El Staff de The Dark Melody elige sus Mejores Discos de 2020

Por Staff – The Dark Melody

Recientemente completamos el listado con los Mejores 100 Discos de 2020, pero lo cierto es que ese listado responde a las elecciones personales de un solo miembro, nuestro director Alejandro Melgar. Por tanto, queremos mostrar también algunas elecciones del resto del staff que conforman el equipo de The Dark Melody, por lo que este artículo está dedicado a ellos.

Aclaraciones:

  • No hay restricciones sobre la cantidad de discos que cada miembro eligió. Algunos eligieron 5, otros 3, y otros solo uno.
  • Puede haber discos que se repitan en elecciones de distintos miembros.
  • La lista no está en ningún orden en particular.

Lestat Von Mondlicht – Reviewer

DRACONIAN « Under A Godless Veil »

El esperadísimo séptimo álbum de los maestros del gothic/doom Draconian ha sido lo mejor del presente año 2020.
Sin duda la espera de cinco años valió la pena, pues los suecos nos han brindado un álbum de inmejorable calidad. Lo que hace de Draconian una banda única dentro del doom metal es que, al mantenerse fieles a su estilo, saben explorarlo a la perfección, y siempre sacan algo innovador que deslumbra a sus seguidores. Y cuando crees que no pueden ir más allá, te sorprenden demostrándote lo contrario. Tal es el caso con este álbum. Brinda lo que uno espera recibir. Perfección y melancolía de
principio a fin
. Como no podía ser de otra manera. Por tanto, se alza como mi elección por excelencia para álbum del año.

Review Completo


PARADISE LOST « Obsidian »

Decimosexto título de los pioneros del death/doom británico. A lo largo de cada álbum, han sabido evolucionar su propuesta sin perderse en las experimentaciones, como le sucede a muchas bandas que, en su afán de reinventarse, terminan abandonando sus raíces. Ellos, sin embargo, tras un largo camino, regresaron
gloriosamente a la senda del doom metal
, y han procurado resignificarlo y matizarlo para conservar un sonido fresco, y que al mismo tiempo es capaz de transportarnos a sus años más gloriosos. “Obsidian” es la concreción de lo que una banda a la altura de Paradise Lost puede ofrecer: un álbum diverso que, en su espectro estilístico, preserva la esencia de todo un género. Y lo que es más importante, continúa preservándolos a ellos, después
de 32 años, como los maestros indiscutidos en el mismo.


MY DYING BRIDE « The Ghost of Orion »

El más reciente trabajo discográfico de los padres del doom metal tras 5 años de expectativa, en los que My Dying Bride sin duda alguna se han superado a sí mismos una vez más. Este sonido fresco en general que han logrado, mezclado con varios guiños al pasado, hace que los ingleses mantengan intacta su vigencia como maestros del doom metal. No se percibe tan pesado como otros álbumes, pues aquí prima el factor melancólico, sobrio y semi atmosférico, y aún así le da al oyente lo que espera recibir
de una banda a la altura. Un álbum que, sin hacer mayores destaques, ofrece lo justo y necesario para ser catalogado como una muestra de genuina calidad en el género, y que por demás refleja tantos años de trayectoria, siendo otra pieza más de un
impecable catálogo musical.


Elena Berriel – Reviewer, Instagram Manager

TESTAMENT « Titans of Creation »

Todavía llenos de energía thrashera, Testament lanza en 2020 “Titans of Creation”, un disco que no pierde el hilo de su gran trayectoria y fieles a la raíces del género. Su fiel artista diseñador de sus últimos discos y renombrado Eliran Kantor nos trae algo distinto a lo que conocemos de Testament, un artwork excelente que refleja muy bien el disco.

Nos adentramos al disco de fomar directa con “Children
Of The Next Level”
con un hachazo de riffs thrasheros por los grandes de Alex Skolnick y Eric Peterson. La voz de Chuck Billy poderosa y las grandes líneas de bajo por Steve Di Giorgio.
Seguimos con otra veloz pista “WW III” y una batería que explota con su doble bombo en poder del gran Gene Hoglan, como también lo hace en “Dream Deceiver”. “Night Of The Witch”, una pista de las más pesadas del disco, con unas voces aterradores derramando gruturales a lo loco por las voces de Eric y Chuck, y Gene con una velocidad única con sus raíces de death como lo hace en el tema “The Healers”. Steve se roba los temas con su increíble entrada de bajo en “City of Angels”, “Ishtars Gate” y “Code Of Hammurabi”.

Seguimos con el éxito de “Symptoms”, mucha técnica en guitarra, instrumentalmente excelente, una pista pegadiza. Sin dudas un temaso del disco. Una explosión thrashera con toda la escencia de la banda en ”False Prophet” y por otro lado una pista bastante atípica de la banda, “Curse Of Osiris”, con Chuck forzando su voz a unos agudos rasgados y una velocidad desquiciada. Cerrando con “Catacombs” una instrumental épica, con riffs, pianos y coros, termianndo con unos explosivos crash de batería que da fin a este gran disco.


Sebastián Cobas – Reviewer, Interviewer

ULVER « Flowers of Evil »

Los noruegos comandados por Kristoffer Rygg parecen haber encontrado un lugar donde se sienten realmente cómodos y un sonido que representa su presente. Tal vez sea por esto que a diferencia de lo que nos tienen acostumbrados a lo largo de sus 25 años de carrera, ahora repiten la fórmula de su anterior The Assassination of Julius Caesar (2017), synth pop y electrónica con una gran deuda a la década de los 80s. Por esta razón puede parecer que Flowers of Evil está uno o dos escalones por debajo que su antecesor, por la falta de sorpresa. Pero este disco mantiene el nivel de fineza y calidad musical a la que nos tienen acostumbrados, y eso viniendo de Ulver, es mucho. Aquellos que hemos seguido por años la banda sabemos que de todos modos solo es cuestión de tiempo antes que los lobos noruegos vuelvan a cambiar su pelaje.


DEFTONES « Ohms »

Deftones nos regalo con Ohms un álbum que se merece estar en el podio de sus mejores discos junto con Diamond Eyes (2010) y White Pony (2000). Bajo la producción de Terry Date la banda vuelve a sonar desafiante, ajustada e inspirada. La guitarra de Carpenter suena afiladísima llegando a coquetear con el thrash metal, el bajo de Sergio Vega tiene un mayor protagonismo, al igual que los arreglos de Frank Delgado y por su parte Chino Moreno se muestra tan agresivo como apasionado. No es un disco donde encontremos una renovación, o nuevos elementos, no es ese el encanto de Ohms, sino justamente el devolvernos todo aquello que nos gusta de Deftones de un modo fresco y revitalizado.


OCEANS OF SLUMBER « Oceans of Slumber »

Vaya sorpresa que me lleve con esta banda que hasta este disco era desconocida por mi (aunque es este su cuarto álbum). La escucha es sumamente disfrutable, un disco cargado de emoción, construido en base a contrastes, que hace uso de subgéneros como el metal gótico, el doom, el death, de momentos acústicos y pasajes llevados en base a blast beats, de voces guturales en contrapunto con la talentosísima Cammie Gilbert que pasa por momentos casi soul. Pero lo mas importante, construido en base a grandes canciones.

Review Completo

Entrevista: Cammie Gilbert


THE OCEAN « Phanerozoic II: Mesozoic | Cenozoic »

Cada vez más alejados del sludge y afianzando su estética sonora en una mezcla muy personal de post-metal y rock progresivo, The Ocean nos entrega en este disco su obra más completa, un disco complejo, que juega con las dinámicas, con diferentes matices y texturas y sin dudas la mejor versión de Loïc hasta la fecha, es muy notoria su evolución vocal. Con momentos ritmicos “a lo” Tool a guiños al death metal con blast beats y voces desgarradas como
nunca antes pasando por climas que podrían esperarse de bandas como Opeth o Katatonia, los alemanes nos entregan lo mejor de su discografía.


PARADISE LOST « Obsidian »

Sencillamente lo mejor de Paradise Lost desde que el baterista Lee Morris se alejara de la banda. Desde su vuelta a un sonido mas pesado nos han regalado temas increíbles pero a mi parecer este es el primer disco desde Symbol of Life (2002) que funciona tan bien como un todo. Los ingleses nos regalan sus momentos mas melancólicos y épicos, nos dejan ver como nunca parte de sus influencias pero lo hacen sonando totalmente personales y potenciados por una producción que si bien sigue la linea marcada en los últimos discos, suena notoriamente mas refinado que su antecesor. Recomendado para cualquier amante del metal.


Edwin Bejarano (Josias) – Reviewer, LATAM Specialist

OZZY OSBOURNE « Ordinary Man »

Es más que seguro que si susurramos el nombre de Ozzy Osbourne, para cualquier entusiasta del metal, el 99,9% de la respuesta serán criticas de reverencia y elogio. El Príncipe de las
Tinieblas está de regreso
, con apenas 71 años, y esta ya es la noticia del año; el “cómo” regresó es otro asunto y aquí sí, las críticas se admiten sin asombro. Ordinary Man es el undécimo largometraje de su carrera en solitario y para la ocasión el nativo
de Birmingham quiso rodearse de un equipo de verdaderas estrellas. La sección rítmica que aparece bajo la “alineación” está compuesta por Duff McKagan y Chad Smith , dos auténticos
instrumentistas y estrellas del rock establecidas, el mismo productor del disco Andrew Watt ofreció sus servicios a la guitarra.

Así también se hará una mención aparte para L’Ospite por
excelencia. Lamentablemente, todo venía bien, hasta que en las filas también aparecen dos figuras “externas”: los productores y raperos Post Malone y Travis Scott , que solo hacen daño al no hacer nada bien con el Sr. Osbourne y contribuyen a bajar la media en un registro que, debemos admitir, podría haber sido mucho mejor, si se omitían este par de canciones.

Sin embargo, podríamos acordar que este disco tiene dos partes, la primera y más larga, que consta de un repertorio magnifico, que deja varias canciones que llegan a retratar a un Ozzy Osbourne, quien perseguido por sus demonios que consumieron y aun desgastan su imagen, nos ponen más en contexto de su situación actual, bajo grandes himnos que pueden sobrellevar un disco que marca el regreso de un icono generacional que ha transitado a medio camino entre los pasajes seguros del pasado y entre nuevas perspectivas para él.

Y una segunda parte de dos canciones, donde hallamos esta “experimentación” -si encontramos el coraje para nombrarla- que resultó ser un fiasco total. Aun así no logra manchar la calidad del disco, no al menos para este cronista. Es así que -fuera de dichos temas- el disco puede considerarse uno de los mejores del año, con presencia de buenos temas que, pese a llevar la carga de un par de aberraciones, lo sobrepasan sin problemas.


PARADISE LOST « Obsidian »

Es el decimosexto trabajo que Paradise Lost, firmemente arraigados en su discografía, y lo hacen con una determinación que no se ve afectada por el paso del tiempo. Lo primero que salta inmediatamente a la vista y al oído de este disco es sin duda el meticuloso cuidado que se ha dedicado a cada uno de los elementos constituyentes. Una obra de arte que deja poco espacio a la interpretación, mezclando la mayoría de los elementos estéticos esperados del género en una única solución. Hermosa, limpia y estudiada en composición, logra no empalagar con toda una serie de iconos recurrentes en las sombrías fantasías, y tanto las calaveras como los motivos florales están lejos de parecer otro y obvio revoltijo de clichés sombríos y deprimentes.

Hecho que se viene reflejado con tan solo observar la portada. Obsidian, por lo tanto, no se esfuerza en lo más mínimo por captar inmediatamente la atención del oyente y logra mantenerla sin dejarla caer, ni siquiera por un minuto. Las partes más rítmicas y regulares son agradables de escuchar una y otra vez, con una composición inteligente que sabe cuándo insertar los principales destellos de creatividad.

Paradise Lost, impulsados ​​por una racha de inspiración y templados por una dilatada trayectoria en la que han sabido cosechar los frutos de la madurez. Y lo proyectaron en este material, el cual podemos considerar un catalizador para encontrar los problemas que se esconden detrás de un estado de sufrimiento. La reflexión sobre las propias acciones y consecuencias es un tema presente en Obsidian, y aunque no es posible saber en qué nivel se asienta este estado conflictivo en cada uno de nosotros, Paradise Lost logra con este disco darnos una representación fascinante de este género gracias a su sonido.


STRYPER « Even the Devil Believes »

Metal y religión cristiana, una relación conflictiva desde el principio. Es de conocimiento común, incluso para los no iniciados, que, desde sus primeros gritos, el ala más dura del rock ha sido catalogada como la “música del diablo” por excelencia; e igualmente no es un secreto que existen bandas, especialmente en el lado extremo, que se han subido conscientemente a la ola del satanismo y / o, más en general, la anti-religiosidad, para consolidar su vínculo con los fans y por difundir sus creencias agnósticas y polémicas hacia las religiones organizadas, la cristiana en particular.

Como suele suceder, toda acción da como resultado una reacción contraria, y aquí desde los años 80, se ha formado un pequeño pero significativo movimiento de bandas que proponían, en texto e imagen, promulgar dogmas cristianos y la “palabra de Dios” con poderosas melodías de metal. Los fundadores (así como los principales exponentes) de este movimiento, pronto llamado “rock cristiano” o “White Metal”, son sin duda los californianos Stryper .

Después de seguir toda su trayectoria a lo largo de los años y luego de desenterrar los álbumes de su época dorada (básicamente los 80) pude notar cómo la producción de Stryper -aunque no estuvo a la altura de los principales exponentes del género en su época- lograron
continuar el legado bajo términos honorables, dignos y constantes
, independientemente de cualquier otra valoración musical extra; como lo es la indumentaria “Amarillo y Negro al ataque”, que mantuvieron en un buen estatus su discografía casi intachable.

Stryper no se equivocaron e hicieron un álbum muy hermoso y cautivador. Puede que no sea el mejor de su carrera, pero ciertamente puede complacer a todos los fanáticos del viejo heavy metal. No es un disco que vaya a hacer historia, probablemente, pero es un disco que es capaz de desafiar sin miedo a la mayoría de los nuevos lanzamientos, y probablemente superar a un buen número de ellos, que merecen ser considerados uno de los mejores de este año. Pues este es un trabajo de una banda que lleva cuarenta años en escena, y que quizás se han hecho más famosos por su imagen cristiana que por sus innegables talentos, aun así llegó a cautivar a un metalhead, como yo, que nunca ha sido un fan o entusiasta de este género.


BURNING WITCHES « Dance With the Devil »

La banda femenina de heavy metal Burning Witches ha estado haciendo olas en muy poco tiempo. Vestidas con jeans y cuero, la banda está febrilmente comprometida con el verdadero, real y galopante trueno del heavy metal tradicional.

Tras firmar con Nuclear Blast para su bien recibido debut en 2018, Hexenhammer ,y luego de una gira por el mundo, no hubo tiempo para que Burning Witches se duerma en los laureles, no al menos en este año catastrófico. Logrando producir un manifiesto del heavy metal donde Burning Witches practican un sonido familiar para todos los fanáticos del metal ya que puedes encontrar todos los ingredientes fabulosos como la velocidad, riffs vertiginosos, solos colosales y mucho, mucho más. La banda claramente encarna el espíritu del heavy metal en su máxima expresión, y en Dance With the Devil cimientan su importancia en el género actual, y las
posicionan dentro del podio de bandas que son imprescindibles para ser escuchadas.

En general, amo el álbum. Los aspectos más destacados son muy altos, los problemas son bastante menores. No es perfecto, sin embargo, este trabajo mantiene un nivel compositivo, variado y lleno de poder, que mantienen al oyente en un climax continuo. Pues han tomado sus influencias y han destilado una versión actualizada del heavy metal clásico que todo el mundo debería dedicar un tiempo para comprobarlo. No puedo esperar para ver a dónde van a llegar estas Brujas con su proyecto.


SPIRIT ADRIFT « Enlightened in Eternity »

Spirit Adrift podría haber seguido la inclinación más accesible de Divided In Darkness de 2019 con más de lo mismo, pero eligió mezclar las cosas en un grado aún mayor con su cuarto álbum de larga duración. El tira y afloja entre Doom y el Metal tradicional que ha definido su estilo se ha vuelto a favor de este último, con más canciones que toman tempos optimistas. Las letras también han sufrido un notable ajuste de actitud con una perspectiva decididamente optimista y un énfasis en las imágenes galácticas metafísicas. Hay suficientes denominadores comunes para ayudar a Enlightened In Eternity, y encajar en su trayectoria que se viene estableciendo al pasar de los años. Aun así, este álbum puede ser su cambio de sonido más drástico hasta ahora.

Pero ¿qué vamos a encontrar en este disco?, pues una clara influencia de grupos como Iron Maiden,  Judas Priest, AC/DC en su faceta de rock mas setentera y ochentera, y como no temas más Doom recordándome inevitablemente a Black Sabbath o a Angel Witch

Obteniendo un sonido que tiene mucho que apreciar, desde el increíble trabajo de guitarra, los coros y los cambios de tempo magníficamente ejecutados de una canción a otra o incluso dentro de una. La banda realmente brilla en todos los niveles y merece mucho reconocimiento; pues el género ha explotado en los últimos 5 años, sin embargo, esta banda se destaca por la forma en que infunden el metal de los años 70 y 80 en su propia marca de doom / stoner. Si no has escuchado a esta banda antes, este es un gran punto de partida.

Entrevista: Nate Garrett


The Dark Melody Awards

Alejandro Melgar

Absoluto entusiasta del Metal en casi todas sus variantes y sub-géneros. Melómano, coleccionista de discos y experto en armar documentos, listas y rankings. La estructura me garantiza paz y organización. Amo las series, películas y estoy muy arraigado en la cultura pop, además de disfrutar la naturaleza y el aire libre. Y a pesar de todo esto, soy muy sensible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.