Review Clásico: MARILYN MANSON – Antichrist Superstar (1996)

Brian Hugh Warner, ¿personaje emblemático o charlatán? ¿Icono inmortal o moda del momento? ¿Anticristo o superestrella? Yo diría un poco de todo, nada de eso dirían los demás. Sin embargo, es innegable que la ahora inofensiva Marilyn Manson fue la figura mediática más comentada de los noventa, la última verdadera estrella del rock. Pero, ¿qué hay (o más bien había) detrás del abundante maquillaje y las lentes de colores, qué es lo que hizo que este nombre fuera genial? No quiero a los fanáticos más acérrimos, pero si solo hubiéramos hablado de música, dudo mucho que el famoso reverendo de la iglesia de satanás hubiera sido capaz de causar tal revuelo, sin quitarle nada a sus muchos, innegables picos cualitativos.

En cambio, analicemos estas palabras altisonantes: reverendo, satanás, anticristo, palabras simples diseñadas para expresar una cultura que ha dominado la cultura occidental durante demasiado tiempo, ciertamente no lo suficiente como para despertar un interés particular en ustedes que leen nuestras páginas (de hecho, diría que se trata de banalidad cotidiana), pero un disuasivo con una eficacia casi paradójica para el gran puñado de derechistas, moralistas, fanáticos y camaradas que salieron a la calle en cánticos de protesta alabando el escándalo y la blasfemia del siglo pasado.

En resumen, una verdadera bendición para ese astuto Manson, una oportunidad publicitaria que haría agua la boca a cualquier aspirante a artista. ¿Es esta la clave del espantoso éxito de este fenómeno extraño? ¡Así es! Sin embargo, la contradicción siempre está a la vuelta de la esquina cuando se trata de grandes nombres, lo que Manson fue capaz de poner es, de hecho, algo que va más allá de los clichés de los metaleros intransigentes. El clima en el que el anticristo ve la luz es la edad de oro de la música plástica, es la época de los Spice Girls y los Backstreet Boys, el rock está ahora de rodillas ante los nuevos fenómenos comerciales y el único rayo de luz parece ser la lánguida enfermedad del grunge. En esta época decadente han surgido grupos históricos que han construido su éxito sobre la destrucción de la indiferencia, como Korn,  Rammstein y, como bien saben, Marilyn Manson.

Por supuesto, también tendríamos que quejarnos de la originalidad escénica del reverendo, encontramos muchas “profanaciones” en Alice Cooper y en Black Sabbath, Marilyn Manson él es el amo indiscutible.

“Antichrist Superstar” abre las puertas de la fama y el éxito, hordas de cristianos enojados se unieron a la ya numerosa multitud de fanáticos que acudieron de todas partes para poder ver con sus propios ojos a este infame anticristo, este demonio que había escandalizado a la opinión pública.

Es producido (de hecho) por Trent Reznor, que una vez más también se ocupa del lanzamiento del disco con su sello, y el resto de la banda. La letra es obviamente de Manson, mientras que la música está escrita principalmente por Twiggy Ramirez y Madonna Wayne Gacy, que tendrá tanta importancia para el futuro de la banda.

El disco de basa en un concepto gracias a las ideologías de Nietzche, donde Manson comento lo siguiente de esta producción musical:

Hemos combinado todo tipo de simbologías, de cábalas, numerología, narcóticos y hasta el uso de la tecnología informática para crear una especie de “ritual musical” y sea lo más parecido a un Apocalipsis. Las letras y los ideales expresados en este álbum son las de un personaje llamado “anticristo superestrella”, interpretado por mi persona y por todas aquellas que conforman los Estados Unidos de América.

Aquellas personas que no admitan y no se percaten de lo que ha sucedido van a tener miedo y se sentirán ofendidos. Todo lo que me propuse realizar en Antichrist Superstar lo he conseguido. No me enfoqué exclusivamente al concepto del álbum, sino también en todo lo que las personas iban a comentar en torno a este trabajo musical, y en los ideales y pensamientos que pretendía mostrar.

Procuré dar un mensaje diferente y lo logré. Aprendí cómo la gente toma en serio la religión en Estados Unidos. Por eso fue importante realizar este trabajo musical, porque aprendí que la gente tiene un largo camino por recorrer cuando se trata de pensar en ideas diferentes, cuando se trata de Dios. A mí me gusta hablar de varios temas que a la mayoría de las personas les produce miedo

​La impresión es en cierto sentido autobiográfico, solo piensa en el pequeño Brian encerrado en un internado religioso, burlado por el resto del mundo, quien al crecer se convierte en la estrella de rock abrasiva, que escandaliza al mundo entero. Ciertamente hay una fuerte referencia a The Downward Spiral , la obra maestra de Trent Reznor , la estructura difiere en contenido, pero la forma está indudablemente inspirada en Nine Inch Nails .

El disco está plagado de obras maestras que se convertirán en auténticos caballos de batalla e himnos del rock de los noventa, pero junto a estos nos encontramos con canciones de mucho menor valor.

“Irresponsible Hate Anthem” es, sin duda, la mejor manera de comenzar con guitarras masivas, afiladas y bajos persecutorios para una pieza en nombre de un industrial que tiene sabor a Ministry , pero el estribillo desgarrador es todo fruto de la banda, hábil en dar vida a los cánticos violentos del estadio.

De bueno a mejor pasamos a la que probablemente sea la canción más popular de Manson, además de una de las más conocidas, “The Beautiful People” siempre seguirá siendo una obra maestra, no hay duda. La clave del éxito de esta pieza, escrita íntegramente por Ramírez, radica en la sencillez de la estructura, muy acorde con la tendencia clásica de verso / puente / coro, y la perfecta mezcla de instrumentos. La voz, la guitarra, el bajo, los teclados y la batería tienen su propio papel fundamental, sin que ninguno de los estados de ánimo prevalezca sobre los demás.

“Good Dried up, Tied And Dead To The World”, gracias a un manejo de la tensión muy preciso, no es uno de los mejores pero se puede escuchar con placer. “Torniquete” vuelve a ser indispensable, aquí encontramos la ira, la depresión, la pestilencia, toda la habilidad de Manson en concentrar los males del ser en una canción que golpea, una pieza que clava las uñas en la carne de los pobres oyentes, una sanguijuela terapéutica que cura el dolor con dolor. “Little Horn” , que lleva la firma de Ramírez y Reznor, es el primer indicio de fracaso, no está mal pero la agresividad de la pieza deja el tiempo que encuentra, sin despertar ninguna de las emociones que uno espera de una pieza del Manson de la época de “oro”.

“Cryporchid” es transitoria, significativa en la escucha continua del disco, pero inútil si se desconecta del contexto. En “Defomography” volvemos a encontrar la mano de Reznor y uno queda perplejo al ver que el resultado, una vez más, no es el mejor. Parece que el cerebro de Nine Inch Nails quiere impresionar a su marca, haciendo que sus intervenciones sean estresantes. Si no fuera por su reacción que encontraremos más adelante, mi opinión sobre él habría sido totalmente negativa. Tercera pista perdida con “Wormboy”, declaró ser el relleno. Si eres muy fanático y te desespera la evolución de este cronista, no se preocupe, los siguientes temas nos devuelve a niveles más que respetables.

“Mister Superstar” parece empezar tranquilamente, pero los atributos no tardan en llegar, una excelente canción firmada íntegramente por un Ramírez que saca a relucir guitarras de granito que dejan huella. Aplausos también por Ginger Fish, que hace añicos los tímpanos con su percusión, ciertamente no está entre los más precisos, pero sí que sabe ser incisivo. “Angel With The Scabbed Wings” lleva la firma de los tres grandes compositores del disco, Manson , Ramirez y Gacy para una de las piezas más bellas escritas por la banda. Guitarras enfermas, ritmos de apoyo y un grito de Manson sin precedentes durante casi cuatro minutos de música temblorosa y arrastrada.“Kinderfeld” pone fin a la metamorfosis del gusano, y también al ciclo de canciones mediocres.

La última parte del disco es la más incisiva, el anticristo se ha levantado y su obra de destrucción es ahora inminente. Imperdible en todos los conciertos, la pista principal que lleva el nombre del disco, podría valer la pena solo, un concentrado de energía para cantar en voz alta con el puño en alto. También “1996” en el que vuelve a aflorar el regusto de Ministry, y nada que objetar ni siquiera a “Minute Of Decay”, la única pieza escrita íntegramente por un Manson que nos ofrece una excelente prueba como compositor. Y aquí finalmente llegamos a ese famoso tiro de cola de Trent Reznor, logrando el culmen en alto con “The Reflecting God”. Siempre teniendo en cuenta al querido Reznor, si conoces su obra maestra ya mencionada (y si no lo conoces te sugiero que la arregles) seguro que recordarás esa perla que es Hurt, un maravilloso momento acústico al final de la ópera. Pues “Man That You Fear” no es menos, un gran final con un Manson inédito en ese momento, una balada acústica que marca la marcha final, la realización de los propios deseos que inevitablemente también lleva a la destrucción de los propios sueños. Por último, te recomiendo encarecidamente que eches un vistazo a los videoclips hechos para los sencillos, otra marca registrada de excelente calidad todo por Manson.

De Marilyn Manson se dicen muchas cosas positivas y negativas, dictados más por el prejuicio que por el análisis objetivo, sin diferencia alguna del prejuicio de quienes miran a quienes aman nuestra música con superficialidad y suficiencia. La trilogía mansoniana sigue siendo un producto musical de la más alta profundidad, y “Antichrist Superstar” es solo la primera pieza, soberbia pero aún incompleta. No me malinterpretes, en este disco hay piezas que Manson ya no podrá escribir, pero sigue siendo un producto inmaduro, una semilla que alcanzará la plena madurez en los fantásticos temas de “Mechanical Animals” y luego será definitivamente consumida en el aún excelente “Holy Wood”.

Una placa histórica que cumple hoy (8 de octubre) 24 años de una excelente, pero discutida, producción musical, un disco obligado en tu colección.

  • Sello: Nothing Records
  • Lanzamiento: 8 de Octubre, 1996
  • Género: Industrial Metal
Marilyn Manson - Antichrist Superstar
  • 9/10
    Producción - 9/10
  • 7.8/10
    Composición - 7.8/10
  • 8.3/10
    Replay Value - 8.3/10
  • 8.7/10
    Valoración Personal - 8.7/10
8.5/10

De Marilyn Manson se dicen muchas cosas positivas y negativas, dictados más por el prejuicio que por el análisis objetivo, sin diferencia alguna del prejuicio de quienes miran a quienes aman nuestra música con superficialidad y suficiencia. La trilogía mansoniana sigue siendo un producto musical de la más alta profundidad, y “Antichrist Superstar” es solo la primera pieza, soberbia pero aún incompleta. No me malinterpretes, en este disco hay piezas que Manson ya no podrá escribir, pero sigue siendo un producto inmaduro, una semilla que alcanzará la plena madurez en los fantásticos temas de “Mechanical Animals” y luego será definitivamente consumida en el aún excelente “Holy Wood”.

Una placa histórica que cumple hoy (8 de octubre) 24 años de una excelente, pero discutida, producción musical, un disco obligado en tu colección.

Josias

Soy un Boliviano que reside en Argentina. Médico de profesión, pero entusiasta y devorador de discos por las noches. Mi consigna es dar a conocer los proyectos bolivianos y latinoamericanos al mundo. Además que me gusta armar especiales para la página.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.