Aniversario Semanal: 8 al 14 de Marzo

Por Elena Berriel

En “Aniversario Semanal” estaremos repasando algunos discos importantes que cumplieron años en la semana que está terminando. El formato será de pequeñas reseñas y obviamente que pueden faltar muchos discos. Si consideran que se nos pasó alguno, hágannoslo saber en los comentarios.


Angel Witch « As Above So Below »

12 de Marzo, 2012

Después de 26 años inactivos, Angel Witch lanza finalmente su cuarto disco de estudio. Los británicos formaron parte de la nueva ola del heavy metal británico pero no fue una banda tan renombrada como sus compañeros Iron Maiden, Saxon, Judas Priest, Diamond Head, etc. Aún así se trata de una banda bastante añeja, con sus inicios en el año 1976, aunque recién en 1980 lanzaron su primer y exitoso disco “Angel Witch”(1980). El líder y único miembro original el cantante y guitarrista Kevin Heybourne, y su equipo Will Palmer en bajo y Andy Prestridge en batería.

Comienzo del disco con “Dead Sea Scrolls” un heavy metal clásico, con un estribillo contagioso y la voz de Heybourne muy auténtica. Con un estilo gótico se acerca “Into the Dark”, pistas veloces como “Geburah” y riffs galopantes que se apoderan de dos temas “Witching Hour” y “Brainwashed” , a la par de una velocidad espectacular en batería e increíbles líneas en bajo, con toda una atmósfera a Maiden.

El track más longevo y una especia de balada power oscura “The Horla”, con guitarras acústica, la voz de Kevin muy apacigua y donde en el final sale de sus cabales para terminar a puro heavy metal. Tenemos dos composiciones oscuras, agresivas y excelentísimas “Upon This Cord” con un estilo más thrashero y “Guillotine” un heavy metal clásico con un final a lo “Children of The Grave” de Black Sabbath.


Adrenaline Mob « Omertá »

13 de Marzo, 2012

Después de la salida Mike Portnoy de la prestigiosa Dream Theater, el baterista se enfocó en muchos proyectos y bandas con mucho éxito y por supuesto creando composiciones sublimes. De esta manera surgió la banda de hard, heavy, nu, progresivo y metal alternativo con el nombre Adrenaline Mob, y con un equipazo formado por Russell Allen en voz (cantante de Symphony x), el guitarrsita Mike Orlando y en bajo John Moyer (bajista en Disturbed), este último sustituyendo al bajista Paul Di Leo, y el guitarrista Rich Ward que abandonaron la banda tras la grabación.

Un comienzo de tres pistas poderosas; “Undaunted” desbordada de riffs pesados y mucha técnica por parte de los músicos, por arriba se nos viene “Psychosane” donde Allen se apodera de este track con sus altos y majestuosa voz, y el tercer track con una entrada de hard rock pesado y progresivo el single “Indifferent”, acompañado de su videoclip a manos de Century Media Records, estribillos pegadizos, gran trabajo de Allen con su voz limpia y notable, el cual se retira para el solo de Orlando y Portnoy acompañe con su clásicas técnicas y velocidad. Dos pistas baladas que apaciguan el disco “All On the Line” y “Angel Sky” hermosas composiciones de guitarras acústica, coros, riffs lentos y Allen siempre destacando.

El nivel sube, con metralladores riffs y líneas de bajo en “Hit the Wall” “Down to the Floor” y “Freight Train” temas explosivas donde la velocidad en los integrantes es prioridad y el progresivo se adueña de las pistas. Riff notables en “Feelin Me” con sus cortes a hard, heavy metal y su chispa progresiva, por otro lado “Believe Me” una composición exitosa, con sus cortes nu metal, sin perder lo alternativo y progresivo en su velocidad y una hermosa melodía donde la voz de Allen rememora sus tiempos en el proyecto Allen/Lande del guitarrista Magnus Karlsson. El épico cover “Come Undone” de la banda Duran Duran, con la invitada especial y cantante Lzzy Hale de “Halestorm”, un dúo impresionante, destacando sus profesionales voces y sus elevados altos.


Judas Priest « Firepower »

9 de Marzo, 2018

El décimo octavo álbum de la prestigiosa banda británica de heavy metal que una vez más nos demuestra que tienen mucho más por dar y seguir llenando su sagrada discografía de excelentísimos trabajos. Con una canción mejor que otra, “Firepower” es pura adrenalina, poderío y ejecución soberbia, con una producción a cargo de Andy Sneap inmensamente superior a su predecesor. Rob Halford brilla una vez más con una performance vocal demostrando que los años no pasan para el Metal God, mientras que las composiciones se tornan sólidas, gancheras y rifferas como pocas. Nada mal para una banda que ya rozaba los 50 años de carrera. Primordial siempre fue el art-work en los discos, y el chileno-italiano Claudio Bergamin se encargó de dar una exitosa tapa a puro heavy metal, tomando partes metálicas de sus anteriores mascotas de su discografía como “The Hellion” “The Metallian” y “The Painkiller”. Una portada en llamas con ese extraño ser de metal.

Abren el comienzo de este éxito “Firepower” “Lightning Strike” y “Evil Never Dies” tres pistas veloces y letales, los riffs de Glenn Tipton y Richie Faulkner predominantes,sin olvidar la inalcanzable y explosiva batería de Scott Travis. Por otro lado otras tres composiciones notables como “Never The Heroes” donde Halford es acompañado de coros en ese estribillo tan contagioso, riffs pegadizos se apoderan de “Children of The Sun” un heavy metal marcado y Halford no nos deja de sorprender con su gran voz y se cruza una breve introducción llamada “Guardians” para dar paso a la épica de “Rising From Ruins”, un track que nos viene a traer nostalgia de los Judas ochenteros, estribillos pegadizos, una pista sutil pero a la vez muy poderosa, una entrada armoniosa pero que se eleva y es ahí cuando se erizará tu piel.

“Necromancer” heredada de la clásica “Painkiller” y la voz de Halford con sus majestuosos agudos y “Traitors Gate” con su entrada tan apacigua, pero toma forma con una velocidad relevante, riffs calbagantes y un estilo más speed metal. Y este disco no para de traernos tracks contagiosos y estribillos pegadizo, así es “No Surrender” un pista muy melodiosa, a puro coro, y relevante para la participación del público en sus lives. Se vienen las durísimas “Spectre” de los mejores riffs del disco, una pista explosivo convirtiéndose en segundo videoclip del álbum y “Lone Wolf” con su entrada misteriosa, para después destallar aires sabbathicos y el gran Ian Hill en su bajo ayudará con esa atmósfera sombría. Finaliza este gran trabajo con unas tranquilizantes guitarras acústicas para “Sea of Red”, que se eleva con la voz de Halford, y él una vez más destacando su con su maestría vocal.


Elena Berriel

Amante del metal en casi todos sus subgéneros. Coleccionista de discos y vinilos, registradora de fechas de aniversario de discografías que más admiro. Batera por pasión y por estudio. Me encanta viajar y principalmente si se trata de ir a conciertos ❤

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.