BECOMING THE ARCHETYPE – Children Of The Great Extinction (Album Review)

  • 🎸 Melodic Death, Metalcore, Prog
  • 🌎 Estados Unidos
  • 📆 26 de agosto, 2022
  • 💿 Solid State Records


Paralelamente al desarrollo del metal, se fue desarrollando también el rock y metal cristiano, algo que, puesto la amplia variedad de temáticas que se permite abordar en estos géneros musicales, era cuestión de tiempo para que diferentes músicos, cantantes, compositores, etc. Fueran expresando su cosmovisión cristiana de las cosas con el afilado acompañamiento de guitarras distorsionadas, y aún mas que eso, blast beats, guturales e incluso corpse paint. Es decir, toda la imaginería habitual del universo rock y metal, también tenían su alter ego dentro de lo que en algún momento empezó a ser denominado como White metal.

Fue así como fueron emergiendo dentro de todos los subgéneros, nombres de relativa importancia, Stryper, Petra, Tourniquet, Believer, Saviour Machine o Antestor, son muestra de esa variedad y lograron convertirse en bandas de culto, de calidad reconocida. También hubo quienes lograron un éxito mas mainstream, como P.O.D, o Skillet, y la llegada de sonidos modernos aportó nuevos nombres como Demon Hunter, Impending Doom, Underoath, Norma Jean o quienes trataremos en los próximos párrafos, Becoming The Archetype.

Nos detenemos para revisar a una agrupación que viene desde hace años elaborando una mixtura muy bien lograda de death melódico, metalcore y algo de metal progresivo, siendo precisamente desde el 2004 que se dan a conocer por el nombre de Becoming The Archetype, y logran debutar con su aclamado “Terminate Damnation” durante el año 2005.

Afortunadamente la banda ha sabido mantener un nivel bastante parejo en cada una de sus producciones musicales, siendo el que nos convoca su sexto LP de estudio, pero vaya, desde el 2012 que no publicaban material nuevo, así que ¿Cómo no habría de resultar emocionante escuchar aquel sorprendente “The Dead World” que abre los fuegos en este disco? Pues se trata de una apertura por lo mas alto, en la que nos recuerdan que siguen vivos con sus guturales, complejidades rifferas, y esa fusion bien lograda de pesadéz y elegancia con la que tratan sus composiciones, unos coros limpios que no se pasan de revoluciones en lo sentimental, sino que van de la mano de un entramado frío y desolador.

Cuando pasamos a “The Lost Colony” seguimos por terrenos ya conocidos, donde la brutalidad de las vocales guturales se entrelazan con otras mas desgarradas, propias del metalcore, aunque sin pasarse de lleno a ese estilo. Las guitarras llegan a chillar como si les estuvieran por romper las cuerdas, y la rabia en la interpretación está al 100. “The Remnant” maliciosamente va surgiendo entre disonancias de seis cuerdas y los gritos enfurecidos de Jason Wisdom, mientras que las apariciones del violero Seth Hecox serán la tónica en lo que a voces limpias se refiere a lo largo de la placa, y en esta canción en particular lo encontramos en un terreno de desconcierto, donde transmite cierta desesperación, como si de un filme distópico se tratara, y en el cual no pareciera haber esperanza.

Una atmosfera lúgrube nos anuncia “The Calling”, cuya intro denota soledad y abandono. ¡Increíble lo que el ensamblado de algunas notas nos puede llegar a transmitir! luego la fiereza toma lugar junto a algunas voces limpias pero intimidadas por una distorsión envolvente de las guitarras. Le sigue “The Phantom Field”, un lindo descanso, que trae la presencia de una sección de cuerdas que nos instalará en una armoniosa epicidad y sosiego; violines, cellos, y una guitarra acústica se encargarán de este plácido respiro sonoro.

“The Awakening” me significa un punto de desazón, pero no por tratarse de una mala pieza, sino que luego de un interludio, o un track instrumental, no se me torna lo mas indicado una canción cuya intro dura cerca de 2 minutos, porque provoca una pérdida de dinamismo en la escucha del álbum. Asunto que se hubiera evitado ubicando esta canción en otro orden. Posteriormente tenemos un tema como “The Hollow”, que si bien, pareciera en un incio que seguiría acentuando esa ritmica densa y arrastrada de su predecesora, va progresando y escalando hacia una propuesta mas enérgica, en la que también se huele cierta influencia doom o stoner, con muy buenos coros, por cierto.

“The Ruins” cuenta con la colaboración de Ryan Clark, vocalista de Demon Hunter, banda que también publicará nuevo álbum este año. En términos simples, la canción no dista de lo que hace habitualmente Clark en su banda. Hasta esta parte aún tenemos esa sensación de que la segunda mitad del album, es algo mas desacelerada, pero gana puntos si se gusta de rítmicas y meldodías decadentes. Ya llegando a la parte final nos hallaremos canciones como “The Curse”, que prescinde de las voces limpias para centrarse completamente en esa faceta metalcore y prog, de cual ya les había mencionado antes.

Sobre 8 minutos de duración, cierra el plástico el título “The Sacrament”, que retorna el aspecto death melódico con muy buenas maneras, teclados que ayudan en las ambientaciones sin subirse en ningún momento por el chorro como para volverse protagonistas, son manejados con cuidado, lo cual no implica que sus intervenciones sean innecesarias. Y la verdad es que esos minutos extras de duración en comparación con las demas canciones, ni se sienten.

En consecuencia, estimados, tenemos el regreso muy satisfactorio de unos Becoming The Archetype que en realidad no tienen que demostrar nada, ellos lo que hacen lo trabajan con detalle, aunque en lo personal me quedo mas con la primera mitad del álbum. Eso sí, estamos ante un digno representante del metal mas moderno que viene desde la cristiandad, a deleitarnos con su pesadéz, sus complejidades y también sus sutilezas.

BECOMING THE ARCHETYPE - Children Of The Great Extinction

Tenemos el regreso muy satisfactorio de unos Becoming The Archetype que en realidad no tienen que demostrar nada, ellos lo que hacen lo trabajan con detalle, aunque en lo personal me quedo mas con la primera mitad del álbum. Eso sí, estamos ante un digno representante del metal mas moderno que viene desde la cristiandad, a deleitarnos con su pesadéz, sus complejidades y también sus sutilezas.
8.3

Producción

9.0/10

Composición

8.0/10

Replay Value

8.0/10

Valoración Personal

8.1/10

Pros

  • Las voces tanto guturales como limpias poseen buen técnica y se complementan adecuadamente
  • Excelente producción, que regula bien la potencia y la sutileza de las composiciones

Cons

  • Se extraña algún elemento sorpresa, algo inesperado que surja para transformarlo todo

Dan Hayer

Fanático del metal, músico autodidacta, disfruto de diferentes subgéneros del metal, el rock y el punk, pero el power metal y el neoclásico son mis favoritos. Analizo la música desde el respeto hacia el trabajo que conlleva cada producción, tengo un ranking personal que voy nutriendo con todo lo que escucho. La escena White Metal también es una de mis grandes pasiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.