Review: KATATONIA – City Burials

Es bien sabido por todos que el sonido de Katatonia sufrió varias mutaciones a lo largo de sus casi tres décadas de existencia. En sus inicios, los suecos optaron por profetizar su amor por el Death Metal en lo que son considerados los álbumes más pesados de la banda, alla por mediados de los 90. Más tarde su propuesta sufrió el primer volantazo de cambio que se mantendría aproximadamente por los próximos 10 años, optando por un sonido más oscuro, melancólico y denso, emparentado más con el Doom Metal y los ambientes depresivos que además coqueteaban con territorios góticos y el Rock Alternativo. Además de todo esto, ya casi entrada la década de 2010 y después de su álbum bisagra ‘Night is the New Day’ (2009), Katatonia entró en la tercera fase de esta metamorfósis sonora: el Rock Progresivo.

Comenzando con ‘Dead End Kings’ (2012) los suecos empezaron una etapa de introspección, manteniendo la oscuridad y el tono que siempre los caracterizó, pero abriendo el abanico a nuevas propuestas. Si bien la pesadez todavía era notoria y podemos catalogar este trabajo dentro del Metal Progresivo, la banda ya se encontraba en un momento donde la melancolía y la atmósfera eran palabras perfectas para definir esta nueva transformación. Prueba de ello es el siguiente ‘Dethroned & Uncrowned’ (2013) (versiones acústicas y ambientales de ‘Dead End Kings’), y el lanzamiento en vivo ‘Sanctitude’ (2015), concierto completamente acústico e intimista. Para su siguiente ‘The Fall of Hearts’ (2016) y después de varios años de cambios, la propuesta ya se encontraba totalmente aceitada, culminando en un trabajo soberbio, variado, accesible pero a la vez meticuloso en los detalles: el nuevo Katatonia ya estaba acentado y cada vez más desdibujando sus límites.

Llegamos a la actualidad, y después de un hiato que les duró más de un año, la banda regresa con todo y un nuevo álbum bajo el brazo: ‘City Burials’ se siente como la culminación de todo el camino mencionado anteriormente, y a la vez como un nuevo comienzo que augura un mañana brillante y prometedor para los suecos, ya totalmente afianzados en la propuesta de un Rock Progresivo con muchas capas, ambientes y solemnidad. Pulcritud, prolijidad y melancolía, mucha melancolía, esa que funciona como factor común entre todas las etapas, son los adjetivos que definen a este álbum tan intrigante como conciso, producto de un Jonas Renkse totalmente inspirado (se dice incluso que el plan original era que este fuera un álbum solista), tomando las riendas de la composición casi por completo por primera vez en la historia de la banda.

Y Jonas no pierde ni un segundo en hacernos entrar en su mundo melancólico: ‘Heart Set To Divide’ abre el álbum de manera sublime con un arranque orquestal y atmosférico donde las guitarras tardan en llegar, hasta que llegan y todo se derrumba. El pasado metalero de Katatonia se hace presente con un riff escurridizo y potente en una canción que alterna entre momentos calmos y pesados constantemente. Sin anestesia nos encontramos con ‘Behind the Blood’, el segundo single que fue liberado hace unas semanas, y uno de los temas más directos del disco, con una estructura muy cancionera y tradicional. Rock alternativo con tintes heavy, estribillo pegadizo y radial, una canción que va a funcionar muy bien en vivo por lo ganchero y straightforward de su propuesta.

Hemos hablado de atmósfera e introspección, y nada ejemplifica mejor estos conceptos que ‘Lacquer’, el primer single que se conoció del disco. Etéreo e hipnotizante, un tema totalmente experimental y más cercano al Art-Rock y a la electrónica que a todos los otros géneros antes mencionados. Acá es donde vemos que Katatonia opta por pertenecer a este grupo tan particular en el que se encuentran bandas como Riverside, Steven Wilson y también Leprous en su última etapa. Es ampliamente disfrutable si te dejas llevar por el transe y no te haces muchas preguntas de cómo se llego a esto. Abrir tu mente y disfrutar del viaje, nada más importa. Seguimos en este camino fascinante y lo que sigue nos atrae aún más: ‘Rein’ tiene un ritmo entrecortado y dispar totalmente atrapante, mostrando un costado progresivo con quiebres muy potentes, y también con altibajos en la estructura, lo que provoca que nos sintamos parte de un viaje tumultuoso.

El tercer single que fue liberado esta misma semana es ‘The Winter of Our Passing’, una canción breve y compacta, también basada en una estructura más digerible y no tan compleja, con elementos de electrónica y un ritmo cabeceador y casi bailable. En cierto modo funciona como una versión más acelerada y groovera que ‘The Racing Heart’ (el clásico de ‘Dead End Kings’), con un estribillo bastante similar. La maravilla que le sigue es ‘Vanishers’, una canción que parece haber sido compuesta por los hermanos Cavanagh, y es que en estructura, emotividad y ambientación parece un tema salido de la última etapa de Anathema. Incluso cuenta con la participación de una vocalista invitada (Anni Bernhard, de la banda art-rock Full of Keys), que recuerda a los duetos vocales de Vincent Cavanagh con Lee Douglas. Hermosa balada, llena de sentimiento y pasión.

City Glaciers’ es otra hermosura que se encuentra en la línea de lo que venían haciendo en ‘The Fall of Hearts’: versos de tempos dispares, emociones a flor de piel, estribillo poderoso y movilizador y la hechizante performance de Jonas Renkse, que se consagra figura absoluta de todo el disco, como era de esperarse dado el porcentaje de composición que tiene adjudicado, compartido con su eterno compañero y guitarrista Anders Nyström. El arranque y los versos de ‘Flicker’ parecen mostrar que se trata de una canción poco memorable y sin sorpresas, pero cuando el estribillo explota toda duda queda disipada y nos encontramos ante otro himno que va a quedar resonando. El poder de atracción de este disco hace que se vuelva una adicción y pase volando.

Lachesis’ funciona como un breve interludio ambiental de piano y samples, con un Jonas soberbio que nos vuelve a poner la piel de gallina. Esta incursión en particular me hace acordar a los momentos más calmos de Ayreon (‘Comatose’ se me viene a la mente). Todo termina en menos de dos minutos, dando paso a ‘Neon Epitaph’, canción que me hace poner una pausa mental y pensar en la calidad de sonido y producción general del disco, algo que sin dudas suma muchos puntos a la impresión global y te mete de lleno en los ambientes que quieren lograr. Un placer de escuchar. ¿Sobre la canción en sí? Se podría decir que esta es de las menos memorables, no me deja una impresión tan marcada y se parece mucho a otras incluso de este mismo disco. El final se cuela discretamente de la mano de ‘Untrodden’, una manera pacífica de terminar el álbum con clase y distinción, magnificando la figura de Renkse y los reconocidos riffs de Nyström, con un magistral solo de guitarra como cereza del postre. ¿Ya se terminó? Es increíble que ya pasaron casi 50 minutos y sentimos que el disco recién arrancó. Incita a volver a darle play, y eso rara vez me pasa con un disco en el instante de terminarlo.

Podemos decir entonces que ‘City Burials’ es un álbum que nos llega hasta lo más profundo, nos hace sentir y emocionarnos con un meticuloso poder de construcción en melodías directas, detallistas y movilizantes. Con un sonido sobresaliente que potencia el replay-value indefinidamente, logrando que queramos volver a él una y otra vez para descubrir más secretos, para dejarnos llevar cada vez más y más por sus hinpotizantes melodías. Jonas Renkse brilla con luz propia y es la pieza fundamental que mueve esta maquinaria llamada Katatonia, logrando una comunión perfecta de los sentidos. Mente abierta para abrazar el cambio y dejarse llevar por una experiencia única y totalmente agradable que transita por tu cuerpo y alma y te transporta a un mundo de días grises de lluvia y el sol que está por salir. Katatonia ha logrado otro exponente de calidad para esparcir su melancolía a través de la música.

Género: Progressive Rock
Lanzamiento: 24-04-2020
Sello: Peaceville

Tracklist

01. Heart Set to Divide
02. Behind the Blood
03. Lacquer
04. Rein
05. The Winter of Our Passing
06. Vanishers
07. City Glaciers
08. Flicker
09. Lachesis
10. Neon Epitaph
11. Untrodden
12. Fighters

Katatonia - City Burials
  • 9/10
    Producción - 9/10
  • 8.6/10
    Composición - 8.6/10
  • 8.8/10
    Replay Value - 8.8/10
  • 8.5/10
    Valoración Personal - 8.5/10
8.7/10

City Burials’ es un álbum que nos llega hasta lo más profundo, nos hace sentir y emocionarnos con un meticuloso poder de construcción en melodías directas, detallistas y movilizantes. Con un sonido sobresaliente que potencia el replay-value indefinidamente, logrando que queramos volver a él una y otra vez para descubrir más secretos, para dejarnos llevar cada vez más y más por sus hinpotizantes melodías. Jonas Renkse brilla con luz propia y es la pieza fundamental que mueve esta maquinaria llamada Katatonia, logrando una comunión perfecta de los sentidos. Mente abierta para abrazar el cambio y dejarse llevar por una experiencia única y totalmente agradable que transita por tu cuerpo y alma y te transporta a un mundo de días grises de lluvia y el sol que está por salir. Katatonia ha logrado otro exponente de calidad para esparcir su melancolía a través de la música.

Alejandro Melgar

Absoluto entusiasta del Metal en casi todas sus variantes y sub-géneros. Melómano, coleccionista de discos y experto en armar documentos, listas y rankings. La estructura me garantiza paz y organización. Amo las series, películas y estoy muy arraigado en la cultura pop, además de disfrutar la naturaleza y el aire libre. Y a pesar de todo esto, soy muy sensible.

0 comentarios en «Review: KATATONIA – City Burials»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.