VAN HALEN : Albums Ranked

Por Josias

Van Halen es una de las bandas que en mi juventud me atrajo a este complejo mundo del Rock Pesado, y volví a revivirlos en estos últimos tiempos redescubriendo varias características de si discografía que quise de tallar a continuación. Pero antes, entremos en contexto.

Durante cuatro décadas, parecía que la banda podía adaptarse y sobrevivir a cualquier cosa: la llegada y salida de múltiples cantantes principales, el auge de MTV, los nacimientos de estilos de rock más pesados ​​que se apoderaron de los corazones de los fans de todo el mundo, drogas y alcohol, choque constante de egos y personalidades, etc. Incluso si no estaban lanzando música, Van Halen parecía destinado a avanzar cojeando pese a su popularidad.

A diferencia de la mayoría de las bandas que han logrado quedarse durante décadas, no existe un consenso real sobre el catálogo de Van Halen. Para la mayoría de los fanáticos, la forma en que clasificas los álbumes del grupo tiene mucho que ver con el lado en el que estás, el eterno debate entre David Lee Roth y Sammy Hagar (particularmente me aferro a la segunda etapa), y con la elaboración de una lista justa de peor a mejor que tenga en cuenta las fortalezas separadas de cada alineación. Créanme que es más fácil decirlo que hacerlo.

Fueron 12 álbumes que representan el trabajo de toda la vida de Eddie Van Halen, el inmigrante de los Países Bajos que llegó a los Estados Unidos sin saber ni una pizca de inglés y, comenzando en los bares y patios traseros de Pasadena, California, se convirtió en un dios de la guitarra. Su legado está establecido y nos sobrevivirá a todos.

Este especial esta dedicado a Eddie Van Halen, un musico sin igual, quien con su guitarra y su manera innovadora de tocarla, supo cautivar a millones y cambio la forma de hacer música y su legado quedara en la posteridad. Eddie Van Halen falleció a sus 65 años, un 6 de Octubre del 2020.

Anteriores Albums Ranked



#12. Van Halen III (1998)

Todo sobre el penúltimo álbum de Van Halen (“VH III”) se sintió mal. La obra de arte era vulgar, la música estaba llena de ese horror de “guerra de volumen digital”. Lo que quedó del bajo en el álbum después de que Michael Anthony fue sacado de las sesiones fue laborioso y aburrido. Las baladas eran almibaradas y enfermizas, y no se acercaban en nada a las hermosas baladas que eran casi un sello característico de la banda.

Y luego estaba el pobre Gary Cherone (Ex – Extreme), contratado para reemplazar a Sammy. Tan buen cantante como es, no era apto para el trabajo que tenía entre manos. En todo momento, trata de igualar la grandilocuencia gutural de Sammy Hagar o trabajar algo de su magia. 

Ninguno de los enfoques se ajustaba al trabajo en cuestión, tampoco Eddie Van Halen y compañía, que intentaron trabajar con Cherone y su rango vocal. Se adelantaron como disparados por el mismo cañón que aparecía en esa horrible portada.

Todo esto, sumado a las adicciones que sufría Eddie en ese momento, hizo que la banda se callara por 5 años.

Calificación: 5.5 / 10


#11. A Different Kind Of Truth (2012)

El comienzo del siglo XXI parecía una era en la que las bandas de rock veteranas que habían estado fuera de servicio por un tiempo decidieron reunir sus formaciones clásicas para un nuevo álbum y recorrido. Para este trabajo las plegarias de los fans de la primera época de Van Halen serian escuchados, pues David Lee Roth volvería al estudio con los hermanos Van Halen, pero con Michael Anthony no invitado a participar (el lugar del bajo estaba ocupado por el hijo de Eddie, Wolfgang).

Había cierta preocupación sobre cómo resultaría un nuevo álbum de Van Halen en 2012, especialmente si se tiene en cuenta que el último álbum de estudio “Van Halen III” era horrible, o cuán verdaderamente rockero sería un nuevo álbum.

Dicho todo esto, “A Different Kind of Truth” fue sorprendentemente uno de los álbumes de Van Halen más rockeros de todos los tiempos, aunque sus temas fueron algo tibios en relación a su pasado discográfico. La única crítica es que algunas de las canciones eran restos de principios de su carrera, en lugar de ser un lote de canciones completamente nuevas. Y aunque no es tan impecable de adelante hacia atrás como los álbumes clásicos de la banda (hay al menos una o dos melodías personalizadas para el botón de avance rápido), “A Different Kind of Truth” fue una adición absolutamente digna (aunque no necesaria) a la discografía de Van Halen.

Calificación: 6.0 / 10


#10. Balance (1995)

El último álbum de Van Halen con Sammy Hagar, “Balance” anunció el final de una era para Van Halen de muchas maneras desafortunadas, este disco significaría el declive de una banda que ya era conciderada una leyenda del Rock.

“Balance” es un disco malo, que si bien tiene algunos picos de genialidad (tal el caso de su balada “Can´t Stop Lovin´You” o “Don´t Tell Me”) se alarga prácticamente desde la nota inicial. Sería demasiado fácil señalar el auge del grunge y el rock alternativo como la razón por la que la banda está tan desalineada aquí, pero el éxito comercial del álbum demuestra que la pérdida de vigencia no era el problema. Y no es como si Van Halen estuviera emulando el grunge, o como si no estuvieran dispuestos a probar cosas nuevas, la música está casi completamente desprovista de inspiración.

Un trabajo duro y desenfocado, “Balance” es el sonido de la agonía de una formación que había logrado tanto solo unos años antes. El título, por supuesto, es engañoso: Van Halen había perdido casi por completo el equilibrio, y este álbum los captura a punto de caer al abismo.

Calificación: 6.1 / 10


#9. Women and Children First (1980)

No es exagerado decir que “Women and Children First” captura el rugido de una de las bandas más vitales de la historia del rock en su momento de ascenso. Las interpretaciones capturadas aquí transmiten una sensación de propulsión tan poderosa que casi esperas que te vuelen los cabellos hacia atrás si estás en el camino directo de tus altavoces.

Todavía hambrientos y rebosantes de energía, Eddie, Alex, Michael y David atraviesan un conjunto de clásicos instantáneos con un nivel de exuberancia que desafía la descripción, incluso cuando cambian a algunos ritmos lentos, e incluso cuando Eddie revienta la acústica para dos canciones seguidas a medida que el álbum se acerca a su conclusión. Con el productor Ted Templeman a la cabeza por tercera vez consecutiva, la banda es capaz de mantener una sensación de mayor energía y al mismo tiempo perfeccionar su fuego en un nuevo nivel de afinación.

Calificación: 7.2 / 10



#8. Fair Warning (1981)

Cuando “Fair Warning” se estrenó en abril de 1981, desde afuera mirando hacia adentro, parecía que todo iba viento en popa desde la perspectiva de Eddie Van Halen. Después de todo, estaba recibiendo montones de elogios de la prensa musical por sus supremas habilidades con las seis cuerdas, mostrando su sonrisa de un millón de dólares en cada foto. Cada nuevo álbum de Van Halen fue un éxito Top 10 certificado platino, el grupo encabezó arenas en toda América del Norte, y ese mismo mes, el guitarrista se casó con la estrella de televisión Valerie Bertinelli. Pero éste no era el caso, Gene Simmons afirmaría más tarde que en ese momento, Eddie le confió que quería dejar su banda (debido a la fricción con David Lee Roth) y quería saber si podía unirse a Kiss, aunque el propio Eddie lo negaría más tarde.

De cualquier manera, la música de “Fair Warning” no mentía: se había ido el ambiente soleado y festivo de las canciones , reemplazadas por música oscura y letras descarnadas. Al igual que en el álbum anterior de Van Halen “Women and Children First”, no hubo ningún sencillo que llegara a las listas de éxitos. Pero en su conjunto, “Fair Warning” es uno de los álbumes más consistentes, experimentales y ferozmente rockeros de la banda de principio a fin. Y al igual que con su predecesor, los teclados continuaron abriéndose paso en los álbumes de Van Halen, plantando las semillas de un sonido que eventualmente estallaría en “1984” .

Calificación: 7.4 / 10


#7. For Unlawful Carnal Knowledge (1991)

A principios de los 90, la máquina de Van Halen avanzaba con el ciclo gira-álbum-gira, y “For Unlawful Carnal Knowledge” fue recibido con una cálida respuesta de los fanáticos, al menos comercialmente.  Debutó en el número 1 en las listas de álbumes de Billboard 200 y ocupó el lugar durante tres semanas en el verano de 1991, acompañado de una gira masiva. El álbum vio el regreso del clásico productor de Van Halen, Ted Templeman, quien trabajó con la banda en la era de David Lee Roth.

Hay una sensación general de seguridad en la composición y producción brillante de “For Unlawful Carnal Knowledge” .  Las escuchas repetidas revelan el enfoque profesional de la banda en la creación de canciones, uno que quizás era demasiado profesional para aventurarse lejos de la fórmula establecida. Estaba claro que la formula Rock-Pop con destellos cada ves menores de Metal, era eficaz, pero a partir de este punto se volvería obsoleta.

Calificación: 7.5 / 10


#6. Diver Down (1982)

Después de presentar una entrada agresiva y distopica con “Fair Warning” , Van Halen se volvió mas comercial para su próximo álbum “Diver Down” de 1982 debido a que la disquera aposto por reversionar clásicos temas al estilo Pop Metal que Van Halen comenzaría a forjar.

“Diver Down” fue ocasionalmente recibido con una tibia respuesta por parte de los fanáticos de la etapa más pesada de la banda. Sin embargo, el álbum tiene un encanto propio para aquellos que abrazaron la dirección pop (poderosa). 

Temas como “Where Have All the Good Times Gone!” de Kinks y la hermosa versión de Roy Orbison de “(Oh) Pretty Woman” que suenan muy bien manipuladas, convierte al álbum en uno de los trabajos de guitarra más emotivos y agradables que jamás haya grabado Eddie Van Halen. Lamentablemente, las pistas finales del álbum se desvían demasiado hacia la vibra de showtunes de David Lee Roth, y las exuberantes canciones de guitarra son fugaces.

Calificación: 7.9 / 10



#5. Van Halen II (1979)

Después del exitoso disco debut y 10 meses de gira, Van Halen entra en grabaciones de la secuela de tan grandioso proyecto, pero tambien era hora de demostrar que lo suyo no solo fue un golpe de suerte.

“Van Halen II” es el segundo álbum ideal para el mercado de las principales discográficas. Encontró a la banda moviendo la aguja creativa hacia adelante lo suficiente como para sentirse como una evolución, pero no tanto como para asustar a su creciente base de fans. 

Con el viento a sus espaldas, podrían ser indulgentes con buen gusto. David Lee Roth se sintió libre de chillar y chirriar a través de una versión del clásico de R&B “You’re No Good” (una canción que Linda Ronstadt había llevado al número 1 solo tres años antes). Eddie Van Halen incursionó en un solo de guitarra inspirado en Carlos Montoya y lo llamó, naturalmente, “Spanish Fly”. Y la sección rítmica tocó con la mezcla perfecta de abandono y moderación.

Este también fue el álbum en el que Templeman y su equipo de ingenieros se concentraron en cómo grabar mejor a Van Halen. Los solos de Lee Roth y Van Halen se adelantan un poco en la mezcla, pero por lo demás, todos los músicos suenan como si estuvieran en el mismo nivel, sin luchar por el espacio, sino ocupándolo juntos y listos para conquistar el mundo.

Calificación: 8.5 / 10


#4. OU812 (1988)

Con la segunda entrega de la era de Sammy Hagar, quedó claro en varios niveles que Van Halen era un animal diferente a la banda que había conquistado el mundo en su encarnación anterior. Al mismo tiempo, en 1988, el paradigma del Hard Rock que Van Halen había encabezado una década antes era ahora sinónimo del Hair Metal, y en muchos sentidos Van Halen simplemente ya no estaba en ese lugar (si es que alguna vez lo estuvo).

Después de dejar en el camino su clásico irrefutable “Jump”, Eddie Van Halen imaginó a la banda como un vehículo para el crecimiento y renovación. Es así que junto sus compañeros de banda lograron ese crecimiento por primera vez con “OU812” .

El octavo álbum de Van Halen muestra el trabajo de teclado de Eddie, con sintetizadores que dominan las canciones más que nunca. Dicho esto, “OU812” no es un álbum de rock-pop, ni siquiera un álbum de pop, sino un álbum de rock en espíritu y temperamento. Una placa mas, donde las baladas y temas melódicos cobran mayor protagonismo.

Calificación: 8.6 / 10


#3. 5150 (1986)

Este sería el primer álbum de Van Halen con Sammy Hagar, y es un gran esfuerzo por mantener el nivel de “1984”, que dejó muy alto el estatus de la banda. Cambiar de vocalista en este momento fue muy impactante para el público fanático de aquella época.

Pese a los temores, “5150”  es bastante bueno en muchos puntos, claramente es un álbum de transición. Se retoma con los sabores de teclado de “1984” y avanza hacia partes desconocidas mucho más melódicas. Musicalmente, la mayor parte de este álbum fue escrito con David Lee Roth todavía en la banda. En su autobiografía, “Crazy From The Heat” , Dave describe la música que Van Halen estaba escribiendo como “taciturna”, que refleja el estado de ánimo general de la banda.

Ahora, de vuelta a la guitarra. Parece que hay menos distorsión y menos solos en “5150”, que son reemplazados por los teclados. No creo que el trabajo con la guitarra sea tan bueno en este álbum como en el álbum debut de Van Halen, o incluso en cualquiera de sus trabajos anteriores a este. Pero cuando aparece la guitarra es fenomenal, mágico y engrana perfectamente con los teclados.

El único defecto de “5150” fue que es menos optimista que el rock de fiesta en el que se especializaron con Dave. Las hermosas baladas han reemplazado los guiños sarcásticos y las sonrisas de Dave. Sammy Hagar era obviamente un reemplazo adecuado; es un cantante, compositor y guitarrista consumado, y tiene una gran voz. Sin embargo, el ajuste fue incómodo al principio cuando Van Halen calzó a Hagar en las canciones escritas con Dave.

Calificación: 9.0 / 10


#2. Van Halen (1978)

Hay discos que sabes que van a ser grandes con tan solo verles la portada, y es el caso de este álbum. Y es que este disco es el comienzo de todo lo que iba a pasar en Los Angeles en la década siguiente a su lanzamiento. Desde los trabajos de Jimi Hendrix no se había escuchado una guitarra sonar así. En este disco debut parece que un extraterrestre se ha apoderado de las seis cuerdas de una forma innovadora (aunque algunos detractores lo niegan), pero es Edward Van Halen, que junto a sus tres compinches (su hermano Alex a la batería, Michael Anthony al bajo y el inimitable “Diamond” Dave Lee Roth a la voz) registran un terremoto sónico de 9,5 en la escala Richter.

Entonces, de cualquier manera, ya sea que Eddie lo haya inventado o no, ciertamente lo explotó para hacer riffs mas geniales que ningún otro Guitar Hero había hecho antes, al menos podemos darle crédito por eso. Además, ¿no construyó su propia guitarra y altavoz? Eso es solo una muestra del gran talento del holandés que llegó a tierras prometedoras para el Heavy Metal de entonces.

Calificación: 9.5 / 10


#1. 1984 (1984)

La formación original de Van Halen alcanzó su cúspide artístico y comercial con su último álbum “1984” (titulado oficialmente con números romanos MCMLXXXIV). Debido a una canción amigable para la radio con un video amigable para MTV (no hace falta decir cuál), el álbum tuvo un efecto de cruce pop inmediato que finalmente impulsó el álbum a la más alta posición, y las ventas de la banda hasta la fecha. Pero más allá del atractivo comercial del álbum, existe un núcleo sólido de composiciones de rock y una producción exquisita de Ted Templeman que demuestra a Van Halen en su apogeo absoluto.

Van Halen había crecido constantemente en popularidad desde su excelente álbum debut de 1978 hasta 1983, cuando ingresaron en el Libro Guinness de los récords mundiales como la “banda mejor pagada de todos los tiempos” por su encabezado en el Festival de Estados Unidos. Sin embargo, hubo algunos problemas creativos internos ya que el guitarrista Eddie Van Halen se había sentido insatisfecho por las concesiones que hizo a Templeman. Durante las sesiones de ese álbum, Roth rechazó la idea de desarrollar un riff de sintetizador de Eddie Van Halen en una canción completa (ese riff más tarde se volvería a utilizar para la canción “Jump”).

Como resultado, “1984” tiene más influencia de Eddie Van Halen que cualquier otro álbum. Siempre innovador, la técnica radical de Tapping de guitarra eléctrica de Van Halen aún está presente y se acomoda perfectamente a los sintetizadores del álbum. “1984″ alcanzó el puesto número 2 en las listas de álbumes de Billboard, irónicamente sería el último álbum de Van Halen con los cuatro miembros originales, ya que Roth dejó la banda después de la gira y no volvió a grabar con la banda hasta “A Different Kind of Truth” de 2012, que se grabó después de que Anthony ya había dejado la misma.

Calificación: 9.6 / 10






Josias

Soy un Boliviano que reside en Argentina. Médico de profesión, pero entusiasta y devorador de discos por las noches. Mi consigna es dar a conocer los proyectos bolivianos y latinoamericanos al mundo. Además que me gusta armar especiales para la página.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.