DARK TRANQUILLITY – Moment (Album Review)

Por Alejandro Melgar

La consistencia: ese factor que hace que los objetivos se cumplan y se mantengan perdurando en el tiempo, asegurando un estándar de calidad al que nos acostumbramos. En cualquier ámbito, no sólo en el musical, tener consistencia nos garantiza el cumplimiento de nuestras propias promesas, y también asegura la confianza de los seguidores que puedas tener, quienes saben que con cada trabajo próximo o lanzamiento inminente, esos estándares serán cumplidos y hasta sobrepasados. Opuesto a la consistencia tenemos la falta de compromiso, la incertidumbre generada de no saber cuál será el próximo paso, o lo que es peor, las promesas incumplidas que tiran abajo los sueños de quienes depositan sus esperanzas en nosotros.

¿Por qué esta introducción tan filosófica? Pues porque conozco pocos actos en el mundo del metal que sean tan consistentes como Dark Tranquillity. Y es que los suecos nunca han parado desde su gestación allá por el lejano 1989, cuando la escena de Gotemburgo estaba entrando en una nueva etapa y una nueva corriente musical estaba naciendo poco a poco. Dark Tranquillity, junto con In Flames y At the Gates, son considerados los padres del melodic death metal sueco, y es un título que llevan con honor y mantienen – consistentemente – hasta nuestros días. De In Flames no lo podemos decir porque su sonido y su esencia ha mutado hasta el punto de ser una mera sombra de lo que eran, y con At the Gates la cosa es un poco más incierta dado que permanecieron mucho tiempo en la inactividad. Es por eso que lo de Dark Tranquillity es más valioso aún, porque son el único acto original de esta corriente que se mantuvo firme haciendo lo suyo, evolucionando si, pero con una dirección clara y utilizando su propio legado como catalizador de nuevas y emocionantes creaciones.

La década de 2010 fue muy gratificante para los suecos, pudiendo girar más que nunca en toda su carrera y entregando lanzamientos de calidad uno tras otro, tomándose también el tiempo necesario para pulir todas las ideas y generar productos que no decepcionen y se acerquen, o incluso sobrepasen, su propio estándar de calidad autoimpuesto del que nos fuimos enamorando. Así pasaron “We Are the Void” (2010), “Construct” (2013) y el más reciente “Atoma” (2016), discos que mantuvieron la esencia de la banda pero llevaron su sonido más allá, adaptado a la modernidad pero sin perder ese factor tan determinante que los separa del resto: consistencia en favor de evolución. Es la fórmula ganadora por la que cualquier acto debe regirse para tener el éxito asegurado.

Y así llegamos hasta nuestros días, con un 2020 en donde el mundo se encuentra sumido en el caos y la desesperanza, donde para muchos la música es uno de los pocos refugios y escapes en donde podemos sentirnos realmente bien. “Moment” llega paradójicamente en un momento clave para la humanidad, y no nos dábamos cuenta cuánto necesitábamos de este material hasta no tenerlo frente a nosotros. Estamos ante un álbum superlativo del – ahora sexteto – sueco, uno que sin dudas llegará alto en esas listas con lo mejor de 2020 que ya comenzamos a armar. El año da sus últimos coletazos pero la calidad de lanzamientos como este nos hace guardar lugares en el podio para algo especial, único y maravilloso.

¿Se dieron cuenta que hoy en día es muy difícil encontrar un disco de esos donde no te salteas ningún tema y todos tienen potencial de hit? Eso es lo que ocurre con “Moment” (y si vamos al caso, con casi todos los discos de Dark Tranquillity). Desde el arranque demoledor con ‘Phantom Days’, que hace fácil ver porqué lo eligieron como primer single, una canción arrolladora, con estribillo perfecto y riffs espectaculares donde los nuevos guitarristas Christopher Amott y Johan Reinholdz se sacan chispas y entienden perfectamente la esencia de la banda, aportando también su estilo y características. La cosa no baja ni un segundo con ‘Transient’, otra clase de melodeath de alta alcurnia con un estribillo a medio tiempo que nos hace headbangear y marcar el ritmo en un ejercicio que se vuelve totalmente hipnótico.

Los otros singles liberados, ‘Identical to None’ y ‘The Dark Unbroken’ continúan con esa tendencia de crear hitazos uno atrás del otro. Hay algo mágico en estas canciones, y puede verse como el tiempo extra que se tomaron para construir este disco y pulir cada detalle paga con creces al escuchar el producto final. Precisión quirúrgica para elaborar las canciones perfectas. En especial ‘The Dark Unbroken’ se vuelve esencial por su fuerte carácter melancólico y casi gótico, con un Mikael Stanne totalmente despegado entonando el estribillo con voces limpias, haciéndonos rendir ante el éxtasis sonoro. Bellísima canción de un disco que viene siendo perfecto.

Y ya que hablamos de las voces limpias, tal y como Mikael nos comentaba en la charla que tuvimos con el hace unos días: “me siento más cómodo haciendo este tipo de voces, aquí pudimos probar muchas cosas que normalmente no haríamos por falta de tiempo. Quería que fuera más emocional, hay mucha melancolía en este álbum”. Y efectivamente eso se puede notar en canciones como “Remain in the Unknown” que te pone la piel de gallina, el estribillo de “Standstill” donde la banda prueba ser súper efectiva a la hora de componer con gancho mainstream, la potente y aún más emotiva “Eyes of the World” que mezcla riffs melodeath acelerados con un estribillo a medio tiempo lleno de melancolía, que nos hace levantar los brazos como en una plegaria. E incluso también el cierre del álbum con “In Truth Divided”, una balada propiamente dicha sin ningún tipo de voz podrida, donde entramos en los terrenos de bandas expertas en la materia como Katatonia o Paradise Lost. Un cierre atípico pero no por ello menos espectacular. Nos deja salir una lágrima y todo.

Sin dudas estamos ante otro gran álbum de Dark Tranquillity, que será del agrado tanto de fans acérrimos de antaño como de aquellos que se acercaron a la banda en la última década. Decididamente más grandioso, melancólico y perfectamente construido tras un meticuloso proceso donde se pulieron los detalles al máximo. Podríamos decir que el título del disco puede hacer referencia al “gran momento” por el que está pasando la banda, pero lo cierto es que ese momento se extendió en el tiempo y ya viene durando 30 años, y seguirá así por muchos más.


  • Sello: Century Media
  • Lanzamiento: 20 de Noviembre, 2020
  • Género: Melodic Death Metal

“Moment” track-listing:

  1. Phantom Days (04:01)
  2. Transient (04:11)
  3. Identical to None (03:42)
  4. The Dark Unbroken (04:55)
  5. Remain in the Unknown (04:41)
  6. Standstill (04:11)
  7. Ego Deception (04:21)
  8. A Drawn Out Exit (04:01)
  9. Eyes of the World (03:51)
  10. Failstate (03:21)
  11. Empires Lost to Time (04:10)
  12. In Truth Divided (04:41)
  • 9/10
    Producción - 9/10
  • 9/10
    Composición - 9/10
  • 8.8/10
    Replay Value - 8.8/10
  • 8.7/10
    Valoración Personal - 8.7/10
8.9/10

Sin dudas estamos ante otro gran álbum de Dark Tranquillity, que será del agrado tanto de fans acérrimos de antaño como de aquellos que se acercaron a la banda en la última década. Decididamente más grandioso, melancólico y perfectamente construido tras un meticuloso proceso donde se pulieron los detalles al máximo. Podríamos decir que el título del disco puede hacer referencia al “gran momento” por el que está pasando la banda, pero lo cierto es que ese momento se extendió en el tiempo y ya viene durando 30 años, y seguirá así por muchos más.

Alejandro Melgar

Absoluto entusiasta del Metal en casi todas sus variantes y sub-géneros. Melómano, coleccionista de discos y experto en armar documentos, listas y rankings. La estructura me garantiza paz y organización. Amo las series, películas y estoy muy arraigado en la cultura pop, además de disfrutar la naturaleza y el aire libre. Y a pesar de todo esto, soy muy sensible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.