An Evening with NIGHTWISH in a Virtual World (Live Streaming Review)

Por Alejandro Melgar

No voy a empezar este artículo con la clásica frase “los shows en vivo no son posibles y las bandas recurren al streaming” porque eso es una realidad que lamentablemente ya estamos viviendo hace más de un año y a nivel global no es algo que vaya a cambiar de un momento a otro. Lo que sí es interesante de apreciar es cómo las bandas reinventan su propuesta y ponen al límite sus capacidades para brindar un show que no se sienta como un trámite o algo para cumplir con un contrato. Salir de las salas de ensayo, los teatros vacíos o las tomas de cámara múltiple desde el hogar de cada músico. Aquí es donde entra nuestra querida Nightwish, reinventándose a sí misma una vez más para ayudarnos a canalizar un sueño. El nuestro, y el de ellos mismos.

Naturaleza que Adorna el Mundo – La Tecnología

Con la ayuda de la tecnología y la empresa finlandesa Zoan (referentes técnicos expertos en recrear entornos de Realidad Virtual), la banda brindó un show transmitido totalmente desde un entorno ficticio, recreando un lugar mágico y recóndito que bautizaron “The Islander’s Arms”, una taberna y anfiteatro escondidos en la última frontera del mundo. El escenario perfecto para que la música de Nightwish, tan emocional y arraigada en la naturaleza y las emociones humanas, cobre otro sentido y nos permita disfrutar de un show totalmente inmersivo y con otro sabor. El evento fue transmitido via streaming oficial en 2 noches seguidas (28 y 29 de Mayo) y fue un éxito rotundo: más de 150.000 espectadores de 108 países distintos presenciaron la transmisión (y con un precio mínimo de 35 Euros por ticket, estamos hablando de mucho dinero), probando que si se hacen las cosas bien y con la visión correcta de ir más allá, el streaming puede ser un éxito de cara al futuro.

Si repasamos el breve video de Aftermovie que ofició de “Making Of”, podemos ver que la banda simuló estar dentro de este lugar de ensueño, pero todo fue una simulación construída de manera compleja desde un estudio con los distintos miembros de Nightwish interpretando un recital completo con una pantalla verde de fondo. Todo se transformó en un hermoso recinto lleno de vida y efectos especiales (aunque algunos parecían salidos de un videojuego de un par de generaciones pasadas), que logró una inmersión total para el público que miraba extasiado. Observen las capturas que aquí compartimos para darse cuenta de la magnitud de lo que se estaba presenciando. ¡Magia pura!

Un Marco especial, sin un Marko especial – La Banda

Sabemos que estos shows serían especiales por varios motivos, entre ellos el ser los primeros sin el icónico bajista Marko Hietala, quien estuvo 20 años acompañando a Nightwish y se convirtió en un engranaje fundamental para la banda, además de que su carisma y fervientes interpretaciones vocales lo volvieron un favorito entre los fans. Su retiro de la música y la vida pública fue para muchos de nosotros un balde de agua fría, y hasta nos cuestionábamos cual sería el futuro de Nightwish sin él. Finalmente el reemplazo fue anunciado el mismo día del show, y llegó con Jukka Koskinen, bajista compañero de Kai Hahto en Wintersun, quien reemplazó a Marko de una manera discreta y en segundo plano. Cabe aclarar que fue anunciado como bajista de sesión, por lo que aún no está claro si será quien ocupará el puesto definitivo de cara al futuro.

Captura por Fernando Pizarro

Pero Jukka solo se encargó de tocar el bajo, y las fundamentales partes vocales de Marko fueron suplantadas por Troy Donockley, miembro oficial de Nightwish desde 2013 y quien estuvo teniendo participaciones vocales cada vez más protagónicas. Era lógico que las partes masculinas recayeran en sus hombros, y si bien su performance se vuelve mucho más discreta y apenas pasa de correcta, cumplió un buen trabajo, más teniendo en cuenta al monstruo que estaba reemplazando.

Por su parte, sabemos que el gran motor conductor de Nightwish en la última década se debe a la dupla Tuomas Holopainen / Floor Jansen. El mastermind tecladista se encarga de dejar su impronta y su presencia en cada detalle, cada milímetro de este escenario de ensueño grita Holopainen por los cuatro costados, mientras que su interpretación sobre el escenario se vuelve algo irrisoria y anecdótica si lo comparamos con la fuerza pensante que se esconde detrás. Y por otro lado tenemos a Floor, inigualable y guerrera, cada vez cantando mejor, dotando a Nightwish de una presencia cada vez mayor, cargándose a sus hombros la mayor parte del shows y llevándose la gran mayoría de los aplausos que venían desde los hogares de cada espectador. ¿El resto de la banda? Cumplidores como siempre, adoptando una posición más neutral mientra la diosa nórdica deslumbraba con su presencia escénica.

Captura por Fernando Pizarro
Captura por Fernando Pizarro

Ruido y Música – El Setlist

Naturalmente ambos shows oficiaron como presentación oficial del más reciente álbum de Nightwish, “Human :||: Nature” (2020), un disco bastante polarizador entre los fans y prensa (mi también polémica opinión pueden leerla en este enlace). Esta reseña se centra en el primer show del 28 de Mayo, al día siguiente el setlist varió en un 30% aproximadamente (5 canciones diferentes de las 16).

Si bien “Human :||: Nature” es considerado por muchos como un disco poco memorable, ver en vivo interpretaciones poderosas de canciones como “Noise” , “Tribal” o el increíble y emotivo final de “Shoemaker” con una Floor Jansen acudiendo a su excepcional canto lírico hace que todo cobre otro nivel y las canciones se sientan más vivas y orgánicas. Se destaca también una versión acústica de “How’s the Heart?” entre Floor y Troy (que en la segunda noche se convirtió en la versión completa y estándar), y si bien se ha convertido en un tema agradable, “Harvest” me sigue pareciendo intrascendente y demasiado Reyleonesca.

Captura por Fernando Pizarro

No hubo demasiadas sorpresas con respecto a lo que viene tocando la banda en las últimas giras, pero podemos destacar una poderosa “Planet Hell” (que no se interpretaba desde 2013), el debut de “Pan” en la segunda noche y algunas canciones siempre bien recibidas (pero ya no en la categoría de sorpresa) como “Storytime”, “7 Days to the Wolves” (muy rara sin Marko) o el clásico “She is My Sin”. Teniendo un catálogo tan vasto y variado, no se entiende como aún sigan siendo parte fija de todo repertorio canciones ultra gastadas como “Nemo”, “Élan”, o “Last Ride of the Day”, con la excepción siendo esas piezas impresionantes que son “Ghost Love Score” y un clásico moderno como es “The Greatest Show on Earth” (de los mejores temas de todo Nightwish), aptamente utilizadas para cerrar ambos shows de la manera más grandilocuente posible.

No vamos a dejar de festejar, corear y emocionarnos con cada canción interpretada en este ambiente virtual tan mágico, pero de continuar esta gira el año que viene (si las restricciones lo permiten), sería bueno (y bastante urgente) tener una actualización de setlist que sacuda de forma drástica el tablero. Nightwish es una banda llena de sorpresas y joyas absolutas esparcidas por todo su vasto catálogo, eso tiene que salir a relucir más.

Captura por Fernando Pizarro

Quiero mis lágrimas devuelta – Conclusión

En el aspecto positivo, nos sacamos el sombrero ante Nightwish por apostar a algo diferente y arriesgado, saliéndose del estándar de Live Streaming al que muchos ya nos estamos acostumbrando. El setting virtual con el ficticio “The Islander’s Arms” fue el marco perfecto para un show de esta envergadura, para una banda que no hace más que maravillarnos con su propuesta mágica y filosófica. Por otro lado, la notoria ausencia de Marko Hietala y un setlist mayormente estático que necesita urgente renovación (salvo por las obvias nuevas inclusiones de piezas de “Human :||: Nature”) son los puntos negativos para una doble velada que a pesar de todo quedará en el recuerdo de todos los fans. Bravo por Nightwish, y a esperar ansiosos el siguiente paso en esta evolución.

Setlist de Ambos Eventos

An Evening with NIGHTWISH in a Virtual World

En el aspecto positivo, nos sacamos el sombrero ante Nightwish por apostar a algo diferente y arriesgado, saliéndose del estándar de Live Streaming al que muchos ya nos estamos acostumbrando. El setting virtual con el ficticio “The Islander’s Arms” fue el marco perfecto para un show de esta envergadura, para una banda que no hace más que maravillarnos con su propuesta mágica y filosófica. Por otro lado, la notoria ausencia de Marko Hietala y un setlist mayormente estático que necesita urgente renovación (salvo por las obvias nuevas inclusiones de piezas de “Human :||: Nature”) son los puntos negativos para una doble velada que a pesar de todo quedará en el recuerdo de todos los fans. Bravo por Nightwish, y a esperar ansiosos el siguiente paso en esta evolución.
8.4

Producción

9.0/10

Interpretación

8.5/10

Setlist

7.8/10

Valoración Personal

8.3/10

Alejandro Melgar

Absoluto entusiasta del Metal en casi todas sus variantes y sub-géneros. Melómano, coleccionista de discos y experto en armar documentos, listas y rankings. La estructura me garantiza paz y organización. Amo las series, películas y estoy muy arraigado en la cultura pop, además de disfrutar la naturaleza y el aire libre. Y a pesar de todo esto, soy muy sensible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.