Review Clásico: WITHIN TEMPTATION – Enter (1997)

Por Lestat von Mondlicht

Aquí Lestat con una nueva review para The Dark Melody. En esta ocasión toca hablar de un álbum primordial en la escena del gothic y symphonic metal. Una piedra angular que supuso una pieza de incuestionable culto en la escena. Hablamos del álbum que empezó el camino de los holandeses de Within Temptation: “Enter”.

Podemos mencionar a grandes rasgos su discografía, la cual se ha movido en diferentes matices dentro del género, como su glorioso “Mother Earth”, balanceando los elementos gothic y sinfónicos de forma magistral, el “The Silent Force”, que apuntó a algo más opulento y de corte semiorquestal, o su “The Heart Of Everything”, tenido como su álbum mejor logrado por haber hallado un sonido más propio.

Luego estarían los más contemporáneos como “The Unforgiving”, álbum conceptual basado en un cómic del mismo nombre, y cuyo estilo musical se inspira en la música de los 80’s, dándole un vibra más alternativa. “Hydra”, del 2014, que tuvo una estética más variada dentro del symphonic metal, y que hizo gala de diferentes invitados como Tarja Turunen, Howard Jones de Light The Torch (Ex–Killswitch Engage), Dave Pirner (Soul Asylum) y el rapero Xzibit, o su más reciente lanzamiento, “Resist” (2019), con un estilo sinfónico más futurista, dando cabida a elementos electrónicos y más invitados, como Jacoby Shaddix (Papa Roach), Anders Fridén (In Flames, Passenger) y Jasper Steverlinck (Arid).

Ahora bien, volviendo al álbum que nos compete, “Enter” fue el punto de partida de los holandeses, lanzado en 1997. Su estilo musical se movía en un gothic/doom no tan sinfónico como sus sucesores, además de ser más instrumental, con más transiciones melódicas que letras. Sólo 8 canciones lo componen, siendo en su mayoría de entre 5 y 7 minutos de duración.

“Restless” es la canción que nos recibe. Canción que hasta hoy sigue siendo tocada en vivo por la banda. Su clásica intro melancólica de piano predomina durante el primer par de minutos, acompañada por la dulce voz de Sharon den Adel, todo en un ritmo lento y cadencioso, hasta que irrumpen las guitarras de forma bestial, llevando el clima a algo más épico junto a los teclados. Asimismo la voz de Sharon acompaña el subidón.

“Enter” comienza con un tétrico sonido de puerta abriéndose y una voz siniestra profiriendo el “welcome to my home…“. Inmediatamente comienza la atmósfera doom oscura con teclados ominosos, guitarras densas y los guturales del guitarrista Robert Westerholt. Hacia los estribillos se adopta un clima más gótico y calmo, matizando con la voz de Sharon. Es recién hacia el final cuando percibimos un doble pedal de batería que acelera la atmósfera general hasta llegar al climax, con redobles igualmente ominosos.

“Pearls Of Light” se podría definir como una canción con larga introducción de teclados y Sharon cantando vívidamente, marcando nuevamente un clima lento. Tras el primer par de minutos, las guitarras entran con todo su peso junto con el resto de la banda en la misma cadencia doom. En “Deep Within” notamos una atmósfera un tanto más rápida, con mayor protagonismo de guitarras, además de voces predominantemente guturales.

“Gatekeeper” comienza con una intro épica de teclados simulando vientos, modulando hacia strings. Luego entran las guitarras sugiriendo un ritmo atresillado que se mantendrá por toda la canción, y tras un breve interludio de redobles entrecortados de batería, comienza la acción gothic/sinfónica, más rápida que en títulos previos. Nuevamente, los guturales de Westerholt predominan hasta que Sharon hace su aparición sobre el último par de minutos a dúo con el guitarrista. En “Grace” vemos más de la dinámica agresiva y densa de las guitarras, acompañadas por los teclados en todo momento, así como más del duo Westerholt/den Adel. Hacia la mitad se realiza un parón en el que queda sólo Sharon con los teclados de fondo antes de que las guitarras nos regresen de un brusco hondazo a la cadencia gothic/doom.

“Blooded” es un track instrumental de 3 minutos y medio, que comienza con teclados atresillados, dando paso rápidamente a las guitarras, que son las grandes estrellas de este título, acompañadas por el resto de la banda.

Finalmente, en “Candles” nos recibe el sonido del viento con guitarras limpias y los teclados ambientando. Eventualmente la voz de Sharon entra de forma más espectral que en las canciones anteriores. Y luego de esta ambientación seguida de piano, las guitarras hacen su ingreso con contundencia, siguiendo la cadencia relativamente lenta. Hacia la mitad se aprecia un interludio de piano que recuerda a “Restless”, reanudando el feeling gothic/doom con guturales alternados por la voz de Sharon, dando sus notas más agudas hasta ahora.

En resumen, ¿qué se puede agregar sobre “Enter”? Viniendo de una banda que ha permanecido durante sus más de 20 años en la constante reinvención de su sonido como Within Temptation, este primer álbum marca sin dudas un comienzo fuerte, una sólida base para todo lo que han sabido mostrar desde entonces. La combinación de elementos gothic/doom y sinfónicos coloca a “Enter” como otro clásico ineludible dentro del género, que todo amante del lado más melancólico del metal está obligado a escuchar.

Aquí abajo tendrás los links para escucharlo. Puedes dejar en los comentarios tu opinión sobre el álbum. ¡Nos encantará leerte!


Sello: DSFA Records
Lanzamiento: 7 de Abril, 1997
Género: Gothic Metal, Doom Metal

Lestat es Guitarrista/compositor en Crimson Soul y After Dark. Diseñador Gráfico, futuro escritor publicado, creador de contenidos multimedia. Ávido entusiasta del metal en todas sus expresiones.

Within Temptation - Enter

Este primer álbum marca un comienzo fuerte, una sólida base para todo lo que han sabido mostrar desde entonces. La combinación de elementos gothic/doom y sinfónicos coloca a "Enter" como otro clásico ineludible dentro del género.
9

Producción

9.0/10

Composición

9.0/10

Replay Value

9.0/10

Valoración Personal

9.0/10

Dark Collaborator

Distintos colaboradores globales que aportan sus ideas y conocimiento al mundo de The Dark Melody, de manera esporádica y sin ataduras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.