MENTALIST 🇩🇪🇸🇪 – A Journey Into The Unknown (Album Review)

Por Michael Prado

Cuando el reverenciado baterista Thomas “Thomen” Stauch abandonó Blind Guardian en el año 2003, lo hizo bajo el argumento de “estar en desacuerdo manifiesto con la dirección musical que llevaba el grupo en ese entonces” (recordemos que fue a partir de “A Night at the Opera” que los bardos de Krefeld se empezaron a distanciar de manera más notable de sus raíces muy afines al Speed Metal, adentrándose en terrenos más orquestales y progresivos, si se vale usar ambos términos).  Eso lo llevó a aventurarse primero con un proyecto de su creación al cual llamó Savage Circus, cuyo disco debut, “Dreamland Manor”, era escuchar nuevamente música como la que Blind Guardian creó en 1995 para su magistral “Imaginations From The Other Side”.

No obstante, problemas de salud lo obligaron a distanciarse de dicho grupo (dejando las baquetas en manos de Thomas Nack), para posteriormente iniciar una nueva aventura con Stormrider en 2011, donde no duró mucho dado que su salud volvió a interferir de manera negativa.  Un nuevo intento de volver a la carga tras los parches se dio en el 2014, cuando se une al grupo Serious Black, del cual nuevamente el mismo motivo lo marginó de seguir adelante tras grabar el primer disco “As Daylight Breaks”.  Mas Thomen no se rendía, y eso lo llevó a fundar el grupo Dawn of Amber, que tiene pendiente lanzar su disco debut, mas mientras eso llega a acontecer (esperemos que no quede en el limbo, pues los adelantos del mismo -que nos mostraban entre otras cosas, que Hansi Kürsch formaba parte de los coros en el álbum– nos daban visos promisorios de muy buena música) tenemos a nuestro querido baterista oriundo de Krefeld siendo parte de un grupo con una propuesta realmente interesante, como lo es Mentalist.

Kai Stringer (guitarras), Peter Moog (guitarras), Rob Lundgren (voces), Florian Hertel (bajo) y Thomas “Thomen” Stauch (batería)

Dicha banda nace en 2018, y es integrada, además de Thomen, por el reconocido vocalista Rob Lundgren (famoso por sus covers en Youtube y también es miembro de bandas como Echosoul, Epilog, Molten Trail, entre otras), el bajista Florian Hertel (que tuvo su paso por los grupos Dawn After Death y Dreadful Prophecy) y los guitarristas Peter Moog y Kai Stringer (este último también es parte de los grupos Angels Cry y Starchild).

Practicantes de un engalanado Power Metal Melódico (que, nota aparte, curiosamente es muy distinto a lo que Thomen reclamaba que se había perdido en Blind Guardian), donde en su primer álbum “Freedom Of Speech” (lanzado el 28 de agosto del 2020) hicieron un muy correcto y agradable equilibrio entre melodía y potencia (siento que han sido de los grupos que mejor han logrado tal balance en mucho tiempo, sin demeritar en lo absoluto la calidad de su arte, siendo de hecho para mi humilde parecer uno de los discos más sorpresivos del año anterior).  Ahora bien, no quisieron esperar mucho para seguir mostrando de qué son capaces en sus instrumentos, por lo cual, casi 1 año después de lanzar su debut, más precisamente el 20 de agosto de este presente año, marcará el día donde Mentalist nos muestre su segundo trabajo artístico, nombrado “A Journey Into The Unknown”, que para empezar (y como en su primer álbum) cuenta con una portada creada por el insigne dibujante Andreas Marschall (si te dices fan del metal melódico y no conoces su nombre, es porque fijo no has desarrollado aún el buen hábito de coleccionar álbumes físicos, lo cual recomendamos a raudales en esta página), así que por ese lado empezamos bien.  Ahora, ¿qué tan buena es la música que nos trae el álbum, que es obviamente lo principal que nos hace adquirir un disco?  Pues síganme los buenos para contarles más a detalle sobre ello.

Largo y duro ha sido el camino que Thomen ha debido andar desde su salida de Blind Guardian, pero finalmente parece haber hallado su lugar junto a los chicos de Mentalist, y su desempeño en la batería sigue confirmándolo como uno de los grandes en este instrumento.

La cabalgata musical arranca con un interesante intro muy etéreo con el eco de guitarra eléctrica a la distancia y pasando a un momento que suena muy épico.  Dicha pieza inicial tiene el nombre de “Horizon”, y la verdad cumple muy bien como puerta de entrada al álbum.

Tras dejar atrás dicha puerta nos encontramos de frente a un arranque sumamente potente que los 4 instrumentistas del grupo han creado para “A Journey Into The Unknown”, pieza que da nombre al álbum en cuestión y donde nos encontramos el desarrollo de un buen Power Metal cargado de melodías, con la particularidad de que en esta oportunidad la música suena inclusive más poderosa que en el primer disco de estos chicos, dando visos de que la travesía será realmente disfrutable.

Tras este explosivo inicio, las revoluciones disminuyen sin que el entusiasmo decrezca en lo que vamos siendo introducidos con las notas de las guitarras hacia lo que se desarrollará en “Modern Philisophy”, una pieza que apuesta más al Heavy Metal que tiene una interpretación realmente desenfadada por parte de Rob en las voces (aunque tiene en la parte instrumental un tremendo despliegue de Speed Metal donde apreciaremos mejor la calidad que siempre ha tenido Thomen, además de los tremendos solos de guitarra interpretados por Peter Moog y Kai Stringer).

Las guitarras parecen querer caernos encima con toda su fuerza no más pasamos a la siguiente y veloz canción intitulada “Evil Eye”, donde creo que ya nos va quedando más que claro la intención perpetrada por estos chicos, la cual era alcanzar un nivel de poder todavía mayor, máxime teniendo al tremendo hombre tras la batería que es Thomen Stauch (y el cual rogamos por fin halle en esta oportunidad su hogar, en el cual su salud le permita seguir adelante -siempre y cuando no sea requerido nuevamente desde su natal Krefeld, digo-).  Ojo, e insisto con el tema de las guitarras, que especialmente en el solo se muestran con tremendo esplendor y furia.

Casi como evocando la era de Thomen con Blind Guardian, las guitarras de Moog y Stringer (acuerpadas en el bajo por Mike LePond, el hombre tras las 4 cuerdas graves en Symphony X, que es músico invitado para esta oportunidad, dado que Florian Hertel recientemente se ha convertido en papá y estará cuidando a su bebé y su pareja por mientras) van creando un sonido realmente épico y aventurero, en tanto que Rob se pone más solemne mientras la pieza “An Ocean So Deep” va creciendo en intensidad y emotividad a la vez, mostrando ser un midtempo realmente disfrutable, sobre todo cuando llegamos al genial solo de guitarra cercano al final de la pieza, acompañado de potentes gritos del buen Rob Lundgren.

Con melodía, garra y energía, avanzamos a lo que es la mitad de este redondo, con una pieza cargada de intensidad de nombre “Dentalist”, la cual realmente pone a prueba el talento de Thomen Stauch abarcando una interesante variedad en ritmos y velocidades en esto que es el Power Metal, por momentos llegando a lo que para mí fueron sus mejores interpretaciones con Blind Guardian, siendo más específicos, lo que nos dejó legado en el maravilloso álbum “A Night at the Opera”.  Ahora bien, quisiera hacer un tanto de hincapié en una situación al llegar a este punto, y es esto: Thomen partió de seguir junto a sus amigos bardos dado que extrañaba la época del “Imaginations”, PERO INSISTO, lo que hoy hace en Mentalist siento que no es tan cercano a ese estilo, sino más bien se podría decir que coquetea más con el Euro Power Metal (término que se le ha dado una variante más melódica y no tan potente como antaño de dicho subgénero del metal).  No es que reclame por ello, pero ¡vamos!, aparte Thomen se le ha visto muy cercano a los demás miembros de Blind Guardian.  Y no es por ser malo con Frederik Ehmke (al cual considero tremendo batero), pero no me molestaría si algún día las sendas de Thomen y sus excompañeros de travesía durante 13 años vuelven a ir de la mano.

Con un intro sereno y conmovedor entramos a la que considero la pieza que más corazones va a tocar en este álbum cuando llegue a las tiendas, como lo es “Soldier Without A War”.  En esta canción si bien el sentir metalero no se pierde en lo absoluto (vamos, el solo de guitarra es sumamente intenso en ese sentido), se siente algo cercana también al buen AOR con el cual el grupo hacía buena sintonía por lapsos en “Freedom Of Speech” (y que me hizo aplaudir el esfuerzo de estos chicos hace 1 año).  La verdad creo que es la mejor interpretación en el álbum por parte de Rob Lundgren, muy sentida y emotiva, sobre todo cuando Thomen marca con su batería la parte más potente y veloz en la canción.

Tremendo dúo a las 6 cuerdas que han resultado ser tanto Kai Stringer como Peter Moog. Esperemos que sigan regalándonos tanta melodía en sus canciones a futuro.

Un “Hello, Little One”, seguido de poderosos riffs de guitarra y un ritmo Hard Rockero que gana fuerza con el doble pedal de Thomen es lo que nos adentra a “Torture King”, octava canción del álbum y una de las mejores a mi parecer, teniendo un coro realmente destacado y memorable.  Sin dudas la pieza con sentimiento más épico en todo el álbum, y con una sección instrumental realmente interesante, donde podemos escuchar mejor las pinceladas que en el teclado ha brindado de manera sutil el teclista Oliver Pallotai (el powerhouse a las teclas en Kamelot y que ha sido invitado para aparecer en este álbum), trabajo que si me preguntan, la verdad casi ni se ha sentido gracias al gran poder de las guitarras a lo largo del álbum (culpa de ello la tiene el famoso productor Jacob Hansen).

Mentalist ha sabido conjugar inicios potentes e inicios calmos para sus canciones.  Pues bien, en esta ocasión iniciamos de manera tranquila y donde la atmósfera va ganando más fuerza poco a poco, con el dulce sonido de las guitarras teniendo el protagonismo, para pasar a endurecerse y dejarnos caer encima el peso de su bravura con la que azotarán nuestros seres en los 7 minutos que dura “Battle Dressed”, una pieza que es una celebración al mejor Heavy Metal en donde las guitarras son las verdaderas estrellas en todo su esplendor.  Sin dudas que la mancuerna Moog-Stringer se ha sabido conjugar de manera realmente exquisita a lo largo de este álbum, y nuevamente el solo de guitarra nos deja muy en claro dicha afirmación.

La décima canción, “Live Forever”, resulta ser la más larga en este LP (casi alcanzando los 8 minutos y medio), y uno dice “¡qué lástima que no durara más!”, pues realmente es genial y asombrosa.  Sin mencionar que tenemos tremenda colaboración vocal por parte de Henning Basse (la tremenda voz que nos dio alegrías en la discografía de Metalium y en varios discos de Firewind), donde él y Rob nos llevan de la mano congeniándose sus voces bastante bien a mi humilde gusto.  Debemos decir que nuevamente Thomen desata la bestia interna que necesitaba saciar desde hace años, y que llevaba buen tiempo sin mostrar en todo su esplendor (ni siquiera en el disco debut de Serious Black se le vio tan desenfrenado como lo podemos experimentar a lo largo de este álbum).

Thomen Stauch, Peter Moog y Rob Lundgren. 3 músicos que en este 2021 seguirán dando de qué hablar con su tremendo arte.

Para cerrar el álbum tenemos un número algo curioso para la propuesta que ha manejado el grupo en estos 2 álbumes, pues llega a ser más cercana a cosas como el Rockabilly o inclusive el Rap por momentos (sin que eso llegue a cutrerías como las que se oyen en la radio).  Mas tranquilos, que les puedo garantizar que “Manchild” es una pieza realmente disfrutable, donde el grupo sigue demostrando su virtuosismo a nivel instrumental. Cuidado y más bien no llega a convertirse en favorita de muchos que juegan de rudos.

Ya para ir poniendo el broche de oro a esta reseña, debemos aplaudir la labor tan encomiable y destacada que el ya veterano Jacob Hansen ha logrado para este segundo lanzamiento de Mentalist, superando notablemente la calidad lograda en el debut (la cual no era despreciable en lo absoluto).  Eso sí, lástima que eso sepultara casi por completo el escuchar el trabajo en teclados de Oliver Pallotai, en beneficio del poder que manifiestan las guitarras de Peter Moog y Kai Stringer.

Vaya que no podemos esperar a que ustedes, nuestros queridos lectores, tengan la oportunidad de escuchar este excelente álbum que han labrado estos chicos, mientras al cerrar los ojos sienten que viajan en el asiento para acompañantes de la motocicleta del personaje que aparece en la hermosa portada que (como dijimos al inicio) es obra del célebre Andreas Marschall.  Ya, en serio, ¿no sabes quién es Andreas Marschall?  Válgame Dios…


Sello: Pride & Joy Music
Lanzamiento: 20 de Agosto, 2021
Género: Melodic Power Metal

“A Journey Into The Unknown” tracklist:

MENTALIST - A Journey Into The Unknown

Los últimos años han sido duros para Thomen Stauch en su carrera musical, pero afortunadamente ha logrado asentarse en este grupo conformado por músicos de Alemania y Suecia, que tuvo un hermoso debut el año anterior, y en este 2021 vienen con todavía más intensidad, y el performance de Thomen es parte severamente importante del éxito que estoy seguro va a tener este LP para los fans del buen Power Metal.
9

Producción

9.2/10

Composición

8.6/10

Replay Value

9.3/10

Valoración Personal

9.0/10

Michael Prado

De Costa Rica para el mundo. Fan de la música DE VERDAD, hecha con sentimiento y verdadero amor al arte, sin importar el género, aunque debo admitir que doy amplia preferencia a lo que ha sido creado en Metal, Rock, música Celta, Clásica, soundtracks de Videojuegos, Electrónica y demás. Un abrazo y bendiciones para tod@s.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.