LIQUID TENSION EXPERIMENT – LTE3 (Album Review)

Por Alejandro Melgar

¡22 años después y sigo siendo impresionante!”. Esas fueron las primeras palabras de Dot Warner en el esperado reboot de la serie animada Animaniacs, estrenada hace pocos meses luego de generar una expectativa tremenda. Podríamos decir que letra por letra esas podrían ser también las declaraciones de cada uno de los miembros de Liquid Tension Experiment, quienes finalmente regresaron luego de más de 2 décadas de ausencia discográfica. El combo de súper músicos conformado por Mike Portnoy, John Petrucci, Jordan Rudess y Tony Levin finalmente pudo reunirse en un estudio luego de varias pistas y especulaciones, y materializar lo que se conoce como “LTE3”, el tercer disco de estudio sucesor de los intocables “Liquid Tension Experiment” (1998) y “Liquid Tension Experiment 2” (1999).

¿Y qué pasa cuando las expectativas están por las nubes, como lo están para este lanzamiento? Los primeros discos se encuentran dentro de lo mejor que ha dado el Metal Progresivo Instrumental y son recordados con mucho cariño por toda la comunidad nerdy-prog, considerados de culto y unas gemas absolutas que fueron editados en el pináculo de la creatividad de Dream Theater (recordemos que “LTE2” fue lanzado apenas unos meses antes de imprescindible “Metropolis pt. 2: Scenes from A Memory” y funcionó como sello de aprobación final para la incorporación de Jordan a la banda), y tampoco podemos olvidar al despiadado Padre Tiempo: los “muchachos” ya no son unos muchachos, con la dupla Portnoy-Petrucci bien entrados en sus 50s, Rudess en sus 60s y el legendario Tony Levin pisando ya sus 74 añitos. Déjenme decirles que ninguna de estas características terminó por ser un factor preocupante, y los resultados están a la vista desde los primeros segundos en que apretamos play.

Porque si algo quieren demostrarnos desde el minuto uno es que no perdieron ni un gramo de química, virtuosismo y genialidad, y eso queda todo retratado en el arranque con “Hypersonic”, un tema que como su título lo indica nos prueba que los músicos siguen igual o más de enfermos que antes, pudiendo ejecutar notas con una velocidad y destreza que dejaría exhaustos a muchos veinteañeros de la escena actual, sonando de puta madre y con un buen gusto por las melodías y los cambios incesantes de ritmo que te deja cuestionándote si es verdad que pasaron más de 20 años. Sin tratar de emular o replicar clásicos como “Paradigm Shift” o “Acid Rain”, se podría considerar a este track como un sucesor espiritual de ellos, mostrando un showcase de versatilidad y aceleración sonora como pocos actos pueden lograr.

Beating the Odds” fue otro de los singles liberados y muestra a la banda en una faceta más distendida y despreocupada. De hecho Mike Portnoy definió este tema como “la canción feliz de la pandemia”. Acá no tendremos cambios incesantes de ritmo ni vertiginio de mil notas por segundo, sino más bien una composición más light, emotiva y con momentos melódicos muy marcados, que no deja de tener sus momentos “quirky” y sus experimentos marca registrada. “Liquid Evolution” es un número más breve y calmo que funciona como una especie de interludio entre tanto caos, recordándome a ciertas bandas sonoras de videojuegos, en especial al mítico nivel acuático de Donkey Kong Country en Super Nintendo. Es una hermosa pieza de la cual destacamos los sentidos solos de John Petrucci que nunca fallan y siempre emocionan.

The Passage of Time” fue el primer single que conocimos hace ya un tiempo, y acá la banda está jugando a lo seguro. No es una composición que nos deslumbre ni nos deje exhaustos como lo es “Hypersonic” por ejemplo. Sí es una demostración de virtuosismo y poder como pocas bandas pueden lograr, pero en el terreno de la tensión líquida estamos acostumbrados a que nos vuelen el marote y eso acá no pasa tanto. Un buen track, lleno de idas y vueltas y ejecución soberbia, pero que se encuentra dentro de lo más flojo del álbum. Y entonces llegamos a la bizarreada de “Chris & Kevin’s Amazing Odyssey”, la secuela “Chris & Kevin’s Excellent Adventure” del primer álbum, algo que originalmente surgió como un chiste interno y ahora de alguna manera se transformó en una especie de universo interconectado. Se trata de tracks donde los protagonistas son Mike Portnoy y Tony Levin en un descontracturado jam de experimentación sonora y psicodelia. Los amantes del “full bass” en las ecualizaciones van a amar este tema, que suena bien grueso, oscuro y potente, como adentrándose en la guarida del jefe final del juego.

Quienes hayan estado siguiendo la carrera de LTE por fuera de sus lanzamientos de estudio sabrán que en 2008 hubo una mini gira de reunión por sus 10 años de existencia. Allí interpretaron una rendición progresiva y con muchos arreglos exquisitos de la composición clásica de 1924 “Rhapsody in Blue” de George Gershwin. Esta versión se convirtió en un favorito entre los fans pero no fue hasta ahora que finalmente podemos tenerla representada en una grabación de estudio como realmente se merece. Así la canción cobra vida en sus más de 13 minutos de desarrollo y se convierte en una locura progresiva con inmensidad de matices y secretos por descubrir. En términos nerdísticos no aporta nada “nuevo” al universo de Liquid Tension ya que ya la veníamos escuchando hace mucho, pero es más que bienvenido tener esta versión entre nosotros para desgranarla y volvernos locos con su propuesta eternamente cambiante.

Y así como Portnoy y Levin tuvieron su momento de protagonismo en el álbum, ahora es el turno de John Petrucci y Jordan Rudess en la hermosísima “Shades of Hope”, una suerte de secuela espiritual de otros actos emotivos del pasado como “State of Grace” o “Hourglass”, donde la guitarra y el piano toman la primera plana y nos regalan una balada impecable y sentida que podemos tomar como banda sonora de un reencuentro, un amor profundo o, como el título lo indica, una nueva esperanza en el horizonte. Luego de esta hermosa pieza nos queda el final que llega de la mano de “Key to the Imagination”, una especie de resumen épico que representa la actualidad de la banda. ¿Hacia donde viajará esta imaginación? ¿Hay futuro más allá de este regreso? Esa parece ser la pregunta que plantea este último track en sus 13 minutos de extensión, volviendo a extasiarnos una y otra vez con su desarrollo decididamente más metalero y contundente, que si bien excede en cuotas de virtuosismo, la estructura es más directa y no tan sorpresiva y cambiante como el resto de los temas.

Para los coleccionistas, curiosos y los no conformistas, en la versión deluxe del disco se incluye un segundo CD con casi una hora de jams que harán las delicias de cualquier amante de la música improvisada, probando una vez más que la química entre estos monstruos permanece intacta y se complementan y entienden perfectamente.

Ciertamente la vara estaba muy alta para este esperadísimo tercer disco de Liquid Tension Experiment, y esa misma presión por exigir la excelencia es lo que finalmente nos hace dar cuenta que se trata de un disco genial, entretenido y completo, pero no excelente. El nivel de culto que alcanzaron las dos primeras obras no consigue replicar ese sentimiento en esta tercera placa, que si bien se trata de un álbum de nivel superlativo y ejecución soberbia, no es algo que podamos catalogar de memorable. Es una secuela exquisita para dos discos intocables, que muestra una banda al tope de sus capacidades y demostrando que la edad es apenas un numerito, pero que difícilmente deslumbre o se coloque en un Top 10 anual. De todas formas se agradece infinitamente a estos cuatro músicos por entregarnos lo que todos estábamos esperando y demostrar que aún hay mucho por dar en este experimento líquido que tanto amamos.


Sello: InsideOut Music
Lanzamiento: 16 de Abril, 2021
Género: Instrumental Progressive Metal

“LTE3” track-listing:

  1. Hypersonic
  2. Beating The Odds
  3. Liquid Evolution
  4. The Passage Of Time
  5. Chris & Kevin’s Amazing Odyssey
  6. Rhapsody In Blue
  7. Shades Of Hop
  8. Key To The Imagination

Liquid Tension Experiment - LTE3

El nivel de culto que alcanzaron las dos primeras obras no consigue replicar ese sentimiento en esta tercera placa, que si bien se trata de un álbum de nivel superlativo y ejecución soberbia, no es algo que podamos catalogar de memorable. Es una secuela exquisita para dos discos intocables, que muestra una banda al tope de sus capacidades y demostrando que la edad es apenas un numerito, pero que difícilmente deslumbre o se coloque en un Top 10 anual.
8.6

Producción

9.0/10

Composición

8.5/10

Replay Value

8.4/10

Valoración Personal

8.5/10

Alejandro Melgar

Absoluto entusiasta del Metal en casi todas sus variantes y sub-géneros. Melómano, coleccionista de discos y experto en armar documentos, listas y rankings. La estructura me garantiza paz y organización. Amo las series, películas y estoy muy arraigado en la cultura pop, además de disfrutar la naturaleza y el aire libre. Y a pesar de todo esto, soy muy sensible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.