Mike Mills (TOEHIDER): “Quiero que mi música sea un reflejo de las emociones humanas: tristeza, enojo, felicidad, emoción…”

Por Alejandro Melgar

Si hay un proyecto que merece mucho más del reconocimiento que tiene, ese es Toehider. Como la criatura del vocalista y multi-instrumentista australiano Mike Mills, conocido principalmente por sus trabajos junto al mastermind Arjen Lucassen en Ayreon. Sin embargo, Toehider es una entidad con vida propia que existe hace más de 12 años y ha liberado cuatro discos de estudio e innumerables EPs.

Su sonido puede entrar dentro del espectro del Rock Progresivo, pero la realidad es que con su música nunca se sabe qué esperar, con melodías que nos transportan a casi cualquier clima imaginable, guiadas por la excéntrica voz de Mills, quien posee un rango vocal envidiable y que puede superar incluso al de los vocalistas más consagrados.

En una entrevista inusual e inesperada, tuvimos el gusto de charlar con Mike acerca de este proyecto y sus incursiones musicales.

Tu proyecto es algo bastante único dentro del mundo del Rock Progresivo. En mi opinión es una de las banda más infravaloradas y debería tener más reconocimiento del que tiene. ¿Te interesa la fama y tener más reconocimiento o no es algo que esté dentro de tus planes?

No es algo en lo que piense demasiado. Obviamente siempre es preferible tener más gente prestando atención y disfrutando lo que haces, tener más audiencia en los shows, cosas así. Pero no soy muy bueno en comprometerme, el nombre Toehider es bastante extraño, la música varía entre un estilo y otro, pero eso es lo que realmente disfruto. Más que volverme más popular, lo que me gusta es desafiar a la gente, es lo más divertido.

Tu reciente álbum “I Like It”, editado el año pasado, fue elegido por mi personalmente para estar dentro de los 100 Mejores Discos de 2020. Como en anteriores entregas, en él no sabemos qué esperar y encontramos muchos géneros musicales representados. ¿Cuál es tu inspiración a la hora de determinar la dirección artística de un disco? ¿Tienes algo planeado o simplemente dejas volar tu imaginación?

Creo que esa última es una definición más acertada (risas). Como te dije anteriormente, extrañamente trato de evitar tener un estilo o un sonido definido, lo cual probablemente no es muy bueno desde una perspectiva de marketing (risas). Disfruto de tener muchas bifurcaciones, muchos “sabores” en las canciones.

Me gustan las bandas de los 60 y 70 como The Beatles y Queen, cosas así, donde se siente que cada canción es un paso en una dirección diferente. Cuando piensas en canciones como “Crazy Little Thing Called Love”, “The Prophet’s Song”, “Bohemian Rhapsody”, “Another One Bites the Dust” o “I Want to Break Free” de Queen, tal vez en su momento alguien escuchaba una de esas canciones en la radio y no reconocía qué banda era. Creo que The Beatles también tenía un concepto similar. En esa época era más común que las bandas tuvieran esa libertad de probar distintos sonidos, hoy en día es muy riesgoso hacer eso, hay demasiadas bandas y si no le das al oyente seguridad y consistencia, tienes el peligro de que pierdan interés. Pero para mi es más importante satisfacer mi curiosidad, ver si puedo salirme con la mía.

Es cierto, es bueno recapturar ese feeling de los 60 o los 70, no muchas bandas toman esos riesgos hoy en día. Veo que estas promocionando actualmente el disco “I Like It”. ¿Va a ser lanzado nuevamente?

Sí.. muchas las canciones fueron escritas y grabadas en 2018 y lanzdas a través de Patreon, para la gente que se suscribió. Pero el álbum se lanzó oficialmente en Septiembre de 2020, luego firmé con una nueva agencia de PR en Norteamérica, por lo que se podría ver como un re-lanzamiento, la verdad no entiendo toda esa parte “técnica” (risas).

Tu rango vocal es una de las características principales que se destacan al escuchar la música de Toehider y tus otras incursiones. También eres uno de los cantantes más veloces que he escuchado, con una técnica increíble para cantar estrofas rápidamente sin perder pronunciación. ¿Eso es algo que se te da naturalmente o tuviste que estudiarlo?

Nunca tomé lecciones de canto o algo similar. Todo lo que hago lo aprendí yo mismo, viene de escuchar mucha música, muchos estilos. Vengo cantando y presentándome en vivo desde muy joven, así que se desarrolló naturalmente con el tiempo.

El tema del rango vocal creo que viene de haber escuchado los viejos álbumes de Deep Purple y Iron Maiden, o más adelante cosas como Helloween y meterme más con el Power Metal. Pero también mucho de música Soul, ese tipo de gritos agudos y energéticos son excitantes para mi. En términos de rapidez, podría decir que viene de bandas como System of A Down, donde aparecen estas “ráfagas de fuego”, muchas sílabas y palabras, creo que de ahí es donde viene.

En el pasado cuando arrancaste con el proyecto tuviste la idea loca de editar 12 EPs en 12 meses. ¿Cómo llegaste a lograr esa gigantesca hazaña? ¿Tenías vida?

Creo que no estaba ocupado en muchas cosas en ese momento, venía de tocar con otra banda que se desmoronó por falta de dirección, y estábamos cansados de gastar dinero en el estudio y costos de producción, y nunca estuvimos felices sobre cómo sonaba, por lo que nos disolvimos. También tuve una separación en ese momento y estaba tomando mucho, tenía que hacer algo para mantenerme distraido, motivado, ocupado.

En ese momento, hace más de 10 años, los equipos de grabación caseros comenzaron a tornarse asequibles, así que se volvió algo realista para mi poder hacer todo yo mismo. Todo nació de tener muchas ideas musicales que no encajaban con ninguna de las bandas en las que estaba, además de querer mejorar en los aspectos de la producción musical. Así que pensé que sacar un EP por mes sería un buen ejercicio de producción, además de tener muchos sentimientos que quería expresar.

Como ha mucha gente le ha pasado, llegué a conocerte a través de tus participaciones en Ayreon. Arjen Lucassen siempre crea papeles excéntricos y bizarros para ti, como el androide TH-1 en “The Source” (2017) o la estatua que cobra vida en “Transitus” (2020). ¿Te sientes cómodo con estos papeles?

Absolutamente, cuanto más ridículo mejor (risas). Me gusta que no sean personajes humanos básicos, es muy divertido así. Siempre me entusiasma trabajar con Arjen, no puedo dejar de decir cosas buenas sobre él, es brillante. Como dijiste, esto abrió muchas puertas y le dio mucha exposición a lo que estaba haciendo con Toehider. Poder formar parte de un proyecto tan grande fue un sueño hecho realidad, algo así como un cuento de hadas de Rock Progresivo (risas).

Algo que siempre me llamó la atención es tu participación en la canción “The Day That the World Breaks Down”, donde tu línea vocal llena de 0s y 1s fue compuesta por ti, y Arjen solo te dijo qué tenías que cantar. ¿Cómo se te ocurrió semejante melodía dada una letra tan acotada?

El también me dio una estructura básica de acordes, algunos acordes básicos en un sintentizador, además del patrón de 0s y 1s, que deletrea “Trust TH-1” o algo así. Todo vino de mucha improvisación, apretar “Rec” e improvisar muchos 0s y 1s y luego editarlo en la computadora y determinar vocales consistentes, agregar armonías, vocalización extra a esa primera capa. Llevó su tiempo, creo que estuve una semana para completarlo, pero si definitivamente tiene ese sabor a Queen.

Destaco también tu participación en las live performances de Ayeron, en particular tu rendición de Rage y el Padre en “The Theater Equation” (2016), la representación musical y teatral de “The Human Equation” (2004). ¿Qué tienes en cuenta a la hora de representar un papel tan fuerte y con tanto peso?

Esa fue una experiencia interesante. Además de Devin Townsend, el otro cantante original del disco que no estaba en el show fue Mikael Åkerfeldtde Opeth, creo que todos los otros cantantes originales sí estaban. Tuve bastante presión allí porque primero que nada, no sueno en nada parecido a Devin Townsend (risas), pero no podía decir que no a una oportunidad así, así que lo hice en mi propio estilo, le agregué mi propio “giro” al personaje. Por no poder decirlo de otra manera, se tornó algo más “cómico”… (piensa) no, tal vez no cómico, sino cómico en el sentido de venir de una historieta cómica, o algo por el estilo.

Pero fue una experiencia polarizante, Devin Townsend tiene una base de fans muy fuerte y cuando escucharon mi interpretación, algunos no estaban muy felices de cómo lo hice. En ese punto de mi carrera aún no había tenido esa experiencia de tener críticas a ese nivel de tener que ver y leer cosas, gente diciendo que me odiaba (risas), fue la primera vez que experimenté ese tipo de críticas. Pero fue una grandiosa experiencia de aprendizaje, no me arrepiento de nada y me divertí mucho, eso es lo que cuenta.

¿Estás siguiendo a algún artista reciente? ¿Qué tipo de música escuchas actualmente?

Creo que lo difícil es encontrar el tiempo para escuchar música. Acabo de terminar de escribir y grabar el próximo álbum de Toehider, y paso tanto tiempo trabajando en mi propia música (se ha transformado en mi trabajo a tiempo completo), que cuando tengo tiempo libre no estoy tan interesado en escuchar música, prefiero salir afuera a mirar los pájaros, o ver algo en Netflix, cosas así. Es frustrante ya que siento que me estoy perdiendo mucha música increíble.

Y no estoy muy seguro de qué hacer con eso. Creo que esta época es probablemente la mejor en la historia particularmente para este estilo, Prog o Progressive Metal, hay demasiadas cosas muy buenas y fácilmente accesibles. Se siente frustrante no tener el tiempo o la paciencia (aunque más el tiempo) de escuchar todo.

Mencionaste que estás terminando un disco nuevo de Toehider. ¿Cuándo será lanzado?

Tengo la esperanza de que sea para fin de año. De momento estuve escribiendo letras y melodías vocales, y musicalmente está terminado. Es la primera vez que me enfoqué primero en las letras y luego en la música, lleva un tiempo, las letras son un proceso lento para mi porque tiendo a sobreanalizar todo, cada línea, cada detalle. Pero sí, el plan es tener todo listo para fin de año.

Ya que estás en etapa de promoción, ¿hay algún plan de llevar al vivo la experiencia de Toehider en algún escenario más grande y una producción más teatral?

De momento no hay planes por todo el tema de la pandemia, obviamente. Eso sería un sueño, poder lograr algo más elaborado y a mayor escala, pero lograr ese tipo de producción implicaría vender un montón de entradas para costearlo, y es un proceso muy lento. Pero sí, eso sería el objetivo, lograr construir algo más teatral y una producción más elaborada.

Por último me gustaría pedirte un mensaje para tus seguidores de latinoamérica que no conozcan tu música. ¿Cómo los acercarías a tu propuesta?

Creo que la mejor descripción es tener en cuenta el concepto que te nombraba antes de bandas de los 60 y 70, en términos de que mis discos son una reflexión del espectro de las emociones humanas. Como seres humanos todos nos sentimos tristes, enojados, felices y emocionados, perdidos, y todas las emociones en el medio. Quiero que mi música sea un reflejo de eso, no quiero solamente enfocarme en el enojo o el humor o la felicidad o la tristeza, quiero que que se refleje como me siento como persona. Creo que esa es la mejor forma de describirla.


“I Like It” fue galardonado con el puesto #92 en nuestro listado de Los 100 Mejores Discos de 2020. El mismo será relanzado el próximo 9 de Abril a través de Bird Robe’s Records.

En su momento dijimos lo siguiente:

El multifacético, excéntrico y bizarro Michael Mills está de regreso con una nueva incursión de su proyecto Toehider, un vehículo conductor de sus fantasías musicales más retorcidas y enajenantes, en donde da rienda suelta a su imaginación y se generan momentos memorables que no vamos a encontrar en ningún otro lado. No se extraña que Mills haya sido reclutado por el mismísimo Arjen Lucassen en los tres últimos discos de Ayreon, el tipo hace lo que quiere con su garganta y es una de las voces más privilegiadas de nuestro tiempo. En ‘I Like It!’ vamos a encontrar una montaña rusa de sonidos, emociones y matices que van desde el rock progresivo más tradicional, el pop mainstream, la locura inclasificable y hasta un experimento de power metal perdido por ahí.

Alejandro Melgar

Absoluto entusiasta del Metal en casi todas sus variantes y sub-géneros. Melómano, coleccionista de discos y experto en armar documentos, listas y rankings. La estructura me garantiza paz y organización. Amo las series, películas y estoy muy arraigado en la cultura pop, además de disfrutar la naturaleza y el aire libre. Y a pesar de todo esto, soy muy sensible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.