Review Clásico: GRAVE DECLARATION – When Dying Souls Scream Praise (2013)

Por Dan Hayer

El Black Metal, subgénero polémico por donde se le mire, siempre estuvo conformado por los más ilustres idiotas y también por genios muchas veces incomprendidos, dispuestos a ir siempre mas allá en sus afanes de sonar malignos musicalmente y también plasmando en sus letras el sentimiento de oposición y asco por los dogmas (aunque tardaron bastante poco en volverse dogmáticos y puristas también), y presentándose en especial como contrarios a la influencia de la religión cristiana en occidente. No por nada es que es el género mas pagano y en especial satanista por antonomasia; esperen ¿He dicho por antonomasia? Ignoren aquello, pues desde la irrupción de blackers rebeldes entre los mismos blackers nacen en los 90s bandas como Horde y Antestor en Noruega, la fábrica misma del Black Metal, con un mensaje totalmente cristiano.

Aquí es donde les empieza a hervir la sangre a muchos, y es que estaba aceptable aquello de que en el glam, el hard rock o incluso en el heavy, algunos creyentes se aventurasen a cantar desde sus creencias cristológicas (Jerusalem, Petra, Stryper, etc.) Pero el Black Metal hasta cierto tiempo era el hábitat natural de los mas oscuros, blasfemos e impíos enemigos de la fe cristiana.

Y bueno, perdonen que introduzca de esta manera el álbum que nos convoca, pero es imposible abordar el Black Metal sin tener que transitar por la cuestión religiosa sea cualquiera el bando en el que uno se encuentre. Lo cierto es que existe un buen puñado de agrupaciones que también haciendo uso de un juego de palabras, algunos han catalogado como Unblack Metal, y Grave Declaration con toda propiedad puede ser ubicada dentro de esa clasificación.

La banda está conformada por Thor Georg Buer (Guitarras, Voces, Programación), Pal Haugland Andersen (Bajo) y Kristian Larsen (Guitarras), y algunos musicos de sesión que si viene al caso iré mencionando mas adelante.

Musicalmente el Black Metal que ejecutan estos señores, va muy de la mano de pasajes melódicos y levemente sinfónicos, que no son una cosa parecida a Dimmu Borgir, ya que estos no van por la vía de la pomposidad y grandilocuencia orquestal, sino que van poniendo unos tecladitos por aquí y unos instrumentos de cuerda por allá, pero con un toque mas sutil, y créanme que el resultado final consta de mucha elegancia.

Como prueba de lo que intento graficar, basta con darle play a la inicial “Change Of Heart” que parte como un valsecito un tanto circense, en el que luego puede apreciarse unos teclados de sonido algo retro, cabe mencionar que Ronny Hansen, vocalista de Antestor, está cantando aquí como invitado, y bueno, su labor es tan sobresaliente como en su propia banda.

“Come Let Is Speak” va por el segundo carril, y resulta entretenida, tanto por ese teclado juguetón del inicio, como también por esa pequeña cruza que se dá con el Death Metal, y luego una depresiva pero melodiosa voz limpia que también sabe aparecer en algunos tramos de esta producción.

La portada del álbum nos muestra en blanco y negro (tan raro en el black) una figura encapuchada, quizá la muerte misma portando un violín en sus manos dentro de lo que parece ser una capilla o iglesia. Creanme que pese a su simpleza, se vuelve una imagen cada vez mas congruente y hermosa a medida que vas escuchando temas como “Fall Down”, con un piano exquisito de fondo y un leve coqueteo con el metal industrial, nada para espantarse, aclaro.

Otra de las canciones que me gusta mucho es la que lleva por título “Reach For The Sky”, que también tiene unos pasajes melódicos muy bien construídos, donde los teclados y las guitarras se colaboran en la gestión de atmósferas estremecedoras, y no sé si calificar este como un álbum de sonido brutal, pues a mi modo de ver las canciones tienen una carga de pesadéz y a la vez se van entrelazando pasajes melodiosos como ocurre en el tema “Legacy”, que supone una semi balada blacker, con una voz limpia de apariencia femenina en un tramo, y un piano haciendo trazos de tristeza.

“Instrumental #1” aporta un panorama mas épico, una especie de marcha que mas que nada sirve como puente para cruzar hacia el último tercio de la placa; sección en la que destaco “In The Throne Room”, también entre mis predilectas del listado, lúgrube, sombría, y con un sonido que lo hace a uno imaginar una lápida abriéndose lentamente, nos contribuye con una de las mejores ambientaciones del álbum, con mucha mística expresada en los teclados y los compases no muy acelerados de una batería que probablemente sea de los aspectos mas débiles de la producción.

Grave Declaration lamentablemente no ha continuado publicando nuevos trabajos, y esto es algo decepcionante porque a partir de una obra con una calidad tan innegable como la de este disco, dan cuenta de un potencial creativo que habría resultado interesante observar como podía evolucionar con el tiempo. Quiera Dios que sus integrantes se animen en algún momento a retomar las labores para deleitarnos tal y como lograron hacer con “When Dying Souls Scream Praise”.


  • Sello: Bombworks Records
  • Lanzamiento: 12 Marzo, 2013
  • Género: Symphonic Black Metal

GRAVE DECLARATION - When Dying Souls Scream Praise (2013)

Grave Declaration lamentablemente no ha continuado publicando nuevos trabajos, y esto es algo decepcionante porque a partir de una obra con una calidad tan innegable como la de este disco, dan cuenta de un potencial creativo que habría resultado interesante observar como podía evolucionar con el tiempo. Quiera Dios que sus integrantes se animen en algún momento a retomar las labores para deleitarnos tal y como lograron hacer con “When Dying Souls Scream Praise”.
8.6

Composición

8.5/10

Producción

8.5/10

Replay Value

9.0/10

Valoración Personal

8.5/10

Pros

  • Composiciones de Black Metal basadas en la melodía y acompañamientos elegantes de teclado.
  • La atmósfera lúgubre del disco muy bien lograda

Cons

  • La dicotomía que para algunos puede significar ser una banda de black metal y cristiana a la vez
  • El sonido de la batería al parecer es programado y hace extrañar un poco mas de potencia en las canciones.

Dan Hayer

Fanático del metal, músico autodidacta, disfruto de diferentes subgéneros del metal, el rock y el punk, pero el power metal y el neoclásico son mis favoritos. Analizo la música desde el respeto hacia el trabajo que conlleva cada producción, tengo un ranking personal que voy nutriendo con todo lo que escucho. La escena White Metal también es una de mis grandes pasiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.