Review Clásico: THE DARK ELEMENT – The Dark Element (2017)

Por Lestat von Mondlicht

Aquí Lestat con una nueva review para The Dark Melody. En esta ocasión hablaremos de un álbum más reciente, perteneciente a un proyecto nacido en los últimos años, que brinda aires renovados a un género en desarrollo desde hace muchos años. Hablamos del álbum debut homónimo de The Dark Element.

Para empezar diremos que este proyecto nació hacia 2016 cuando el sello discográfico Frontiers Records le ofreció a Jani Liimatainen (Insomnium, Cain’s Offering, ex–Sonata Arctica) el poder grabar y lanzar un nuevo álbum. Liimatainen decidió entonces trabajar con una vocalista femenina, para variar de sus trabajos previos. Entonces se anunció que Anette Olzon (ex–Nightwish) sería la elegida. Eventualmente se sumarían el bajista Jonas Kuhlberg y el baterista Jani Hurula (ambos miembros de Cain’s Offering).

Actualmente la banda cuenta con dos álbumes en su haber, incluyendo su más reciente lanzamiento “Songs The Night Sings” del 2019, en el que participó Rolf Pilve (Stratovarius) como nuevo baterista.

Ahora bien, retomando el tema central, hacia el año 2017 lanzaron su álbum debut autotitulado. El mismo hace gala de un symphonic metal bastante pulido, con toques más modernos y elementos de heavy metal. Asimismo, este álbum marcó el regreso de Anette Olzon al metal, tras algunos años de descanso, en los que procuró iniciar una carrera solista.

Se compone de 11 canciones, todas variadas entre sí. Comenzando por la canción titular, “The Dark Element”, que tras una intro de teclados da paso a las trepidantes guitarras de Jani y teclados que rescatan algo de la esencia Sonata Arctica y un poco del Stratovarius reciente. Luego tenemos la voz de Anette, que se aprecia regresando al esplendor metaloso que dejó en sus años en Nightwish, todo conjugado entre riffs poderosos, teclados opulentos y dinámica batería.

“My Sweet Mystery” fue el primer sencillo del álbum, acompañado por un video oficial. Aquí las revoluciones bajan un poco, mostrándonos un metal más comedido, guardando similitudes con Nightwish en cuanto a la performance vocal. Los arreglos “techno” siguen presentes, así como los múltiples cambios que mantienen la canción dinámica hasta el espectacular solo de Jani, que culmina con un tremolo picking muy reminiscente al estilo del fallecido Eddie Van Halen.

“Last Good Day” realiza contrastes más marcados entre estrofas calmas con total protagonismo a la voz de Anette y los estribillos más frenéticos con más dinamismo vocal y realce sinfónico con guitarras agresivas, lo cual se mantiene hacia el final de la canción. En “Here’s To You” vemos un despliegue un tanto más de heavy clásico, manteniendo los contrastes entre estrofas y estribillos al comienzo, pero dando más power a la segunda estrofa. El feeling general recuerda un poco a “Bye Bye Beautiful” de Nightwish, en el que la propia Anette era la flamante nueva cantante, así como ciertas vibras de Sonata. Una canción realmente pegadiza y bien lograda.

“Someone You Used To Know” sería la primera balada del álbum, con predominancia de piano y teclados durante el primer minuto. Luego se suman guitarras acústicas, y hacia el segundo estribillo hace su entrada la batería, mostrando un progresivo aumento de intensidad y arreglos que, tras un solo acústico y un breve verso con Anette acompañada por piano, estallan en su máximo despliegue symphonic metal. “Dead To Me” retoma el power de las primeras canciones, añadiendo aquí a Niilo Sevänen (Insomnium) como vocalista invitado. Se percibe la opulencia de los teclados y la contundencia de las guitarras con toda la firmeza, y una Anette que brilla en su performance, en especial transmitiendo el mensaje de la letra que, muchos opinan, va dirigida a Nightwish.

“Halo” adquiere una vibra más “futurista” desde el inicio. Los riffs poseen un power realmente intenso y pegadizo, así como el ritmo general de la canción. Se destaca el uso de guitarra acústica durante los versos, complementado eventualmente por las 7 cuerdas implacables de Jani. En “I Cannot Raise The Dead” nos llama la atención la intro de corte electro, siempre condimentando de forma impecable la voz de Anette. Al entrar la full banda vemos un despliegue bastante coherente con lo visto hasta el momento, siendo una canción más a mid–tempo, con arreglos un tanto más sencillos, incluyendo el solo de Jani.

“The Ghost And The Reaper” fue otro de los sencillos del álbum, también acompañado por un video oficial. Su vibra general es similar a la de “My Sweet Mystery”, pero de alguna forma se percibe un poco más intensa, también realizando múltiples cambios de escala para mantenerla interesante, tal vez dándole un toque prog. Aquí casi no hay contrastes, es todo guitarrazo al grano desde el inicio. Recién sobre el final se hace una breve pausa, pero el ritmo constante de la batería nos mantiene en headbanging.

“Heaven Of Your Heart” es la otra balada del álbum. Nuevamente la presencia del piano armoniza con Anette y su despliegue vocal. Hacia el estribillo percibimos fuertes vibras Stratovarius con la mayor incidencia de los teclados. A diferencia de “Someone You Used To Know”, aquí apenas aparecen guitarras y la batería está prácticamente ausente.

Finalmente, en “Only One Who Knows Me”, tenemos el épico y solemne cierre del álbum. El ritmo de batería fluctúa conforme las guitarras modulan escalas e intensidad. Naturalmente, Anette mantiene un desempeño constante e impecable, que llega a su climax en los estribillos. En general sería la canción menos compleja en materia de arreglos, pero que brinda una espectacular conclusión a la travesía, sobre todo con el solo del final.

Resumiendo, “The Dark Element” es uno de los álbumes de symphonic metal con sonido más fresco de los últimos años. Es claro que de la conjunción de Anette Olzon y Jani Liimatainen debía salir algo magistral, una muestra definitiva de que el metal en cualquiera de sus vertientes puede reexplorarse y reinventarse constantemente, entre guiños a las épocas doradas y miradas hacia un futuro prometedor. Como álbum debut, es sin duda una carta de presentación del proyecto digna de la trayectoria de este genio finlandés.

Aquí abajo tendrás los links para escucharlo. Puedes dejar en los comentarios tu opinión sobre el álbum. Nos encantará leerte!


Lestat es Guitarrista/compositor en Crimson Soul y After Dark. Diseñador Gráfico, futuro escritor publicado, creador de contenidos multimedia. Ávido entusiasta del metal en todas sus expresiones.

The Dark Element - The Dark Element (2017)

Uno de los álbumes de symphonic metal con sonido más fresco de los últimos años. Una muestra definitiva de que el metal en cualquiera de sus vertientes puede reexplorarse y reinventarse constantemente, entre guiños a las épocas doradas y miradas hacia un futuro prometedor.
8.5

Producción

9.0/10

Composición

8.0/10

Replay Value

8.5/10

Valoración Personal

8.5/10

Dark Collaborator

Distintos colaboradores globales que aportan sus ideas y conocimiento al mundo de The Dark Melody, de manera esporádica y sin ataduras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.