ÆXYLIUM 🇮🇹 – The Fifth Season (Album Review)

Por Michael Prado

El género metal tiene diversas y muy distintas entre sí variaciones.  Las hay más melódicas y también más rudas, tralleras, potentes, oscuras…  Hay para todos los gustos.  Entre todas estas diferenciaciones hoy quisiera en específico destacar una que fue sin negarlo aquella principal responsable de que en el 2005 empezara a dar mis pasos en esta senda musical, y me refiero al Folk Metal.

Ese estilo donde las bandas aplican a su música características más propias de músicas autóctonas de definidos lugares (teniendo cierta preponderancia el celta en un gran número de bandas), lo cual lleva a que también sean parte de dichos grupos algunos integrantes que tienen el talento de manejar instrumentos musicales que normalmente no son comunes en el género metal, entre los cuales es muy usual ver flautistas y violinistas, quienes se han vuelto emblema dentro del Folk Metal como tal, dándole con las melodías de sus instrumentos un aire muy particular y embellecedor a las composiciones interpretadas.

Hablo en estos términos pues el día de hoy vamos a adentrarnos en un lanzamiento de este subgénero que está próximo a llegar a las tiendas musicales (tanto físicas como en línea).  En este respecto la banda en cuestión son los italianos Æxylium, quienes el 29 de octubre de este año tienen proyectado el lanzamiento del que será su segundo disco de larga duración, al cual han dado el nombre de “The Fifth Season”.

Primera fila: Leandro Pessina (flauta, bouzouki y mandolina), Gabriele Cacciocola (bajo), Stefano Colombo (teclados y acordeón), Federico Bonoldi (violín), Matteo Morisi (batería), Andrea Prencisvalle (guitarras) y Fabio Buzzago (guitarras)
Segunda fila: Steven Merani (voz) y Arianna Belinasso (cantante invitada)

Estos chicos, originarios de Varese, Lombardía, iniciaron sus andanzas musicales en el año 2014 gracias a la iniciativa del gaitero y guitarrista Roberto Cuoghi (quien hoy día ya no forma parte del grupo) y el baterista Matteo Morisi, y tras haber liberado un demo en el 2015 y un EP intitulado “The Blind Crow” un año más tarde, han ganado un merecido reconocimiento gracias al buen nombre que les dio su primer LP “Tales From This Land” (2018), donde muestran un Folk Metal que, si bien no rompe paradigmas ni mucho menos, presenta interpretaciones de gran calidad, mostrando por vez primera de lo que son capaces sus músicos.  Y debemos decir que en su segundo álbum buscarán consolidar el buen nombre que lograron a partir de lo iniciado a cosechar hace 3 años, con la diferencia de que han endurecido más su sonido con respecto a su lanzamiento anterior, donde eran más cercanos a propuestas de su propia nación como Elvenking, SpellBlast (en sus inicios), Folkstone, e inclusive nombres más internacionales como Mägo de Oz, Dalriada, por mencionar algunos.

Dicho endurecimiento de la propuesta musical de estos chicos es perceptible a partir de que termine la intro ambiental y de corte medievalista que tiene la canción “The Bridge”, que da arranque a este álbum.  Los instrumentos entran con todo, como si fueran vikingos que están dispuestos a descabezarte con sus poderosas hachas, y es que las hachas musicales, en manos de Andrea Prencisvalle y Fabio Buzzago son las que llevan el gran protagonismo en este número inicial, donde la voz de Steven Merani hace uso de guturales muy interesantes, mientras en el fondo la flauta en poder de Leandro Pessina (quien también es proficiente en el bouzouki y la mandolina) y el violín que maneja Federico Bonoldi, nos recuerdan que esto es Folk Metal y la melodía debe de estar presente en tramos determinantes de la composición.  Una pieza de arranque que recordará mucho a lo que grupos del momento como Eluveitie y Finsterforst han creado en el pasado.  Como vocalista invitado tenemos la tremenda participación a partir de la segunda estrofa del cantante Samuele Faulisi, miembro de los también lombardos Atlas Pain, otra banda de Folk Metal muy recomendable.

La elegancia en el piano que conduce Stefano Colombo (encargado también del acordeón) es la que nos da el ingreso en “Mountains”, donde la intensidad baja en pro de la melodía, que da aparte el ambiente apropiado para que Steven y sus guturales sean acompañados por la elegante voz de la cantante Arianna Bellinaso.  Una pieza más acorde a lo que grupos de Symphonic Gothic Metal nos han venido brindando desde mediados de la década de los 90, y que, con la instrumentación de flauta y violines gana severos puntos de disfrute para los adeptos a este estilo.  Pero ojo, que no todo es magia y fantasía, también al llegar la mitad de la canción las guitarras retoman el protagonismo dibujando la senda para la parte instrumental (en la cual, eso sí, flauta y violín tendrán nuevamente mucho qué decir con sus notas musicales, para dar paso al poder de las 6 cuerdas nuevamente).

La garra y el poderío de los guitarristas será la que marque la pauta durante “Immortal Blood”, pieza que desde su propio nombre respira Folk Metal a más no poder.  Debo decir que su intención instrumental me recordó un tanto lo que los españoles Saurom hicieron en el 2008 con su gran canción “Lejos Del Mar De Rosas”, nada más que Æxylium quiso darle ingredientes más propios del Folk Metal (mientras que los gaditanos enfatizaron más en la tralla y quisieron algo más Heavy Metalero por así decirlo).  La melodización en Sol Menor brinda un aire de melancolía, pero a la vez de espíritu guerrero muy apto para lo que busca presentar el grupo en la canción, que aparte tiene ciertas pinceladas sinfónicas que acrecentarán la epicidad.

Si ya con la canción anterior se empezaba a crear un ambiente guerrero, créanme que eso se amplificará durante los 6 minutos que dura “Battle Of Tettenhall”, que nos narrará de manera realmente armoniosa y grandilocuente sobre ese enfrentamiento legendario que (según la crónica anglosajona) ocurrió en el distantísimo año 910 al enfrentarse los reinos de Mercia y Wessex contra los vikingos del reino de Northumbria.  En esta pieza la voz de Steven Merani pasa a tonos limpios que la verdad le van muy bien a lo que busca la pieza (eso sí, en determinados puntos hace refuerzos de guturales muy acordes).  Si no fuera suficiente para tener un sentimiento épico tan genial, el Coro Facoltà di Musicologia Vocal Ensemble de la Universidad de Pavia pone de su parte en distintas partes de la pieza.  La verdad de mis piezas favoritas en esta placa por el gran sentir que todos los instrumentos y artistas envueltos son capaces de manifestar (hasta el bajista Gabriele Cacocciola, que no lo hemos mencionado hasta ahora, y es que la producción no nos permite disfrutar como se debiera su labor en este disco, algo tristemente no raro en álbumes de metal).

La voz de Steven Merani es sin lugar a dudas de lo mejor que presenta esta agrupación, dado que tanto su canto gutural como de voz limpia son bastante disfrutables, y acordes para cada momento de las canciones.

Del sentimiento guerrero pasamos nuevamente a la senda más folklorista y apegada a las costumbres medievales que nos viene a proponer al sonar de la flauta y el violín “SkÃ¥l”, quinta pieza del disco.  Se podría decir que esta canción es la que más rescata lo que estos lombardos fueron en su primer disco, tan apegados a lo que es el Folk Metal que no apela a la crudeza del Death Metal (por decirlo en cierta forma).  Y tengo que confesarlo, soy adepto al canto limpio de Steven, sobre todo al gritar “SkÃ¥l! SkÃ¥l! SkÃ¥l!”.  ¡QUE SUENEN CON TODO ESAS FLAUTAS Y VIOLINES (acordeón también, que hay lugar para ello al llegar la parte instrumental), QUE ESTO ES FOLK METAL A FLOR DE PIEL, CARAJO!  Y bueno, ya que reclamábamos sobre el bajo, acá sí podemos oír más lo que el buen Gabriele ha dejado en este álbum.  Ya que he hablado de parecidos con Saurom, ésta me trae a la memoria también la preciosa “La Taberna” del magnísimo “JuglarMetal” (2006).

Los grupos de Folk Metal suelen demostrarme mucho de su talento en especial cuando hacen instrumentales, y bien, en esta oportunidad estos chicos han tenido a bien mostrarnos un bello número de 2 minutos y medio carente de vocales llamado “An Damhsa Mór”, que en irlandés significa “La gran danza”.  Una pieza donde las flautas, violines, bouzouki y demás instrumentación folkish hacen de las suyas marcando un descanso más que merecido después de toda la energía derramada en las 5 piezas anteriores.

Es que somos humanos, y necesitamos recaudar energías, sobre todo si la siguiente canción requiere un derroche de energía al nivel de los dioses nórdicos, máxime si la pieza lleva el nombre de algo relacionado a esta tan aclamada mitología.  Así es, gente, “Yggdrasil” es una canción que requerirá garra, intensidad y pasión por parte de estos chicos, que, acuerpados nuevamente por el Coro Facoltà di Musicologia Vocal Ensemble de la Universidad de Pavia, nos dan como resultado lo que es mi pieza favorita en este álbum, y quizás en la que más tendremos el aporte del baterista Matteo Morisi en buscar velocidades que, si bien no alcanzan límites exagerados, van más acelerado de lo usual en esta agrupación, sin perder el compás de la elegancia Folk al cual la flauta y el violín nos recuerda que pertenecemos.  Es como si quisiéramos ser una bestia desatada, pero hay una vocecita interior que nos recuerda que debemos mantener una sensatez, sin perder el sentir agresivo (como en esos blast beats que suceden al iniciar la parte instrumental).  No pierdan de pista el hermoso final de esta pieza, la cerecita en el pastel de una canción sublime.

Es hermoso cuando las melodías del violín se mezclan tan bien con el sentir poderoso del metal, algo que nos trae a la palestra la canción I, en donde el canto de Steven Merani apuesta por matices más desenfadados y atrevidos en tonos limpios, como sacando su vena más heavy y mostrando su corazón de acero, en esta gran pieza cuyo nombre es el que le dio el mítico explorador islandés del siglo X, Leif Erikson (los fans de Bob Esponja lo recordaremos por el meme de “Hinga Dinga Durgen”, jejeje).  Si hablo del sentimiento que Steven pone en la canción, éste queda más que implícito en el tremendo estribillo, definitivamente el más memorable en el disco junto con el de “Yggdrasil”.  Sentir vikingo indiscutible.  El gran Leif saldría de su tumba a entonar, cerveza en mano, esta pieza con este gran grupo.

Los tamborazos de Matteo Morisi son los más Folk posible para dar arranque a la agresiva “The Fifth Season”, que intitula el disco, y se apunta a la fila entre las mejores piezas del mismo, donde melodía elegante y potencia tenaz convergen de manera emocionante.  Estos músicos nadie les puede poner “pero” en que son capaces de seguir a dedillo el manual de hacer Folk Metal, si éste existiera.  De nueva cuenta la cantante Arianna Bellinaso hace dueto con Steven al llegar el hermoso estribillo, el bajo de Gabriele es perceptible, las melodías se desplazan armoniosas en una instrumentación basada en Mi Menor, apta para crear epicidad y sentir aventurero a más no poder, máxime si le agregas a la mezcla pinceladas orquestales sin saturar mucho.  ¡Qué más se les puede exigir a estos lombardos tan geniales!

Si me dicen que ya han pasado más de 40 minutos de escucha, no lo creería, pero sí, el álbum está en sus postrimerías, y “Spirit Of The North” llega como la penúltima pieza de esta aventura melodiosa y agresiva de gran porte.  Al sonar de lo que parece ser una costa del mar, inicia una hermosa melodía de violín por parte de Federico Bonoldi, seguida por los sonidos de arpa que crea el teclado de Stefano Colombo, la guitarra acústica de Fabio Buzzago dando acompañamiento, luego los violentos tamborazos de Matteo Morisi y finalmente ¡a lo que vinimos, señores!  Una descarga final de Folk Metal que en esta oportunidad alcanza sus tintes más melodiosos que en el resto del álbum (y bueno, nada raro si la pieza es hecha en una entonación de “nota negra”, en este caso siendo Re Menor, una de mis favoritas).  El canto de Steven Merani por momentos me recordará en esta canción lo que desde inicios de la década de los 2000 nos ha brindado el grandioso Davide “Damnagoras” Moras en mis amadísimos Elvenking (debo decir que me recordó mucho la canción “The Horned Ghost And The Sorcerer” del gran álbum “Secrets Of The Magick Grimoire” (2017)).  Y al que escuche el disco, si no se vuelve loco con la parte instrumental (donde el teclado y guitarras me asombran de forma increíble), háganse un chequeo para ver si su corazón celta late.  En fin, si estos chicos querían terminar con una hermosa canción este segundo disco, se sacaron nota 100 en ello.  ¡Felicitaciones, Æxylium!

La conclusión definitiva de esta travesía celta, nórdica, guerrera, juglar, como le quieras poner, es marcada por un bello número instrumental de nombre “On The Cliff’s Edge”, donde violín, flauta y guitarra acústica no escatiman talento para brindar más magia, melodía y elegancia propias de este género tan precioso, con el cual me adentré por vez primera al metal hace ya 16 años.

Debo hacer hincapié en la digna labor que hizo el Estudio Twilight, dirigido por Davide Tavecchia, para brindarnos un producto con una calidad sonora de mucho disfrute.  Quizás sí me queda la deuda de que el bajo fuera más perceptible (pero en fin, eso es algo que por lo visto resulta ser un estigma dentro del género metal).  Y para concluir, hablar un tanto de la hermosa portada de este álbum, creada por Yan Yrlun de Darkgrove Design (quien ha elaborado también portadas para bandas como Manowar, Testament y Korpiklaani).  Un árbol marchito bajo un crepúsculo de tonos rojizos, teniendo a sus espaldas una civilización destruida nos muestra un matiz de contrastes entre el daño que el hombre ha hecho al mundo, el caos en el que puede terminar su necedad de seguir desgastando de forma inmisericorde los recursos naturales, y que a pesar de todo, el cielo sigue mostrando su hermosura.

Si ya desde su debut auguraban ser un grupo que daría de qué hablar en el futuro, Æxylium ha buscado superarse a sí mismos, y de manera exitosa han conseguido tal propósito, mismo que se refleja en cada canción de este hermoso “The Fifth Season”, que queda ahí para ser uno más de esos que llegan para brindar momentos de deleite de esos melómanos enfermos de melodías juglarescas, parajes medievales dibujados por los mágicos pentagramas que leemos con nuestro sentido del oído y que generan todo tipo de emociones en nuestra psique cuando son de nuestro disfrute.  Es bueno ver que el Folk Metal sigue teniendo grupos que buscan labrar un gran balance entre melodía y rudeza, detalle que me ha hecho amar joyas maestras como el “Imaginations From The Other Side” (1995) de Blind Guardian, entre otros grandiosos álbumes que he podido disfrutar a lo largo de mi vida.


Sello: Rockshots Records
Lanzamiento: 29 de Octubre, 2021
Género: Folk Metal

“Dark Connection” tracklist:

ÆXYLIUM – The Fifth Season

Después de dejar una buena estela de elogios recogidos con su debut "Tales From This Land", los Folk Metaleros lombardos Æxylium agarran nuevamente sus instrumentos y nos traen una descarga de Folk Metal todavía más potente que hace 3 años, sin perder el norte de elegancia y melodía que es la carta de presentación en este subgénero del metal. Un infaltable para los ávidos de melodías de violín y flauta entreverándose con el poder de las guitarras, bajo y batería, en conjunto con poderosas voces tanto limpias como guturales.
8.9

Producción

8.7/10

Composición

8.5/10

Replay Value

9.0/10

Valoración Personal

9.2/10

Michael Prado

De Costa Rica para el mundo. Fan de la música DE VERDAD, hecha con sentimiento y verdadero amor al arte, sin importar el género, aunque debo admitir que doy amplia preferencia a lo que ha sido creado en Metal, Rock, música Celta, Clásica, soundtracks de Videojuegos, Electrónica y demás. Un abrazo y bendiciones para tod@s.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.