Review Clásico: NE OBLIVISCARIS – Portal of I (2012)

Por Alejandro Melgar

La historia que llevó a la edición de un disco tan importante e influyente en la música progresiva extrema como lo fue “Portal of I”, es una llena de idas y vueltas tumultuosas, una que hace valorar aún más el producto final como un punto de inflexión en el metal extremo de influencias clásicas. Todo comenzó allá por el año 2003 con la gestación de la banda, formada por el vocalista Xenoyr y el bajista Adam Cooper, a los que luego se unió el actual vocalista y violinista Tim Charles. Luego de algunos años y cambios de formación la banda pudo editar un primer demo titulado “The Aurora Veil” en 2007, donde podían encontrarse algunas versiones preliminares que luego aparecerían en su ansiado disco debut.

Pasaron todavía más años y aún más cambios de formación, pero en el aire se sabía que se estaba gestando algo grandioso. La banda ya había adquirido lo que se conoce como un “cult following” (o “seguidores de culto”), un selecto grupo de seguidores fieles y ansiosos por el siguiente paso. Para cuando “Portal of I” vio la luz en Mayo de 2012, nada fue igual. El disco instantáneamente se convirtió en un referente para el género, sentando estándares de calidad que pocas bandas podrían cumplir de allí en adelante, y ampliando la fanbase al punto desligarse del estatus de banda de culto, para ya formar parte de las grandes ligas del metal extremo y progresivo.

Estamos ante una obra magnánima y de un alcance muy gigantesco, en donde todos estos años de espera y construcción sirvieron para pulir cada detalle de una placa sublime, que impresiona tanto por su nivel compositivo como por su longitud, abarcando más de 70 minutos en siete canciones que nos pasean por todos los climas imaginables. Cuando escuchamos el comienzo de ‘Tapestry of the Starless Abstract’ deducimos que estamos ante la más chirriante banda de death/black metal, pero no tardamos en darnos cuenta que esto va mucho más allá, aparecen arreglos orquestales, voces limpias, las armonías se complejizan y entramos en terrenos progresivos. Todo es sorpresa y asombro ante algo que en 2012 no estábamos acostumbrados a escuchar. La movida del “metal extremo técnico y progresivo” aún no tenía su auge, y este fue uno de los discos precursores para impulsar ese movimiento que popularizó bandas tan exquisitas y brutales como Obscura, Beyond Creation, Allegaon, Black Crown Initiate, Rivers of Nihil y muchas más. Sobre la mitad de la canción encontramos un interludio instrumental y acústico donde la guitarra se fusiona con arreglos sinfónicos de manera de extasiarnos completamente con su hipnosis sonora. Realmente hechizante.

Creo que hablar canción por canción es algo que esta obra no merece ya que definitivamente se enriquece de ser evaluada como un todo, como parte de algo gigantesco en el panorama del metal extremo y progresivo. Si bien tenemos momentos puntuales y marcados, cada canción nos pone los pelos de punta, logrando un disco que se siente a la vez homogéneo y totalmente inesperado. Donde lo más visceral y brutal se fusiona sin problemas con las melodías etéreas y calmas (prestar atención sino al rebaje en ‘Xenoflux’, pasando de la catástrofe a la completa armonía meditativa). Donde el tema que da nombre a la banda (‘Forget Not’, traducción del latín ‘Ne Obliviscaris’) nos regala el comienzo más hermoso que hayamos visto en una canción de este estilo, construyendo sobre una melodía que va creciendo cada vez más y que da protagonismo completo a ese violín tan cautivador que conduce de manera tan hermosa Tim Charles, en lo que ya se transformó en un clásico absoluto de la banda que, irónicamente, nunca olvidaremos.

Notamos rápidamente que la mayor parte de las canciones en este disco rondan o superan los 10 minutos, permitiendo desarrollos extensos que dibujan todo tipo de climas y melodías. Las canciones permiten respirar y se dan su tiempo de recorrer esos terrenos tan disímiles musicalmente, generando transiciones que en otro ámbito se sentirían totalmente fuera de lugar, pero acá funcionan de manera mágica. Ejemplo de esto es el eterno clásico ‘And Plague Flowers the Kaleidoscope’, un testimonio a la grandeza de una banda que vino para quedarse y que sentó nuevos estándares de calidad, poniendo la vara muy alta para el género.

Es un disco que nos deja exhaustos pero de la mejor manera, que cuando creemos que va a terminar y que ya no hay nada por probar, nos damos cuenta que aún quedan 20 minutos que nos seguirán dando vueltas y exprimiendo toda fibra de nuestro ser, elevando nuestra mente a otros estados espirituales. Un álbum donde conviven de la mejor manera las perversiones desgarradoras más extremas y brutales, con las melodías armoniosas más celestiales que puedas encontrar en este espectro del ecosistema musical. Y todo construido de una manera sublime, detalle por detalle, año tras año, como un arquitecto que trabaja meticulosamente para que su obra sea recordada por siempre y quede plasmada en la posteridad, tornándose indispensable y atemporal. Eso logró Ne Obliviscaris con “Portal of I”, el disco que puso al metal extremo técnico y progresivo en la primera plana de los lanzamientos mundiales. No habría vuelta atrás desde aquí, y definitivamente, nunca lo olvidaremos.


Sello: Blood Music
Lanzamiento: 7 de Mayo, 2012
Género: Progressive Metal, Death Metal, Black Metal

Ne Obliviscaris - Portal of I
  • 9.4/10
    Producción - 9.4/10
  • 9.6/10
    Composición - 9.6/10
  • 9.5/10
    Replay Value - 9.5/10
  • 9.4/10
    Valoración Personal - 9.4/10
9.5/10

Un álbum donde conviven de la mejor manera las perversiones desgarradoras más extremas y brutales, con las melodías armoniosas más celestiales que puedas encontrar en este espectro del ecosistema musical. Y todo construido de una manera sublime, detalle por detalle, año tras año, como un arquitecto que trabaja meticulosamente para que su obra sea recordada por siempre y quede plasmada en la posteridad, tornándose indispensable y atemporal. Eso logró Ne Obliviscaris con “Portal of I”, el disco que puso al metal extremo técnico y progresivo en la primera plana de los lanzamientos mundiales.

Alejandro Melgar

Absoluto entusiasta del Metal en casi todas sus variantes y sub-géneros. Melómano, coleccionista de discos y experto en armar documentos, listas y rankings. La estructura me garantiza paz y organización. Amo las series, películas y estoy muy arraigado en la cultura pop, además de disfrutar la naturaleza y el aire libre. Y a pesar de todo esto, soy muy sensible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.