Review Clásico: DARK MOOR – The Gates Of Oblivion 🇪🇸 (2002)

  • 🎸 Symphonic Power Metal
  • 💿 Arise Records
  • 🌎 España
  • 📆 11 de Marzo, 2002

Por Michael Prado

Melodías que te invadirán el alma para siempre…

Al llegar el año 2002 tuvimos consigo también el arribo de tremendas obras discográficas para quienes degustamos este maravilloso subgénero conocido como Power Metal. Rhapsody of Fire nos deleitaba con su potentísimo “Power of the Dragonflame” (valga la redundancia), Blind Guardian llevaba el género a un nivel de majestuosidad incomparable con “A Night at the Opera”, Metalium la seguía rompiendo con su poderoso “Hero Nation – Chapter Three”, Rage daba continuidad a su nueva alineación con Victor Smolski y Mike Terrana acompañando a Peavey Wagner en el genial “Unity” (algunos de estos álbumes y otros más los pueden encontrar analizados en nuestro especial con los Mejores Discos de 2002), todo esto mientras en España el grupo conocido como Dark Moor preparaba los detalles para viajar a los estudios New Sin en Italia, donde Luigi Stefanini aguardaba por estos 6 grandiosos músicos, con cuyo talento consiguieron dar forma a lo que yo considero su mejor disco, y uno de los 10 mejores que he escuchado en mi vida.

Es que si bien la agrupación liderada desde sus inicios allá en 1993 por el guitarrista Enrik García ha lanzado posteriormente discos que me han llenado de manera muy grata como el formidable “Tarot” (2007), con sus 12 piezas que llevan el nombre de distintas cartas de la Arcana Mayor, o su posterior gran lanzamiento llamado “Autumnal” (2009), que bajo mi lupa es el mejor que han sacado con su actual cantante Alfred Romero, el nivel de calidad, musicalización y composición lírica alcanzado en este álbum ha sido reverenciado casi de manera unánime por toda su fanaticada, y créanme cuando les digo que aún en estos años actuales, inclusive muchos de los mejores álbumes que salen al mercado se quedan cortos ante el enorme despliegue musical que consiguieron en esa gran era dorada del Power Metal, antes de que este subgénero cayera en ciertos vicios que han dejado inconformes a algunos de sus seguidores.

Primera fila: Jorge Sáez (batería), Albert Maroto (guitarra) y Anan Kaddouri (bajo)
Segunda fila: Enrik García (guitarra), Elisa C. Martín (voz) y Roberto Peña de Camús (teclados)

El inicio de la melodía en la guitarra de Enrik García es como un vórtice que te tragará y no te dejará salir por nada del mundo hasta que termines de escuchar este magno disco, que comienza con la formidable y gloriosa “In The Heart of Stone”, la cual es todo un portento de maravilla y genialidad épica, presentando nuevamente el innegable talento de la Guerrera del Power Metal, Elisa Candelas Martín (quien desafortunadamente no es parte de la agrupación desde el 2003, y que actualmente prepara un álbum solista), cuya interpretación con su peculiar y enganchante voz nos hará corear toda la canción, verso por verso (como detalle, la letra de esta canción es de su autoría junto a su pareja en ese entonces, Laura Peña).

Luego de este brillante inicio avanzamos al pulso acelerado del doble bombo en pies del músico Jorge Sáez (actualmente exmiembro del grupo y baterista de Rancor, Soar y Slowburn), para dar frenético arranque a la segunda canción de este potente y maravilloso disco, intitulada “A New World”, la cual brinda mayor velocidad de la que por sí ya tuvimos en el anterior número del álbum. Una más desenfadada Elisa nos llevará de la mano de su voz a navegar los mares en las 3 carabelas que llegaron a América comandadas por Cristóbal Colón, en un relato que nos narra esta historia desde la perspectiva que los colonos y la Corona Española vieron el descubrimiento de estas (para ellos) nuevas tierras.

Seguidamente entramos al primer interludio del disco, que intitula al mismo, “The Gates Of Oblivion”, y es creación del buen Enrik García, instrumental que es un corto pero muy hermoso tema orquestal, tras del cual nos recibe una interesante melodía de teclados condimentada con los martilleos de Jorge Sáez a la caja de la batería, introduciéndonos a esta tercera pieza del disco que rinde tributo a uno de los más célebres escritores de la historia como lo es el insigne Edgar Allan Poe, haciendo multitud de referencias a sus escritos en esta maravillosa y monumental canción conocida como “Nevermore”, tal cual le dijo el cuervo de su historia homónima al protagonista de la misma. Punto alto en esta canción es el soberbio solo de guitarra que nos regala Enrik, de lo mejor que ha grabado en todos estos años.

Es el momento de que prosigamos ahora con una muy embelesante melodía medieval, evocativa de esos tiempos donde la espada era la ley que marcaba el orden en el mundo, y así era en las Tierras Medias, tema tratado en esta canción que se le conoce bajo el nombre de “Starsmaker (Elbereth)”, en directa referencia a un poema escrito por el genial J.R.R. Tolkien en el idioma sindarin, el cual es una oración de alabanza y petición a Varda, la más importante de las Valier. A destacar en gran manera la dulce interpretación vocal de Elisa, dejando en claro la gran calidad de su distintiva voz, de la cual siempre gozamos mucho sus fans cuando recibimos buenas nuevas de que procede a grabar algo nuevo.

“Mist in the Twilight” es el nombre del segundo interludio orquestal del disco, brillante creación nuevamente procedente del talento del gran Enrik. Y posteriormente a este bello descanso en este mar de inagotable energía, el teclado de Roberto Peña de Camús (exteclista del grupo, que además tuvo paso por Arwen, Dreamaker y Ebony Ark) nos abre las puertas a la siguiente obra musical en este laureado disco, la cual conocemos como “By The Strange Path Of Destiny”, la cual muestra lo que es capaz de componer el buen tecladista de esta maravillosa banda tanto musical como líricamente, mostrándonos una aventura donde al parecer un marino a la deriva es salvado por una sirena de su naufragio y llevado a un mundo de fantasía.

Termina esta canción y ahora toca el turno de que nos deleitemos sobremanera con la que considero el punto más alto del disco, mi canción favorita de esta obra maestra creada por estos incuestionables músicos. “The Night of the Age” presenta lo que yo menciono en este título: melodías que se grabarán en tu mente como si fueran talladas en la piedra para la posteridad eterna, y un estribillo que aún inconscientemente tararearás en determinados momentos. Estas son las canciones que hacen un disco musical algo que de veras es ARTE en toda la extensión de la palabra.

Llega el momento para bajar revoluciones después de tan acelerado y melodioso viaje, y descansar al arrullo de esta que será la mejor balada compuesta por la banda: “Your Symphony”. Una pletórica y emotiva letra llena de un romanticismo puro es la que Elisa tuvo a bien de crear para esta belleza de canción, cuya composición musical corre por parte de ella y el bajista Anan Kaddouri García (antiguo bajista del grupo). A ojos cerrados puedo decir que es de las mejores baladas que he escuchado en mi vida, y el solo acústico es bellísimo, además de que si no bastara, el acompañamiento instrumental en el mismo le da muchísimos puntos a favor.

La travesía debe seguir, y cual un hermoso amanecer, escuchamos ahora el tercer interludio del disco, creado por Jorge Sáez y el segundo guitarra del grupo Albert Maroto (quien también es parte del pasado de la banda y de Dreamaker), tema que le dieron el nombre de “The Citadel Of The Light”. Pasado este otro hermoso momento orquestal, la batería de Jorge vuelve a dar poderosos y sonoros golpes a la caja en tanto que la guitarra de Enrik va desenvolviendo una melodía que nos introduce a otra pieza llena de poder y magnificencia en sí, bautizada como “A Truth For Me”, que presenta una hermosa letra compuesta por Enrik y Francisco José García (letrista habitual del grupo), la cual parece hablar de un tema que a veces parece cansar de lo tanto que ha sido llevado a este arte como lo es el desamor, pero debo destacar que es una de las mejores letras que tratan este tema, y si le ponemos además la excelente interpretación que Elisa hace de la misma, pues nada puede salir mal.

Es cierto, ha sido un viaje maravilloso, pero todavía falta lo que en la versión normal del disco es la última escala, y definitivamente la más larga y épica de todas. Wolfgang Amadeus Mozart es sin lugar a discusiones de los músicos más comentados y reverenciados en la historia de la humanidad, y también de esos casos donde lamentablemente un talento glorioso nos deja a muy temprana edad. Elisa y Enrik quisieron rendirle tributo a su arte inmortal creando una composición épica de 11 minutos, basada en su Requiem en Re Menor, e intitulada de manera muy acertada “Dies Irae”. El resultado es impecable, lleno de calidad inolvidable, que seguramente daría mucha felicidad a este tan célebre compositor. Es otra de esas canciones que perdurarán para siempre en tu memoria (sobre todo si eres asiduo a la música clásica, y especialmente al arte de Mozart).

Las versiones japonesa y rusa poseen un bonus track conocido como “The Shadow of the Nile”, el cual es una composición más mid-tempo y con mucho contexto musical basado en el antiguo Egipto. Quizás no destaque tanto como el resto del disco, pero es muy digna de ser parte del mismo.

Finalmente la versión japonesa posee un bonus más, siendo este la canción “Mystery of Goddess”, una balada épica cantada con mucho sentimiento puro por parte de Elisa, dando vida a la letra en una composición musical realmente melodiosa.

El disco tuvo en el 2012 un relanzamiento que tuvo como bonus tracks el demo de la canción “Flying” del disco “Shadowland” (1999), y el excelente cover que la banda grabó para el tributo a Helloween hecho por la disquera Arise Records conocido como “The Keepers of Jericho” (2000) de la canción “Halloween”.

20 años han pasado tras su salida del grupo, y pese a que su sustituto Alfred Romero ha hecho gran labor, los fans nunca olvidarán el gran legado de Elisa C. Martín que ayudó a Dark Moor a consolidarse como el gran grupo de Power Metal que tantas alegrías nos ha dado a sus fans.

Yo considero a este disco uno más de los pilares fundamentales que dieron forma concreta a este fenómeno del Power Metal, y tuvo la buena dicha de ser parte de este período de tiempo que fue el cenit del mismo. Creo que la parte de la audiencia que no lo haya escuchado está desperdiciando tiempo de su vida si piensa seguir sin conocerlo. Garantizo totalmente que el deleite con este disco será pleno y absoluto.


Review Clásico: DARK MOOR - The Gates Of Oblivion (2002)

20 años han pasado desde que esta joya del Power Metal vio la luz y su calidad sigue tan fenomenal y grandiosa como desde el primer momento. El cénit de la carrera musical de Dark Moor se logra en las 12 canciones que lo componen, y que son una visita obligatoria para quienes son adeptos a este subgénero épico del Metal, o quienes estén interesados en viajar por sus sendas de leyenda.
9.6

Producción

9.0/10

Composición

9.5/10

Replay Value

10.0/10

Valoración Personal

10.0/10

Pros

  • El grupo alcanza su mejor desempeño a todo nivel en este álbum
  • Cada canción es inolvidable

Michael Prado

De Costa Rica para el mundo. Fan de la música DE VERDAD, hecha con sentimiento y verdadero amor al arte, sin importar el género, aunque debo admitir que doy amplia preferencia a lo que ha sido creado en Metal, Rock, música Celta, Clásica, soundtracks de Videojuegos, Electrónica y demás. Un abrazo y bendiciones para tod@s.

2 comentarios en «Review Clásico: DARK MOOR – The Gates Of Oblivion 🇪🇸 (2002)»

  • el agosto 11, 2022 a las 1:39 am
    Enlace permanente

    Producción

    9.5

    Composición

    0

    Replay Value

    7.5

    Valoración Personal

    0

    El album comentado es para mi, una obra maestra del metal.

    Respuesta
    • el agosto 11, 2022 a las 8:57 pm
      Enlace permanente

      Indudablemente, amigo. De lo mejor que ha salido de España para el mundo.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.