bestial álbum de Slipknot.

Calificación: 9.1 / 10






Josias

Soy un Boliviano que reside en Argentina. Médico de profesión, pero entusiasta y devorador de discos por las noches. Mi consigna es dar a conocer los proyectos bolivianos y latinoamericanos al mundo. Además que me gusta armar especiales para la página.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.