Aniversario Semanal: 22 al 28 de Marzo

Por Elena Berriel

En “Aniversario Semanal” estaremos repasando algunos discos importantes que cumplieron años en la semana que está terminando. El formato será de pequeñas reseñas y obviamente que pueden faltar muchos discos. Si consideran que se nos pasó alguno, hágannoslo saber en los comentarios.


Running Wild « Black Hand Inn »

24 de Marzo, 1994

El octavo álbum de los piratas más famosos del heavy, speed y power metal, con el fundador cantante y guitarrista Rolf Kasparek , y su nuevo equipo Thilo Hermann en guitarra, Thomas Smuszynsky en bajo y Jörg Michael en batería.

El álbum da comienzo a una épica narración “The Curse” la cual explica que un hombre llamado John Xenir (interpretado por Rolf) ha sido condenado a ser quemado en la hoguera por usar sus poderes mágicos y prohibidos por salvar su alma. La pista se torna a una serie de riffs con toda la esencia de Running Wild. Pasando a la cabalgante “Black Hand Inn” donde las guitarras y la batería so unísonas, una pista acelerada y con toda la energía de Running, al igual que las explosivas “Powder and Iron” “The Privateer” y “Dragonmen”

Con unos metralladores riffs despierta “Mr Deadhead” y una batería con su doble pedal muy bien marcado. Un corte más heavy para “Soulless” “Freewind Rider” y el track final “Poisoned Blood”, por otro lado “Fight the Fire of Hate” y el final “Dancing on a Minefield” con su aires de Accept. La pista más longeva “Genesis” con su segunda narración del disco basado en el libro  “The 12th Planet” de Zecharia Sitchin, poderoso estribillos a puro coro y de las mejores composiciones del disco.


Angra « Holy Land »

23 de Marzo, 1996

El segundo éxito de los influyentes del power metal brasilero, un álbum dinámico, con toda la mezcla de música clasica, power y heavy metal , sin olvidar sus raíces brasileras. Además de su primer disco conceptual sobre la conquista de Latinoamérica y principalmente de su país natal, sus culturas indígenas, sus tierras tomadas, etc. En ese entonces contaban con el gran equipo de Andre Matos en voz, Kiko Loureiro y Rafael Bittencourt en guitarras, Luis Mariutti en bajo y Ricardo Conffesori en batería. Abre los telones la composición de G. P. da Palestrina, con cantos armoniosos, una atmósfera relajante, parándonos en la época del descubrimiento de esas tierras donde abundaba la fauna y flora, comenzando aquí el viaje de Holy Land.

Pisándole los talones se viene la melodiosa y explosiva “Nothing To Say”, un clásico de la banda, con riffs veloces, la voz de Matos con sus destacables altos, infaltable la música clásica y tribal, y este es el comienzo de la conquista de América. Una balada balada para “Silence a Distance” y “Deep Blue” con la delicada voz de Matos en acapella junto a un dulce piano, la primera se transforma en un dinámico dramatismo de power metal con su mezcla de música clásica. Por otro lado las baladas con guitarras acústicas, la típica balada- power romántica “Make Believe” y el punto final del disco un pequeño poema de músicos brasileros “Lullaby For Lucifer”.

La alegre composición con su estilo brasilero nos despierta en “Carolina IV”, y sin perder su toque power, tribales y música clásica, todo para contarnos sobre el barco “Carolina IV” con sus grandes hazañas y viajes a través del mundo. La homónima “Holy Land” un track muy delicado, con sus instrumentos tribales brasileros y nuevamente una piano que acompaña la dulce voz de Mato, describiendo la “Tierra Santa” llena de misterios y belleza natural. Llega “The Shaman” para contarnos sobre las famosas tribus indígenas de Sudamérica, y su rencuentro en la tierra santa con los navegantes, una pista donde se sientes rituales, con los instrumentos de sus culturas transformándolo en un ambiente misterioso. Destacable velocidad en “Z.I.T.O”, desbordando riffs con una rapidez increíble y una batería inalcanzable.


Iron Maiden « Virtual XI »

23 de Marzo, 1998

El décimo primer disco y de los trabajos más bajos de la doncella, también el segundo y último disco con el cantante Blaze Bayley, tras el oscuro “The X Factor” (1995) la melodía de Maiden no resaltaba con el registro de voz de Blaze, y en este disco volvió a pasar. Una temática un poco confusa; orientada en el auge de la tecnología mezclada con su número de quipo de fútbol West Ham United F.C, aunque hay que admitir que la portada de Eddie creada por Melvyn Grant es mucho mejor que la tapa de la “The X Factor”.

Abriendo con la galopante “Futureal” donde las líneas de bajo de Steve Harris son predominantes, una pista breve pero un buen comienzo. Ya empieza a bajar su composición con “The Angel And The Gambler” y “Lightning Strikes Twice” las cuales son muy monótonas. Pasamos a tracks con bajo nivel de inspiración “The Educated Fool” y “Como Estais Amigos”, aquí notamos que no pueden acceder a otro tipo de afinación por el registro de Blaze, terminando con pistas muy somníferas.

Por otro lado está la clásica “The Clansman” , la joya más preciada del disco que sigue en pie en los grandes conciertos de la doncella. “Don’t Look To The Eyes Of A Stranger” más allá de su repetitivo estribillo, tiene más cambio de tiempo, dinamismo y Blaze juega más con su voz.

Elena Berriel

Amante del metal en casi todos sus subgéneros. Coleccionista de discos y vinilos, registradora de fechas de aniversario de discografías que más admiro. Batera por pasión y por estudio. Me encanta viajar y principalmente si se trata de ir a conciertos ❤

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.