Review Clásico: KATATONIA – Discouraged Ones (1998)

Por Lestat Von Mondlicht

Bienvenidos a una nueva review en The Dark Melody. Hoy toca hablar de un álbum clásico y fundamental en la discografía de una banda legendaria en el metal progresivo. Nos referimos a los suecos de Katatonia con su tercer álbum “Discouraged Ones“, lanzado en 1998.

La banda liderada por Jonas Renkse y Anders Nyström comenzó en 1991 en un estilo death y black/doom, muy distinto del metal progresivo que los define hoy día. Tras un par de EPs, su “Dance Of December Souls“, de 1993, marcó su primer pisada dentro de una propuesta extrema, como ya se veía por aquellos años a través de otras bandas de la escena. Es recordado por ser el primer (y único) álbum en que Jonas Renkse cantaría con voces provenientes del black, estilo que abandonaría rápidamente tras la salida del posterior EP “For Funerals To Come” en 1995.

En el siguiente álbum, “Brave Murder Day“, de 1996, la banda contó con la participación de Mikael Åkerfeldt (Opeth, ex–Bloodbath) para las voces guturales. Dicha colaboración se extendería hasta el EP “Sounds Of Decay” lanzado al año siguiente. En estos dos lanzamientos comenzaríamos a ver indicios del eventual sonido que Katatonia adoptaría en años posteriores, caracterizado por riffs contundentes, momentos melódicos y atmósferas mayormente depresivas.

Ahora bien, la discografía de Katatonia se extiende a lo largo de casi 30 años de lanzamientos con una evolución constante en su sonido, logrando que cada álbum sea mejor que el anterior en todo sentido, mutando su propuesta hacia un estilo cada vez más propio, oscuro y cargado de melancolía y expresiva complejidad. Sin embargo, como anunciamos al principio, hoy nos enfocaremos en su tercer álbum de estudio, “Discouraged Ones“, ya que éste fue la piedra angular en el estilo que definiría a la banda de allí en más, el primero en dejar de lado los elementos más extremos para concentrarse en un sonido mucho más melódico pero conservando su oscuridad característica.

Discouraged Ones” fue lanzado en 1998. Marcó el inicio de una nueva etapa en la impronta de Katatonia, que hasta entonces venían realizando un death/doom con algunos elementos de gothic metal. Las voces guturales fueron dejadas de lado para realizar voces limpias de forma exclusiva, y el estilo general de la banda pasó a estar definido por riffs oscuros, ritmos cadenciosos a tempo lento, armonías disonantes, transiciones limpias, todo en un contexto melancólico y depresivo. Podríamos hablar de gothic/doom, pero si bien tienen elementos de ambos géneros, la propuesta de “Discouraged Ones” va un poco más allá de eso.

A diferencia de otros álbumes pertenecientes a otras bandas, en los que buscan variar su espectro expresivo dentro de una determinada coherencia que aúna las canciones que lo conforman, Katatonia se las ingenió para que las 11 canciones (quitando los bonus tracks) transmitan de forma consistente el mismo mensaje oscuro, a través de letras profundas con tintes oscuros y un sonido cohesivo que no varía mucho a lo largo de los más de 45 min de duración del álbum, pero que aún así logra que cada canción sea distinta a su manera.

No hay que confundir esto último con monotonía, puesto que a veces, la uniformidad en el sonido de un álbum, cuando se pule adecuadamente, da resultados gloriosamente cautivadores, como es el caso de este “Discouraged Ones“. Y es que, entre uno más lo escucha, menos espera que haya algo distinto en el álbum, puesto que desencajaría con el concepto logrado, y en un todo no se percibiría de la misma forma.

Si tenemos que nombrar canciones destacadas en el álbum, no obstante, podemos mencionar algunas como “I Break“, “Stalemate” o “Saw You Drown“, la cual dio nombre a un EP previo que contenía algunas de las canciones que integrarían este lanzamiento. Entre ellas, los bonus tracks “Quiet World” y “Scarlet Heavens“.

La primera con una vibra oscura similar al resto del álbum, pero de alguna forma distinguida del mismo, y la otra una canción rara e inédita de 1994, la única con un estilo visiblemente distinto, mucho más proto–gothic, estos títulos son una perfecta elección para completar la travesía en la que “Discouraged Ones” nos sumerge.

Cabe agregar que éste fue el último álbum en el que Jonas Renkse, su cantante, ejercería además como baterista, pues a partir de allí se centraría de manera exclusiva en las voces, además de algún arreglo ocasional de guitarra. También sería el único álbum que contaría con el bajista Micke Oretoft. A partir de allí, el puesto sería ocupado por Mattias Norrman, y posteriormente, y hasta la fecha, por Niklas Sandin.

Por lo tanto, con base a todo lo dicho, podemos concluir que “Discouraged Ones” es el álbum ideal para todo aquél amante del metal que esté en busca de algo distinto, innovador, evolutivo. Katatonia se ha caracterizado desde sus inicios por expandir las fronteras de su sonido, sin quedarse atascados en un único estilo. Y éste es sin dudas un clásico atemporal. Su discografía supone un muy trepidante viaje a través de 3 décadas de búsqueda de nuevas expresividades musicales que redefinan su sello oscuro y melancólico. Por eso, “Discouraged Ones” supone el punto de inflexión que empieza a dirigirnos hacia un sonido como el que hoy conocemos. Un primer acercamiento al Katatonia más trascendente en la escena del metal progresivo/alternativo.

Aquí abajo tendrás los links para escuchar el álbum. Puedes dejar en los comentarios tu opinión al respecto. Nos encantará leerte!


Sello: Avantgarde Music
Lanzamiento: Abril 27, 1998
Género: Gothic/Alternative Metal

Katatonia - Discouraged Ones
  • 8/10
    Producción - 8/10
  • 9.5/10
    Composición - 9.5/10
  • 9/10
    Replay Value - 9/10
  • 9/10
    Valoración Personal - 9/10
8.9/10

Un excelente álbum por parte de una de las bandas de metal alternativo/progresivo más importantes de la escena nórdica, que marca su primer approach hacia el desarrollo del estilo que los ha impulsado a nivel internacional.

Dark Collaborator

Distintos colaboradores globales que aportan sus ideas y conocimiento al mundo de The Dark Melody, de manera esporádica y sin ataduras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.