A través de los años: SAUROM – El Juglar canta su cantar…

Por Michael Prado

“Vuestro sentir, me hechizó

Vuestro vigor, me atrapó

Cada acción, con su don requiere de esfuerzo

Cada plan, con tesón fuisteis a ganar

Cantos, del alma, se construyen

Genios, con fuerza de huracán”

Con esta frase extraída de la canción “Magia” que proviene del álbum “Vida” (2012), iniciamos lo que será un repaso a una de las bandas que allá en la escena del Folk Metal español ha tenido un crecimiento más que sobresaliente, que la ha posicionado en el gusto del oyente de habla hispana como una de sus preferidas, inclusive muchos ubicándola peldaños arriba de referentes auténticos del género como lo son sus pares de Mägo de Oz.  Nos referimos a la banda gaditana Saurom, que fuera concida como Saurom Lamderth desde su concepción, allá en el 1996, hasta el año 2006.

EL INICIO Y LAS 4 MAQUETAS PRIMIGENIAS (1996-2000)

En el mes que inicia el otoño para el hemisferio norte y la primavera para el sur, siendo el mismo septiembre, más precisamente el primer día de dicho mes en el año 1996, unos jovencísimos Narciso Lara Márquez y José Luis Godoy darían partida a su sueño musical, rodeándose de otros músicos apasionados por el arte, como lo son el batería Antonio “Michael Donovan” Ruiz, el bajista Abraham Reyes y el teclista y flautista Francisco “Paco” Garrido.  A este quinteto le dieron el nombre de Saurom Lamderth, en clara alusión al Lord Oscuro que sería el principal antagonista en la trilogía de libros “El Señor de los Anillos” del gran J.R.R. Tolkien, de la cual estos chicos son muy fans.

Durante el lapso de septiembre y diciembre, este quinteto se centró severamente en su arte, lo que dio como fruto su primera maqueta que llevó el nombre de “La Cripta Del Duende”.  Si bien la calidad de grabación era muy rudimentaria, las canciones mostraban un potencial interesante para ser unos chicos que apenas empezaban a dar sus primeros pasos musicales.

La portada original de la maqueta, donde se muestra al duende “Lamderth”, quien fuese la mascota original del grupo

La ambición de “Narci”, “Godo” y sus compañeros de viaje, no pararía ahí, por lo cual el año siguiente (1997) vería la luz su segunda maqueta, a la cual dieron el nombre de “Regreso A Las Tierras Medias”, la cual contiene canciones que años después serían retomadas para sus álbumes de estudio ya propiamente dichos.

Muy rudimentaria sin lugar a dudas la portada original de esta maqueta

Quizás la maqueta más conocida por los fans (debido a que fue la primera en filtrarse a través de los Torrent) fue “Legado de Juglares”, que fue lanzada en el año 1998, en donde ya se notaba un gran crecimiento, tanto en la calidad compositiva como en la del sonido que manejaba la banda, cuyo esfuerzo ahora mostraba una mejor producción, e inclusive participación de coros en sus canciones.  Para esta maqueta entra al grupo Juan Garrido (hermano de “Paco”) como bajista y segundo cantante, sustituyendo a Abraham Reyes.

Finalmente esa etapa inicial de Saurom Lamderth manifiesta una cuarta y última maqueta primigenia en el año 2000, la cual llevó el nombre de “Orígenes”, y que podría decirse es la más experimental comparada a sus pares de años previos.

EL SALTO A LAS GRANDES LIGAS, ILUSTRADO POR UN TITÁN (2000-2002)

Vaya que septiembre ha sido un mes muy determinante en la historia de esta agrupación gaditana, pues en ella nacieron, se dieron varios de sus lanzamientos, y en dicho mes del 2000 sufren otro remezón en su formación, cuando Juan Garrido y el cofundador José Luis Godoy deben partir, dejando los cupos para el guitarrista Raúl Rueda y el bajista José Antonio “El Negro” Gil.

Con esta formación de Narci, Donovan, Paco, el Negro y Rueda, estos juglares ingresan en el 2001, bajo el auspicio de la disquera española Red Dragon Records, a grabar su primer álbum de larga duración, el cual llevaría el nombre de “El Guardián De Las Melodías Perdidas”, mismo que los hizo salir del underground y empezar a dar sus primeros pasos más en serio en su carrera musical.

Como dato curioso de este álbum, la portada que lo ilustra es una creación de nada más y nada menos que el famoso ilustrador inglés Derek Riggs (el creador de Eddie the Head, mascota de Iron Maiden, e ilustrador de los álbumes de esta gran banda desde sus inicios hasta 1990, teniendo un breve retorno en el 2000), misma que fue descartada por el líder de la veterana agrupación de Folk Metal madrileña Ñu, el flautista y cantante José Carlos Molina, para su álbum “Requiem” (2002).

RINDIENDO SEVERO TRIBUTO A UN MAESTRO DE LA LITERATURA (2002)

Es bien sabido que para toda banda que da sus primeros pasos que no será sencillo seguir en esta aventura musical, pero el nivel de ambición de los Saurom Lamderth era demasiado como para ser contenido, y para gran muestra de ello es que decidieron, quizás motivados por el furor que había desatado en ese entonces la gran adaptación fílmica de “El Señor de los Anillos” por parte del director Peter Jackson, a realizar en su segundo álbum canciones totalmente inspiradas en el primer libro de esta trilogía, “La Comunidad del Anillo”.

No obstante, Narci y su batallón decidió que no fuera solamente un álbum, sino que fuera un álbum doble, y apuntando todavía de manera más ambiciosa, tuvieron un gran número de artistas reconocidos del metal español como invitados en este disco, destacando nombres como los de Silverio “Silver” Solórzano (vocalista de Muro y Silver Fist), Óscar Sancho (mente maestra y voz de Lujuria), Víctor García (el león de WarCry y Adventus), Elisa C. Martín (nuestra querida excantante de Dark Moor y Dreamaker), entre otros.

El resultado fue bien recibido por la comunidad metalera en España, así como poco a poco se les abrieron más puertas para darse a conocer.  Era el principio de algo que empezaba a gestarse de gran manera.

Sí, en Spotify no tienen junto todo el álbum. ¡Qué conveniente!, ¿no?

VIENTOS DE CAMBIO QUE LOS HARÍAN ESCALAR GRANDEMENTE (2003-2004)

No obstante suelen haber piedras en el camino de quienes quieren lograr metas, y está en cada quién dejar que estas lo acaben o bien usarlas inclusive como peldaños para avanzar.  En este respecto debemos decir que para el año 2003, Narci tuvo que abandonar la labor de cantante debido a problemas en su garganta, lo cual llevó al grupo a buscar un nuevo vocalista.  Primero entra a la agrupación un insigne Pedro “Peri” Gómez, quien no duraría mucho en la aventura, tras lo cual llegaría el hombre que se ha adueñado como un grande de esa labor tan importante de ser el cantante y frontman de la agrupación gaditana, como lo es el excantante de Renno, el señor Miguel Ángel Franco.  También se dio el ingreso al grupo del bajista José Antonio “Josele” Gallardo en sustitución de “El Negro”, quien debió partir a finales del 2002, y también la llegada al grupo de la violinista Sophia Quarenghi.

Previo al lanzamiento de su tercer álbum, la banda decidió lanzar un EP llamado “Mendigo” en marzo del 2004, donde podemos hallar las primeras contribuciones de Miguel en el grupo, destacando una versión muy interesante de la canción “Las Minas de Moria”, extraída del álbum “Sombras del Este”, en donde la banda hizo uso de sonidos electrónicos y una atmósfera más cercana al Thrash Metal, entre otros, en una experimentación que dio un resultado interesante.

Posteriormente, en octubre de ese mismo año sale a la venta “Legado de Juglares”, tercer álbum de la agrupación, que se ha convertido con mucho mérito en uno de los más queridos por sus fans, debido a la gran atmósfera épica que se desprende en cada una de sus canciones, destacando la fiereza de su canción inicial “Nostradamus”, el enigma en la canción “Sandra”, el coqueteo con el terror en “La Casa de los Espejos”, la alegría en “Carnero Asado” y un cierre épico con “El Llanto de Loumiére”Saurom Lamderth demostraba con hechos en forma de música que estaban dispuestos a conquistar los corazones con su gran arte.

MÁS CAMBIOS, HASTA DE NOMBRE, PARA LOGRAR SU CÚSPIDE COMPOSITIVA (2005-2006)

El tiempo seguía su curso, y un nuevo cambio en la alineación de esta banda (el último a la fecha) ocurría con la partida de Sophia por motivos personales, siendo sustituida por el teclista y flautista Santiago Carrasco.  Mas no fue el único cambio que sufrió la banda, puesto que abandonan en ese lapso al sello Red Dragon Records, para empezar a trabajar con Moon Records desde el 2006, de paso acortando su nombre simplemente a Saurom.

Y es con este nombre que reeditan “Legado de Juglares”, agregándole un segundo disco llamado “Sinfonías de los Bosques”, compuesto por rarezas y caras B del grupo.  Aparte, en febrero de dicho año sale a la luz su cuarto álbum (el cual para este servidor es el mejor que han hecho en su carrera hasta la fecha).  Dicho álbum fue bautizado como “JuglarMetal”, el nombre que dieron a su forma de hacer música.  Destaca en él sus 3 canciones iniciales, conocidas como la “Trilogía de Zaluster”, donde la banda narra una historia fantasiosa sobre la creación del mundo y su degeneración a manos de la codicia humana.

EL CANTO SINCERO A LA TIERRA QUE LOS ACOGIÓ EN SU SENO (2007-2008)

Saurom ya estaba más que asentada como agrupación de un respeto ganado a pulso en la escena musical española, y en el 2008 llega la oportunidad de dar vida a su quinta creación de larga duración, en la cual rindieron un sentido homenaje a su natal Andalucía.

“Once Romances desde Al-Andalus” no es solamente el quinto disco de Saurom, sino que también podemos decir que es en el que la banda empieza un alejamiento de sus raíces más Folk Metal, adentrándose más en una senda enfocada en sonidos Heavys, inclusive coqueteando por momentos con el Power Metal (como se nota en la canción “Nada Es Eterno”). Claro, también tiene sus momentos realmente épicos como ese cierre tan fenomenal con la hermosura de 9 minutos llamada “El Monte de las Ánimas”, seguida de la preciosa “Más Allá de la Tierra Prometida” que nos habla del desastre ambiental en el que la mano humana ha convertido al río Guadalquivir.

Gracias a este álbum, la banda pudo emprender sus primeros viajes cruzando el Océano Atlántico para visitar América, tierra a la que rindieron homenaje en “JuglarMetal” con el instrumental “Marcha Inca”.

LA REIVINDICACIÓN A LA MUJER QUE VIERON EN LA “BENDITA ENTRE TODAS LAS MUJERES” (2009-2010)

Algo que he notado mucho, pero demasiado en el metal español, es que resulta ser una escena que suele ser muy mordaz y crítica hacia la fe cristiana.  No obstante (y aún siendo manifiesto por parte de Saurom que no siguen ninguna religión ni fe), la banda sintió apropiado en el año 2010 para su sexto álbum de estudio hacer uso de una de las figuras más emblemáticas de este credo como protagonista de la historia que mostrarían en él, siendo la Virgen María la elegida para dicho propósito.

En “Maryam”, Saurom buscó hacer una reivindicación de la figura de la mujer (sin entrar en lo que hoy se conoce como “propagandas progresistas” ni mucho menos), a través de canciones muy sentidas, donde la banda busca reflejar lo que ellos sienten debió ser la forma en que la madre de Jesucristo vivió las últimas horas de su retoño antes de que éste partiera rumbo a Monte Calvario para morir en expiación de los pecados de la humanidad, algo que en la historia que narra este álbum provocó un sufrimiento sobrehumano en la “bendita entre todas las mujeres”.

Si “Once Romances desde Al-Andalus” se distanciaba del estilo original de Saurom, “Maryam” acentuaba a otro nivel la senda más cañera y heavy que el grupo había asumido a partir del 2008, inclusive sonando más melancólicos que nunca, hecho que se puede constatar en las crudas letras a lo largo del álbum (destacando la del sencillo “Aquel Paseo Sin Retorno”).

SUAVIZAR EL SONIDO PARA CONQUISTAR EL MUNDO (2011-2012)

Algo debió acontecer durante ese tiempo en Saurom, que los llevó a dejar atrás esa senda donde dieron mayor énfasis al sonido de las guitarras, para marcar un giro de timón radical, en donde retomarían la senda fiestera, alegre y Folk, con la particularidad de que el sonido ya no sería tan heavy como en sus inicios o como en ese lapso del 2008 al 2010, sino que los sonidos de flautas, violines y demás virguerías juglarescas retomarían el protagonismo más frontal.

La alegría y la luz habían retornado a Saurom a partir del 2012 con “Vida”, un álbum que sin dudas deslumbraba eso en prácticamente cada una de sus canciones, con excepciones como “Mírame”, una midtempo algo melancólica sobre un amor no correspondido, y “El Príncipe”, relato en forma de balada de un hecho de violencia doméstica desde el sesgado punto de vista del agresor.

Contrario a lo que se hubiera esperado, este cambio en el estilo musical les deparó un éxito sin precedentes (algo que se percibió desde el primer single “Cambia El Mundo”, donde la banda contó con el apoyo de la agrupación de estilo Celta llamada Wyrdamur), sobre todo en América Latina, donde se les abrieron cada vez más las puertas (quizás no todavía al nivel de Mägo de Oz, pero sí se vio un gran crecimiento en su popularidad en este lado del charco).

LOS SUEÑOS SE CONSTRUYEN CON ESFUERZO, Y ESTE GRUPO ES PRUEBA DE ELLO (2014-2017)

El futuro cada vez pintaba mejor para Saurom, y aunque se hizo esperar un tanto más de lo debido, el séptimo álbum de la banda, “Sueños”, se dio a conocer en octubre del 2015 (su primer sencillo, “Paz”, fue lanzado en noviembre del 2014).

En este nuevo esfuerzo (donde la banda volvía a apostar por la siempre riesgosa fórmula de álbum doble) la banda echó mano a toda la experiencia que había acumulado tras 19 años de andanza entre pentagramas e instrumentos, donde en cada una de las 27 canciones que componen este álbum podemos ver matices de cada etapa de su prolija carrera, destacando con luz propia canciones como “Paz” y su hermoso mensaje por un mundo mejor, “La Isla de los Hombres Solos” que nos narra de manera formidable la trágica historia escrita por mi compatriota José León Sánchez, la festiva “El Círculo Juglar”, la melancolía en “Sueños Perdidos”, el himno infaltable en los conciertos que hacen en este lado del mundo llamado “Latinoamérica Juglar” y la conmovedora y épica “La Mujer Dormida (La Leyenda de Popocatépetl e Iztaccíhuatl”).

Para diciembre del 2017 se da el lanzamiento de un lindo álbum enteramente acústico, donde la banda revisita en este tan conveniente formato varias de sus canciones de años anteriores.  Dicho disco llevó el nombre de “La Magia de la Luna”, y aunque me parece un esfuerzo muy digno, todavía recuerdo cómo algunas personas, malinterpretando la intención de la banda, creían que “se habían suavizado más” y que “habían perdido la senda con la que nacieron”.  Como que esta gente no se acordaba de lo que ocurrió con aquel álbum recopilatorio “Unarmed” que Helloween lanzó en el 2009.  ¿Dejaron de ser Power Metal las Calabazas después de eso?, me pregunto yo.

MÁS QUE MÚSICA PESADA, ESTOS CHICOS SON “MÚSICA” PER SÉ (2018-2019)

Sí, nuevamente surgen estorbos en la senda del que quiere avanzar, pero ya estos chicos han superado vallas en el pasado, por lo cual, ¿qué podría significar algo así a estas alturas, con más de 20 años en la palestra?

Resulta que la banda buscaba lanzar su noveno disco de estudio a finales del 2019, pero debido a los compromisos con la gira en curso no fue posible, dejando así como fecha de lanzamiento de “Música” (nombre sencillo pero efectivo que dieron a dicho álbum) para abril del siguiente año.  No sabían lo que la vida le depararía al mundo debido a la emergencia mundial que desató la pandemia de la COVID-19, misma que pospuso nuevamente los planes hasta diciembre de dicho año, donde finalmente vio la luz este nuevo álbum, en el cual la banda seguía explorando la senda iniciada en “Vida” hará 7 años atrás, pero volviendo a endurecer un tanto su sonido y mostrando todo el bagaje de experiencia que ya llevan en sus espaldas, lo cual los lleva a lograr uno de sus mejores discos.

Finalmente, y como muestra de que a la banda le gusta hacer las cosas en grande, deciden emprender una auténtica quijotada de magnitudes bizarras (en el sentido castellano de la palabra, donde “bizarro” significa “valiente y decidido”), la cual se materializó en un álbum no doble, ni triple, ¡SINO CUÁDRUPLE!, el cual, aparte, es ejecutado en casi todas sus canciones (salvo la que le da título) por agrupaciones amigas de los Saurom interpretando canciones de estos juglares de Cádiz.  Si para algunos fue algo atrevido por parte de Mägo de Oz cuando decidieron lanzar su “auto tributo” de nombre “¡¡Stay Oz!! – Hasta Que El Cuerpo Aguante” (2018), no sé qué pensarán sobre esta locura cuádruple intitulada “Mester de Juglaría”.

LO QUE LES DEPARA EL FUTURO (Y LO QUE COMO FANS QUISIÉRAMOS)

Tras 26 años, 8 discos de estudio, un álbum en vivo y miles de vivencias que han logrado para sus fans en cada concierto, creo que es muy poco lo que se les podría demandar a los Saurom, donde los fans simplemente esperamos que sigan manteniendo el buen nivel que han manifestado en cada lanzamiento, con melodías juglares que se extraen de los instrumentos de cada músico que integra este singular grupo.

Aunque… sí…  Hay algo que algunos fans desearíamos, y es que nos dieran la alegría de ver una continuación de lo que iniciaron en “Sombras Del Este” hace ya 20 años.  Ojalá Narci y su tropa de juglares, bardos, saltimbanquis, soñadores, etc., lo consideren en un futuro.  Pero como sea, y como dice al final de su hermosa canción “Historias del Juglar”:

“El Juglar canta su cantar…”

Michael Prado

De Costa Rica para el mundo. Fan de la música DE VERDAD, hecha con sentimiento y verdadero amor al arte, sin importar el género, aunque debo admitir que doy amplia preferencia a lo que ha sido creado en Metal, Rock, música Celta, Clásica, soundtracks de Videojuegos, Electrónica y demás. Un abrazo y bendiciones para tod@s.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.