ARJEN LUCASSEN’S STAR ONE – Revel In Time (Album Review)

Por Alejandro Melgar

La falta de ideas y el desgaste artístico es lamentablemente una plaga que azota el paisaje musical de los últimos años. Para el legendario músico holandés Arjen Lucassen, esto quedó totalmente en evidencia con su último trabajo de Ayreon, “Transitus”, lanzado en Septiembre de 2020. El álbum fue tibiamente recibido por la crítica y los fans, y yo mismo me encargué de dejar retratado este desgaste y reciclaje de ideas en este controversial review que escribí en su momento. Parados en aquel entonces algunos de nuestos deseos eran que para 2022 se terminara la pandemia y Lucassen nos regalara otra obra maestra como siempre estuvimos acostumbrados. Déjenme decirles que lamentablemente ninguna de esas cosas pasaron.

Las últimas líneas de aquella reseña anticipaban nuestro deseo: “Ahora sí, Arjen, todas las pilas puestas para ese nuevo álbum de Star One que tanto quieres hacer”. Algo que sabíamos por seguro que se venía ya que el mismo artista nos adelantó que estaba con ganas de hacer un nuevo álbum de este proyecto en esta entrevista que tuvimos en su momento. Y quienes hayan seguido su carrera sabrán que Star One es el vehículo de escape para mostrar el lado más Heavy Metal de su Rock Progresivo. Uno que ha generado una buena base de fans debido a sus muy recomendables primeros álbumes “Space Metal” (2002) y “Victims of the Modern Age” (2010). Doce años después de aquella última incursión, Lucassen regresa a su criatura de películas de ciencia ficción y nos entrega un tercer álbum que cumple, entretiene, nos hace levantar el puño y sacudir la cabeza, pero lejos estará de convertirse en esa masterpiece que tanto estábamos necesitando de él.

No quiero que este review se interprete como puros puntos negativos, porque tampoco todo es tan catastrófico. Hay grandes canciones y algún que otro experimento que nos da un ápice de esperanza de que no todo es reciclaje en esta maquinaria compositiva. El “core 4” de cantantes principales sigue presente, tal y como en sus primeros álbumes. Estamos hablando de Russell Allen, Floor Jansen, Damian Wilson y Dan Swanö, todos maestros en lo suyo. Pero lejos de ser los protagonistas que eran antes, acá solamente son asignados con una canción cada uno. Y he ahí una de las grandes deficiencias de este disco: Star One no necesita ser Ayreon, y acá parece que Arjen quiso reunir nuevamente un amplio roster de vocalistas y regalarles a cada uno su momento, relegando la esencia del proyecto a un segundo plano y donde las diferencias con su nave nodriza principal pueden parecer muy pocas o nulas por momentos.

Así es que tenemos a figuras como Brittney Slayes de Unleash the Archers, que brinda su privilegiada garganta al servicio de un temazo opener de álbum como es “Fate of Man”, una catarata de Prog/Power como estábamos buscando; también aparecen por allí los veteranos rockers Joe Lynn Turner y Jeff Scott Soto, cada uno incursionando en ejercicios Hard Rockeros de corte setentoso muy a lo Deep Purple; un destello de prog interesante con “Prescient”con Mike Mills (alumno ayreonauta ya muy conocido) y Ross Jennings (Haken) debutando en el universo de Arjen (alguien que parece ser invitado a todo últimamente); y hasta tenemos al resucitado Roy Khan (ex-Kamelot, actual Conception), que recibe uno de los mejores y más épicos momentos con el cierre de álbum en “Lost Children of the Universe”, una epopeya de 10 minutos que mayormente transita por los medio-tiempos progresivos y no nos explicamos como tiraron toda la carne al asador presentándola como primer single. ¡No se libera como single el último y más épico track de un álbum! Arjen e InsideOut necesitan una clase de marketing hypero para podernos sorprender mejor.

Si volvemos a los “cuatro principales”, Sir Russell Allen emociona en “28 Days (Till the End of Time)”, un tema que sin él no pasaría de estándar, pero agradecemos volver a escuchar su privilegiada voz, particularmente en estos tiempos donde no se lo escucha demasiado; la reina vikinga Floor Jansen hace de las suyas en “A Hand in the Clock”, un agradable tema rockero lleno de coros y epicidad que se queda un poco atrás y no nos deja nada demasiado memorable; al majestuoso Damian Wilson lamentablemente le toca un tema con una melodía y riff que escuchamos mil veces ya, por lo que “Bridge of Life” termina siendo bastante olvidable si bien las vocales de Wilson jamás dejarán de brillar; y el más interesante de estos cuatro llega de la mano del gran Dan Swanö (si no sabes quien es este mastermind, vuelve a hacer los deberes): “Today is Yesterday” muestra una faceta “quirky-rocker” para un tema bastante raro y directo que te hará sacudir las cabezas (y porqué no las caderas), uno de las canciones más divertidas del álbum.

Para los interesados en la temática de las canciones, sabemos que Star One es un proyecto que se enfoca en películas de ciencia ficción de todas las épocas (algo de lo que Arjen es gran fanático). Si en “Space Metal” el concepto tenía que ver con películas desarrolladas en el espacio y “Victims of the Modern Age” hacía lo propio con películas en la Tierra, “Revel In Time” se enfoca en ese recurso narrativo tan común en el cine sci-fi: los viajes en el tiempo. Así tenemos representadas películas tan clásicas como The Terminator, Back to the Future, Groundhog Day y hasta la bizarra Bill & Ted Excellent’s Adventure, junto a otras joyitas más modernas como Source Code o Interstellar. Un lindo homenaje a las paradojas temporales y los dolores de cabeza que significan pensar en las ramificaciones de alterar las líneas del tiempo. Hay un CD2 donde Arjen toma la original tarea de cambiar todos los vocalistas para cada canción, y ahí aparecen nombres como Marcela Bovio, Alessandro del Vecchio y el gran Tony Martin, sacudiendo un poco el tablero y armando el rompecabezas de otra forma, aunque la experiencia global no se ve muy modificada por esta original premisa.

Hay un paralelo que quiero trazar con la vida y obra de dos músicos que, salvando las distancias, pertenecen al ambiente progresivo y su propuesta se siente de alguna forma estancada. Estoy hablando por supuesto de Arjen Lucassen, pero también de Neal Morse. Ambos nacieron en 1960 y pasaron hace poco los 61 años de edad, se adaptaron a un modelo de negocios y distribución impuesto por InsideOut Music, y relegaron maestría e innovación en pos de cumplir plazos, producir música en masa y con frecuencia y dejar satisfecho pero no deslumbrado a su público. ¿Será una simple etapa o habrá pasado definitivamente su pico creativo? Si los últimos años son indicadores de algo, es que lamentablemente se está cumpliendo lo segundo para ambas mentes maestras.

Revel in Time” se queda a medio camino entre el regreso triunfal de Arjen Lucassen que todos estábamos esperando, y un agridulce conjunto de canciones que tienen su cuota de punch y semi-memorabilidad, pero que no pertenecerán a ningún podio de incursiones progresivas del maestro holandés. El disco cumple, entretiene, saca a relucir su dream team de vocalistas y músicos invitados, nos regala alguna que otra joyita, pero para cuando desgranamos su cuarta o quinta reproducción, ya estamos listos para dejarlo atrás y volver a su anterior catálogo. Cuesta creer que el artífice de estas canciones fue el mismo que alguna vez nos regaló clásicos atemporales como “The Human Equation” o “01011001”. Si tan solo tuviera esa máquina del tiempo a la que tanto hace referencia en estas canciones…


“Revel In Time” track-listing:

01. Fate of Man (05:29)
02. 28 Days (Till the End of Time) (07:20)
03. Prescient (06:34)
04. Back from the Past (04:50)
05. Revel in Time (04:37)
06. The Year of ’41 (06:20)
07. Bridge of Life (05:13)
08. Today is Yesterday (05:46)
09. A Hand on the Clock (05:51)
10. Beyond the Edge of it All (04:52)
11. Lost Children of the Universe (09:46)

STAR ONE - Revel In Time

“Revel in Time” se queda a medio camino entre el regreso triunfal de Arjen Lucassen que todos estábamos esperando, y un agridulce conjunto de canciones que tienen su cuota de punch y semi-memorabilidad, pero que no pertenecerán a ningún podio de incursiones progresivas del maestro holandés. El disco cumple, entretiene, saca a relucir su dream team de vocalistas y músicos invitados, nos regala alguna que otra joyita, pero para cuando desgranamos su cuarta o quinta reproducción, ya estamos listos para dejarlo atrás y volver a su anterior catálogo. Cuesta creer que el artífice de estas canciones fue el mismo que alguna vez nos regaló clásicos atemporales como “The Human Equation” o “01011001”. Si tan solo tuviera esa máquina del tiempo a la que tanto hace referencia en estas canciones…
7.7

Producción

8.1/10

Composición

7.5/10

Replay Value

7.6/10

Valoración Personal

7.6/10

Alejandro Melgar

Absoluto entusiasta del Metal en casi todas sus variantes y sub-géneros. Melómano, coleccionista de discos y experto en armar documentos, listas y rankings. La estructura me garantiza paz y organización. Amo las series, películas y estoy muy arraigado en la cultura pop, además de disfrutar la naturaleza y el aire libre. Y a pesar de todo esto, soy muy sensible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.