THE WINERY DOGS – III (Album Review)

  • 🎸 Hard Rock / Rock
  • 🌎 Estados Unidos
  • 📆 3 de Febrero, 2023
  • 💿 Three Dog Music

Tracklist:

  1. Xanadu
  2. Mad World
  3. Breakthrough
  4. Rise
  5. Stars
  6. The Vengeance
  7. Pharaoh
  8. Gaslight
  9. Lorelei
  10. The Red Wine

Por Edwin Bejarano (Josias)

Como siempre, es un enorme placer escuchar y descubrir las nuevas composiciones de inmensos músicos como Richie Kotzen , Billy Sheehan y Mike Portnoy , auténticas instituciones en el ámbito del Hard Rock/Metal, que regresan al estudio con su banda ya institucionalizada como The Winery Dogs. Este proyecto nació en Nueva York en 2012 y siempre ha estado al mando de estas tres gigantescas figuras, este año lanzaron su tercer trabajo tras el debut homónimo de 2013, manteniendo las coordenadas que los habían distinguido: hard rock picante, tremendamente fascinante, pasando desde segmentos del modernismo, hasta algunos elementos del Rock progresivo. Sin dejar de lado los arreglos y prodigios propios de los grandes.

La pregunta que surgió en el debut de la banda fue la de siempre: ¿será solo un capricho de un álbum o durará el proyecto como una banda? Bueno, habiendo llegado al tercer disco en 10 años, se puede decir que la segunda hipótesis, quizás la menos citada inicialmente, es la más acertada. Al igual que los dos primeros discos, este nuevo capítulo, fue nuevamente autoproducido por el mismo trío de lujo y mezclado por Jay Ruston.

«Xanadu» comienza de manera grandilocuente, la voz de Kotzen aparece en forma, los diálogos combinados con el bajo de Sheehan también se ponen a brillar y Portnoy se divierte detrás de la batería; el estribillo es muy ameno y no puede dejar de recordar a Mr.Big , tanto en la composición como en la escansión melódica, mientras que el bajo dibuja una sonrisa durante la canción. ¡Excelente comienzo!. Inmediatamente acosada por «Mad World» , mi pieza favorita del disco, que recuerda a los años ochenta como una actitud; la canción demuestra una gran elegancia gracias a las melodías eléctricas y sus coros memorables. Kotzen usa un gran falsete en el puente y el solo de guitarra es disonante, donde el cierre de cuatro cuerdas de la pieza es brillante. Al bajo es maravilloso y Portnoy se luce golpeando la bateria.

“Breakthrough” ilumina un punteo rayado en la apertura abriendo el telón del tema, muy quebrado y una batería que acompaña los arreglos de guitarra, con sabor casi jazzístico, y una interpretación con cuerpo que otorga ligereza, estribillo penetrante realzado por la voz madura del cantante y una bella intervención solista de seis cuerdas. “Rise” parece salvaje y gruñón desde la primera nota con un bajo gigantesco y arremolinado, listo para desencadenar un estribillo que surge repentinamente y se separa del resto de la estructura con excelentes coros, el breve solo de Sheehan es una poesía musculosa que se une a los desconcertados solos de la guitarra.

“Stars” dibuja una pista impregnada de armónicos, voces con retardo acentuado y un coro contundente y memorable estampado con el bajo para apoyar todo el esquema. Pieza muy interesante e intrigante por salirse de los cánones habituales: con un extrañísimo solo de guitarra y la rítmica batería que cambia de caja en cada acto. Nada menos que 6 minutos potentes de duración pero con una intensidad absoluta, uno de los mejores momentos de toda la obra. “The Vengeance” goza de un sabor totalmente americano que estalla en la parte melódica, incluidos los estribillos, tal vez estamos ante la pieza más experimental, radio comercial y alternativa de la banda.

 â€œPharaoh” se basa en gran medida en un riff anticuado, la interpretación recuerda a Audioslave , también para la voz de Chris Cornell. Un viaje en el tiempo, bajo el estandarte de un indiscutible y suntuoso escudo real de juego entre la guitarra y bajo. “Gaslight” es un ataque directo, capaz de derrotar al oyente con los amplificadores de aceleración máxima, donde la superbanda se divierte en cada nota.

Avanzamos hacia el final del disco: “Lorelei” es un acto de blues dinamizado por el toque de la guitarra y embellecido por una excelente interpretación vocal, con un uso adecuado y contundente del falsete, y un solo de guitarra técnico pero delicado. La lista de canciones se cierra con “The Red Wine” , un buen tema de Hard Rock con una batería mixta más aguda, que aumenta la ya excelente fuerza del power trio; el estribillo parece salido de una ópera rock y viaja, a lo grande, entre coros y armonizaciones de guitarra.

Estamos frente a inmensos músicos que son estrellas de sus instrumentos, y de ellos sólo podría salir un disco de gran belleza, injertado en arreglos particulares pero nunca pesado ni aburrido, resaltando el gusto fuerte por las melodías. “III” no es un ejercicio aburrido de auto-celebración o exhibición gratuita de la técnica por sí misma: todo lo que acaba en sus composiciones, está pensado para el bien de cada pieza.

The Winery Dogs es una unión de estrellas que encaja a la perfección y que sigue produciendo música de calidad auditiva, dentro del espectro del Hard Rock con muchas incursiones a diversos géneros que orbitan este estilo. Este álbum, como los dos anteriores, demuestra la armonía que existe entre ellos por amor a la música, y la claridad del sonido se inclina más hacia el tono vintage. Son un auténtico disfrute musical en estado puro.

Miembros de la banda:

  • Richie Kotzen, Guitarra y vocalista.
  • Mike Portnoy, Bateria.
  • Billy Sheehan, Bajo y voces.

THE WINERY DOGS - III

The Winery Dogs es una unión de estrellas que encaja a la perfección y que sigue produciendo música de calidad auditiva, dentro del espectro del Hard Rock con muchas incursiones a diversos géneros que orbitan este estilo. Este álbum, como los dos anteriores, demuestra la armonía que existe entre ellos por amor a la música, y la claridad del sonido se inclina más hacia el tono vintage. Son un auténtico disfrute musical en estado puro.
9

Producción

9.1/10

Composición

9.3/10

Replay Value

8.8/10

Valoración Personal

8.9/10

Josias

Soy un Boliviano que reside en Argentina. Médico de profesión, pero entusiasta y devorador de discos por las noches. Mi consigna es dar a conocer los proyectos bolivianos y latinoamericanos al mundo. Además que me gusta armar especiales para la página.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.