ORGANIC – Where Graves Abound (Album Review)

Por Oz Ga

Estamos ante la segunda producción de un larga duración de una banda que se formó en el año 2013, a solo a un año de su formación se pusieron a trabajar y resultando un Ep en el año 2014 “Death Batallion” siendo su presentación de forma profesional en este formato, finalmente es hasta el 2018 que sale a la luz su placa debut “Carved in flesh“, una sobredosis de brutalidad, con un alto grado de profesionalismo, dejando muy claro que lo suyo era una masacre directa, cimentada desde ese momento en la vieja escuela, una perfecta combinación de Death Metal Clásico con mucha esencia Sueca en su estructura musical, definiendo así el camino que tomarían la calidad que traen estos tipos es muy buena, ya que sus primeras producciones tuvieron más que buena aceptación en el medio

La formación actual está conformada con los siguientes integrantes: Markus Walder en la guitarra, Lukas Hofer en la batería, Benni Leiter (ASPIDIUM) en la guitarra, Maxi Careri en la voz y Julián Niederkofler (SAGORAH) en la batería. Su música la describen como “una descarga de riffs insanos, enérgicos y vigorosos, reuniendo una propuesta caótica, y vomitando almas a través de unas vocales profundas”.

De manera general y en mi percepción como oyente y crítico, este trabajo lo escucho mucho mejor que su predecesor, es posible percibir un mayor grado de madurez en su técnica y armonía, que está basada en un estructura sólida y bien integrada, sin duda la producción hizo su parte, pero considero que los músicos forman parte fundamental del nivel de calidad de un álbum, algo que me genera un sentimiento ambivalente es que por una parte es muy corto, dejándome con ganas de más temas y por el otro esa sensación de que no es muy extenso y por ende monótono, promediando los 39 minutos, son distribuidos 9 temas de los cuales 8 son cortes completos y uno que creí que era un interludio (pero no lo es, claro está), vayamos a desmembrar este obra.

La recepción celestial, es el aviso que estas entrando al mundo de los muertos, el coro eclesiástico que da inicio, sale un poco fuera de lo usual, ya que las ambientaciones terroríficas o de películas de horror, por decir algo es prácticamente un sello característico de los inicios de las bandas Death Metal, bueno después de esa pequeña introducción nos estalla en la cara el tema “Ropedragger“, que es una masacre auditiva, el estallido que se siente y hace retumbar mis tímpanos y mi masa encefálica por el alto volumen (así se disfruta mejor la música, quien diga lo contrario no debería escuchar este género, al menos) por una despiadada descarga de riffs violentos, rápidos, acompañados por una base rítmica endemoniada, con el sello de la esencia del Death Metal, Sueco, siendo más específico como los DISMEMBER de antaño.

Waste monolith“, empieza como una marcha, que bien podría quedar para una película o serie de zombies, ritmo denso mezclado con guitarras más pesadas, los cambios de ritmo aquí son muy variados, por lo que la habilidad de los músicos queda al descubierto, hay una ejecución asombrosa, notándose el doble pedal, los cambios en la batería son rápidos y contundentes, el bajo retumba como golpes bajo tierra, similar a lo que pasa cuando habrá un sismo, intensas esos dedos con las 4  cuerdas, las guitarras llevan el ritmo denso y espeso característico de los Suecos, pero mostrando una buena velocidad, la voz es Maxi es grave, profunda, emitiendo gruñidos como monstruos con intento asesino, y a la vez sonando terrorífico, un perfecto complemento de este quinteto.

Nos vamos con “Schizophrenic execution“, el espíritu del Death Metal Clásico, brota como ente poseído, con un ritmo, melodioso que a los segundos se vuelve denso, pero solo es para tomar fuerza e impulso e iniciar una descarga de adrenalina con ritmo colosal y despiadado que es una clara invitación al headbanging hasta dislocarte las vértebras cervicales, es una base rítmica poderosa, tocada a velocidad intimidante, que se complementa muy bien con las guitarras rápidas, aquí con un ligero, es mucho menor el toque Sueco, en lo personal he disfrutado este tema bastante, ya que sus cambios de ritmo son muy dinámicos e interesantes, la voz de Maxi la noto, alcanzando notas más altas por lo que transmite más fuerza y poder, vaya! Tema intenso.

Toca el turno a “Cage in a tomb“, desde el inicio se deja sentir la influencia de los Suecos, es un corte rápido, de ritmo poderoso y seductor para el oyente, eso debido a su melodía que mantiene unos acordes sencillos, pero muy contagiosos, hasta pareciera que es un tema perdido en el tiempo, o recuperado de aquellas viejas épocas, ya que el sonido es fiel, teniendo ese toque propio de principio de los años 90’s. “Fall rot” un tema de tinte similar al anterior, en otras palabras cuenta con ese toque Sueco, diferenciándose este por contar con una mayor variedad en cambios de ritmo, previendo de ritmos rápidos y melódicos, como de otros de esencia más densa, que son los que le dan más variedad. Mantenido un ritmo estable la mayor parte de la duración.

La sutileza con que inicia “Where graves abound” este corte, es sumamente hipnotizantes, las guitarras acústicas ya te prevén de algo grande y terrorífico, y ¡boom! Revienta la bomba amigos, un trallazo que pareciera que rozan el Brutal Death Metal, por su endemoniada velocidad, claro, que no alcanza, pero bien se acercan, su base rítmica es rápida, incluso la voz de Maxi, suena más grave y gutural, su poder se ve disminuido solo al bajar la velocidad a mitad del tema, bebiendo del elixir de bandas como OBITUARY, volviéndose densos, pero sin perder esa brutalidad y esa tremenda oscuridad, que buen temazo se han marcado.

Die schwanzdirn“, vaya duración de este tema, pareciera tan solo una prueba o una demostración, su minuto y medio, es muy corto, donde sobresalen ritmos Suecos manteniendo un ritmo estable y pasando al siguiente  tenemos “The howling“, de un ritmo cabalgante en su base rítmica, mezclado al unísono el estilo Sueco con el Clásico y quizá una pizca de Death ‘n Roll, cosa que se percibe, y que es ideal para el Moshpit, se entrelaza con una parte a medio tiempo donde despunta el requinto y los riffs de Markus y Benny.

Finalizan con “Knives” un tema donde percibo más el Death Clásico, ejecutado a buen ritmo, además de una buena melodía que se queda fácilmente retenida en mi mente, los cambios de ritmo se esparcen durante el tema, haciéndolo variado.

Definitivamente después de varias repeticiones al álbum, puedo concluir que es superior a su predecesor, en casi la totalidad de sus aspectos. Bastante recomendable para los amantes del género.


Sello: Testimony Records
Lanzamiento: 22 de Octubre de 2021
Género: Death Metal

1.Ropedragger
2.Waste Monolith
3.Schizophrenic Execution
4.Caged in a Tomb
5.Fall, Rot
6.Where Graves Abound
7.Die Schwanzdirn
8.The Howling
9.Knives

ORGANIC - Where Graves Abound

Regreso demoledor de los Italianos a 3 años de su debut, donde se superan a si mismos, ofreciendo un trabajo muy profesional, lleno de brutalidad y sentando sus bases en la vieja escuela del Death Metal.
8

Producción

8.5/10

Composición

7.0/10

Replay Value

8.0/10

Valoración Personal

8.5/10

Oz Ga

Amante del Metal en sus Múltiples Variantes, empezando a escuchar Metal desde la Gestación, y que considera el Metal parte Esencial de la Vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.