DREAM THEATER – A View From the Top of the World (Album Review)

Por Alejandro Melgar

¿Cómo empezar a redactar una reseña sobre la que por mucho tiempo fue tu banda favorita? Para empezar, hay mucha presión que uno mismo se adjudica por haber pertenecido al bando de los “fanboys” durante muchos años, pero que necesita convertirse en objetividad para evaluar una nueva obra desde un punto más neutral e independiente, observando desde lejos y de manera profesional. La realidad es que los gigantes progresivos Dream Theater están de regreso con su álbum de estudio número quince, “A View From the Top of the World”, uno que pone a prueba nuestra capacidad como fanáticos, como redactores y como seguidores de la música como una forma de arte. A medida que las escuchas se sucedían y que el tren de pensamientos transformaba las imágenes en palabras, sabía que no sería una reseña sencilla de escribir. Pero aquí estamos, ¿no?

Despertando a los Maestros

Quienes venimos siguiendo la historia de los neoyorkinos sin perdernos ni un disco, sabemos que en los últimos diez años la cosa ha sido consistente pero un tanto dispareja. Hay quienes están cegados y creen que no hay nada que valga la pena en la era post-Portnoy, hay quienes se ciegan para el otro lado y ven todo como excelencia pura, y luego estamos los que quedamos en el medio, los que detectamos pinceladas de maestría y discos enteros que se ubican dentro de lo mejor del catálogo, pero también momentos de desgaste, fórmulas repetidas y algo que duele mucho: la falta de alma. Si me preguntan, “A Dramatic Turn of Events” (2011) y el más reciente “Distance Over Time” (2019) son claros ejemplos de que la banda tiene mucho para dar y que la amalgama perfecta entre virtuosismo, melodía y emoción está presente en cada fibra de estos músicos despegados. Pero también está el otro costado: “Dream Theater” (2013) y “The Astonishing” (2016), sin ser mediocres, mostraron una falta de espíritu y una ambición que terminó por sobrepasar la esencia y transformó el producto final en algo intrascendente y poco memorable a medida que pasaban los años.

¿Y donde entra “A View From the Top of the World” en esta categorización? Pues en algún lugar del medio. Definitivamente estamos ante un grower (término del léxico melómano referido a un disco que se torna más interesante con cada sucesiva escucha, pero que puede no impactar a la primera). Eso fue lo que me pasó. La primera pasada del disco completo me dejó un sabor a “¿¿esto es todo??”, pero a medida que se sucedían las reproducciones, la cosa iba a cambiando, los secretos se revelaban, las secciones escondidas iban a apareciendo, y cada vez me afirmaba a mi mismo: “esto es Dream Theater, nada acá está hecho a la ligera”.

Atendiendo el Llamado Pesado

Para empezar, estamos ante un disco decididamente pesado y complejo. No hay baladas en el álbum (algo que no pasaba desde su debut “When Dream And Day Unite” (1989)), salvo pequeñas secciones más calmas repartidas en algunos temas. Las canciones son extensas y con estructuras muy intrincadas, hay siete tracks en total que sobrepasan los 70 minutos, y también regresan las épicas gigantescas, con el tema homónimo del disco cerrando el mismo de manera grandilocuente. La química de la banda se siente latente en todo momento, producto de un álbum compuesto en un período pandémico de encierro y creatividad desmedida, creado en el ya muy prolífico Dream Theater HQ (estudio donde también se grabó el último disco solista de John Petrucci, “Terminal Velocity” (2020), así como también el regreso de Liquid Tension Experiment con “LTE3” (2021)). Sin dudas que los músicos estuvieron más inquietos que nunca y plasmaron sus ideas en un álbum lleno de momentos sublimes, pero no exento de problemas.

Si algo nos anticiparon los ya archiconocidos singles “The Alien” e “Invisible Monster” es que la banda no pierde ni un segundo en volver al ruedo de gran forma. La primera es una de las incursiones más pesadas del quinteto que con sus nueve minutos de duración nos pasea por un showcase de habilidades extraterrestres, resaltando el gran trabajo de un Mike Mangini totalmente desatado y que finalmente suena con una mezcla que le hace justicia (más sobre esto más adelante). En el segundo encontramos a un Dream Theater más relajado y en plan medio tiempo, con un riff que nos recuerda porqué quisieron tomar algo de inspiración de aquel fundamental “Metropolis Pt. 2: Scenes from a Memory” (1999). Ambos singles son totalmente efectivos, bien diferentes entre sí y dejándonos la puerta abierta con excitación e incertidumbre para el resto del disco.

Hay otros grandes momentos repartidos por todo el álbum, “Awaken the Master” muestra una sección instrumental groovera con épicos duelos de solos entre John Petrucci y Jordan Rudess, una canción que me retrotrae a las etapas más pesaditas de la banda en “Systematic Chaos” (2007) o algunos momentos de “Black Clouds & Silver Linings” (2009). “Sleeping Giant” es otro de los highlights del disco, sobrepasando los 10 minutos de duración, pero que se pone realmente interesante más en su segunda mitad cuando comienzan los desarrollos instrumentales (¿ven a dónde estoy llegando sutilmente con esto? Sigan leyendo…). Tenemos una de esas secciones quirkys donde los teclados de Rudess nos llevan a otro siglo y la extensión de sus desarrollos con Petrucci muestran química musical y virtuosa en estado puro. Músicos del carajo.

Trascendiendo lo Épico

Podemos también nombrar “Transcending Time”, una especie de engaño donde nos hacen creer que se viene la balada del disco, para luego mutar rápidamente en un medio tiempo uplifting y que automáticamente se transforma en una “feel good song” influenciada por Rush que se torna agradable y simpática, como un momento para respirar entre tanto caos sistemático. Como otro de los momentos más pesados y destacados del disco tenemos “Awaken the Master”, donde el todopoderoso John Petrucci hace uso finalmente de la tan nombrada guitarra de 8 cuerdas, pero no de manera “djentizada” como muchos podrían pensar, sino que avocada al ambiente y estructura general de la canción. Acá tenemos puro Prog Metal epicness: desarrollos extensos, cambios de ritmo inesperados, colecciones de riffs memorables y solos sentidos. Sin pasar al Top 10 de canciones de Dream Theater, será otro número recordado de aquí a la eternidad.

Obviamente la cereza del postre llega para cerrar el álbum con su tema homónimo. “A View From the Top of the World” es el retorno de Dream Theater a las épicas de 20 minutos, suceso que no ocurría desde aquella majestuosa “Illumination Theory” (uno de los pocos momentos de brillo de “Dream Theater” (2013), un álbum que se tornó olvidable con el pasar de los años). De hecho ambas canciones presentan una estructura similar y un sonido que, salvando las obvias diferencias entre aquel sonido robótico y comprimido de 2013 y la exquisita mezcla actual, se siente recorriendo territorios bastante familiares: cataratas de riffs, secciones pesadas y calmas bien diferenciadas, momentos de cambios bruscos hacia ritmos diametralmente opuestos, y muchos momentos instrumentales que dejarán a los puristas técnicos extasiados. Si miramos el catálogo de épicas de la banda, este nuevo esfuerzo palidece en comparación a joyas intocables como “Octavarium” o “A Change of Seasons”, pero también nos lleva por un viaje que vale la pena transitar, convirtiéndose en el momento más lúcido del álbum.

Técnica y Producción

Como ya mencionamos, a nivel de performance instrumental y producción, el álbum brilla por si mismo. Los músicos tienen la química intacta y generan algunos de los momentos más intrincados de su carrera. Se nota el constante autodesafío que no los deja bajar las revoluciones ni frenar la complejidad, por más veteranos que se pongan. Mike Mangini, en particular, se encuentra totalmente liberado en este disco y entregando unas de las interpretaciones más feroces de su paso por la banda; quienes aprecien la parte técnica y la teoría musical detrás de estas composiciones seguro encuentran muchos momentos de elogio. Parte de esto también es la mezcla y la masterización, que en esta ocasión recae en manos del laureado Andy Sneap (uno de los productores europeos más solicitados de los últimos años, trabajó con Arch Enemy, Exodus, Accept, Testament y muchos más), logrando el mejor sonido de un álbum de Dream Theater de los últimos 10 años.

El gran problema de este disco, y a riesgo de causar polémica, tiene nombre y apellido: James LaBrie. Tal vez muchos piensen que esta declaración es injusta, pero no es infundada. Basta con observar los patrones vocales del frontman de la banda, cantando siempre en la misma tonalidad, sin desafiarse ni exigirse. No sólo a nivel de performance, sino que sus melodías vocales siguen un patrón monótono que se repite canción a canción. Situación que viví muchas veces a lo largo del disco: estoy totalmente enganchado y entusiasmado escuchando a la banda prendida fuego y generando pasajes increíbles – llega el break para que LaBrie entre a cantar – la canción baja instantáneamente y la motivacion también. Sabemos que su voz viene sufriendo hace tiempo y que no hay mucho que hacer en ese sentido, pero al menos sus melodías podrían tener otro feeling y no aburrir y cortar la inspiración de esta manera.

¿Qué solución tenemos? ¿Que Dream Theater se vuelva una banda instrumental? Imposible, y más si ahora regresó Liquid Tension Experiment para cubrir ese lugar. ¿Cambiar de cantante? Inviable. Pese a quien le pese, LaBrie es parte de la esencia de Dream Theater y una voz icónica que la banda no puede permitirse cambiar a esta altura. ¿Qué nos queda? Observar el futuro con cautela, porque si el grupo quiere seguir por 10 (o incluso 20) años más, esta situación puede volverse realmente insostenible. Las alarmas están prendidas, y ellos tienen que ser los primeros que lo sepan.

Conclusiones

Por todo esto, “A View From the Top of the World” es un álbum complejo y difícil de tragar. No te va a llegar a la primera (y tal vez ni a la quinta o décima), pero representa una faceta ultra técnica que Dream Theater parece desesperada en demostrar. Tal vez para desviar la atención de una pobre y monótona perfomance de James LaBrie, o tal vez para mostrarnos que la química instrumental está intacta y más latente que nunca. Un disco técnico, pesado y lleno de momentos sublimes, pero que tampoco escalará demasiado alto en un ranking ni se volverá algo memorable a medida que pasen los años. Si alguna vez Dream Theater nos miró desde la cima del mundo, la distancia y el tiempo nos están mostrando que la caída es inminente y que se necesita un drástico cambio de eventos para que no se vuelvan simplemente una escena de una memoria.


  • Género: Progressive Metal
  • Lanzamiento: 22 de Octubre, 2021
  • Sello: InsideOut Music

Dream Theater es:

  • James LaBrie – lead vocals
  • John Petrucci – guitars, backing vocals, production
  • John Myung – bass
  • Jordan Rudess – keyboards
  • Mike Mangini – drums

“A View From the Top of the World” track-listing:

1. The Alien (9:32)
2. Answering the Call (7:35)
3. Invisible Monster (6:31)
4. Sleeping Giant (10:05)
5. Transcending Time (6:25)
6. Awaken the Master (9:47)
7. A View from the Top of the World (20:24)

DREAM THEATER - A View From the Top of the World

“A View From the Top of the World” es un álbum complejo y difícil de tragar. No te va a llegar a la primera (y tal vez ni a la quinta o décima), pero representa una faceta ultra técnica que Dream Theater parece desesperada en demostrar. Tal vez para desviar la atención de una pobre y monótona perfomance de James LaBrie, o tal vez para mostrarnos que la química instrumental está intacta y más latente que nunca. Un disco técnico, pesado y lleno de momentos sublimes, pero que tampoco escalará demasiado alto en un ranking ni se volverá algo memorable a medida que pasen los años. Si alguna vez Dream Theater nos miró desde la cima del mundo, la distancia y el tiempo nos están mostrando que la caída es inminente y que se necesita un drástico cambio de eventos para que no se vuelvan simplemente una escena de una memoria.
8.5

Producción

9.0/10

Composición

8.0/10

Replay Value

8.4/10

Valoración Personal

8.5/10

Alejandro Melgar

Absoluto entusiasta del Metal en casi todas sus variantes y sub-géneros. Melómano, coleccionista de discos y experto en armar documentos, listas y rankings. La estructura me garantiza paz y organización. Amo las series, películas y estoy muy arraigado en la cultura pop, además de disfrutar la naturaleza y el aire libre. Y a pesar de todo esto, soy muy sensible.

37 comentarios en «DREAM THEATER – A View From the Top of the World (Album Review)»

  • el octubre 11, 2021 a las 9:59 pm
    Enlace permanente

    Vengo leyendo esta misma reseña hace 10 años. Desde ADTOE dicen que el disco no pasa de lo mismo o que no va a estar muy alto en el ranking de discos, y hoy en día es mucha la gente que pone ese mismo disco dentro de su top 5 o mas alto. Incluso en esta reseña lo incluyen como ejemplo de un álbum de alto nivel, pero cuando salió lo destrozaban. Probablemente este mismo disco en 10 años mas lo pondrán como un buen álbum comparándolo con el de turno que le toque ser destrozado. En fin, estas reseñas si que son mas de lo mismo.

    Respuesta
    • el octubre 11, 2021 a las 10:49 pm
      Enlace permanente

      ¡Antes que nada gracias por leer! ¿Cómo sabes que cuando salió ADTOE lo “destrozabamos”? Nuestra página existe hace un año, así que es imposible que sepas que opinión teníamos sobre un disco que salió hace 10 años. De hecho es un disco que siempre me encantó desde que salió. Te invito a leer nuestro Albums Ranked de Dream Theater para que veas en qué lugar van cayendo, y en que lugar quedará este nuevo cuando se actualice el artículo. ¡Saludos!

      Respuesta
      • el octubre 12, 2021 a las 1:28 pm
        Enlace permanente

        Al chile banda DT no tiene nada que probar a nadie, si les gusta el disco bien, si no les gusta también bien, esos weyes tas están más allá del bien y del mal, pero aquí uno criticabdolos jajaja What assholes we are

        Respuesta
        • el octubre 12, 2021 a las 9:32 pm
          Enlace permanente

          Bro, tampoco son perfectos. Las críticas se hacen en buen plan, creyendo que hay un punto de mejora al que deberían apuntar para ser todavía mejores. Y doy total y plena fe de que en el caso de Alejandro así es (él siempre es más que sincero sobre lo que él ama grupos como DT y sobre todo The Neal Morse Band).

          Respuesta
        • el octubre 22, 2021 a las 8:51 pm
          Enlace permanente

          Muy buena reseña y suscribo totalmente lo comentado. Me ha encantado como ligas los títulos de los discos para crear frases que simplemente resumen el presente de la banda. Seguiremos dándole escuchas porque me da la sensación que junto a DTOE es lo mejor de la era post Portnoy.

          Respuesta
          • el octubre 22, 2021 a las 9:00 pm
            Enlace permanente

            Muchas gracias por tu comentario Alfonso! Y bien por darte cuenta de las referencias jejeje. Gracias por leer!

      • el octubre 12, 2021 a las 5:37 pm
        Enlace permanente

        No había leído su ranking. Creo que mi comentario se cargó un poco de la vibra negativa de otra reseña que leí previamente y que me pareció insólita, ofrezco una disculpa. Gracias por la aclaración y saludos!

        Respuesta
  • el octubre 12, 2021 a las 9:36 am
    Enlace permanente

    Coincido absolutamente en lineas generales con la reseña del disco, este album lo pongo despues Adtoe (disco cohesionado produccion, tecnica y sonido), saludos

    Respuesta
      • el octubre 12, 2021 a las 4:13 pm
        Enlace permanente

        De nada al menos lo que me gusta de este ultimo album comparado con los ultimos 3 anteriores a este, el sonido de la bateria suena fresco y nitida en su sonido que decir de la produccion.

        Respuesta
      • el octubre 18, 2021 a las 2:43 am
        Enlace permanente

        Se me ha hecho algo insípido el disco, aunque tiene sus momentos, lo cual me dice que puede mejorar con mas escuchas. En lo que dices de LaBrie concuerdo, se le oye desgastado, y asumiendo 0 riesgos.

        Respuesta
  • el octubre 12, 2021 a las 1:46 pm
    Enlace permanente

    Se agradece la crítica que realizaste, siempre es más fácil no decir nada que atreverse a dar tu opinión sobre cualquier tema, felicidades por el artículo. Sin embargo, parte del análisis que realizaste no lo comparto, no porque no sea verdad, sino porque considero que todos tenemos gustos distintos, por ejemplo, rankear los discos siempre me ha parecido relativo y una obsesión por parte nuestra, cada quién tiene su propio ranking, a mi en lo particular me encanta el disco “Dream Theater”, pero a muchos no.

    Me quedo con lo que mencionaste, “Es un disco que se torna más interesante con cada sucesiva escucha”, pero pienso que porque este grupo así es, o al menos por eso me encanta Dream, porque cada vez que escucho algún disco de ellos se tornan más interesantes y encuentras algo nuevo siempre.

    Desde mi punto de vista, lo que si no comparto de tu análisis es que ” la caída es inminente” (aunque si entiendo a lo que te refieres). Este grupo todavía está en otro nivel!!

    Disfrutemos este nuevo disco!!!

    Respuesta
    • el octubre 12, 2021 a las 5:29 pm
      Enlace permanente

      Muchas gracias por tu comentario y análisis Luis. Siempre decimos que un review es una opinión meramente personal, por eso es que hay tantas reseñas diferentes. Lo mismo pasa con Albums Ranked, una sección donde cada ranking está hecho en base a las elecciones personales del autor del artículo. Sin dudas Dream Theater tiene mucho para dar aún, y el disco si bien no creo que pase a ser memorable, muestra que la musicalidad y la química aún están intactas. Abrazo!

      Respuesta
  • el octubre 13, 2021 a las 11:37 am
    Enlace permanente

    Todos los criticos de rock solo se la llevan diciendo que esto no sirve para que alguien los lea ya que ni en su casa los conocen.

    Respuesta
    • el octubre 13, 2021 a las 11:50 am
      Enlace permanente

      Señor Anónimo,
      No sé que hacen los demás críticos, yo solo puedo hablar por mi mismo y te puedo asegurar que doy mi opinión con propiedad y no a la ligera. No me interesa ser conocido, solo expongo una opinión sincera. Gracias por leer!

      Respuesta
      • el octubre 14, 2021 a las 12:36 am
        Enlace permanente

        yo coincido plenamente con esa reseña, de “rock-progresivo”…los fans no ven la realidad…por eso son Fans!!!

        Respuesta
        • el octubre 22, 2021 a las 9:07 am
          Enlace permanente

          Yo tengo encumbrado a DT como una de las mejores bandas de la historia, pero no dejo de ver desde hace varios discos que han pedido frescura.
          Las canciones largas a las que nos tienen acostumbrados que antes tenían interés ahora se me hacen tediosas y desde mi punto de vista poco inspiradas.
          No sé si todo esto viene dado desde la salida de Portnoy o qué, pero en esta segunda etapa no hay ningún disco que me apetezca ponerme de principio a fin.
          Técnicamente siguen siendo tan buenos como siempre, pero a nivel compositivo para mi gusto, están flojeando. Siempre se puede rescatar alguna canción chula cada cierto tiempo como “A Wit’s end” y otras más, alguna con algún estribillo pegadizo como “Untethered Angel”, y tal, pero cada vez es menos frecuente.
          No obstante yo siempre les sigo y sigo esperando ese resurgir de una banda que ahora mismo la veo un poco estancada.

          Respuesta
  • el octubre 13, 2021 a las 6:17 pm
    Enlace permanente

    Espero que crezca con las escuchas, pero por ahora una gran decepción…mucho solo de esos que no dicen nada y están basados en una repetición de riffs de la canción, melodías sin fuerza y nada destacable…es una pena, porque tenía muchas esperanzas puestas en el disco.

    Respuesta
  • el octubre 14, 2021 a las 12:17 am
    Enlace permanente

    déjense de agrandar a DT que ya no asombran a nadie!!! la tecnicidad no hace al buen gusto y a estos ya se les pasó el cuarto de hora…NO TIENE MAS PASIÓN SU MUSICA .. NO TIENE PUNCH. .NO TIENEN ALMA!!!..no me transmite nada Labrie… son repetitivos, tediosos..en fin..!!! ser grandes músicos o muy técnicos no alcanza, para mi no es suficiente…lejos quedó su pasado glorioso…

    Respuesta
  • el octubre 14, 2021 a las 7:58 pm
    Enlace permanente

    Hola Alejandro. Coincido casi plenamente con vos, con la salvedad de que aun James LaBrie se banca perfectamente ser la voz de los discos de esta grandiosa banda, aunque solo en grabaciones, ya que en vivo por desgracia ya da lástima. La crítica de rock-progresivo me pareció pobrísima, les mandé un mensaje para que mejor opinen de Serrat o Sabina. Dream Theater siguen siendo la mejor banda del planeta, y vos lo decís muy bien. Hay que escucharlo y escucharlo para entenderlo realmente. El album está lleno de detalles novedosos que evidentemente estos críticos españoles no se gastaron en descubrir. Coincido con alguno de por ahi que los ubica en una trilogía de la era Mangini con ADTOE y DOT en similar nivel con el nuevo, aunque creo que ADTOE es superior a todos, con excepción lógica del Insuperable Scenes from a memory.

    Respuesta
    • el octubre 14, 2021 a las 8:41 pm
      Enlace permanente

      Gracias por tu comentario Hugo y por las lindas palabras! LaBrie es la voz de Dream Theater, pese a quien le pese, sería muy raro imaginar a la banda sin él, pero lo noté demasiado plano y monótono en este disco, y eso me distrajo de los detalles musicales brillantes que tiene para dar la placa. Coincido en que ADTOE es el superior de los últimos 10 años. Un abrazo!

      Respuesta
      • el octubre 15, 2021 a las 8:54 am
        Enlace permanente

        Buen dia Alejandro. LaBrie ya no escala esos agudos de otros tiempos, y creo que está bien, ya que en vivo se le complica y mucho. Voy a estar en Portland (soy de Bs.Aires) para el show de ellos el 02/11, ya que allí vive una hija mía y la voy a ir a visitar. Si te sirve te mando data y fotos del show. Abrazo y felicitaciones por la muy buena página que tenes

        Respuesta
        • el octubre 15, 2021 a las 9:25 am
          Enlace permanente

          Hola Hugo! Qué linda oportunidad vas a tener allí! No hay ningún problema si quieres aportar con fotos o incluso si te animas podrías escribir una reseña en calidad de colaborador externo. Si te interesa me contactas a: alejandro@thedarkmelody.com y arreglamos. Muchas gracias por tus lindos comentarios!

          Respuesta
  • el octubre 21, 2021 a las 7:52 pm
    Enlace permanente

    A riesgo de parecer un fanboy o un hater lo que le hace falta a Dream Theater ha sido, es, y seguirá siendo Mike Portnoy. A un grupo que peca de falta de alma, no puedes tener un Mangini a la batería, el hombre es lo mas parecido a un robot que existe. Portnoy era un tirano , si, pero el tipo sabía perfectamente dotar a las composiciones ( en las cuales participaba en todos los ámbitos) de ese gancho y esa emoción de los que ahora carece

    Respuesta
    • el octubre 22, 2021 a las 9:11 am
      Enlace permanente

      Yo opino lo mismo y adoro DT y a todos sus miembros pasados y presentes. Pero esto es una realidad ineludible. Técnicamente los 2 son brutales, pero ese aporte de Portnoy a las canciones no lo da Mangini. Y hay un hecho que hasta que se demuestre lo contrario con la formación actual es irrefutable: Los mejores discos y canciones de la carrera de DT están en la era Portnoy, no en la de Mangini.

      Respuesta
  • el octubre 21, 2021 a las 7:54 pm
    Enlace permanente

    A riesgo de parecer un fanboy o un hater lo que le hace falta a Dream Theater ha sido, es, y seguirá siendo Mike Portnoy. A un grupo que peca de falta de alma, no puedes tener un Mangini a la batería, el hombre es lo mas parecido a un robot que existe. Portnoy era un tirano , si, pero el tipo sabía perfectamente dotar a las composiciones ( en las cuales participaba en todos los ámbitos) de ese gancho y esa emoción de los que ahora carece

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.