KELDIAN – The Bloodwater Rebellion (Album Review)

Por Dan Hayer

El universo del metal consta de una variedad inconmensurable de géneros, subgéneros, y temáticas de toda clase (crítica social, ambientalismo, cristianismo, paganismo, satanismo, nazismo; historias de piratas, vampiros, vikingos, guerras, batallas épicas, mitología, utopías, y un largo etc.), y algunas agrupaciones sin llegar a liderar ni hacerse ultra famosas, logran forjar una personalidad que los define de una manera particular y única en este vasto universo sonoro, donde marcar diferencias y dar pulsaciones genuinas se vuelve con el paso de los años, una virtud improbable y dificultosa de localizar. Es por ello que en el ejercicio de buscar esa sustancia diferenciadora, muchas bandas indagan hasta dar con terrenos poco explorados, lugares aún deshabitados que una vez descubiertos no tardan en poblarse de bicharracos de todo tipo y una que otra maravilla, y otra cosa, tampoco es tan fácil percatarse de quién fue el primero en hacer tal o cual cosa.

Keldian, durante una ya respetable cantidad de años viene siendo un dúo de exploradores que ha logrado desarrollar estructuras compositivas ensambladas con melodías, arreglos instrumentales, coros, y efectos, muy llamativos y que los sitúan en una categoría que a veces es complicado poder delimitar, puesto que si bien, a primera vista lo que pareciera ser una propuesta de Power Metal, comprende sonidos y atmósferas tan variopintas que uno de pronto se halla flotando en ambientes que mas tienen que ver con el rock espacial, o en una especie de psicodelia moderna, con elementos new age merodeando nuestros oídos.

El punto es que hemos llegado hasta aquí luego de una trayectoria donde los noruegos Christer Andresen (Guitarras, bajo, voz) y Arild Aardalen (teclados, voces), habían publicado en el pasado 4 álbumes muy bien recibidos por el público: “Heaven’s Gate” (2007), “Journey Of Souls” (2008), “Outbound” (2013), y “Darkness And Light” (2017). De manera que este nuevo lanzamiento llega luego de 5 años de silencio, lo cual, y dadas las buenas criticas de sus anteriores obras, despertó rápidamente la curiosidad y por supuesto también las expectativas.

“The Million Dollar Mile”, da un inicio al album donde precisamente aflora esa faceta mas propia del rock melódico que le hemos oído antes a la banda, un tema de medio tiempo con un coro algo pegadizo, y en el cual el vocalista se muestra en buen estado y su desempeño es el adecuado en cada producción. Así que continuamos hasta la siguiente canción, titulada “I Am The Taker”, con mucha presencia de bajo, la cual desde sus primeros sonidos empieza a causar cierta inquietud, porque deja la sensación de que esta nave no despega en la dirección que muchos quisieran, y ni la buena producción, ni la buena ejecución instrumental logran sacarlo a uno de esa noción, salvo unos coros que asoman de forma algo mas interesante.

El primer “pero” hasta aquí se da por la falta de un comienzo mas potente y memorable; así, la preocupación de haber pasado las primeras dos pistas sin mayor emoción empieza a generar algunas dudas. En 3er lugar tenemos “Tundra”, la cual a mi modo de ver continúa en la línea creativa de las dos anteriores y que parte con una introducción en la que se vislumbra ese sonido que recordábamos de ellos, teclados bien distinguidos, y otorgando atmósferas aderezadas de nostalgia.

En “The Lighthouse Burden” nos hallamos con una construcción melódica minimalista y quizá monótona en la parte vocal, pero que se compensa con una instrumentación exquisita amén de una base rítmica sólida, con buena presencia y teclados que una vez mas lucen como el fuerte de este dúo noruego. Le sucede “Voices Of The Dead” , y pese a que por ese comienzo con un bombo bien pronunciado pensé que iría por una vertiente mas electro, se desvía hacia una rítmica algo intrincada, con un estribillo simpaticón.

Recien aquí en el track 6, aumenta un poco mas el tempo, “A Ghost And A Promise” que por momentos posee aires de Brit pop con guitarras que rememoran el sonido western o southern y teclados bien AOR-eros, esta canción por su dinámica escapa de la norma del disco y me parece uno de los puntos altos de este trabajo, A continuación “Rebellion” , que pudimos conocer hace algunos días, pues se trata del primer adelanto que el dúo compartió por distintas plataformas, desde aquel entonces ya algunos comenzaron a manifestar cierta decepción, aunque en lo personal me parece que se adecúa a lo que la banda realiza generalmente cuando apuesta por la nostalgia.

La canción mas atmosférica de todas llega con “The Legacy Lament” , una de las mejores cosas que nos encontramos en este álbum, y eso que es en términos instrumentales algo minimalista, lo menos metal que escucharemos dentro de un plástico que ya casi de metal tiene poco y nada. Paradójicamente se transforma en uno de los tramos mas atractivos y mágicos del disco, un lujo y un relajo dominado absolutamente por los teclados, con un solo de guitarra muy afín a la sonoridad cósmica con la que Keldian ha brillado en sus otros álbumes.

Y ya en el cierre tenemos a “Thunderstorm Of the Century”, y bueno, en lugar de culminar con algo rápido y mas enérgico como para ir variando, la opción ha sido otra canción en plan baladístico espacial y con un coro épico e interesante, y efectivamente estos últimos temas dejan la sensación de que la segunda mitad del album se vuelve mas interesante que la primera.

Luego de varias escuchas, podemos notar diferencias bastante claras entre “The Bloodwater Rebellion” y las producciones anteriores de Keldian. Y probablemente no todos los fans de la banda asimilen de buena forma este pequeño giro creativo de la banda, giro que no definiría como un cambio en la forma de hacer música de estos europeos, sino como un trabajo enfocado en un aspecto específico, mas nostálgico y menos guitarrero; donde tampoco existe intensidad en la aceleración. En pocas palabras, es la obra mas alejada del power metal que Keldian ha sacado, asumiendo el riesgo de no agradar o al menos de no lograr satisfacer a un público que tras años de espera, se había formado mayores expectativas.


  • Sello: Galactic Butterfly Music
  • Lanzamiento: 10 de Junio, 2022
  • Género: AOR Cosmic Metal

KELDIAN - The Bloodwater Rebellion

Luego de varias escuchas, podemos notar diferencias bastante claras entre "The Bloodwater Rebellion" y las producciones anteriores de Keldian. Y probablemente no todos los fans de la banda asimilen de buena forma este pequeño giro creativo de la banda, giro que no definiría como un cambio en la forma de hacer música de estos europeos, sino como un trabajo enfocado en un aspecto específico, mas nostálgico y menos guitarrero; donde tampoco existe intensidad en la aceleración. En pocas palabras, es la obra mas alejada del power metal que Keldian ha sacado, asumiendo el riesgo de no agradar o al menos de no lograr satisfacer a un público que tras años de espera, se había formado mayores expectativas.
8.2

Composición

7.9/10

Producción

9.0/10

Replay Value

7.9/10

Valoración Personal

7.9/10

Pros

  • Producción impecable como de costumbre en esta banda. Excelentes teclados y sonido de batería.
  • Temática interesante y muy acorde a problemáticas actuales.
  • La interpretación vocal y la ejecución instrumental gozan de buena técnica yhabilidad interpretativa.

Cons

  • Dejar la fusión con power metal que caracterizaba sus álbumes anteriores puede decepcionar a una parte de su fanaticada.
  • El sonido cósmico o espacial también se ve algo menguado para dar paso a algo mas AOR y new wave.
  • No hay una canción que se pueda considerar realmente un himno o pieza memorable.

Dan Hayer

Fanático del metal, músico autodidacta, disfruto de diferentes subgéneros del metal, el rock y el punk, pero el power metal y el neoclásico son mis favoritos. Analizo la música desde el respeto hacia el trabajo que conlleva cada producción, tengo un ranking personal que voy nutriendo con todo lo que escucho. La escena White Metal también es una de mis grandes pasiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.