REVIEW – THE DIRT (Film): Deja que Mötley Crüe te cuente su historia.

Por: Edwin Bejarano (Josias)

Inmediatamente después de los desconcertantes cuatro premios Oscar y la gloria de taquilla de Bohemian Rhapsody (2018) llega The Dirt, la película biográfica de la banda de glam-rock de los 80 Mötley Crüe . En los 18 años transcurridos desde que el libro autobiográfico de la banda del mismo nombre llegó a las estanterías, la película ha pasado por una serie de comienzos y paradas, incluido el interés pasajero de David Fincher.

Pero a diferencia de Queen universalmente amada, Mötley Crüe son el tipo de banda polarizante donde: los espectadores potenciales y fanáticos no estén de acuerdo con la concordancia de sucesos a detalle, y por el otro lado sera visto por un publico longevo que puede recordar más los nombres de las personalidades descomunales de la banda que los nombres de sus canciones de éxito, estos últimos es probable que degusten mejor de este film. Adecuadamente, la película finalmente llega al eludir la pantalla grande por completo con el modelo de distribución de Netflix de menor riesgo, un elenco de rostro fresco y un director mejor conocido por compilar videos de bromas de estilo amateur.

Ciertamente la música de Mötley Crüe nunca estuvo destinada a ganar premios Grammy, ni su libro autobiográfico estuvo destinado a ser un Best Seller, y esta película no se posicionará para los Oscar. Es entonces que el resultado de la película termino como una película entretenida que funciona bastante bien, pese a ser conducido con un estilo bobo, cómico y cursi.

Es poco probable que convierta a los escépticos o revele profundidades ocultas a los fanáticos acérrimos, pero se mueve a un ritmo y ofrece suficiente novedad para dominar los clichés, ya que narra las noches de borracheras y las mañanas aleccionadoras de esta banda de vida dura.

Las cosas comienzan en los medios de comunicación en una fiesta que presenta exactamente el tipo de libertinaje que cabría esperar de una película biográfica de Mötley Crüe dirigida por el maestro Jackass Jeff Tremaine. La escena culmina con una broma asquerosa que hará que muchos espectadores alcancen su control remoto para ver si no hay menores cerca, pues claramente, esta no es una película familiar.

La película no se preocupa por empujar los límites solo por el simple hecho de hacerlo. Claro, hay desnudez gratuita, uso desenfrenado de drogas e idiotez general. Pero no se hace en nombre de la provocación tanto como por instinto. Como señala su manager en la película: “Otras bandas montaron el infierno porque pensaron que eso era lo que se suponía que debían hacer. Mötley Crüe hizo cosas estúpidas porque eran Mötley Crüe ”.

El líder de la banda, compositor y bajista Nikki Sixx (Douglas Booth) narra las escenas iniciales y gran parte de la película, retrocediendo para compartir su dolorosa adolescencia y el origen de sus tendencias autodestructivas. Justo cuando las cosas empiezan a parecer demasiado familiares, la película sabiamente da un giro a la izquierda y cambia de narrador al cofundador y baterista Tommy Lee (Colson Baker), cuyos padres acomodados y solidarios, que vivían bajo un hogar feliz en California ofrecen un contrapeso a Sixx. Los miembros de la banda, Mick Mars (Iwan Rheon) y Vince Neil (Daniel Webber), también se turnan para narrar. El enfoque mantiene las cosas frescas y de ritmo rápido. Algunas cosas suceden ridículamente rápido, pero el ritmo está en línea con la energía y el vertiginoso ascenso de la banda.

La parte difícil de las biografías de rock’n’roll es que, por lo general, son historias de pobreza a riqueza e historias de lo que sube, debe bajar con una redención de último momento. La trampa inevitable del género es que las secuencias en ascenso son realmente divertidas y las secuencias que tocan fondo en realidad te estremecen.

Para crédito de todos, la película no rehuye la fealdad de las hazañas de la vida real. Dado que los cuatro miembros de la banda son coproductores, podrías pensar que este sería un proyecto vanidoso, pero incluyen sin tapujos las desgarradoras secuencias de:  homicidio vehicular, negligencia infantil, sobredosis de drogas y violencia doméstica; hechos que muchos preferirían no recordar. Dicho esto, todavía existe la sensación de que parte de la suciedad se ha barrido debajo de la alfombra. Y sugerir que esto es realmente una historia moral sobre los peligros del exceso, es como sugerir la advertencia de “niños, no intenten esto en casa” sabiendo que si lo harán.

The Dirt es un viaje al complejo mundo tras bambalinas y todos sus pormenores y miserias. No es mucho más ni mucho menos que eso y tampoco deja otro trasfondo o cuestión para pensar. Un relato pasatista y nostálgico sobre estas leyendas del rock que tuvieron que lidiar con el éxito y la decadencia por igual. The Dirt está disponible en Netflix y les recomiendo que le den una oportunidad para que Mötley Crüe, te cuente su lado de la historia.

Josias

Medico de día, entusiasta y devorador de discos por las noches.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x