Review Clásico: NEAL MORSE – Momentum (2012)

Por Alejandro Melgar

A poco más de un año de concluir su dura y sentida historia personal con la segunda parte de “Testimony” (Testimony 2, 2011), el maestro compositor Neal Morse estaba listo para una nueva incursión en solitario, una que plantaría las semillas para toda la grandiosidad que se vendría años más tarde. ‘Momentum’ implica la primer participación de Eric Gillette y Bill Hubauer junto a Neal, quienes bien sabemos que después serían parte íntegra y fundamental de la Neal Morse Band cuando llegue el momento de su consolidación más adelante en 2014. Los músicos fueron seleccionados tras un proceso de audiciones que condujo Neal Morse en 2012, y tras quedarse con el puesto ambos tuvieron “guest spots” en el álbum que el maestro estaba gestando. Así es como en ‘Momentum’, Eric Gillette se dedica a hacer vocales de respaldo, y Bill Hubauer hace lo suyo aportando solos de clarinete, guitarra y teclado. Por supuesto que Mike Portnoy y Randy George, los laderos eternos del maestro, siguen acompañándolo hasta morir sin pensarlo dos veces.

En el contexto global, este no es uno de los mega álbumes épicos recordados por todos los fans de Neal, pero sí que tiene momentos muy destacados, con la cereza del postre siendo la impresionante épica de 33 minutos ‘World Without End’ que cierra el álbum. Pero no nos adelantemos, porque todo arranca con el tema que da título a la placa, y la canción ‘Momentum’ se siente fresca, vivaz y muy positiva, queriendo retratar el buen presente que estaba teniendo Neal tanto musical como personalmente, habiendo cerrado un ciclo perfecto con ‘Testimony 2’ y pudiendo tirarse a la gran aventura de su vida (¡entendí esa referencia!) sin miedo a experimentar y escuchando a su corazón más que nunca, esta vez con el respaldo de la prensa y los fans por igual. De eso trata justamente la canción: de no parar y de seguir adelante cuando las cosas van saliendo bien, retratada en forma de single exuberante y totalmente prog-rockero que te deja con las ansias por las nubes y además incluye un espectacular solo de guitarra del mismísimo Paul Gilbert (Mr. Big).

La siguiente ‘Thoughts (Part 5)’ refiere a una saga que empezó en ‘Beware of Darkness’ (1996), el clásico de Spock’s Beard, y continuó con su segunda parte en ‘V’ (2000). Lo curioso es que las partes 3 no existió hasta ‘Afterthoughts’ en ‘Brief Nocturnes And Dreamless Sleep’ (2013) (posterior a Momentum), ¡y la parte 4 directamente no existe! ¿Qué estaría pensando Neal cuando decidió pasar directamente a la quinta? Sería una buena pregunta para hacerle en una entrevista, pero en fin, si vamos a lo musical nos encontramos con un tema totalmente sacado y enfermo, que sigue la línea de los anteriores himnos de la barba de Spock, exponenciando las progresiones y las sucesiones infinitas de acordes, imposibles juegos vocales coordinados y una banda que se saca chispas mutuamente con un trabajo soberbio de Portnoy en la batería y de Neal en teclado y vocales. Casi ocho minutos de locura progresiva bien pensada.

No podía faltar el momento de las baladas marca registrada de Neal, y este llega en forma de ‘Smoke and Mirrors’, una hermosa pieza acústica que muestra el lado más emocional y sentido del maestro, con una performance soberbia y una estructura que nos vuelve a mostrar lo genio que es este tipo a la hora de componer canciones. Su don nato de songwriter reflota en cada disco y cada escucha, no se lo puede negar. Instantes para emocionarse, levantar las manos y llorar junto con Neal agradeciendo lo bonito que tenemos. Y la cosa se pone rara con ‘Weathering Sky’, con mucho groove rockero que de entrada nos cae como una bomba con versos estrafalarios y excéntricos que nos invitan a mover la pata y la cabeza, aunque el estribillo se ponga un tanto edulcorado y nos haga cuestionar si no estamos ante otra balada pero más encubierta. Lo cierto es que es un medio tiempo muy interesante donde el bajo de Randy George guía la canción y brilla de manera increíble, aunque termine siendo un tema poco recordado que cae en el olvido rápidamente. Después viene ‘Freak’, que perfectamente puede hacerle honor al título, siendo un tema bastante ‘quirky’ y atípico para lo que suele hacer Neal. Si bien basa su melodía en una composición Pop bastante accesible, la canción tiene muchos arreglos orquestales al punto de que forman la base completa del tema. Definitivamente una canción rara pero no por eso menos interesante, dotando de una irreverente frescura al disco.

Sin dudas el plato fuerte viene dado por la correspondiente épica a la que Neal nos tiene acostumbrados en cada lanzamiento. Con sus más de 33 minutos de duración, ‘World Without End’ constituye más de la mitad del disco, y eso no es poco. Un tándem enorme de idas y vueltas como solo el maestro puede lograr, que naturalmente está dividida en partes o secciones (no así en pistas, esto es un único track), que fluyen naturalmente mientras nos deja rendidos en éxtasis. Hay una introducción correspondiente (I – Introduction), instrumental y llena de ‘themes’ que se repetirán a lo largo de toda su extensión, y tampoco pueden faltar los solos de guitarra y la progresión al extremo donde los músicos se sienten totalmente libres y eufóricos. Esto se extiende por más de 5 minutos hasta que llegamos al segundo movimiento (II – Never Pass Away), que se define como mayormente rockero y sin vueltas, con Neal construyendo los cimientos de algo gigantesco, destacándose un estribillo memorable donde los coros de Portnoy y Gillette generan un clima de autenticidad y magnificencia.

Pasando los 11 minutos llegamos a la tercera parte (III – Losing Your Soul), totalmente reconocible y groovera, con un riff de guitarra bien taladrador y un swing que hipnotiza y es difícil de resistir. Neal canta con voz distorsionada y bien sucia, estamos hundidos en la miseria de sus relatos. El invitado especial Adson Sodré mete unos solos de guitarra astronómicos en este tema. La siguiente sección (IV – The Mystery) es más calma e introspectiva, uno de esos momentos tranquilos en el medio de la tormenta donde Neal se encarga de desarrollar personajes y situaciones y resaltar sus dotes de songwriter, incluso mostrando aires folkys como podrían encontrarse en algunas composiciones de Ayreon. Llega la penúltima (V – Some Kind of Yesterday), y acá nos rendimos ante la majestuosidad del maestro en plan balada conmovedora, con una sección instrumental extendida que cambia la tranquilidad por locura y nos transporta a ese frenetismo desmedido lleno de cambios de ritmo y momentos de brillo de cada participante (¡ese solo de bajo de Randy es una delicia!), hasta que todo desemboca en ese final épico al que estamos acostumbrados (VI – Never Pass Away – Reprise), y ya se imaginan lo que viene acá: repetir la estructura original en plan de cierre grandioso llegando a un clímax que nos emociona hasta las lágrimas. No hay como Neal Morse para representar el concepto de composición épica en toda su gloria, y ‘World Without End’ es el ejemplo perfecto de ello.

Y hasta aquí llegó ‘Momentum’, el disco que funciona como la transición entre la carrera solista de Neal Morse y la consecuente formación de la Neal Morse Band, con Eric Gillette y Bill Hubauer tomando roles cada vez más protagonistas hasta llegar a pertenecer a una formación consolidada, y con el trío Morse-Portnoy-George más enfocado que nunca dándolo todo por la causa. Si vamos a las composiciones, el disco posee una de las épicas más grandes y completas que haya parido el maestro en toda su carrera, más allá de que el resto de las canciones no estén a la altura de la leyenda y que, si bien se tornan superiores a muchas composiciones progresivas promedio, pecan de “normalitas” en lo que se refiere a la discografía del maestro. Un álbum con momentos memorables y grandiosos pero que en la big picture queda unos puntos por debajo del estándar de calidad al que estamos acostumbrados. De todas formas, Neal nunca perdió su momentum, y en los años siguientes vendrían las pruebas más fehacientes.

Género: Progressive Rock
Lanzamiento: 11-09-2012
Sello: InsideOut Music

Tracklist:

01. Momentum (06:26)
02. Thoughts Part 5 (07:51)
03. Smoke and Mirrors (04:37)
04. Weathering Sky (04:15)
05. Freak (04:30)
06. World Without End (33:38)

Calificación: 8.5 / 10


Otros reviews de Neal Morse

Alejandro Melgar

Absoluto entusiasta del Metal en casi todas sus variantes y sub-géneros. Melómano, coleccionista de discos y experto en armar documentos, listas y rankings. La estructura me garantiza paz y organización. Amo las series, películas y estoy muy arraigado en la cultura pop, además de disfrutar la naturaleza y el aire libre. Y a pesar de todo esto, soy muy sensible.

0 comentarios en «Review Clásico: NEAL MORSE – Momentum (2012)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.