DELALMA – Delalma 🇪🇸 (Album Review)

  • 🎸 Heavy/Power Metal
  • 💿 Maldito Records
  • 🌎 España
  • 📆 13 de Enero, 2023

Por Michael Prado


UNA CARRERA MARCADA POR LAS IRONÍAS DE LOS FANS

Esta dimensión llamada “vida” está llena de tantas ironías, como las que rodean al cantante nacido en Oviedo, Asturias, llamado Ramón Lage.  Ironías que han marcado su carrera desde un punto en particular ocurrido en el año 2003…

En ese momento, es reclutado por el guitarrista y compositor Alberto Rionda, líder de la ya connotada agrupación Avalanch, para entrar junto al baterista Marco Álvarez, el guitarrista Dany León y el teclista Roberto Junquera a este icónico grupo de Power Metal, con el fin de darle nuevos aires, mismos que se hicieron totalmente notables con el en ese entonces muy controvertido, pero a día de hoy reverenciado y tenido en gran estima “Los Poetas Han Muerto” (2003).

No fueron pocas las críticas que se hicieron al gran cambio que hizo Rionda en la dirección de la banda, y sobre todo al performance de Ramón, tan distinto a la potencia abrumadora que manifestó Víctor en los grandiosos álbumes “Llanto de un Héroe” (1999) y “El Ángel Caído” (2001).  Se le tachó de “Bisbal metalero” y otros tantos despectivos más a Ramón, quien, pese a todo, siguió echando para adelante con Avalanch, y logró ganarse el respeto de propios y ajenos con cada lanzamiento nuevo de la banda, hasta que Rionda decidió iniciar algo nuevo con Alquimia, poniendo en stand-by a Avalanch en el 2012, tras el lanzamiento del recopilatorio “Del Cielo A La Tierra”.

Desde ese momento, poco se volvió a saber de Ramón en el mundo musical, salvo algunas colaboraciones que hizo durante esos años, donde aportó con su voz en proyectos como la Opera Metal Alborea o el proyecto Oscura Tentación de David Pérez en el 2015, otra con Mysterika en el 2016, con Omnia Transit en el 2019 y ese maravilloso dueto que hizo con Isra Ramos en la canción de Amadeüs, “Hijos de Madea”.

Pero lo cierto del caso es que todos los que aprendimos a disfrutar del nuevo Avalanch que surgió en ese 2003, echamos muchísimo de menos a Ramón, y como dirían aquellas líneas de la legendaria canción “Requiem” de Mägo de Oz:

“No he apreciado lo que he tenido

No lo he apreciado hasta que lo he perdido”

Con un look muy distinto al que le conocimos hace 20 años, pero con la misma intensidad en su gran voz, Ramón ha vuelto para deleite de quienes lo admiramos.

11 AÑOS DESPUÉS… HA VUELTO…

Vaya que es irónico…  Un cantante que muchos de entrada desdeñamos cuando nos tocó descubrir su trabajo inicial con Avalanch, terminamos clamando porque tuviera de nuevo cabida en el mundo musical de España, hasta que este 2022 se dio una conjunción de estrellas artísticas que prometía bastante, encabezada por el guitarrista Manuel Seoane (famoso por ser parte de Mägo de Oz, Sinbreed, Alderaan, Bürdel King, Burning Kingdom y su proyecto solista, además de haber estado anteriormente en Ars Amandi y Lujuria) y el teclista Manuel Ramil (quien actualmente es integrante de Avalanch y Mägo de Oz -aunque está próxima su partida de la banda liderada por Txus -, y ser el último miembro remanente en lo que quedó de Adventus, sin olvidar los pasos que tuvo por Warcry, Torquemada y Sauze), quienes sumaron a esta aventura al bajista Jesús Cámara (actual miembro de Death & Legacy) y al baterista Dave Lande (encargado de los parches en Celtian, y que fue integrante de Arion y Altar), sumando como el ingrediente final, la cereza en este pastel de hermosa contextura y buen porte a nuestro otrora menospreciado y hoy sumamente extrañado Ramón Lage.

Tras el anuncio oficial de la existencia de la agrupación, quienes nos hemos hecho conscientes del gran talento de Ramón (a quien hicimos de lado inicialmente todo por no ser el estereotipo del cantante Power Metalero, y que con cada disco nuevo de Avalanch nos fue sorprendiendo más y más con su enorme rango de tesituras y emociones que derramó en cada canción de esos hermosos 6 discos que dejó grabados con Rionda y compañía), empezamos a arder en impaciencia por escuchar lo que saldría de eso, y la dopamina se convirtió en serotonina a borbotones cuando el sencillo “La Cárcel de Cristal” fue presentado el día 18 de octubre del 2022, dejando en claro que la banda vendría a pisar fuerte y con gran demostración de talento, no solamente por parte de Ramón, sino de cada uno de los miembros de este nuevo grupo, que se llamaría DELALMA.

2 semanas antes, el grupo anticipó al público sobre la temática de su álbum debut, que llegaría a las tiendas discográficas y servicios de streaming el 13 de enero del 2023.  El álbum nos llevaría a conocer la convulsa vida de un hombre llamado Lázaro, hacinado en un sanatorio abandonado de una pequeña localidad llamada Cesuras durante más de 20 años, y que buscaría forjar finalmente el resurgir de su vida, una vida hundida por errores del pasado.

ESCAPANDO DE LA CÁRCEL DE CRISTAL…

La descarga emocional que resulta ser este álbum inicia con toques en las notas graves del piano, mientras poco a poco el resto de la instrumentación ingresa para dar un inicio Hard Rockero a “Acto de Fe”, primer acto de este álbum conceptual, donde podemos notar de viaje una producción bastante competente y pulida, inclusive para ser un álbum hecho en España.  Quizás el único detallito que le duele un tanto es que le meten más eco del necesario a la voz de Ramón, pero tampoco es algo para volverse loco.  La letra de la pieza nos introduce a conocer la problemática de Lázaro y sus luchas mentales, mientras los riffs de Seoane conducen el rumbo de la pieza, en tanto que el doble bombo de Dave se manifiesta por momentos, en una pieza que resulta un inicio potente y sobrio para el álbum.  Por ahí la sección instrumental referencia la melodía del estribillo de “Gates Of Babylon” de Rainbow.

El segundo acto de esta obra, “Renegar De Ti”, nos presenta una dosis de teclados algo modernistas por parte de Manuel Ramil, siguiendo las tendencias actuales, que a algunos gustarán y a otros irán a echar atrás, y mal que hacen si toman esa decisión, pues esta canción no es solamente ese ingrediente, que a veces enriquece de una manera muy valiosa las piezas.  Vamos, si acá tenemos un buen predominio del sonido del bajo, tan bien manejado por el señor Jesús Cámara, mientras el canto emotivo de Ramón nos lleva a seguir explorando el pasado y resentimientos de Lázaro.

Delalma quiso darse a mostrar con sencillos bastante poderosos, y una muestra bastante evidente de ello la hicieron con el segundo de ellos, “Mañana Vuelve A Oscurecer”, en la cual el grupo no se guarda nada y sale a patear traseros con la instrumentación y canto tan desenfadados y energizados, que no darán pie a para el frenesí, sobre todo un Ramón que saca gran partida a sus tonos más agrios y rasgados, dentro de una letra algo pesimista sobre el porvenir del protagonista de esta historia.

Ya lo he recalcado en reseñas anteriores, que la bajada en las revoluciones no quiere decir que el sentimiento decrezca.  Más bien suele ocurrir lo contrario, y esto nos sucede en la linda midtempo “Ritual”, en la cual escucharemos a un Ramón que oscila entre los tonos agresivos y los más emocionales (quizás no llegando al nivel de lo que demostró en el fascinante “El Ladrón De Sueños” (2009) de Avalanch, pero sí haciéndonos sentir como si las miserias de Lázaro fueran las nuestras).  No dudo que esta quizás se convierta en favorita de muchos, debido a su sentir tan profundo y contagioso.

El sentir en las notas que fluyen de la guitarra de Seoane da punto de partida a la hermosa “Y Aún Siento Estar Allí”, que nos da todavía más dosis de emociones encontradas y pasión en el manejo instrumental.  Ramón apela a tonos más suaves en su canto, para una letra que apela a la resignación ante las vicisitudes de la vida, con quizás el estribillo más coreable del álbum.  Pero ojo, que la pieza no es solamente calma, pues tras la primera aparición del estribillo crece en intensidad, cual si fuera sacada de un álbum de Progressive Metal.

Llegamos a la mitad del álbum, la cual es marcada por un bello interludio instrumental dirigido por el piano y el violín, nombrado “Pido A Dios”, cual si fuera el clamor de Lázaro al Omnipotente por una luz, una salida, para dejar atrás su vida marcada por desazones, desdichas y golpes del azar.  La segunda parte del instrumental es llevada de la mano de la guitarra acústica y el violín, conjugándose en preciosa armonía.

“La Última Noche” aparece abriendo la segunda mitad del álbum, cuya letra empieza a llenar de esperanza la vida de Lázaro y el ambiente del disco, con una entonación más optimista inclusive (Re Mayor).  El sabor que le dan los acordes de Seoane al entrelazarse con el ambiente que crean los teclados de Ramil nos hace querer alzar una luz al compás del ritmo que lleva Dave en la batería.  Esta es de esas piezas que llenan el corazón por la letra tan cálida que posee.

Así las cosas, el octavo escalón de este viaje resulta ser el de mayor duración, y quizás mi favorita de todo el disco.  10 minutos nos tomará atravesar la senda tan potente, emotiva y hermosa que Delalma ha creado en “Luz Ni Tiempo”, que en cierta medida me recuerda obras del ayer como “Las Ruinas Del Edén” (máxime iniciando con un ritmo similar al de aquella recordada pieza de “El Ángel Caído” (2001)).  Claro, hay muchas obvias diferencias entre esa legendaria canción y esta novel, que desde ya empezará a conquistar corazones y almas con su letra tan introspectiva y ese estribillo que también se volverá de los que harán cimbrar los muros de las salas donde esta agrupación se presente.  Las voces oscuras que se escuchan tras el estribillo también me hacen recordar la gloriosa “Niño” de “Los Poetas Han Muerto” (2003).  Vaya que es inevitable que las bandas asturianas beban del legado del señor Rionda, pero mientras sea hecho en buena manera como estos señores lo han logrado, no me quejo.  Y por favor, no nos perdamos cuando llegue la parte instrumental, donde la pieza crece todavía más en valor.

Nuevamente el disco nos lleva por rumbos midtempo con “¿Y Ahora Qué?”, que es marcada por los trazos notorios del bajo del señor Cámara (agradecemos que este instrumento resalte tanto y sea perceptible a lo largo de este álbum, pues a veces en el metal es un suplicio intentar seguirle el rastro a este instrumento tan subvalorado).  Lázaro quiere sucumbir ante la realidad, pero se resiste a ello, y el canto de Ramón, que refleja ese sentir de contienda, nuevamente se lleva los reflectores, mostrando que sigue siendo esa gran voz que convenció a quienes logramos aceptar lo que nos brindó del 2003 al 2011.  Manuel Seoane saca su mejor y más emocional repertorio de melodías en el solo que da conclusión a la pieza.

2 días antes de que el disco apareciera disponible para todos, el grupo presentó un tercer sencillo llamado “El Mirlo”, ave que se vuelve simbólica en esta historia, máxime pues estas habitan en el área donde se desarrolla el relato, y con las cuales se identifica de manera notable Lázaro, deseando ser como ellos, abrir sus alas y alzar vuelo lejos de su vacía y lastrada realidad.  Si alguno echaba en falta más pesadez en las guitarras, creo que acá los riffs más fuertes del álbum harán aparición, deleitando a quienes gustan de ese elemento.

Yo estoy casi seguro que todos los que estuvimos ansiosos por la llegada de este álbum, dicha ansia fue provocada gracias a la llegada de “La Cárcel De Cristal”, que fue el primer sencillo extraído del álbum, y vaya carta de presentación tan potente en sentimiento y construcción musical tuvieron como idea de elegir para tal menester.  El Ramón más versátil en su canto, donde sobre todo se luce en el hermoso estribillo de la pieza, nos seguirá conquistando (si hiciera falta que terminara de hacerlo).  El nombre de la pieza y la letra me hacen recordar tanto la mítica “The Glass Prison” de Dream Theater, tratando ambas de alguien que busca salir de una vida marcada por el alcoholismo.

Una hora y 6 minutos ha sido lo que nos ha llevado esta travesía artística, y el sonido del piano de Manuel Ramil, en conjunción con la guitarra española de Seoane toman el protagonismo de la hermosa balada que da cierre a este redondo, intitulada “Quédate” (vaya, se está haciendo costumbre que en España los discos cierren con una balada).  Los que hemos disfrutado de las baladas de Avalanch del 2003 al 2011, sabemos el enorme sentir que Ramón les proveyó con su voz, y para esta oportunidad, no es la excepción, pues el asturiano que fuera tan injustamente menospreciado vuelve a romperla en otra de sus mejores interpretaciones.

Así es, amigos.  La espera fue larga y angustiosa, pero es grato decir que, a día de hoy, rodeado de un brillante elenco de músicos cuya calidad está más que comprobada, Ramón Lage ha retomado su carrera musical, la cual esperamos llegue a ser igual o más próspera de lo que fue en la década de los 2000, donde nos dejó grabados auténticas joyas que todos deberían conocer.  Y no dudo que en unos años se hablará también de manera muy positiva sobre el hermoso álbum que Ramón, Seoane, Manuel, Dave y Jesús han construido, que desde ya lo digo, costará que haya otro álbum hecho en España a lo largo de este año que logre superarlo.  Han dejado la vara bastante alta a todo nivel, con un compendio de 12 bellas canciones que nos narran una historia conmovedora e interpretada de gran manera.

DELALMA - Delalma

12 años largos han pasado, y finalmente la espera por el regreso de Ramón Lage a la actividad musical ha llegado, con un disco hermoso y de gran interpretación no solo de su parte, sino del resto de integrantes de esta novel agrupación, que estamos seguros dará de qué hablar en los años venideros con su gran arte.
9.2

Producción

9.0/10

Composición

9.2/10

Replay Value

9.2/10

Valoración Personal

9.4/10

Pros

  • El regreso tan anhelado de Ramón Lage es una realidad
  • Los instrumentistas son de gran calidad
  • Las canciones son bellamente construidas

Cons

  • La voz de Ramón no le hace falta tanto eco. Esto empaña una producción que pudo haber sido perfecta sin este asuntillo.

Michael Prado

De Costa Rica para el mundo. Fan de la música DE VERDAD, hecha con sentimiento y verdadero amor al arte, sin importar el género, aunque debo admitir que doy amplia preferencia a lo que ha sido creado en Metal, Rock, música Celta, Clásica, soundtracks de Videojuegos, Electrónica y demás. Un abrazo y bendiciones para tod@s.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.