HAKEN – Fauna 🇬🇧 (Album Review)

  • 🎸 Progressive Metal
  • 💿 InsideOut Music
  • 🌎 Inglaterra
  • 📆 3 de Marzo, 2023

Tracklist:

  1. Taurus
  2. Nightingale
  3. The Alphabet Of Me
  4. Sempiternal Beings
  5. Beneath The White Rainbow
  6. Island In The Clouds
  7. Lovebite
  8. Elephants Never Forget
  9. Eyes Of Ebony

Por Michael Prado


Hace 16 años fue fundada en Londres, Inglaterra, una agrupación de Progressive Metal que buscaría dejar su impronta en este subgénero tan complejo, y donde crear música se vuelve un reto bastante grande para los que estén decididos a asumirlo, por lo cual solamente los mejores y más preparados músicos están llamados a intentar dejar su legado a través de este estilo.

Dicha banda fue bautizada con el nombre de Haken, y a día de hoy, su legado consta de 6 álbumes, los cuales han sido muy reverenciados por quienes los han disfrutado, e inclusive reverenciados por colegas con un gran privilegio dentro de la escena (por citar un ejemplo, Mike Portnoy y Jordan Rudess han catalogado el álbum “The Mountain” (2013), como uno de los mejores lanzados en dicho año).

Para los amantes de esas composiciones llenas de virtuosismo, estructuras intrincadas, cambios de ritmo inesperados, progresiones que enloquecen a las masas, y demás virguerías habituales del Progressive Metal, este grupo compuesto por Ross Jennings (cantante del grupo e integrante también de Novena), Ray Hearne (baterista), Richard “Hen” Henshall (hombre a cargo de guitarras y teclados del grupo, también miembro de To-Mera y Nova Collective), Peter Jones (teclista de la banda y también parte de Nova Collective), Charles Griffiths (guitarrista) y Conner Green (bajista), han decidido preparar su séptimo disco, que tendrá como ventana de salida el 3 de marzo del año en curso, y llevará el nombre de “FAUNA”.

La premisa con la que fue escrito el álbum, precisamente, y en palabras del propio grupo, va relativa a animales, y cada una de las canciones va implícita a una criatura de la fauna silvestre, hecho que hasta podemos ver evidenciado en la excelente portada que traerá este nuevo material discográfico, creada por Dan Goldsworthy.  Cada animal tiene en su canción respectiva las evidentes relaciones al reino animal, pero también hay conexiones con nuestro mundo humano a través de las letras que han escrito.

Muestras muy evidentes del sonido habitual de Haken son las que nos dan la bienvenida al disco a través de “Taurus”, pieza que, como lo podemos deducir de la lógica en su nombre, va relativa al toro, que va en un viaje rumbo a su anhelado Avalon buscando su salvación.  La pieza está bien estructurada, con cambios de ritmo que atacarán en sus momentos adecuados, y un buen trabajo de las cuerdas, batería y las atmósferas desarrolladas por el teclado, aunque me hizo falta un solo de guitarra para enriquecer este número inicial.

De la bravura del bovino ahora pasamos al encanto natural de un ave conocida por su dulce cantar en “Nightingale” (Ruiseñor), aunque la pieza no es precisamente la más melodiosa o encantadora (más allá de sus más de 7 minutos de duración), sino que es una de esas canciones que parecen apelar al lado más agresivo de este subgénero, donde la contundencia de los riffs y la sonoridad va con mayor desenfado de lo usual.  En la parte instrumental no tenemos un derroche de virtuosismo, sino más bien melodías algo simples, algo que la pieza compensa con una estructura compleja y sólida en su labrado, aunque al final de la pieza tenemos una melodía de cierre interesante en las teclas de Peter Jones.

Me llama la atención ciertos detalles que “The Alphabet Of Me” posee en su estructura, como un sonido algo modernoso en sus percusiones, o la recitación acelerada que tiene en algunas de las estrofas el canto de Ross, aparte de un cierre instrumental con aportes llamativos, como la preponderancia del bajo de Conner Green, acompañado del sonido de trompetas, brindando un porte de elegancia bastante llamativo a la pieza al concluir.

La descripción tan poética y elegante que la letra de “Sempiternal Beings” hace sobre las peligrosas medusas, es algo que da para análisis que algún estudioso de la fauna marina desearía hacer, pero sin lugar a dudas no es el único elemento a destacar de esta canción que dura casi 8 minutos y medio, donde tenemos momentos de fuerza en esos riffs de guitarra, que son acompañados por el incremento en el tempo marcado por la batería de Ray Hearne, que llevarán a Ross a incrementar los decibeles en sus cuerdas vocales para estar acorde al sentir de sus compañeros instrumentistas.  Para esta pieza finalmente tenemos un bonito solo de guitarra, que si bien no nos enloquecerá, finalmente nos dará la satisfacción de hallar melodías sacadas de este instrumento que llenen nuestra sed que solemos saciar en este género con otras bandas.

Si este disco posee una pieza donde Ross Jennings tendrá un verdadero reto para mostrar su valía como cantante, en definitiva ese desafío se hará manifiesto en “Beneath The White Rainbow”, donde a la altura de la mitad de este número deberá sacar el máximo provecho de su dicción y cuerdas vocales para salir airoso de esas estrofas tan complejas de cantar.  Quizás esta no sea la más destacada canción del álbum, pero no lo demerita en lo absoluto, sobre todo por ese detalle mencionado anteriormente.

“Island In The Clouds”, debido al sonido tan particular de sus riffs de guitarra, me recordó lo que he podido disfrutar en agrupaciones de corte instrumental como Scale The Summit o inclusive cosas más cercanas al Djent como Animals As Leaders (inclusive con un trabajo de batería que me recuerda a esa particular agrupación).  Acá el peso de la instrumentación lo tendrán las diversas atmósferas que guitarra y teclados manejarán en el desarrollo tan cambiante de la pieza, logrando una pieza bien nutrida de detalles en casi 6 minutos de duración.

¡Quién diría que alguna vez una banda usaría la figura de la viuda negra para hablarnos sobre el desamor de manera tan intrincada como lo hará Haken a través de “Lovebite”!  Corta pero concisa y al grano resulta ser esta canción, que no desperdicia en absoluto sus menos de 4 minutos para presentar la letra más directa y franca del álbum, sin perder ese norte tan elegantemente artístico con el que se han manifestado en esta oportunidad para con sus líricas.  Y bueno, ya que hemos estado escasos de melodías de guitarra, por dicha esta pieza nos trae otro bonito solo para el disfrute.  Ya debemos dejarlo claro: los que busquen virtuosismo de las 6 cuerdas, en este disco quizás van a quedar decepcionados, pues el rumbo de este álbum va más bien en presentar estructuras poco habituales.

Con un sonido algo circense y entretenido, entra al playlist la pieza más larga del álbum, que lleva por nombre “Elephants Never Forget”, la cual durará 11 minutos de bastante disfrute en una composición marcada por tantos matices como estos genios británicos han podido pensar e inclusive formas distintivas de presentar líneas vocales que no habíamos visto en otra agrupación al día de hoy, y que demuestran que todavía hay mucho qué explorar en el mundo musical.  Mis respetos a Peter Jones por las genialidades de atmósferas que desarrolla con su instrumento de 88 teclas.  También debemos destacar lo alocada que es la labor de Ross al cantar en esta pieza, pasando de momentos emotivos a otros más cercanos a lo dramático y unos donde pareciera bordear la insanidad de un personaje.

Como algo más cercano al Math Metal, es la descripción que la banda ha dado sobre la pieza que da conclusión al álbum, intitulada “Eyes Of Ebony”, que está inspirada en el imponente rinoceronte, y su sonoridad es más melancólica de lo que nos hemos encontrado en el resto del álbum, pese a que la letra nos habla sobre la lucha por la libertad que tienen estos gigantes de la selva africana.  Dicha melancolía toma tintes de esperanza al llegar el estribillo, sin perder ese tinte tan distintivo que hemos encontrado en este cierre tan bien labrado y de estructura algo rígida pero válida para lo que estos genios han querido labrar.

En resumidas cuentas, Haken ha decidido apelar para su séptima incursión musical en un safari artístico donde han llegado a construir canciones cuyo fuerte es la estructura tan sólida, matizada y llena de detalles que bien vale la pena examinar con cada nueva escucha.  Eso sí, quienes se han quedado en el estigma de que la música progresiva es nada más virtuosismo enloquecido, que sigan escuchando Dream Theater y bandas de ese porte (con todo y la voz de IA que actualmente tiene su cantante, jejeje).

(Por si aquello, ese último párrafo me lo dirijo principalmente a mí mismo…)

HAKEN – Fauna

En una apelación total y llena de genialidad a hacer canciones de una construcción y matices bastante variados, nos llega desde la capital del Reino Unido el séptimo álbum de una de las bandas más interesantes de Prog Metal de los últimos años, el cual nos llevará en un viaje lleno de estructuras musicales complejas y solidez en el manejo de los instrumentos por cada uno de sus integrantes. Buen trabajo de este grupo.
8.8

Producción

8.8/10

Composición

9.2/10

Replay Value

8.3/10

Valoración Personal

8.8/10

Pros

  • Piezas bastante variadas
  • Construcción de canciones llena de complejidad y cambios de ritmo como se espera en este género
  • Un trabajo vocal impecable y soberbio

Cons

  • Me hicieron falta más solos de guitarra y teclados

Summary

 

 

 

Michael Prado

De Costa Rica para el mundo. Fan de la música DE VERDAD, hecha con sentimiento y verdadero amor al arte, sin importar el género, aunque debo admitir que doy amplia preferencia a lo que ha sido creado en Metal, Rock, música Celta, Clásica, soundtracks de Videojuegos, Electrónica y demás. Un abrazo y bendiciones para tod@s.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.