SILENT SKIES – Nectar (Album Review)

Por Alejandro Melgar

Hay discos que llegan en el momento justo, y por eso me tomaré el atrevimiento de abrir mi corazón y volcar sentimientos muy personales en esta reseña.

Viernes 28 de Enero de 2022. Me encuentro en un momento personal muy duro que tomé para aislarme, conectar conmigo mismo y mis emociones. Mucha introspección y nulo contacto con el afuera. Estoy en un mal lugar anímicamente y la música es una de esas pocas cosas que pueden sacarme de él. O hundirme aún más. Recuerdo que falta una semana para el nuevo lanzamiento de Silent Skies, el proyecto ambiental y melancólico que reúne al imponente vocalista de Evergrey, Tom S. Englund, con el joven y talentoso pianista estadounidense Vikram Shankar (Lux Terminus, Redemption, Our Destiny). Me doy cuenta que aún no tengo el disco y por la gran gentileza de la gente de Napalm Records, lo consigo casi al instante. A los pocos minutos de apretar play y recorrer esas letras tan sentidas, comienzan los primeros quiebres emocionales. Esa mañana de Viernes no sería como cualquier otra.

Nectar” no es un disco cualquiera. Y también nos hace dar cuenta que este proyecto no es un simple rejunte de músicos para escupir canciones prefabricadas. Acá hay alma y desgarro en cada canción, cada estrofa y cada interpretación sentida por parte de ambos músicos que dejan todo para que esto no sea un disco más. Dos años después de su sorpresivo debut “Satellites” (2020), un fichaje con Napalm Records abrirá muchas puertas para que esta música sea globalmente reconocida y nos permita abrirnos más y expresar nuestras emociones más crudas, nuestros momentos más bajos, abrazarlos y dejar que duelan, transitar el dolor para así vislumbrar nuestros próximos pasos, si es que quedan.

Acá las canciones están totalmente destripadas de distorsión y momentos pesados o divertidos. Esto es sentimiento puro, de esperanza y alivio pero también de desolación, tristeza y autodescubrimiento de verdades duras. Casi todas las piezas están guiadas por simples pero potentísimos acordes de piano y orquestación leve pero efectiva, donde la interpretación vocal de Englund nos cala hasta lo más profundo del alma. Un solo verso o incluso palabra de estas canciones puede atravesarnos como una cuchilla o hacernos explotar en llanto desconsoladamente. Porque eso fue exactamente lo que me pasó a mi. No lo digo a la ligera, cuando la música llega, y de esta manera, nos damos cuenta la exquisita forma de arte que puede llegar a ser. Duele, pero hay que transitar el dolor, y de eso se trata este disco.

Pocas letras me hicieron estremecer tanto como “Let it Hurt”, con su honestidad brutal y dramática pero necesaria, o esa confesión dolorosa del pasaje del tiempo que se ve en “Taper”. Momentos de reencuentro con ese alguien especial en “Neverending” o la emoción que genera “The One”, cuando la soledad y desolación se transofman en la esperanza de poder arreglar las cosas con esa persona que amas, que sabes que es el amor de tu vida. El balance entre luz y oscuridad es tan claro y real como la vida misma. Momentos en que parece que no hay salida dan lugar a destellos esperanzadores al final del túnel. En diez canciones, dos artistas lograron algo tan orgánico y desnudo, que en la sencillez y honestidad de su mensaje logra llegarte mucho más que cualquier despliegue de pomposidad y propuestas ambiciosas. Para ponerse de pie y aplaudir entre lágrimas.

I know my days would be better, if I rose with rising sun”. Ese verso tan profético de “Better Days” muestra que tocar fondo no tiene porque ser nuestro final. Podemos estar bien. Vamos a estar bien. Solo que a veces, llegar hasta lo más profundo de nuestro ser y transitar ese dolor tan fuerte es lo que necesitamos para ver que hay algo más allá. De esta escucha tan particular y significativa, me quedo con algo muy especial, y animo a quienes estén leyendo esto que no tengan miedo a expresar, a amar con todas sus fuerzas, a sentirse vivos. El néctar que necesitamos es saber que la vida es demasiado corta para quedarnos preguntando “qué hubiera pasado si…”. Vivan, ahora.

Gracias Tom Englund y Vikram Shankar por abrir este cielo silencioso en el momento exacto para creer una vez más en el mañana. Yo creo, y espero que ustedes también.


  • Género: Ambient, Acoustic
  • Lanzamiento: 4 de Febrero, 2022
  • Sello: Napalm Records

“Nectar” tracklist:

  • 1. Fallen From Heart
  • 2. Taper
  • 3. Neverending
  • 4. Let It Hurt
  • 5. The One
  • 6. Leaving
  • 7. Cold
  • 8. Better Days
  • 9. Closer
  • 10. Nectar

SILENT SKIES - Nectar

“Nectar” no es un disco cualquiera. Acá hay alma y desgarro en cada canción, cada estrofa y cada interpretación sentida por parte de ambos músicos que dejan todo para que esto no sea un disco más. Acá las canciones están totalmente destripadas de distorsión y momentos pesados o divertidos. Esto es sentimiento puro, de esperanza y alivio pero también de desolación, tristeza y autodescubrimiento de verdades duras. Casi todas las piezas están guiadas por simples pero potentísimos acordes de piano y orquestación leve pero efectiva, donde la interpretación vocal de Englund nos cala hasta lo más profundo del alma. Un solo verso o incluso palabra de estas canciones puede atravesarnos como una cuchilla o hacernos explotar en llanto desconsoladamente. Porque eso fue exactamente lo que me pasó a mi.
9.1

Producción

8.7/10

Composición

9.2/10

Replay Value

9.0/10

Valoración Personal

9.3/10

Alejandro Melgar

Absoluto entusiasta del Metal en casi todas sus variantes y sub-géneros. Melómano, coleccionista de discos y experto en armar documentos, listas y rankings. La estructura me garantiza paz y organización. Amo las series, películas y estoy muy arraigado en la cultura pop, además de disfrutar la naturaleza y el aire libre. Y a pesar de todo esto, soy muy sensible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.