WHITESNAKE: Mi Canción Favorita de Cada Disco

por Lou ‘Aris’ Martinez

Anytime… is the right time to listen to Whitesnake!

¿Cuántas bandas lograron evolucionar como una gran Supernova en el Universo del Rock tal como Whitesnake?

Whitesnake, Coverdale, puede ser censurado por sus alusiones sexuales y su indisimulada actitud de estrella –aunque su ego está a la altura de su talento–, pero su legado no podrá ser borrado. De hecho, marcó a toda una generación y al género del hard rock glam.   

Entonces, Hablemos de sexo heterosexual, melenas doradas y rock and roll ardiente, hablemos de Whitesnake. Una banda que pasó por muchos momentos de transición, de cambios rotundos en su equipo de músicos, pero nunca cambió la esencia que plasma en cada tema. Es que la seductora serpiente blanca es el mismo estelar David Coverdale

Los invito a recorrer conmigo cada disco, de los cuales presentaré “mi canción favorita”. Selección que no se torna sencilla cuando, además, se trata de una de tus bandas favoritas. 

Whitesnake es un grupo con más de 40 años de trayectoria, un hito musical en sí mismo, con un Coverdale amado u odiado con la misma ferocidad de su gran talento. El estilo años setenta de Coverdale solista permaneció actualizado durante muchos años, y casi proféticamente, el primer álbum se tituló White Snake. Este disco nacía tras la agonizante muerte de Deep Puple y, paradójicamente, se comercializó con una pegatina en la portada que decía: “ex lead singer of Deep Purple”, mientras, Coverdale buscaba montar su propio legado. Así, White Snake es un álbum que marcó el sello de su personalidad, que con el pasar de los discos se fue acentuando y escandalizando al mundo.


White Snake (1977)

Whitesnake

La canción que elijo de este disco es la homónima “Whitesnake”, la cual ya exterioriza, desde este punto inicial, el espíritu de sus futuras creaciones grupales: 

Night time is the right time / For rolling on the silent gloves

Daytime, night time, anytime is the right time / Stealin’ round and makin’ some love

White skin women keep me howlin’ for more / Brown skin honey, I love

Got a Whitesnake mama / You want to shake it mama

Got a Whitesnake mama / Come an’ let it crawl on you”.


Trouble (1978)

Day Tripper

Como antesala del primer disco se grabó el EP titulado Snakebite, último trabajo que aparece como un disco de David Coverdale. Este incluyó, en un primer momento, cuatro canciones relevantes: “Come on”, “Bloody Mary”, “Steal away” y “Ain’t no love in the heart of the City”, luego se le anexaron tres más. Gracias al impacto que tuvo, la imponente firma EMI Music decidió fichar a la banda. De esta forma se preparó la llegada del primer mordisco de la serpiente en 1978, Trouble. 

Este disco significó el comienzo oficial de la banda. En el mismo participó, como miembro oficial del grupo, el excelente teclista Jon Lord. El nivel de los músicos que realizaron la composición musical de los temas fue uno de los principales motivos de su éxito. 

En este tracklist es notorio que aún la banda estaba definiendo su estilo, a título personal me parece que el tema “Day Tripper” es el que más se asemeja, en líneas musicales, a lo que disfrutáramos en adelante con sus creaciones. 


Lovehunter (1979)

Long Way From Home

Whitesnake provocaba al Universo del Rock, con una portada tan atrevida como su frontman, el LP encandilaba con su brillo musical, la calidad superior del disco no daba lugar a discusión alguna –como sí lo hacía su visual artística–.

El grupo atravesaba un gran momento a nivel compositivo. Este se veía nutrido por la influencia de talentosos músicos que participaban en él. En esta ocasión la banda dejó de lado su faceta más guitarrera y rasposa, optando por un sonido más blues rockero. Esto motivó que Lovehunter sonase con  menos dureza que Trouble, pero en ningún caso falto de la fuerza luminosa de su arte.

El tracklist es sencillamente excelente, cuenta con un adictivo himno de puro Classic Rock qué es “Rock´N´Roll Women” , y estalla con la slide de Mickey Moody a tope en “You´N´Me, Outlaw”. Whitesnake generó un compendio de temas, sobradamente, en la talla de las canciones más rockeras de la época. Al mismo tiempo que incursionó en un estilo rock blusero. Lovehunter esconde unas cuantas maravillas en ese sentido que van desde ese magnífico “Help Me Thro´ The Day” (original de Leon Russell) hasta el fantástico “Long Way From Home”, con un sobresaliente trabajo de Jon Lord.


Ready an’ Willing (1980)

Black And Blue

Dando la bienvenida a los gloriosos ‘80, este disco ya muestra el ritmo y sonido que caracterizan la personalidad de la banda. Sus miembros formaban un increíble dream team hardrockero, en el cual estaban Micky Moody y Bernie Marsden en guitarras, Neil Murray al bajo, Ian Paice en batería, Jon Lord en teclados y, por supuesto, la estelar voz de Coverdale tras el micrófono. 

Este equipo logra un tracklist que brillaba con luz propia, continuando con un tremendo feeling rock bluesero que se vuelve vital, como sello musical distintivo de la serpiente blanca. Whitesnake había descubierto su “sonido característico” y nunca volvería a sonar a Whitesnake sin él. 

Ready an’ Willing comienza con la elegante y ‘púrpura’ “Fool for your Loving”, un maravilloso single que conquistó a todos los fans de la época y a los que vinimos después. La popularidad de la banda estaba en crecimiento exponencial, pero a esta importante aceptación le siguieron fuertes críticas al machismo de Coverdale y las letras sexistas de sus canciones… Esto opacó el brillo superstar de “Fool for your loving”, (y de otras que le siguieron), que no lograron ascender a los puestos destacados en las listas de singles. Sin embargo, finalmente el disco tuvo la acogida que merecía. Whitesnake comenzaba a endurecer su propuesta artística, afilaba sus notas hacia un hard rock de corte más guitarrero (más riffero). Por ello mi canción elegida es la pegadiza y divertida “Black And Blue”.


Come an’ Get It (1981)

Would I Lie To You

Ya conocemos la predilección lasciva del atrevido frontman por las insinuaciones sexuales, así que el título de este álbum no debería sorprendernos. En este cuarto disco de estudio se encontraba por encima de muchos astros de este Universo del rock del Reino Unido y el tan esperado “Come an’ Get It” se disparó al número 2 en la lista de álbumes más aclamados. Whitesnake fue convocado especialmente en el segundo Monsters of Rock, en Donington, y culminó con unos excelentes 18 meses.

El álbum en sí siguió el mismo formato que el exitoso Ready an’ Willing, con una mezcla de sonidos rockeros fusionados ​​con blues de alto tempo y algunas melodías más lentas.

Como ejemplar magnífico de este disco mi selección es “Would I Lie to you”.


Saints and Sinners (1982)

Saints An’ Sinners

Saints and Sinners alboreaba el impactante despliegue luminoso que tendría la banda con las primeras grabaciones de los clásicos “Here I Go Again” y “Crying In The Rain”. 

Whitesnake quería destacarse, salir de la etiqueta, ser reconocido como formalmente incorrecto… así, el inicio del álbum con “Young Blood” resulta inquietante y peligroso, no tan acomodado. Aunque, curiosamente, no obtuvo excelentes resultados comerciales.

Dentro de este compendio de canciones destaco el track que lleva el mismo nombre del álbum “Saints An’ Sinners”, el cual ha pasado desapercibido entre todo el repertorio artístico de la banda y me parece importante darle su momento de brillar aquí.


Slide It in (1984)

Guilty of Love

En el año 1983 Whitesnake fue la atracción principal en el festival Monsters of Rock de Donington. Luego se promovió este álbum; la formación que lo integraba era la misma que el anterior disco, aunque sin estar realmente compenetrada. 

Más allá de estas circunstancias, el disco muestra una clara evolución musical. Mi canción favorita es el rockertrack  “Guilty of Love”, especial para sacudir la melena de un lado a otro ¡al mejor estilo de esta década! 

En este tiempo, David Coverdale tuvo que someterse a una operación de garganta que amenazaba con comprometer definitivamente su carrera, esto provocó un giro inesperado. Sin embargo, este forzado alto favoreció la maduración de las ideas del cantante, que acabaría por reunir bajo su dirección a una línea de célebres artistas. Entre ellos, el guitarrista John Sykes; el ex Tygers of Pan Tang y Thin Lizzy que se convirtió en una personalidad sobre la que la nueva formación de Whitesnake giraba.


Whitesnake (1987)

Still of the Night

Whitesnake es el nombre del séptimo álbum de estudio de la banda británica de hard rock homónima. Sus grabaciones comenzaron en 1985 debido a problemas de salud del cantante y fue lanzado al mercado el 7 de abril de 1987. 

Cuando “Here I Go Again’‘ rompió los charts David Coverdale tenía 36 años. Casi la misma edad del rompecorazones de Harrison Ford cuando interpretó al seductor Han Solo en Star Wars, y Coverdale… no se le quedaba atrás.

El cantante debía competir con grandes producciones lanzadas por noveles artistas como Motley Crue con “Girls Girls Girls” y Bon Jovi con “Slippery When Wet”. Sin embargo, la picardía osada que refleja en su sonrisa, la ardiente presencia con la que se para en el escenario, más su magnífica voz… conquistan todo, el escenario, la música, las chicas… todo. Coverdale estaba a la altura de un jedi experimentado… al lado de los recientes padawans alocados, desprolijos e inexpertos. 

En este punto, no me quiero poner chismosa, pero bien conocidos son los rumores de la influencia que tuvo Tawny Kitaen en este ascenso deslumbrante de Whitesnake. “Here I Go Again” se disparaba al número uno de las listas y los tres videos en que aparecía la supermodelo eran reconocidos y adorados por el público. MTV estaba en su momento de gloria e identidad genuina, como programa de videos musicales, y se encargó de transmitir una y otra vez estos temas. De esta forma, Coverdale anunciaba su boda con Kitaen y todo andaba sobre ruedas en este jaguar blanco.

Whitesnake 1987’ fue señalado como el álbum del año por la mayoría de los periódicos especializados de todo el mundo. Fue un clamoroso éxito “1987” que, a pesar de los constantes cambios en su formación, catapultó a Whitesnake como una de las mejores bandas hard rock que han existido. Ahora, la nueva formación que convocó Coverdale, para la gira en apoyo del álbum (durante 1987-1988), estaba integrada por el guitarrista líder Adrian Vandenberg, como segundo guitarrista al norirlandés Vivian Campbell (ex Ronnie Dio), al bajista cubano Rudy Sarzo (ex Quiet Riot) y al baterista estadounidense Tommy Aldridge (ex Ozzy Osbourne). Ellos aparecieron en los videos musicales de “Still of the Night” (que fue el video más pedido en MTV), “Is This Love”, “Here I Go Again 87” y “Give Me All Your Love”, a pesar de que no participaron en la grabación del disco.


Mientras, Coverdale lucía una nueva imagen americanizada, melena rizada hiper rubia propia de los `80, hombreras y sacos glamorosos, se ganaba el trono de sex symbol y favorecía la multiplicación de las giras europeas y americanas del grupo. El éxito de Whitesnake ‘1987’ impulsó a su predecesor, Slide It In, certificado de oro a disco doble de platino. La canción que les he seleccionado de este discazo es la aclamada “Still of the night”, con su video sumamente sexy, de guitarras provocativas alzadas al movimiento pélvico de sus músicos y una seductora neblina en imágenes cautivantes tanto de Kitaen como de Coverdale.


Slip of the Tongue (1989)

The Deeper the Love

En 1989 apareció en la escena musical Slip of the Tongue, un nuevo éxito mundial alimentado por la presencia de Steve Vai

Coverdale es el verdadero “chico malo” que todas las chicas desean y que todos los chicos quieren ser… lo dice en sus letras, lo demuestra en sus videos. Sus poses usando el pie de micro a modo de exaltación de su virilidad, con arrogancia masculina, su imponente jaguar y el look de rockstar exaltado, lograrían que miles de fans lo veneraran en los glamorosos ‘80 que ya finalizaban. 

¿Cómo no elegir “The Deeper the Love” como canción favorita en este álbum? Es sencillamente, impecable. La tonalidad y profundidad de la narrativa transmitida en la locución manipulada por la voz de Coverdale, más la armonía musical, hacen en conjunto un tema maravilloso. 


Restless Heart (1997)

Anything You Want

Este año, 2021, Whitesnake estuvo de 25 aniversario de este disco, motivo por el cual lanzó una reedición nominada “Restless Heart Super Deluxe Edition”. Realmente un trabajo tan distinto como especial que Whitesnake (o David Coverdale en solitario) publicó. 

Coverdale cambió completamente su imagen, aggiornándose al nuevo estilo de la década, despidiéndose de su emblemática melena dorada… que luego retomaría. 

Este disco fue observado con agudeza por los fans de los ‘90 que esperaban otro tipo de contenido discográfico, sin embargo, cuenta con grandes piezas, tal como la elegida “Anything You Want”.


Good to Be Bad (2008)

All I Want, All I Need

Pasaron 11 años para la entrega de Good to Be Bad, finalmente, la banda produjo un álbum completo con material nuevo. David Coverdale volvía con la elección de un nuevo guitarrista, Doug Aldrich. Con el mismo trabajaron en la composición de este tracklist que intenta volver a los luminosos y dorados ‘80, sin perder de vista que se inserta en un nuevo siglo. Es decir, intentan ser frescos y modernos, sin perder la esencia de la banda. Pero de una forma un poco forzada, se buscó tanto volver a las raíces de Whitesnake que se opacó la luz intensa y descontracturada que lo hace brillar.  

Más allá de esto, se obtuvo un disco con muy buenas canciones, como la seleccionada “All I Want, All I Need”.


Forevermore (2011)

Love and Treat Me Right

Este álbum intenta proyectar el mismo objetivo que el anterior… pero aún sin lograrlo con el brillo que supo tener. Se establecieron algunos cambios en la formación de la banda, aunque se mantuvieron Doug Aldrich y Reb Beach. Esto provocó que se incursionara en nuevos ritmos, ya que ahora estaban Michael Devin en el bajo y Brian Tichy en la batería. A su vez como invitado especial se sumaba al equipo Whitesnake, Jasper Coverdale, el hijo de David, quien ejecutó algunos coros en el nuevo disco. 

Pero en sí, nuestra estrella que nació a fines de los ‘70 y resplandecía en los ‘80, parece estar en un declive luminoso desde los ‘90. 

La canción que elijo para presentarles es  “Love and treat me right”, que de esta insulsa reunión de temas, junto con la balada “Forevermore”, son destellos hermosos de lo que sabemos puede irradiar Whitesnake.


Dentro esta trayectoria musical, en la cual ya nos estamos acercando a nuestros días, corría el año 2015 cuando Coverdale realiza un gesto de honrar a su banda británica primigenia, vistiendo la serpiente blanca… de púpura.  

¡Coverdale se pone la misión de volver a presentar sus canciones púrpuras a una nueva generación! Empresa muy loable, si me permiten. De esta forma, The Purple Album expone 13 pistas de la etapa del frontman junto a los míticos Deep Purple, de ellas seis son del disco Burn, cinco de Stormbringer y dos de Come Taste The Band. El álbum comienza con la canción principal de Burn –como era de esperarse– aunque no cuenta con el despliegue vocal que Coverdale le supo dar en sus momentos de juventud. Aún así, es muy disfrutable, al igual que el resto del tracklist. La formación que volvía a la vida estos temas incluía a los guitarristas Reb Beach (ex-Dokken, Winger), el impresionante Joel Hoekstra y al talentoso bajista Gary Moore (ex-Ozzy Osbourne), junto al potente baterista Tommy Aldridge. Ellos lograron ofrecer una actuación estupenda, no solo para la altura musical que merece este disco, sino para que Whitesnake recuperara la fuerza en su luminosidad.


Flesh & Blood (2019)

Shut Up and Kiss Me

Whitesnake nos entrega hard rock en su máxima expresión, su música es vital y vibrante, inspirando, en quien la escucha, con el espíritu provocador y sexualmente sugerente que la banda enciende desde los ‘80. 

Logra un disco emblema –una vez más–. Divertido, rockero, sucio, sexual, con estos elementos el grupo de talentosos artistas que hoy forman la banda, realizan otro disco estrella que los posiciona en alto sobre el resto. La incorporación, desde el disco anterior, del atrevido y seductor guitarrista Joel Hoekstra hizo la diferencia que Whitesnake estaba necesitando para volver a ser Whitesnake. Hoekstra nos evoca al joven Coverdale de los ‘80 con su melena dorada y su pose incorrecta, se fusiona de forma magnífica con el estilo musical de Whitesnake; a su vez, penetra con la química que despliega junto a Coverdale en el escenario… más aún cuando el mismo frontman lo presenta como “Sex On Two Legs…The Incendiary Joel Hoekstra”, y el guitarrista despliega su virilidad en la guitarra provocando miles de gritos al unísono.  

El grupo vuelve para ser leyenda con este disco, y es que es ¡formidable! Una excelente producción que manifiesta una poética tan sutil y propia de nuestro querido indecente Coverdale… “Ooh my my , you look so fine… I’ll show you mine if you show me yours, c ‘mon baby shimmer and shake”

Flesh & Blood ofrece una colección crujiente de melodías directas y apasionadas de guitarra. Se me ha hecho particularmente difícil elegir una canción de este disco… ¡Todas son mis favoritas! Pero seleccioné “Shut Up and Kiss Me”, ya que cuenta con el video en el cual se presenta a Coverdale con su Jaguar, el escenario, las chicas, muy al estilo de sus clásicos e infames videos de ‘1987’. Hay un ambiente retro que se remonta al día en que los chicos pasaban más tiempo en su cabello que las chicas.

Whitesnake se convirtió en un ícono de la cultura pop y rock de todo el Universo de la música. Evolucionó como banda estrella de finales de los ’70 a una Supernova en pleno siglo XXI, que se destaca por su magnífico brillo y expansiva luminosidad, tan única, atrevida y ardiente como la voz estelar que la lidera. Actualmente, sus músicos en los escenarios son arrolladores, carismáticos, y cuentan con la chispa divertida, transgresora y pervertida que refleja el espíritu de la banda. Realmente ofrecen un show entusiasta en el que te sientes conectado con la música y lo que transmite, sin dudas, una experiencia única que querrán volver a repetir.

Lou 'Aris' Martínez

Apasionada. Reflexiva. Intelectual. Una entusiasta de la vida misma. Soy una amante de las conquistas autodidactas, emocionada ante las oportunidades, con gran pasión por mi profesión y amor por leer, escribir, la música, las series, el cine y el café. La música, principalmente, me transporta desde las llanuras del asfalto que transitamos a las profundidades que conectan con mi espíritu, la inspiración y un sentimiento vibrante de felicidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.