THE THREE TREMORS 🇺🇸 – Guardians Of The Void (Album Review)

Por Michael Prado

No hay nada más productor de hype en esto de la música que cuando varios músicos de calidad se reúnen para hacer un proyecto en conjunto, y bueno, cuando 3 voces conocidas por ser realmente atronadoras y destructivas se reúnen, creo yo que la expectativa crece alrededor de ello (y también el temor de las paredes a no resistir tal impacto de semejantes fuerzas vocales tan escandalosas).

Hace apenas 3 años, en los Estados Unidos, se llevó a cabo la genial idea de unir en un mismo proyecto a 3 cantantes famosos por tener timbres escandalosamente poderosos, capaces de alcanzar agudos imposibles para muchos seres humanos, y que han tenido un gran éxito gracias a ello en las bandas que pertenecen (o que han pertenecido).  Hacemos referencia a los señores Sean “The Hell Destroyer” Peck, procedente de las bandas Cage, Death Dealer y Warrior; Harry “The Tyrant” Conklin, que con sus gritos enardece a las multitudes que siguen a Jag Panzer, Satan’s Host y Titan Force; y finalmente, quizás el nombre más conocido de estos 3, por la trayectoria que lleva en sus espaldas, y no es ni más ni menos que Tim “Ripper” Owens, quien es muy recordado por su paso en bandas del renombre tan importante en el mundo del metal como Judas Priest o Iced Earth, y actualmente encargado del departamento vocal en las bandas Beyond Fear, Charred Walls Of The Damned, KK’s Priest (nuevo grupo del ex-Judas Priest, K.K. Downing) y su propio proyecto solista.

A esta conjunción de fuerzas vocales sobrehumanas se le dio el nombre de “The Three Tremors” (haciendo clara alusión al conjunto que hicieron del 1990 al 2007 los tenores de ópera Plácido Domingo, José Carreras y Luciano Pavarotti, conocido como “The Three Tenors”), y tras haber dado a conocer el poder que son capaces de librar juntos en su disco debut “The Three Tremors” (2019), han vuelto en este 2021, dispuestos a sobrecargar parlantes, enloquecer (para bien o para mal, depende del gusto de cada quién) a quienes los escuchen y no dejar paredes sin vidrios intactos en este nuevo lanzamiento de nombre “Guardians Of The Void”, donde la premisa del Heavy/Power Metal más ganchero, trallero y poderoso sigue vigente, tal cual ya lo dejaron implícito desde que decidieron unir las fuerzas de sus galillos.

Sean Peck, Tim “Ripper” Owens y Harry Conklin son los encargados de que más de uno salga con la cabeza echando humo tras disfrutar este potentísimo disco.

Pasando a las canciones del álbum, si bien la canción inicial “Bone Breaker” no inicia con el acelerador a fondo, sí lo hace con la intensidad debida que debe tener una canción que inicie un álbum que se dice recargado de dureza y la fuerza del Heavy Metal más puro.  La forma en que las 3 voces se combinan es digna de reconocerse, pues se complementan bastante bien a lo largo de la canción (siendo más predominante en los agudos -sobre todo en el estribillo- la voz de Sean Peck).  Quizás me hizo falta un mejor solo de guitarra por parte de Casey “The Sentinel” Task (hombre al manejo de las 6 cuerdas en Cage y Monarch) y de Dave “Conan” García (hacha que, además de ser también integrante de Cage, forma parte de Hellscream), pero no hay queja, esta pieza da el banderazo de arranque en forma efectiva.

Corta en comparación a sus pares pero con velocidad que empieza a manifestarse en todo su esplendor, entra la pieza homónima del álbum, “Guardians Of The Void”, que nos muestra a Sean “Thrash Machine” Elg (maestro tras los parches de Cage, DeathRiders, KK’s Priest, Miwa, Nihilist, Raptor Command y RattBlack) volándole duro a los porrazos en los tambores, mientras ahora sí, tenemos un solo de guitarra en condiciones de ser más disfrutable, pero ojo, que a partir de esta pieza tenemos una situación especial, y es que el sonido del bajo que maneja el brasileño Rafael “Gamma Ray” Nogueira como que satura demasiado la mezcla (es una rara ocasión en la que este instrumento es el que sobrepasa la guerra de volumen, conocida en inglés como “Loudness war”), y esto podría ser agradable o molesto para el que escuche el álbum, ya que no será la única oportunidad que escucharemos esto.

Este disco toca multitud de temáticas que iremos abordando conforme avanzan las canciones, y en la canción “Kryptonian Steel” (de inicio pausado y desarrollo más veloz), desde el nombre tenemos por lógica que se manejará el tópico del famoso Hombre de Acero creado por los genios de DC Comics, que en su jornada laboral es Clark Kent y al necesitarlo su mundo pasa a ser más conocido como Superman.  Ya en este momento el Speed/Power Metal está más que establecido, con el performance debido de las 3 potentes voces desencadenando su poder que podría rivalizar con la fuerza sobrehumana del superhéroe kriptoniano.

La voz de Harry es la que inicia el recorrido que tendremos ahora con “Crucifier”, una pieza más hard rockera y llena de feeling, sin dejar de apelar al poder del doble bombo, mientras el solo de guitarras va por una dirección más armónica en su inicio para desplegar posteriormente el ingenio de ambos guitarristas por separado.

Una de las piezas más poderosas del álbum es indiscutiblemente “I Can’t Be Stopped”, que pondrá a prueba las habilidades artísticas de cada miembro de esta agrupación, en especial las voces de Sean, Ripper y Harry.  Acá nuevamente tenemos el “problema” de la saturación del bajo (se nota sobre todo al intentar apreciar los solos de guitarra).  Lo que sí debemos decir es que esta canción será candidata perfecta para que la gente poguee en los recitales, mientras Ripper comanda al trío de gargantas abrumadoras.

Los que hayan aguantado en pie hasta este momento del álbum considérense fuertes, pues la energía de estos músicos todavía les queda mucha cuerda, y “Fraility” es prueba inequívoca de ello.  Tremenda performance de Harry Conklin, alternando entre graves y agudos dependiendo de la situación en la canción, que nos describe a un esquizofrénico que cometió una estelada de homicidios entre 1979 y 1981, más específicamente por un sujeto llamado Wayne Williams en Atlanta, aunque también podría referirse a Donald Harvey, que se autodenominaba “ángel de la muerte” y acabó con entre 40 y 80 vidas entre 1970 y 1987.

Hace 10 años se dio la noticia al mundo de que el ejército estadounidense logró dar con el paradero del fugitivo más buscado desde el funesto 11 de setiembre del 2001, el yihadista líder y fundador de al-Qaeda, Osama bin Laden, y en la canción “Operation: Neptune Spear” (tal y como se llamó la operación que dio con el terrorista de nacionalidad saudí en Pakistán un 2 de mayo del 2011) se hace un recuento que, en las voces de The Three Tremors parece ponernos al lado de los soldados norteamericanos encargados de acabar con la vida de este hombre que fue un dolor de cabeza para las administraciones de George W. Bush y Barack Obama.  En cuanto a la musicalización de la pieza, no podía ser menos que un Speed Metal a todo galope, donde cada uno de los músicos nacidos en Estados Unidos hace manifiesta su apología revanchista contra el hombre que fue autor confeso de aquella seguidilla de atentados en vuelos aéreos de las líneas United Airlines y American Airlines.

El octanaje baja mas no así la potencia de los instrumentos de cuerda en esto que es “Chained To The Oar”, una pieza que nos hablará en esta oportunidad sobre las invasiones vikingas que hicieron historia en los siglos IX al XII.  Quizás una banda de metal estadounidense no sea la más apta (a ojos de muchos) para hacer una canción relativa a temáticas escandinavas, pero creo que estos chicos lograron un genial resultado bastante degustable, con riffs de guitarra muy armoniosos, un trabajo vocal impecable (sobre todo teniendo como protagonistas a Sean y Ripper) y potencia instrumental imparable.

Vaya que el desenfado ha sido una actitud más que presente en la música de esta banda, y no será la excepción para “Catastrophe”, donde Ripper empieza a narrarnos lo que podría ser una escena apocalíptica desarrollándose en pleno Tokio y que amenaza a toda la vida como la conocemos, al rebelarse las máquinas contra el ser humano, mientras nosotros recurrimos a la respuesta nuclear creando más caos.  Un número más Heavy Metal que lo ya visto a lo largo del álbum, sin recurrir de manera pertinente al argumento de la velocidad para brindar un resultado que satisfará al exigente paladar metalero.

La afinación aguda de las guitarras estará presente en una pieza que a mi criterio bebe mucho del legado del legendario King Diamond, como lo es “Wickedness And Sin”, y no solamente en cuanto a la interpretación vocal sino a la temática, que apuesta a temas de brujería y otros de esa naturaleza, mientras la batería sufre el impacto de pies y manos de Sean Elg.  La confección tan artísticamente genial, los solos de guitarra que invitan a imitar a Casey y Dave con nuestras guitarras de aire y el retumbo brutal de las voces de los 3 vocalistas hacen de esta pieza mi favorita en el álbum, aunque nuevamente el issue del bajo saturando el sonido está presente.

De nueva cuenta la temática histórica será tocada por el grupo, y esta vez el momento del tiempo nos llevará al año 455, cuando el Imperio Romano cayó finalmente.  “Fall Of Rome” no es mezquina en cuanto a los elementos de Heavy/Power Metal que nos ha brindado The Three Tremors a lo largo de este extenso álbum, y teniendo aparte un estribillo tan potente y que hará las delicias del público en vivo, brilla como otro de los highlights en esta placa.

Uff, 12 canciones son las que contiene este álbum, y el trayecto nos lleva a la última pieza del álbum, otro potentísimo número intitulado “War Of Nations”, en el cual, desde la óptica estadounidense, la banda nos narra la caída del Tercer Reich a manos de los Aliados en 1944.  Escuchar esos agudos de Harry Conklin es simplemente muestra pura de emotivismo, mientras la batería ruge, el bajo arrasa más que en cualquier otro disco que he escuchado, y las guitarras marcan los riffs y deleitan con sus solos llenos de melodía.

Para ir concluyendo esta reseña, debo recalcar lo particular que ha sido la producción de este álbum, donde el bajo se muestra demasiado frontal en muchas canciones, y no deja de ser una rareza en esto del Heavy/Power Metal, que usualmente llega a ocultar debajo de las guitarras y teclados inclusive el sonido de las 4 cuerdas graves, pero para este álbum, The Three Tremors quiso apostar por la dirección opuesta.  Veremos con el tiempo qué efecto provoca entre los escuchas.  A mí al menos no me disgusta, pero sí me incomodó a la hora de disfrutar algunos solos de guitarra.

Fuera de esas nimiedades, “Guardians Of The Void” es un digno sucesor del debut de estos estadounidenses, quienes han vuelto con muchísima potencia y creyéndosela en dejar un legado en forma de supergrupo (que dicho sea de paso, pese a que hayan muchas veces nombres de peso en estos “supergrupos”, cuesta a veces hallar álbumes realmente destacados por parte de agrupaciones de este porte).  Dosis garantizada de Heavy/Power Metal que nos dejará el cuello adolorido tras disfrutar esta hora de poder en los instrumentos y sobre todo en las voces.


Sello: Steel Cartel Records
Lanzamiento: 5 de Noviembre, 2021
Género: Heavy/Power Metal

“Don’t Spare The Wicked” tracklist:

  1. Bone Breaker
  2. Guardians Of The Void
  3. Kryptonian Steel
  4. Crucifier
  5. I Can’t Be Stopped
  6. Fraility
  7. Operation: Neptune Spear
  8. Chained To The Oar
  9. Catastrophe
  10. Wickedness And Sin
  11. Fall Of Rome
  12. War Of Nations

THE THREE TREMORS – Guardians Of The Void

Tres de las voces más agresivas, potentes y escandalosas de Estados Unidos han vuelto a reunirse para destrozar parlantes, causar bullicio y revuelo con su Heavy/Power Metal tal como lo hicieron hace 2 años en su debut homónimo. The Three Tremors ha puesto en el mercado un disco que contiene fuerza de magnitudes increíbles, que no creo pueda ser resistida fácilmente, aún por los metaleros de mayor recorrido.
8.2

Producción

8.0/10

Composición

8.2/10

Replay Value

8.3/10

Valoración Personal

8.1/10

Michael Prado

De Costa Rica para el mundo. Fan de la música DE VERDAD, hecha con sentimiento y verdadero amor al arte, sin importar el género, aunque debo admitir que doy amplia preferencia a lo que ha sido creado en Metal, Rock, música Celta, Clásica, soundtracks de Videojuegos, Electrónica y demás. Un abrazo y bendiciones para tod@s.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.