Review Clásico: KIDNEYTHIEVES – Zerospace (2002)

Por Lestat von Mondlicht

Aquí Lestat con una nueva review para The Dark Melody. Esta vez vamos a hablar sobre una banda poco conocida en la escena del rock/metal industrial, pero que merece una mención en las siguientes líneas. Se trata de los estadounidenses Kidneythieves y su álbum “Zerøspace”.

Para ponerlos en contexto, diremos que Kidneythieves fue formado en 1998 por la cantante Free Dominguez y el guitarrista/productor Bruce Somers. Actualmente el proyecto esta integrado únicamente por ellos dos, pero en sus comienzos como banda también incluía a Chris Schleyer en guitarras, Christian Dorris en bajo y Sean Sellers en batería.

En ese mismo año lanzan su álbum debut “Trickster”, exhibiendo su estilo rock/metal industrial. De aquí destacan sus sencillos “S+M (A Love Song)” y “Taxicab Messiah”.

Hacia el 2002 es cuando sacan el álbum que nos compete hoy, “Zerøspace”, luego de un EP transitorio lanzado el año anterior, “Phi In The Sky”, que incluía remixes de canciones del álbum antes nombrado.

Ahora bien, “Zerøspace” posee un estilo similar a su antecesor, pero con tendencia a mostrar más realce de guitarras. Podría decirse que fue el álbum que le dio a la banda mayor exposición, pese a que Kidneythieves es principalmente parte de la escena under. 13 canciones componen este álbum.

La que nos abre las puertas es “Beføre I’m Dead”, canción que hizo aparición como soundtrack en la película “Queen Of The Damned” del mismo año. De plano nos llama la atención el afilado sonido de las guitarras, propio del estilo industrial, realizando ese riff tenso en bucle, un ritmo de batería que induce al suspenso, y el timbre seductor y rebelde de la voz de Free, que adquiere un matiz algo más dramático hacia el estribillo.

En la canción titular tenemos un riff contundente que nos da “in da face” desde el primer segundo, seguido de un ritmo cadencioso que marcará el feeling de la misma. Aquí la voz de Free adquiere un estilo más rapeado por momentos, junto con el riff pegadizo que nos acompaña durante los versos, así como el bajo marcando presencia todo el rato. Hacia el interludio tenemos voces más etéreas que nos recuerdan vagamente a Evanescence en su era nu/alternative previa a “Fallen”.

“Arsenal” baja las revoluciones considerablemente, brindándonos un track algo más atmosférico, pero manteniendo el feeling industrial. Es recién hacia la segunda mitad cuando percibimos un aumento de power, el cual dura brevemente antes de retomar el clima principal. “Mølten” funge como breve interludio con una base nu metal bastante garagera, conduciéndonos a “Black Bullet”, cuyo ritmo se asemeja al de la canción titular, pero siendo más uniforme en su performance, sin cortes dramáticos entre versos y estribillos. El despliegue guitarrístico aquí, junto con la sensual voz de Free, nos da como resultado un track realmente pegadizo y contundente.

En “Dyskrasia” se mantiene el power visto hasta el momento, pero realizando ciertos arreglos que por momentos recuerdan a Garbage. “Spank” nos recibe con un beat de batería bastante distorsionado, asemejando latidos. A medida que la canción avanza nos topamos con un feeling general más bailable que en canciones anteriores, feeling que se interrumpe en el estribillo, cuando las guitarras entran con todo, así como Free desatando más power vocal.

“Glitter Girl” inicia con un riff de guitarra disimulado entre efectos, dando paso rápidamente a un despliegue similar a lo ya visto: ritmo pegadizo, batería con vibra nu/industrial, una Free Dominguez cautivante, y estribillo con subidón de power, en el que se notan las guitarras con afinación grave, propias del género. Hacia “Serene Dream” tendríamos la primer canción lenta y semiacústica del álbum. Aquí vemos piano y teclados haciendo su aparición y Free cantando más en plan “fogata”. Ciertamente un quiebre estilístico que se recibe bastante bien a modo de apreciar mejor el potencial vocal de Dominguez.

“Amnzerø” es el otro interludio del álbum. Comienza con una atmósfera tensa, desembocando en una base rítmica muy al estilo Linkin Park. También se perciben algunas voces habladas durante la misma. En “Crazy” tenemos un cover de la canción de Willie Nelson, naturalmente con la vibra Kidneythieves resignificándola por completo. Dicho cover apareció originalmente como soundtrack en la película “Bride Of Chucky” del año 1998.

En “Placebo” tenemos el track más erótico del álbum, con la cautivadora voz de Free seduciéndonos desde el comienzo, y una pegadiza base de reminiscencias nu metal. Aquí las guitarras juegan un rol secundario, poniendo el toque en el ambiente predominado por percusión y bajo. Y para terminar tenemos “Take A Train (Awakening)”, canción acapella que comienza con un fragmento hablado, y posteriormente la voz de Free en distintos matices vocales.

Por lo tanto, poco más se puede decir sobre “Zerøspace”, salvo que es una cita obligada para todo aquél amante del rock/metal industrial, que hallará en esta joyita infravalorada del género un muy interesante viaje a través de diferentes matices heavys y calmos, puestos en un armónico balance para mantener interesado al oyente. Aquél que no conozca Kidneythieves, tiene en este álbum un buen punto de partida para incursionar en su propuesta.

Aquí abajo tendrás los links para escucharlo. Puedes dejar en los comentarios tu opinión sobre el álbum. Nos encantará leerte!


Sello: Extasy International
Lanzamiento: 6 de Marzo, 2002
Género: Industrial Metal

Lestat es Guitarrista/compositor en Crimson Soul y After Dark. Diseñador Gráfico, futuro escritor publicado, creador de contenidos multimedia. Ávido entusiasta del metal en todas sus expresiones.

Kidneythieves - Zerospace (2002)

Una cita obligada para todo aquél amante del rock/metal industrial, que hallará en esta joyita infravalorada del género un muy interesante viaje a través de diferentes matices heavys y calmos.
8.5

Producción

9.0/10

Composición

8.5/10

Replay Value

8.0/10

Valoración Personal

8.5/10

Dark Collaborator

Distintos colaboradores globales que aportan sus ideas y conocimiento al mundo de The Dark Melody, de manera esporádica y sin ataduras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.