Aniversario Semanal: 16 al 22 de Agosto

Por Elena Berriel

En “Aniversario Semanal” estaremos repasando algunos discos importantes que cumplieron años en la semana que está terminando. El formato será de pequeñas reseñas y obviamente que pueden faltar muchos discos. Si consideran que se nos pasó alguno, hágannoslo saber en los comentarios.


Black Sabbath « TYR »

20 de Agosto, 1990

El tercer álbum con la gran voz de Tony Martin, y el decimo quinto álbum de la banda más renombrada del metal. Después de los eminentes disco de “The Eternal Idol” (1987) y “Headless Cross” (1989) estaban un poco exhaustos de llevar como emblema a Satán y sus letras oscuras, por lo que Tony Martin decidió ir hacia al otro extremo; la mitología nórdica como base temática para el disco. Más allá de la letra, es uno de los discos más distintivos de la banda, pero es claro que cada etapa de Black Sabbath, con Ozzy, Dio o Tony dieron a conocer a las distintas caras que tuvo la banda a lo largo de su trayectoria.

El disco abre con unas de las pistas más icónicas del disco “Anno Mundi” un riff demoledor por el gran Tony Iommi, repleta de coros y la poderosa voz de Martin resaltando sus altos. Momento de la pista más energética y veloz del álbum “The Law Maker” un tema desbordado de riffs por el señor Iommi y a la par de la veloz batería de Cozy Powell. Otra de las pistas más prestigiosas del disco es “Jerusalem” más hard rockera, comercial, con su estribillo contagiosa y a pura melodía. Abre paso el disco para dar la bienvenida al género predilecto de la banda que el doom metal en “The Sabbath Stones”, una atmósfera oscura para su comienzo, donde recordamos al clásico Sabbath, para luego despegar con un poderoso estribillo, la voz de Martin muy elevada y sin faltar un prestigioso solo de Iommy, convirtiéndose en unas de las mejores composiciones del disco. El breve pasaje instrumental “The Battle Of Tyr” con orquestación y teclados, anexando a otra breve introducción de Tony Martin en “Odin’s Court” y conducirnos al “Valhalla” las pistas con las temáticas más centradas en la mitología vikinga del álbum, otro track explosivo, lleno de riffs poderosos y veloces de Iommy, donde en el solo lo acompaña increíbles líneas de bajo por Neil Murray. Antes de finalizar este gran trabajo llega la balada “Feels God To Me” estando fuera del contexto del formato del disco, pero cumple con su función, con sus cortes de tiempos, sus momentos apaciguas y de elevación. Para cerrar “Tyr” con una buena introducción de batería en “Heaven in Black” un heavy/hard rock ochentero, un buen final para un increíble trabajo de los Sabbath.


Opeth « My Arms, Your Hearse »

18 de Agosto,1998

El tercer álbum y primer conceptual de la discografía de los suecos, unos de los discos más oscuros en todos sus aspectos, contando la historia de una fantasma que persigue a su esposa viva. Después de la salida Johan DeFarfella en bajo y de que Anders Nordin bateria, Mikael Åkerfeldt la voz de Opeth se encarga del bajo, guitarras y teclado, Peter Lindgren en guitarra y en batería el uruguayo-sueco Martín Lopez.

Inicia el “Prologue” como el título lo expresa, una atmósfera muy triste y sombría para iniciar esta trágica historia, donde se manifiestan ruidos de lluvia cortada por unas suaves notas en teclado. Todo cesa cuando prosigue “April Ethereal” el inicio de esta funesta historia, una composición directa, con varios cambios de tiempos, un comienzo agresivo, un doble bombo enérgico, un pequeño break de acústico de medio tiempo, y desarrollando un death con mucha técnica. La historia prosigue en “When” con la aparición de este espíritu y se ve traicionado por su viuda esposa, la cual está con alguien más, la pista más longeva del disco, que nos engaña con un tenue comienzo acústico y se desarrolla con un brusco segmento, de lo cual desciende asombroso riffs y Mikael presentando sus variedades de matices vocales, otra montaña rusa de cambios de tiempos y ritmos. El breve pasaje de punteo de “Madrigal” para cautivarnos con las bruscas “The Amen Corner” y “Demon of the Fall”, pistas violentas, la voz de Mikel juega mucho con sus guturales, pero no todo es bestial, característico de la banda mezclar la melodía como impulso para seguir con su formato; la voz de Mikel muy limpia y una atmósfera más psicodélica. “Demon of the Fall” termina con un acústica anexando a la apacigua y balada del disco “Credence” . Llegando al final de esta narración con “Karma” el fantasma se da cuenta que debe regresar al bosque, y asumir lo que es, y “Epilogue” una hermosa composición instrumental que da final a este gran trabajo. En versiones posteriores encontramos a dos exitosos covers “Circle Of The Tyrants” de Celtic Frost y “Remember Tomorrow” de Iron Maiden


Mercyful Fate « Into the Unknown »

20 de Agosto, 1996

El disco con mejor éxito en ventas de Mercyful. No es un mal álbum, pero algo extraño para ser el más vendido, sabiendo la gran trayectoria de la banda y sus grandes éxitos. El equipo de los daneses constituido por la solemne voz de King Diamond, el dúo de guitarras Hank Shermann y Michael Denner, el bajista Sharlee D’Angelo y en batería Bjarne T. Holm.

El álbum comienza con la intro de un “padre nuestro” narrada por King, pero totalmente anticristiano y contemplando a “Lucifer”. Dos pistas exitosas para el comienzo de este disco; un clásico de la banda “The Uninvited Guest” un track de ritmo rápido, con riffs y estribillos pegadizos, y la voz de Diamond haciendo una buena narración del tema con su destacable voz, al igual que en “The Ghost of Change”, esta pista más lenta pero con un majestuoso ritmo. “Listen to the Bell” seguimos con los tracks oscuros, título ya típico de Mercyful, y que seguirán apareciendo en discos posteriores. Una oscura y gran entrada del renombrado Sharlee D’Angelo en bajo a la par del batero Bjarne, y dar paso a un majestuoso riff para “Fifteen Men(And a bottle of rum)”, una atmósfera muy doom y para un buen headbanging. Para cambiar el ambiente con un poco más de melodía la homónima “Into The Unknown” con sus cambios de ritmos y con las destacables facetas de la voz de King. Llegando casi al final “Under The Spell” y “Deadtime” desbordadas de más clásicos riffs de la banda, y su final «Ktulu» (The mad arab Part II) “ con su entorino arabescos, rítmicamente no es mala pero la voz de King no es muy atractiva en seguir el ritmo, aún usando sus distintos registros, la pista también se sumerge a momentos pesados y veloces que son las mejores parte de la pista.

Elena Berriel

Amante del metal en casi todos sus subgéneros. Coleccionista de discos y vinilos, registradora de fechas de aniversario de discografías que más admiro. Batera por pasión y por estudio. Me encanta viajar y principalmente si se trata de ir a conciertos ❤

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.